LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

TODO LO DEMÁS
(Anything else)


Dirección y guión: Woody Allen.
Países:
USA, Francia, Holanda y Reino Unido.
Año: 2003.
Duración: 108 min.
Interpretación: Jason Biggs (Jerry Falk), Christina Ricci (Amanda), Woody Allen (David Dobel), Stockard Channing (Paula), Danny DeVito (Harvey), Jimmy Fallon (Bob Styles), Fisher Stevens (Manager), David Conrad (Dr. Reed), Kadee Strickland (Brooke), Adrian Grenier (Ray).
Producción: Letty Aronson.
Fotografía: Darius Khondji.
Montaje: Alisa Lepselter.
Diseño de producción: Santo Loquasto.
Dirección artística: Tom Warren.
Vestuario: Laura Jean Shannon.
Estreno en USA: 19 Septiembre 2003.
Estreno en España: 5 Diciembre 2003.

 

CRÍTICA
por David Garrido

Una comedia plagada de autoreferencias

  Decía Fernando Trueba en su Dic-cionario de Cine una frase a propósito de Woody Allen que definía bastante bien la relación que tenemos sus apa-sionados seguidores con él: “La cita anual con la nueva película de Woody Allen es un rito irrenunciable. Es sa-ber que vas a ver algo familiar y, sin embargo, siempre distinto, sorpren-dente. Incluso cuando se equivoca, es siempre divertido e interesante. Y so-bre todo, inteligente.” La certera sentencia nunca cobró más sen-tido que en esta película en la que uno tiene la sensación de asistir a la más autoreferencial de las películas que el cómico neoyorquino haya hecho en su carrera.

  Es un hecho bien conocido que los detractores de Allen repiten con cada nuevo estreno la misma retahíla de descalificaciones: que si siempre hace la misma película, que si las mismas situaciones de siempre son abordadas una y otra vez, que si resulta cansino verle hacer el mismo papel cuando actúa... Resulta una tarea bas-tante inútil tratar de convencer, a quien no comulga con esta espe-cie de religión profana que seguimos los conversos al universo de Woody, que sí, que puede que los temas sean los mismos, pero que esos son los temas que más han obsesionado al hombre des-de el principio de los tiempos: el sexo, el amor, las siempre difíci-les relaciones de pareja, la muerte, la inseguridad en uno mismo; en definitiva, la vida misma, y que cada nueva variación de estos temas eternos no hace sino enriquecer nuestro conocimiento de los mismos y, como dice Trueba, siempre, siempre de una forma inteligente y divertida.

  Pero será complicado en esta oca-sión rebatir tales argumentos. Porque "Todo lo Demás" es, en el fondo, una puesta al día de "Annie Hall" con referencias a otras películas clave en la filmografía del cineas-ta. Rastreando en la historia de este guionista neurótico, dominado por su novia y absoluto alter ego juvenil del Woody Allen más característico y re-conocible que interpreta con notable soltura Jason Biggs (bastante mejor de lo que lo hizo Kenneth Branagh en ese experimento parecido que se llamó "Celebrity"), no resulta nada complicado encontrar las huellas de "Broadway Danny Rose" (el papel de Danny DeVito es de lo más significativo al respecto, aunque aquí se invierta el punto de vista), de "Manhattan" y hasta de "Maridos y Mujeres". Pero por encima de todo, de "Annie Hall".

  Porque es sobre el esqueleto argumental de esa película em-blemática, con todos los rodeos y reparos que quieran ponerse, sobre el que Allen ha construido su última película. Más allá de los parecidos puramente formales, que van desde la vuelta a los recur-sos de hacer que Jason Biggs se dirija constantemente a la cáma-ra para explicar a los espectadores sus sentimientos sobre las si-tuaciones que están ocurriendo en segundo plano o que su perso-naje sea, como fue el Allen de entonces, un catálogo completo de inseguridades y neuras directamente heredadas del director, "Todo lo Demás" es una comedia que incide sobre la problemática de la pareja desde un punto de vista demasiado cercano a aquélla, lleno de la ironía y amargura características del neoyorquino, que se describe a sí mismo a través de su joven protagonista con la mis-ma dureza implacable que ya empleara entonces, si bien añadién-dole algunos matices lúcidamente perversos, como por ejemplo el terrible retrato que Allen hace aquí de la inutilidad del psicoanálisis a través del personaje del psiquiatra que no ayuda en lo más mí-nimo a su paciente desde su continuo silencio.

  Woody Allen parece desafiar abiertamente, eso sí, a los que no le aguantan: si sus películas no funcionan en EEUU porque los es-pectadores no le soportan como actor, Allen les da dos tazas de lo mismo: al personaje central que inter-preta Jason Biggs se añade el propio Allen interpretando a una especie de mentor/amigo/voz de la conciencia del atribulado joven que suelta unos dis-cursos terriblemente lúcidos sobre una amplia variedad de temas, desde el sentido último de la vida hasta la mejor forma de solucionar sus problemas personales. Pero tiene un pequeño problema: está absolutamente loco, es un paranoico que defiende la posesión de armas para la autodefensa y la venganza como forma de hacer justicia. Resulta así que la relación entre los dos ‘Allen’ se convierte en lo único novedoso de la película, porque este análisis de la amistad entre dos personajes de edades tan di-ferentes es algo relativamente nuevo en su filmografía. Es muy cu-rioso cómo se construye la relación entre ambos, ya que Jason Biggs reconoce que dice cosas muy inteligentes y que podrían ser-virle de mucha ayuda en su vida personal, pero cuando menos se lo espera se encuentra con un rifle en las manos, regalo de su men-tor, y claro, no puede dejar de cuestionarse todo acerca de tal in-fluencia. La relación entre ambos es quizá lo más interesante y rico de la película.

  Cuestión distinta –y es aquí donde reside, en mi opinión, el prin-cipal lastre de esta película– es el retrato furiosamente misó-gino y plano que Allen hace de los dos personajes femeninos de la función. Christina Ricci interpreta con desparpajo a una psicótica de libro, cruel, deshonesta, mentirosa y manipuladora hasta extremos cómicos que trae por la calle de la amargura a su sufrido novio. Pero su personaje, aunque consiga de su relación con Biggs los mejores y más furiosamente divertidos momentos de la película (la escena de la revelación de sus infidelidades es anto-lógica), es tan negativo que no tiene por dónde agarrarse, y otro tanto le sucede a la insoportable madre que interpreta Stockard Channing, que se instala con ellos y añade más tensión y proble-mas al santo varón que por contraposición a ellas resulta ser Biggs. Es extraño que un escritor como Allen, que a pesar de cierta misoginia siempre ha sabido construir papeles femeninos equilibrados, se deje llevar por este error evidente que afecta a la columna vertebral de la película, pues no se sostiene una relación tan inverosímil entre el guionista enamorado y ese pendón vacío de contenido.

  Así las cosas, siempre nos queda la capacidad de Allen para cons-truir diálogos incisivos y chispean-tes que suelen rematarse con fra-ses memorables, pues Allen no pier-de la oportunidad de ser irónico y crí-tico con temas como el Holocausto (atención al chiste de Auschwitz, te-rrible), la educación, la masturbación o la proliferación de armas. Pero le falta empuje dramático a una comedia que se pretende seria y que Allen ha construido mucho mejor al menos una docena de veces, y eso puede ser motivo de inquietud para los que somos grandes admiradores de su obra, porque "Todo lo Demás" no tiene la excusa que hacía defen-dibles las tres últimas películas de Allen: tanto "Granujas de Medio Pelo" como "La Maldición del Escorpión de Jade" y "Un Final Made in Hollywood" eran comedias que tenían la virtud de colocar al reali-zador en escenarios y situaciones alejadas de su universo más re-conocible, lo que le permitía disfrutarlas como comedias sin más pretensiones que divertir, sin componente dramático o reflexivo al-guno más allá de la pura anécdota, por lo que las acusaciones de falta de chispa y agotamiento de una propuesta resultaban infunda-das... "Todo lo Demás" sí pertenece a un círculo más interno y sí hace más perceptible ese agotamiento. O quizás es que, como el mismo autor dice, ya no tiene derecho a la amargura y por eso rue-da películas más vitalistas. Aun así, estamos ante un Allen puro; para lo mucho bueno y para lo poco malo.

Calificación:


 

Imágenes de "Todo lo demás" - Copyright © 2003 DreamWorks Pictures, Perdido Productions, Granada Film Productions  y Gravier Productions. Distribuida en España por Lauren Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Todo lo demás"
Añade "Todo lo demás" a tus películas favoritas
Opina sobre "Todo lo demás" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Todo lo demás" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

¡Buen viaje, Excelencia!     Hasta que la muerte los separe (The in-laws)     Le divorce     Human nature     Abajo el amor (Down with love)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos