LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

Comprar DVD edición especial de "Troya" de Wolfgang Petersen
DVD
Edición especial

Comprar DVD de "Troya" de Wolfgang Petersen
DVD
Edición básica

Comprar banda sonora de "Troya" de James Horner
BSO
James Horner

Comprar libro "Ilíada" de Homero
LIBRO
"Ilíada" de Homero

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

TROYA
(Troy)


Dirección: Wolfgang Petersen.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 163 min.
Interpretación: Brad Pitt (Aquiles), Eric Bana (Héctor), Orlando Bloom (Paris), Diane Kruger (Helen), Sean Bean (Odiseo), Brian Cox (Agamenón), Julie Christie (Tetis), Peter O'Toole (Rey Príamo), Brendan Gleeson (Rey Menelao), Saffron Burrows (Andrómaca), Rose Byrne (Briseis).
Guión: David Benioff; basado en el poema épico "Ilíada" de Homero.
Producción: Wolfgang Petersen, Diana Rathbun y Colin Wilson.
Música: James Horner.
Fotografía:
Roger Pratt.
Montaje: Peter Honess.
Diseño de producción: Nigel Phelps.
Dirección artística: Julian Ashby, Jon Billington, Andy Nicholson y Adam O'Neill.
Vestuario: Bob Ringwood.
Estreno en USA: 14 Mayo 2004.
Estreno en España: 14 Mayo 2004.

 

CRÍTICA
por Joaquín R. Fernández

  Suele suceder en estos casos, y a pesar de lo difícil que resultará desa-pegarse de semejante polémica, la discusión acerca de la deslealtad de "Troya" con respecto a la obra original de Homero me parece completamen-te estéril. Por un lado, son innumera-bles las películas que se han visto perjudicadas por haber adoptado una estructura excesivamente literaria, ol-vidándose de que el cine utiliza un lenguaje muy diferente, pues a veces no precisa de palabras a la hora de describir emociones, sino que, por ejemplo, le bastan gestos y mi-radas para que intuyamos lo que piensa un determinado individuo (uno de los mayores defectos de los guiones de hoy en día es que algunos personajes pormenorizan a través de sus voces aquello que el espectador ya observa en la pantalla, creando una innecesa-ria e incluso risible redundancia).

  Pero además, considero legítimo que los creadores de "Troya" ha-yan querido desprenderse de toda la mitología que rodea a la "Ilía-da", humanizando su argumento, simplificándolo e incluso recu-rriendo a otros textos para completarlo, una decisión respetable y que, por cierto, también ha tomado Jerry Bruckheimer con respecto a "King Arthur". En realidad, lo que se ha intentado confeccionar es un filme con ciertas reminiscencias históricas pero en el cual sub-yace un único interés: recuperar la magnitud y la grandiosidad de aquellas superproducciones que Hollywood nos regaló en los años cincuenta, abandonadas posteriormente a causa de sus excesivos costes y de las dificultades que acarreaban sus rodajes, amén del fracaso económico de alguna de ellas.

  Ciñámonos, por tanto, a los aspec-tos puramente cinematográficos de "Troya", y a contestar a una pregunta cuya respuesta seguramente anhela conocer el lector: ¿merece la pena ver en la pantalla grande una cinta como esta? Obviamente, sí, y ello a pesar de sus evidentes imperfecciones. Po-seedora de un desarrollo demasia-do irregular, "Troya" combina mo-mentos brillantes con otros que no lo son tanto, y aunque no provoca el aburrimiento del espectador, tampoco consigue que éste se implique plenamente en la historia. Instantes poderosos como la partida y la llegada a la pla-ya de los navíos griegos, la aproximación de los hombres de Aga-menón hasta las mismas puertas de Troya o el duelo entre Paris y Menelao, se diluyen cuando la mayor parte de las escenas dramá-ticas no logran penetrar en el corazón del público, que en ocasio-nes las observa con cierta indiferencia.

  Esa falta de alma en un producto de estas características supone un lastre para toda la película, que no exuda la pasión que todos esperábamos de ella. Y la culpa de que esto sea así la tienen prin-cipalmente dos personas: Wolfgang Petersen, excelente realiza-dor de variados divertimentos que, sin embargo, aquí se toma tan en serio el asunto que tiene entre manos que al final termina des-cubriéndonos sus limitaciones a la hora de afrontar obras tan ambi-ciosas, y David Benioff, que no ha conseguido escribir un guión uniforme, sino un libreto claramente dividido en pasajes, como si en realidad estuviera trabajando para una serie de televisión. No obs-tante, es justo reconocer que le otorga cierto atractivo a algunos personajes. Así, la evolución de Aquiles es bastante creíble, miti-gándose de forma progresiva sus ansias de gloria en una lógica redención que sólo obtiene cuando siente lo que es el verdadero amor. Por su parte, cabe destacar también la noble personalidad de Héctor, hastiado por las guerras y deseoso de vivir en paz con su familia. Otros, sin embargo, aparecen y desaparecen de la na-rración con demasiada presteza, a pesar de que, en principio, de-berían ser el fundamento de la misma (Paris y Helena, a cuya rela-ción apenas se le presta atención durante el segundo tramo del re-lato).

  Pero donde verdaderamente se halla lo mejor de "Troya" es en su apabullante apartado técnico. Ja-más, repito, jamás se había visto en el cine una combinación tan asombrosa y efectiva de decora-dos reales con efectos generados por ordenador. Los primeros son fastuosos y logran impresionarnos con su colosalismo (atención al triun-fante recibimiento de Héctor y Paris cuando regresan a Troya tras el ban-quete que les ha ofrecido Menelao o a la entrada del gigantesco caballo de los griegos en la ciudad), pero es que los segundos se integran con naturalidad con aquéllos, multiplicán-dose edificaciones y masas humanas gracias a la excelente labor de los encargados de los efectos especiales de "Troya". Ni siquiera Peter Jackson consiguió un resultado tan realista en la saga de "El señor de los anillos", aunque bien es verdad que las batallas de "Troya" no son ni por asomo tan espectaculares y dramáticas co-mo las que vivimos en la última entrega de la citada trilogía, si bien ésta jugaba con la ventaja de representar un mundo de fantasía en el que la oscuridad amortiguaba la masiva utilización de la infogra-fía, mientras que aquí algunos combates se producen a la luz del sol, algo que resulta mucho más difícil de resolver debido a la pre-sencia de una radiante iluminación. En todo caso, es una evidente muestra de que usar únicamente efectos digitales sin integrarlos con paisajes o extras reales es un auténtico error.

  El sensacional reparto está encabezado por Brad Pitt, que con-vence en las escenas más físicas o en aquellas otras en las que queda claro el engreimiento de su personaje, mas no consigue salir bien librado cuando ha de exteriorizar la ira y la furia de Aquiles o algunas de sus emociones. Eric Bana da vida a un correcto Héc-tor, un hombre de fuertes convicciones morales que desprecia la guerra, mientras que a Orlando Bloom se le ve correcto en su in-terpretación de un impetuoso joven que lleva a los suyos al desas-tre por culpa de un ardor amoroso. Diane Kruger sólo puede lucir su belleza (Saffron Barrows muestra un mayor talento en su breve papel), siendo los verdaderos aciertos de la película la intervención de Brian Cox, Sean Bean, Brendan Gleeson y un especialmen-te brillante Peter O'Toole (que se merienda de un bocado a Brad Pitt y a Orlando Bloom cuando ha de actuar junto a ellos). Julie Christie apenas aparece en una breve pero sensible escena en la que habla con su hijo, Aquiles.

  Finalmente, no se puede obviar lo que ha sucedido con la banda so-nora de "Troya", un auténtico des-propósito que nos descubre lo peor de la industria del cine. Cuan-do se anunció que Gabriel Yared se haría cargo de esta partitura, un poco antes de que comenzara el rodaje del filme, casi todo el mundo pensó que no era esa una elección adecuada (no es un compositor que me apasione, mas tampoco creí que Howard Shore pudiera escribir piezas tan asombro-sas para "El señor de los anillos"). Unos meses antes del estreno de "Troya", y argumentando que su música era demasiado clásica, fue sustituido por James Horner, que ha compuesto un trabajo discre-to y muy, muy tópico. El autor de "Titanic" recurre a las voces étni-cas y a la percusión con excesiva profusión, y es incapaz de otor-garle trascendencia a los pasajes más rutilantes de la película. Es más, las notas heroicas que describen las hazañas de Aquiles son un tanto penosas debido a su exagerada grandilocuencia, mostrán-dose más talentoso en las secuencias intimistas, tal y como suce-de cuando se escucha el tema que nos describe el romance entre Aquiles y la prima de Héctor y Paris. No hay duda de que la partitu-ra de Yared le hubiera otorgado un mayor carácter épico a la cinta. Cosas de Hollywood...

Calificación película:
Calificación banda sonora original:


Imágenes de "Troya" - Copyright © 2004 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, Radiant Productions y Plan B Films. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Troya"
Añade "Troya" a tus películas favoritas
Opina sobre "Troya" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Troya" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Master and commander: Al otro lado del mundo (Master and commander: The far side of the world)     Lágrimas del sol (Tears of the sun)     Matrix revolutions     Underworld     Open range

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos