LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

¿EN QUÉ PIENSAN LAS MUJERES? (WHAT WOMEN WANT)
cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección: Nancy Meyers.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 126 min.
Interpretación: Mel Gibson (Nick Marshall), Helen Hunt (Darcy McGuire), Marisa Tomei (Lola), Alan Alda (Dan Wanamaker), Ashley Johnson (Alexandra Marshall), Judy Greer (Erin), Sarah Paulson (Annie), Bette Midler (psicoanalista).
Guión: Josh Goldsmith, Cathy Yuspa y Diane Drake.
Producción: Nancy Meyers, Susan Cartsonis, Bruce Davey, Gina Matthews y Matt Williams.
Música: Alan Silvestri.
Fotografía:
Dean Cundey.
Montaje: Thomas J. Nordberg y Stephen A. Rotter.
Diseño de producción: Jon Hutman.
Dirección artística: Gae S. Buckley y Tonny Fanning.
Vestuario: Ellen Mirojnick.
Decorados: Rosemary Brandenburg.
Dirección de producción: Helen Pollak.

 

CRÍTICA
por Mateo Sancho Cardiel

Arrolladoramente exitosa en todo el mundo, "¿En qué piensan las mujeres?" retoma el aroma de las clásicas screwball comedies o comedias de enredo de las que fue reina indiscutible Katharine Hepburn. El intercambio de roles sexuales está aumentado aquí con un cierto toque mágico de fábula capriana, sin ángel pero con un Mel Gibson que, tras un accidente doméstico, empezará a conocer, literalmente, lo que pasa por la cabeza de todo el género femenino y parte del animal y, pese al inicial aturdimiento, pronto descubrirá la gallina de los huevos de oro.

Si bien la cinta está llevada con excelente ritmo, marcado por una banda sonora netamente americana, con mitos como Cole Porter o Frank Sinatra, e ídolos del pop juvenil como Christina Aguilera, lo cierto es que es difícil que llegue a alcanzar las cotas de "La fiera de mi niña" o "Con faldas y a lo loco". Le falta esa chispa, esa hilaridad que nos hace salir del cine agotados de tanto reír. "¿En qué piensan las mujeres?", aunque busca la carcajada, sólo encuentra la nada desdeñable sonrisa permanente en los espectadores, que nos deja muy relajados y ofrece un rato muy agradable. Porque, pese a que pueda ser a ratos previsible y a otros - especialmente al final del metraje- francamente almibarada e innecesariamente moralista, uno no sucumbe al aburrimiento en ningún momento, y ese macguffin que es la cualidad extraordinaria de Mel Gibson es explotado en dosis muy bien medidas, sin abusos y sólo como excusa para intentar reflexionar sobre el comportamiento femenino y cómo reacciona el masculino ante el mismo. Sin embargo, en este aspecto, la película se acaba estrellando. Emulando al propio protagonista, en algún momento pensé que alguna mujer podría sentirse ofendida por escenas en las que se las cataloga de frívolas, superficiales y yo diría que hasta estúpidas. Me costaba creer que era una mujer la que se encontraba tras la cámara, ya que hay diálogos que no pueden ser más misóginos, en los que, muy en especial al principio, van desfilando uno tras otro tópicos que, además de vistos hasta la saciedad, resultan denigrantes para la que se supone la auténtica protagonista de esta comedia: la dignidad de la mujer.

Tal vez este machismo soterrado bajo lo bien visto del feminismo haya sido la aportación del muy mal afamado en estos lares Mel Gibson. Dejándonos de especulaciones, lo que sí es cierto es que el actor australiano se mueve como pez en el agua en el campo de la comedia. Tras demostrar repetidas veces que el drama tampoco se le da tan mal, nos ofrece un trabajo prácticamente coreografiado, refrescante gracias a una expresividad comedidamente histriónica y en un papel en el que sin ningún problema se gana la simpatía del espectador. Es una lástima que desprenda tan poca química con su compañera, la esforzada Helen Hunt, en un papel que no le corresponde, pues su atractivo físico, por mucho que se hayan trabajado el vestuario, no es tan deslumbrante como el personaje necesita y porque se pasa toda la película buscando desesperada y vanamente su vis cómica. Por contra, en los escasos momentos dramáticos supera en mucho a su compañero. En papeles anecdóticos están Marisa Tomei, que no levanta cabeza tras su comentado Oscar, y Alan Alda, en uno de esos trabajos que le aportan el dinero al que renuncia por el prestigio que le da ser el actor fetiche de Woody Allen.

En fin, pese a que pude encontrar mil fallos en "¿En qué piensan las mujeres?", no puedo negar que funciona como un reloj suizo y que me entretuvo durante dos fugaces horas. Bobaliconas, simples y sexistas, sí. Pero también muy simpáticas y terriblemente divertidas.


< Página principal de ¿En qué piensan las mujeres?

Imágenes de ¿En qué piensan las mujeres? - Copyright © 2000 Paramount Pictrues, Centropolis Effects, Icon Entertainment y Wind Dancer Productions. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos