Compras
 

     Comprar DVD de "Cold Mountain"    
     DVD

     Comprar banda sonora de "Cold Mountain"  
    
BSO

     Comprar novela "Monte Frío" de Charles Frazier    
    
NOVELA

 

 

PELÍCULAS    CRÓNICAS    PALMARÉS  
LA BUTACA - Revista de Cine

Cobertura de la 54ª edición del Festival de Berlín  
 5 - 15 Febrero 2004   

        


COLD MOUNTAIN


Dirección: Anthony Minghella.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 155 min.
Interpretación: Jude Law (Inman), Nicole Kidman (Ada Monroe), Renée Zellweger (Ruby Thewes), Eileen Atkins (Maddy), Brendan Gleeson (Strobod Thewes), Philip Seymour Hoffman (Reverendo Veasey), Natalie Portman (Sara), Giovanni Ribisi (Junior), Donald Sutherland (Reverendo Monroe), Ray Winstone (Teague), Kathy Baker (Sally Swanger), James Gammon (Esco Swanger), Jack White (Georgia).
Guión: Anthony Minghella; basado en el libro de Charles Frazier.
Producción: Sydney Pollack, William Horberg, Albert Berger y Ron Yerxa.
Música: Gabriel Yared.
Fotografía:
John Seale.
Montaje: Walter Murch.
Diseño de producción: Dante Ferretti.
Dirección artística: Pier Luigi Basile, Luca Tranchino, Cristian Niculescu y Maria Teresa Barbasso.
Vestuario: Ann Roth y Carlo Poggioli.
Estreno en USA: 25 Diciembre 2003.
Estreno en España: 20 Febrero 2004.

 

CRÍTICA
por Joaquín R. Fernández

  Nunca he comprendido el éxito de "El pa-ciente inglés", correcto filme que encumbró a Anthony Minghella y que, desde 1996, le ha permitido que todos los medios de comu-nicación estén pendientes de él cada vez que estrena uno de sus nuevos trabajos. Es más, incluso antes de que nadie los haya visto ya se les presume un pedigrí que parece querer condicionar nuestra opinión acerca de ellos. Todo forma parte, empero, de las dichosas campañas publicitarias de Miramax, en oca-siones tan desmesuradas que puede que ya haya llegado el momento en el que académi-cos y críticos cinematográficos se estén rebelando ante dicha situación. Hace poco daba la impresión, por ejemplo, de que "Cold Mountain" iba a arrasar en los Oscars® o en los Globos de Oro, mas Minghella tendrá que esperar a otra ocasión para superar las nueve estatuillas doradas que en su día obtuvo "El paciente inglés", cinta que, bien es cierto, tampoco com-pitió con obras de gran envergadura.

  Quizás abrumado al conocer que ahora todas las miradas se posan en él, el realizador de "Cold Mountain" consigue que uno enseguida adivine que el desarrollo de esta película se cimenta principalmente en una molesta pretenciosidad. No sólo se adapta una exitosa novela de Charles Frazier que está ambientada en la Guerra Civil de los Estados Unidos, sino que se incorpora un reparto de auténtico lujo y un equipo técnico de primera que hacen imposible que nadie, por muy incompetente que sea, construya una auténtico mediocridad con tales premisas. Minghella es un cineasta muy correcto, mas teniendo todo a su favor no consigue que el espectador se involucre del todo en una narración que se alarga demasiado y en la que tan sólo se detectan algunos destellos de brillantez.

  El principal problema de "Cold Moun-tain" es que la historia de amor que se nos pretende contar no funciona desde un principio. El público no llega a creerse que Inman y Ada estén realmente enamora-dos y que su forzosa separación a causa de la guerra tenga sumidos a sus corazones en una honda pena. Probablemente la causa de ello se encuentre en su desacertada introduc-ción, momento en el cual la contienda entre hermanos ya ha comenzado y se nos explica cómo se conocieron los protagonistas a tra-vés de unos forzados «flashbacks». En medio de unas batallas que, todo hay que decirlo, están pesimamente rodadas, pues abunda la confusión y se ven acompañadas por una inadecuada mú-sica que para nada se asocia con las sanguinarias imágenes que fugaz-mente se cruzan ante nuestros ojos, vamos conociendo a los personajes de una forma excesivamente apresurada.

  Personalmente hubiera preferido contemplar una estructura más clásica en la que se profundizara primero en la tranquila vida de Ada y su familia antes de la guerra y en cómo conoce a Inman, adentrándose luego y sin prisas en la relación entre ambos. Posteriormente llegaría la partida del muchacho hacia la guerra y su ulterior periplo para regresar al hogar, algo que Minghella podría haber reducido de forma considerable, pues es aquí donde observamos la molesta irregularidad de la cinta. Sin embargo, aun-que algunos de sus capítulos desprenden tal frialdad que generan la indiferencia del espectador, por suerte hay otros en los que ocu-rre todo lo contrario.

  Es el caso, por ejemplo, del momento en el que se anuncia el inicio de la guerra mientras los vecinos de Cold Mountain se encuentran cantando en la iglesia, manifestándose enton-ces la alegría de los hombres por la contien-da, ávidos de imponer sus ideales a través de las armas, algo que no sucede con las muje-res, representadas en este caso por Ada, quien no exterioriza efusividad alguna, pues sabe que ello conlleva también el separarse del hombre al que ama y la posible muerte de algunos de sus vecinos. Cabe destacar tam-bién el aterrador pasaje en el que Sally, que ha ocultado a sus hijos para que no vayan al frente, es brutalmente ataca-da por aquellos conciudadanos que buscan posibles desertores entre su propia gente. No obstante, uno de los mejores instantes de "Cold Moun-tain" acaece cuando Inman, en su camino de regreso a casa, se encuentra con la joven Sara, estableciéndose entonces una amistad entre dos seres solitarios y desamparados que pronto se verán acosados por unos cuantos yanquis.

  En todo caso, no dejan de ser oasis dentro de un guión excesivamente largo y cuya morosidad se alivia únicamente gracias a su magnífico repar-to. Jude Law y Nicole Kidman vuelven a demostrar su calidad como in-térpretes, siendo probablemente más pintoresca la actuación de Renée Zellweger, dado el peculiar carácter de su personaje, una mujer recia y bruta que auxiliará a Ada en su soledad. El plantel de secundarios es im-presionante, siendo la participación de algunos de ellos realmente escasa: Eileen Atkins, Philip Seymour Hoffman y Giovanni Ribisi, destacando en especial la labor de Brendan Gleeson, Kathy Baker y, sobre todo, un excepcional y sobrio Donald Sutherland y una extraordinaria Natalie Portman.

  Finalmente, Gabriel Yared compone una banda sonora agradable para los momentos románticos, como cuando Inman y Ada conversan, resultan-do su partitura simplemente eficaz en los dramáticos (la huida de Inman). Por lo demás, y aparte de incluir bastante música típicamente americana, el trabajo de Yared es acertado, pero no es desde luego de lo mejor que hemos escuchado durante este último año.

Calificación película:
Calificación banda sonora original
:


Imágenes de "Cold Mountain" - Copyright © 2003 Miramax Films, Mirage Enterprises y Bona Fide Productions. Distribuida en España por Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Añade "Cold Mountain" a tus películas favoritas
Opina sobre "Cold Mountain" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Cold Mountain" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

The missing     La vida que te espera     Monster     El abrazo partido     Beautiful country     Cuando menos te lo esperas... (Something's gotta give)


Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2004 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.