LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

 
DVD
2 discos


BANDA SONORA
Marco Beltrami

FNAC

 
 
 


Compras de cine

Terminator 2 - DVD edición de lujo
DVD
TERMINATOR 2
(Edición de lujo)

Terminator 2 - DVD edición especial
DVD
TERMINATOR 2

(Edición especial)

Terminator - DVD edición especial
DVD
TERMINATOR

(Edición especial)

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

TERMINATOR 3: LA REBELIÓN DE LAS MÁQUINAS
(Terminator 3: Rise of the machines)


Dirección: Jonathan Mostow.
Países:
USA, Reino Unido, Alemania, Japón y Australia.
Año: 2003.
Duración: 108 min.
Interpretación: Arnold Schwarzenegger (Terminator), Kristanna Loken (T-X), Nick Stahl (John Connor), Claire Danes (Kate Brewster), David Andrews (Robert Brewster), Mark Famiglietti (Scott Petersen), Earl Boen (Doctor Peter Silberman), Moira Harris (Betsy), Chopper Bernet (Ingeniero jefe), Brian Sites (Bill Anderson).
Guión: John D. Brancato y Michael Ferris; basado en un argumento de John D. Brancato, Michael Ferris y Tedi Sarafian; y en los personajes creados por James Cameron y Gale Anne Hurd.
Producción: Mario Kassar, Hal Lieberman, Joel B. Michaels, Andrew G. Vajna y Colin Wilson.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía:
Don Burgess.
Montaje: Neil Travis.
Diseño de producción: Jeff Mann.
Dirección artística: Shepherd Frankel, Beat Frutiger, Andrew Menzies y Mark Zuelzke.
Vestuario: April Ferry.
Estreno en USA:
4 Julio 2003.
Estreno en España: 30 Julio 2003.

 

CRÍTICA
por David Garrido

La opción más inteligente

  He de confesar que acudí al cine a ver este "Terminator 3" con cierto res-quemor: si ya de por sí las secuelas no suelen ser superiores al original, no digamos ya las terceras partes y más en este caso, en el que al estu-pendo recuerdo que guardo en mi me-moria de aquel memorable T-2 que revolucionó el mundo de los efectos visuales conocidos hasta entonces se unía la desaparición de James Came-ron, creador y auténtico factotum de la franquicia, lo que no hacía presa-giar nada bueno, aunque su sustituto, Jonathan Mostow, contara en su ha-ber con una inusual película de suspense bastante notable ("Break-down") y una decente película de submarinos que aportaba algún que otro detalle original a un género que no es que pueda dar mu-cho más de sí a estas alturas ("U-571"). Pero hete aquí que Mos-tow ha resultado, además de un director más que competente, un tipo lo suficientemente inteligente para saber que esta secuela es precisamente eso: una secuela de dos películas con mucha histo-ria y no pocos logros tras de ellas, y haciendo de la necesidad de someterse a esa historia virtud, ha construido una notable pelícu-la de acción que sabe en todo momento cuál es el lugar que ocupa y que aprovecha sin disimulo sus raíces para ofrecer al público exactamente lo que se espera de ella, o sea, una continuación digna heredera de las dos películas de Cameron, efectiva y entretenida en todo momento y, lo que es aun más im-portante, despojada de molestos coqueteos con la “modernidad” imperante y plena de coherencia interna en un guión al que resulta complicado buscarle fallos graves que estropeen la diversión.

  Sí, es cierto que la estructura narra-tiva de "Terminator 3" es prácticamen-te idéntica a la de "Terminator 2", con una Terminatrix súper poderosa envia-da desde el futuro para acabar con John Connor y sus lugartenientes y el Terminator reprogramado encargado de protegerlos encarnado por el viejo amigo Arnold, por lo que la falta de originalidad es un defecto que "Termi-nator 3" no puede esquivar en ningún momento... ni lo pretende: Mostow se sabe consciente del material que tiene entre manos y se limita a poner toda su habilidad como artesano detrás de la cámara para que la historia fluya con agilidad, para que las muchas secuencias de acción tengan la fuerza precisa (en ocasiones deslumbrantes de lo bien realizadas que están) y para que el espectador no tenga un solo momento de aburrimiento. Estas son las reglas del juego, pa-rece decirnos el realizador, y a ellas va a someterse en todo mo-mento y ustedes son libres de participar en él y dejarse llevar o no, pero no esperen de Mostow que se dedique a enmendarle la plana a Cameron retorciendo su herencia para crear algo nuevo: va a limi-tarse a darle al público lo que lleva esperando desde hace diez años, y lo hace lo suficientemente bien para que nadie pueda sen-tirse decepcionado.

  Mostow sienta estas bases desde el mismo comienzo de la pelí-cula, que al igual que en T-2, se abre con una escena ambientada en ese futuro apocalíptico en el que las máquinas tratan de exter-minar a la raza humana y tras la introducción del John Connor ac-tual, un tipo solo, desvalido y aún obsesionado con su traumática experiencia (como lo estaba Sarah Connor en el manicomio al co-mienzo de T-2), vuelve a presentar la llegada de la mortal Termina-trix que encarna la modelo Kristanna Loken y la posterior de Ar-nold, en una secuencia que homenajea abiertamente a T-2 y la su-pera en un golpe estupendo de innata comicidad, realmente diver-tido.

  Lo cierto es que este juego de ho-menajes se mantiene durante toda la primera mitad de la película, donde tanto las despiadadas acciones de la Terminatrix, destinadas tanto a mos-trarnos su mortal determinación como su inconmensurable poder, el reen-cuentro entre el T-101 y John Connor, el primer y brutal choque entre ambas máquinas de matar de objetivos con-trapuestos y hasta la espectacular escena de persecución en la autopista (esta última una secuencia de acción tan exquisitamente rodada y plena de acción y ritmo que ya la hubieran querido para sí otros directores que todos tenemos en mente) remiten una y otra vez a la fuente primigenia de donde Mostow y sus guionistas beben abundantemente y sin recato, re-conociendo la imposibilidad de superar el ingenioso juego creado por Cameron por un lado, pero dando al espectador las buscadas dosis de adrenalina y diversión por otro.

  ¿Es esta una postura criticable? Depende. Para quien se acerque al cine buscando reencontrarse con las sensaciones que experi-mentó viendo las dos primeras entregas de la serie, desde luego que no: "Terminator 3" ofrece más de lo mismo, pero entendido en el mejor sentido, es decir, en lo que de positivo tiene aquella perla del cine de acción que dejó una huella tan imborrable. ¿Y para quien busque algo original y nuevo? Probablemente se ha equivo-cado de película: como sucedía con la reciente secuela de "X-Men", "Terminator 3" es una obra que no explora caminos nuevos porque entiende que le basta con hacer bien lo que ya demostró en el pasado que funcionaba y muy bien por cierto. Y es coherente con ello desde el primer al último plano.

  Así las cosas, el mejor consejo que puede darse al espectador de "Terminator 3" es que se relaje, se deje llevar y acepte entrar en el festival de secuencias de acción que se suceden sin descanso du-rante toda la película; recuperar de nuevo a ese Arnie sentencioso que in-tercala momentos de humor fallidos con golpes de ingenio que saben sa-car partido de su condición de estoica máquina de fría lógica, mezclada con su condición de negro profeta de un terrible futuro; disfrutar de las correc-tas interpretaciones de Nick Stahl y Claire Danes en sus papeles secundarios; ver cómo Kristanna Loken se convierte en una alumna aplicada de la estela que dejó Robert Patrick y su imperturbable T-1000 líquido, haciendo de su fría inexpresividad una perturbadora virtud, pues transmite cierto peligroso magnetismo; y por encima de todo, disfrutar sin perjuicios de las brutales peleas que protago-nizan esta última y Schwarzenegger, que además de estar de nue-vo bien rodadas y ser muy espectaculares, tienen la inmensa virtud en estos tiempos de no remitir por una vez al modelo de peleas im-puesto por la larga sombra de "Matrix", y recuperar el gusto por cierto clasicismo bien entendido, efectivo en su sencillez y apabu-llante en su aparatoso despliegue de medios, pero en el que los efectos visuales no degluten por completo a los protagonistas.

  Por último, pretende este "Termi-nator 3", con un previsible aunque efectivo giro de guión final, abrir la puerta a futuras continuaciones de la saga y lo hace de modo ele-gante y sin que se le puedan po-ner muchos peros, si bien resulta difícil imaginarse más secuelas sin la presencia de un Arnold que ha hecho un encomiable esfuerzo a su edad pa-ra encarnar de nuevo al Terminator, por lo que no sería de extrañar que así fuera en el futuro. Si en esa posible continuación se man-tiene el nivel de calidad que esta entretenida película de acción ha demostrado, un servidor se apunta encantado... aunque sólo sea porque es difícil en el desolador panorama de las películas de ac-ción de hoy en día encontrarse una que demuestre tanta inteligen-cia y respeto por sus predecesoras como "Terminator 3".

Calificación:


Imágenes de "Terminator 3: La rebelión de las máquinas" - Copyright © 2003 Columbia TriStar. Fotos por Robert Zuckerman. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Terminator 3"
Añade "Terminator 3" a tus películas favoritas
Opina sobre "Terminator 3" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Terminator 3" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

28 días después (28 days later)     Destino final 2 (Final destination 2)     Johnny English     Empire     The hunted (La presa)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos