LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

DVD
DVD
2 discos

Banda sonora
BANDA SONORA
(Danny Elfman)

Libro
NOVELIZACIÓN
(Peter David)

Videojuego para PS2
VIDEOJUEGO
PlayStation2

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

HULK
(The Hulk)


Dirección: Ang Lee.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 138 min.
Interpretación: Eric Bana (Bruce Banner), Jennifer Connelly (Betty Boss), Sam Elliott (Ross), Josh Lucas (Talbot), Nick Nolte (Padre de Bruce), Paul Kersey (Bruce Banner niño), Cara Buono (Edith Banner), Todd Tesen (Joven Ross), Kevin Rankin (Harper), Celia Weston (Sra. Krensler), Daniel Dae Kim (Aide), Mike Erwin (Bruce Banner adolescente).
Guión: John Turman, Michael France y James Schamus; basado en un argumento de James Schamus sobre los personajes creados por Stan Lee y Jack Kirby.
Producción: Gale Anne Hurd, Avi Arad, James Schamus y Larry Franco.
Producción ejecutiva: Stan Lee, Kevin Feige, Cheryl A. Tkach y David Womark
Música: Danny Elfman.
Fotografía:
Fred Elmes.
Montaje: Tim Squyres.
Diseño de producción: Rick Heinrichs.
Dirección artística: John Dexter.
Vestuario: Marit Allen.
Estreno en USA: 20 Junio 2003.
Estreno en España: 4 Julio 2003.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona

To be or not to be Hulk

  La primera conclusión a la que se llega después de haber visto "Hulk" es que encargarle la dirección del proyecto a Ang Lee no fue la decisión más idónea posible, ni siquiera una deci-sión reservadamente apropiada. Este error de elección no se desprende, como se podría deducir, debido a que la labor técnica del cineasta taiwanés no esté a la altura de las circunstancias, que lo está, sino porque es indudable que la propia película, con claras expectativas de entretenimiento comercial destinado a un público de no muy avanzada edad, requería tener al frente a alguien con un sentido más ordinario, clásico, funcional del cine como diversión y espectáculo. Sam Raimi así lo entendió cuando realizó su disfruta-ble "Spider-Man". Y si cito precisamente a Raimi –al margen del o-bligado parentesco stanleeano que une ambos títulos– es porque no deja de resultar curioso que en muchas de las secuencias de "Hulk" reconozcamos la influencia de ese Raimi anterior a su expe-riencia con el Hombre Araña (léase "Darkman" y "Evil dead").

  El autor de "El banquete de boda", "La tormenta de hielo" o "Tigre y dra-gón" se ha tomado esta historia del superhéroe de la Marvel demasiado en serio, más de lo preciso, y la ha llevado a su terreno, transformándola en una tragedia shakespeariana sobre el peligro que entraña desafiar científi-camente las leyes de la naturaleza, con dos hijos que luchan contra el destino que les han marcado sus padres y dos padres enfrentados que tratan de recuperar la comprensión de sus hijos. Lee ha queri-do dejar su marchamo personal sin desatender las exigencias me-nos profundas del espectador ocasional devorador de palomitas; el problema es que ambas intenciones se conjugan de manera irregu-lar y confusa a lo largo de la película, y el resultado de esta im-probable comunión de intereses opuestos, siempre a un paso de la serie B, es extraño, ecléctico, desconcertante y aburri-do, sobre todo aburrido. Y éste es un adjetivo que nunca debería encontrar un espacio en una cinta de este corte.

 

Se desmarca del panorama habitual de adaptaciones cinematográficas de cómics

  "Hulk" es una película difícil, mal equilibrada, una rara avis dentro del panorama de adaptaciones ci-nematográficas de cómics de su-perhéroes. Es una de las versio-nes que más indagan en el tor-mento del protagonista, en sus traumas pasados, en el nacimien-to del "monstruo" y en sus relaciones afectivas actuales. Desde luego, incluye muchas escenas de acción pero también contiene una ingente cantidad de diálogos que buscan dotarla de un calado trascendental. Parecerá inconsecuente lamentarse de la insospe-chada carga dramática que esconde cuando uno siempre se queja de lo vacuas y poco estimulantes que resultan la mayoría de ma-nufacturas made in Hollywood. Sin embargo, cabe preguntarse: ¿Era esto lo que requería el film? No pongo en duda que esta pro-ducción se coloque en los primeros lugares de la taquilla interna-cional, cosa que sucederá, pero, ¿llegará a satisfacer plenamente a sus principales destinatarios? ¿Les dará lo que pedían?

  Desde el comienzo tenemos la sen-sación de que "Hulk" no es el típico producto asequible y convencio-nal. Cuesta entrar en ella y, final-mente, cuesta desprenderse de ella debido a sus innecesarias más de dos horas de duración. Su primera parte es tal vez la más su-gestiva e interesante, con un halo de misterio bien conducido a través de escenas oníricas y flashbacks que re-cuperan los recuerdos infantiles de su personaje central. Sin em-bargo, la cosa decae por momentos, el ritmo no se recupera y ter-mina por perder totalmente el norte, dejando más de un asunto pendiente por resolver. El último tramo –incluido ese final que pro-mete secuela– es una cadena de despropósitos digna de cualquier cinta de acción estadounidense con militares malvados por medio, donde los efectos especiales se entregan a una orgía desmedida que parece reñida con su planteamiento inicial.

  Uno de los mayores logros de "Hulk" es su concepción es-tética y narrativa. Lee ha tratado de ser fiel al formato origi-nal, las viñetas, en su traslación al fotograma y ha echado mano a una serie de recursos para enlazar las diferentes escenas o ha-cer converger varios planos a la vez, como la secuenciación acele-rada, el uso de cortinillas, la división de pantalla o los fundidos. Es-te aspecto visual –al que se le deben sumar una serie de influen-cias no muy alejadas del videoclip y la publicidad– probablemente será uno de los elementos que más llamen la atención de la pelí-cula, por su carácter rompedor, innegablemente atractivo. Por des-gracia, a menudo la forma se come el fondo. El abuso de esta di-námica en el montaje acaba alejándonos de un relato que no atrapa demasiado por méritos propios y que presentado de otra forma más tradicional carecería de fluidez y agilidad.

  Otra de las grandes dificultades con que tropieza "Hulk" se debe al origen digital de su figura protagó-nica. El Increíble Hulk –o La Masa, como también la llamábamos aquí– es una criatura 100% informática, una especie de híbrido color guisante en-tre el Gigante Verde que nos anuncia maíz por la televisión y el ogro Shrek. Su condición de personaje animado en medio de un entorno real –como ocurría, por ejemplo, con el perro de "Scooby-Doo"– es tan acen-tuada que por más que sus gestos faciales y sus movimientos es-tén logrados, no resulta nada creíble. Supongo que conscientes de esta limitación, sus responsables nos presentan a Hulk durante muchas escenas nocturnas o interiores en penumbra, donde la fal-ta de iluminación contribuye a hacerlo pasar por un personaje si no completamente de carne y hueso, por lo menos con una constitu-ción más natural. Con todo, no consigue igualar la verosimilitud del Gollum de "El Señor de los Anillos".

  Además de lo ya apuntado, hay una serie de momentos clave en el film que vinculan a este coloso iracundo con King Kong –rodeado por los helicópteros o tomando a la muchacha entre sus brazos–, con Frankenstein –obra de un científico loco– e, inevitablemente, con el Dr. Jekyll y Mr. Hyde –por su doble vertiente de hombre y monstruo–. Y esta notoria confluencia de mitos del fantástico en La Masa del siglo XXI me lleva a cuestionarme si, en definitiva, Ang Lee y su equipo simplemente rinden homenaje a los clásicos o, por el contrario, revela que su aportación particular es muy limitada.

  Interpretativamente, "Hulk" se halla a un buen nivel. Eric Bana ("Chopper") como Bruce Banner, Jennifer Connelly ("Una mente maravillosa") como su ex novia Betty Ross y Nick Nolte ("El prínci-pe de las mareas") como su progenitor, encarnan a sus personajes con convicción. Lo mismo se podría decir de Sam Elliott ("Cuando éramos soldados"), el padre de la chica, aunque sus repentinos cambios de actitud sobre el guión le resten algo de coherencia a su actuación.

  La visión de Ang Lee se acerca más al hombre que al superhéroe, busca lo universal a partir de lo extraordinario y pretende, además, aleccionarnos moralmente. "Hulk" tiene la relativa virtud de ser dife-rente, de no responder a lo que se esperaba de ella. ¿Es eso bue-no? ¿Es eso malo? Sólo les puedo decir que si el objetivo de esta macedonia inclasificable era entretener, no lo hace; si perseguía desmarcarse de la tónica general, lo consigue. Pe-ro a qué precio...

Calificación: 4 / 10

CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de "Hulk" - Copyright © 2003 Universal Pictures, Good Machine, Marvel Entertainment, Pacific Western y Valhalla Motion Pictures. Distribuida en España por UIP. Fotos por Peter Sorel. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Hulk"
Añade "Hulk" a tus películas favoritas
Opina sobre "Hulk" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Hulk" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Scooby-Doo     El señor de los anillos: Las dos torres (The lord of the rings: The two towers)     Chopper     Una mente maravillosa (A beautiful mind)     Cuando éramos soldados (We were soldiers)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Afiliación
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos