LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

Banda sonora
BANDA SONORA
Varios artistas


Fnac

 
 
 


Compras de cine

DVD de "Dos policías rebeldes"
DVD
Dos policías rebeldes


Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

DOS POLICÍAS REBELDES II
(Bad boys II)


Dirección: Michael Bay.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 147 min.
Interpretación: Martin Lawrence (Marcus Burnett), Will Smith (Mike Lowrey), Jordi Mollà (Johnny Tapia), Gabrielle Union (Sydney Burnett), Peter Stormare (Alexei), Theresa Randle (Theresa Burnett), Joe Pantoliano (Capitán Howard), Michael Shannon (Floyd Poteet), Jon Seda (Roberto).
Guión: Ron Shelton y Jerry Stahl; basado en un argumento de Marianne Wibberley, Comac Wibberley y Ron Shelton; y en los personajes creados por George Gallo.
Producción: Don Simpson y Jerry Bruckheimer.
Música: Trevor Rabin.
Fotografía:
Amir Mokri.
Montaje: Roger Barton, Thomas A. Muldoon y Mark Goldblatt.
Diseño de producción: Dominic Watkins.
Dirección artística: J. Mark Harrington y Brad Ricker.
Vestuario: Carol Ramsey y Deborah Lynn Scott.
Estreno en USA:
18 Julio 2003.
Estreno en España: 3 Octubre 2003.

 

CRÍTICA
por Joaquín R. Fernández

Puntuación: 3.5 / 10
Banda Sonora Original:
*****

  Después de la tomadura de pelo que Don Simpson y Jerry Bruckheimer gestaron con "Dos Policías Rebel-des", un éxito sorpresa en su día más debido a la modestia de su presu-puesto que a otra cosa, llega ahora su segunda parte, un proyecto mil ve-ces anunciado pero que, por una u otra razón, ha tardado casi ocho años en hacerse realidad. Para aquellos que recuerden la primera entrega de la película que dio a conocer a Mi-chael Bay –muy devoto hay que ser del filme para que esto sea así–, retendrán en su memoria el esquema argumental de la cinta: un buen puñado de escenas de acción sazonadas por un cúmulo de supuestos gags tan absurdos como prescindibles (¿acaso al-guien pensaba que había una historia detrás de todo ello?). En defi-nitiva, una nadería en la que lo único que se salvaba eran algunos fragmentos de la banda sonora de Mark Mancina.

  Los protagonistas de aquella cinta, Martin Lawrence y Will Smith, son ahora grandes estrellas de Hollywood que cobran suel-dos astronómicos por sus trabajos. El presupuesto de esta conti-nuación es, obviamente, muy superior al de su antecedente, no ya porque haya más dinero para destruir cuantas más cosas mejor, sino porque los elevados salarios de los actores protagonistas y del propio realizador han propiciado que "Dos Policías Rebeldes II" ha-ya costado la desmesurada cifra de ciento treinta millones de dóla-res, a los que habría que sumar otros cuarenta en publicidad.

  Y el caso es que ya desde los pri-meros minutos de la película uno intuye que poco ha cambiado con respecto a aquella deplorable pri-mera entrega: el humor plúmbeo, tontorrón y cansino de "Dos Policías Rebeldes" sigue siendo el verdadero motor del guión, al que se le adereza de vez en cuando unas cuantas esce-nas de acción que, sin embargo, no son tan abundantes como muchos espectadores desearían. Los diálogos resultan delirantes –atención a los encuentros de Marcus y Mike con el capitán Howard–, siendo su humor tan banal y estúpido que uno sólo puede lanzar bufidos de protesta cada vez que se repite un gag de este tipo. Por desgracia, no se puede decir que no sean precisamente copiosos, siendo algunos de ellos sumamente gro-tescos y de mal gusto (los protagonistas metiéndose con un mu-chacho que va a buscar a la hija de Marcus para salir con ella o los acontecimientos que suceden en la funeraria, incluida la escena en la que Marcus ingiere unas pastillas de éxtasis sin percatarse de ello). En definitiva, típicos planteamientos de comedieta americana que, sí, supongo que harán gracia a parte del público estadouniden-se, pero que carecen de cualquier tipo de inteligencia como para que agraden al espectador europeo.

  En cuanto a la acción, que como ya dije no es tan sustanciosa como a muchos les hubiera gustado que fuera, se aleja completa-mente de la estimable contención de Michael Bay en "Pearl Har-bor", adentrándose incluso en terrenos más propios de otras pelícu-las de reciente éxito (en la escena inicial, hay una leve imitación a "Matrix" cuando una bala que dispara Mike roza a Marcus y acaba impactando en el cuello de uno de sus múltiples enemigos). En ge-neral, uno acaba harto de la exageración con la que se plan-tean las secuencias más moviditas del filme, con tiroteos y explosiones por doquier que a ratos nos hacen creer que es-tamos contemplando, desde un punto de vista formal, un vul-gar producto de serie B. Michael Bay se dedica nuevamente a marear al personal con sus ampulosos movimientos de cámara y sus alborotados montajes, impidiendo que la narración visual pueda discurrir con naturalidad y que uno se entere realmente de lo que está sucediendo en la pantalla.

  Una verdadera pena, sobre todo te-niendo en cuenta la breve espectacu-laridad de algunos de sus pasajes, como la persecución automovilística en la que decenas de coches son destrozados sin piedad para regocijo del espectador. Lástima que este ver-dadero plato fuerte de la función, que aparece una vez transcurrida media hora de película, no sea dirigida con un estilo más clásico, pues el barullo y el desconcierto nos impiden disfru-tar realmente con la orgía de devastación con la que Bay pretende avasallarnos. Tal es la rapidez con la que se sucede la acción que uno apenas tiene tiempo para quedarse con la boca abierta, algo que bien podría suceder en determinados pasajes del relato, como cuando algunos de los coches que transporta el camión de los vi-llanos caen dando tumbos en la carretera y los protagonistas tratan de esquivarlos. Eso sí, todo ello no dura más de siete minutos, de ahí que uno no entienda el porqué del desmedido minutaje de la cinta –casi dos horas y media de metraje–, que presenta múl-tiples momentos de exasperantes e injustificados vacíos.

  Por supuesto, entre tanto desvarío los guionistas intentan introdu-cir elementos "dramáticos" en la historia, pretendiendo así otorgarle algo de seriedad al asunto –por ejemplo, el enfado de Marcus al sa-ber que Mike está liado con su hermana–, pero no dejan de ser ridí-culos empastes dentro de un conjunto que no termina de funcionar. El único fragmento medianamente convincente al respecto es aquel en el que uno de los personajes principales se encuentra retenido por el perverso Johnny Tapia, algo que afecta emocionalmente a los protagonistas. Ahora bien, que nadie se espere por ello un drama a lo Douglas Sirk, porque no deja de ser un rutinario tópico que se in-troduce para equilibrar el exceso de elementos "cómicos" que des-tila el filme.

  Respecto al reparto, Will Smith combina mucho mejor la interpre-tación física, cómica y dramática que su compañero Martin Lawren-ce. Se nota que ha madurado co-mo actor a lo largo de estos años y que su presencia no resulta tan insoportable como sus primeras incursiones en la pantalla grande. Por su parte, al protagonista de "Esta Abuela es un Peligro" se le ve patéti-co en las secuencias en las que ha de descubrir sus sentimientos, algo que no ha de extrañar a nadie, dadas sus limitaciones en esto de la actuación. El español Jordi Mollà está realmente exagerado en su papel y recrea a un risible villano carente de cualquier tipo de credibilidad. Mollà cae continuamente en la extremosidad –ver la escena de los ratones o los pasajes en los que aparece junto a su hija–, aunque en su descargo hay que decir que no es que los guio-nistas se lo hayan puesto precisamente fácil. Él sabrá por qué ha aceptado trabajar en un producto semejante, que sin duda es mu-chísimo menos digno que aparecer en una película de "La Guerra de las Galaxias". No hay duda de que su cuenta corriente ha en-gordado un poquito más, y si eso le va a permitir producir sus pro-pios guiones y tener más tiempo para sus verdaderas inquietudes, ¡bravo por él! Ahora bien, la contradicción de dejarse ver en una ni-miedad como ésta y el no aceptar un papel en "Star Wars. Episo-dio II. El Ataque de los Clones" no se la quita nadie.

  Para no desentonar con el resto de la cinta, la música de Trevor Rabin es absolutamente prescindi-ble, un cúmulo de ritmos electrónicos que nos hacen añorar los vibrantes cortes de acción que Mark Mancina compuso en su día para "Dos Policías Rebeldes". Este autor, al que próxi-mamente escucharemos en "Herma-no Oso" y "La Mansión Encantada", iba a trabajar nuevamente en esta se-cuela, pero a las pocas semanas del estreno del filme se desentendió del mismo argumentando diferen-cias creativas con los responsables del proyecto. El resultado es una composición realizada de forma apresurada y en la que, aparte de Rabin, existe música adicional de Steve Jablonsky, Paul Lin-ford y Dr. Dre, quien además precisa de Mike Elizondo para que componga música adicional de su propia música adicional (perdó-nenme la repetición de palabras y el trabalenguas, pero el despro-pósito es tal y como se lo he comentado). Nuevamente son los pa-sajes intimistas los únicos que se salvan del conjunto –Mike ha-blando con Syd acerca de lo preocupado que está su hermano por los riesgos que asume en sus misiones, percibiéndose el afecto existente entre ambos personajes–, pero no pueden hacernos olvi-dar que nos encontramos ante una obra a la que ni siquiera merece otorgársele el calificativo de composición musical.


Imágenes de "Dos policías rebeldes II" - Copyright © 2003 Columbia Pictures y Don Simpson/Jerry Bruckheimer Films. Distribuida en España por Columbia TriStar Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Dos policías rebeldes II"
Añade "Dos policías rebeldes II" a tus películas favoritas
Opina sobre "Dos policías rebeldes II" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Dos policías rebeldes II" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Taxi 3     La verdad sobre Charlie (The truth about Charlie)     Un oso rojo     X-Men 2     Los rebeldes de Shanghai (Shanghai knights)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Afiliación
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos