LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

SIN ALIENTO (HIGHWAYMEN)
(Highwaymen)


Dirección: Robert Harmon.
País:
Canadá.
Año: 2003.
Duración: 80 min.
Género: Thriller.

Interpretación: Jim Caviezel (Rennie Cray), Rhona Mitra (Molly Poole), Colm Feore (James Fargo), Frankie Faison (Will Macklin), Andrea Roth (Alexandra Farrow), Gordon Currie (Ray Boone), Noam Jenkins (Kelt), Toby Proctor (Rookie), Guylaine St. Onge (Olivia), Martin Roach (Detective).
Guión: Craig Mitchell y Hans Bauer.
Producción: Michael Marcus, Carroll Kemp, Brad Jenkel y Avi Lerner.
Música: Mark Isham.
Fotografía:
René Ohashi.
Montaje: Chris Peppe.
Diseño de producción: Paul D. Austerberry.
Dirección artística: Nigel Churcher.
Vestuario: Luis M. Sequeira.
Estreno en España: 6 Agosto 2004.

 

CÓMO SE HIZO SE HIZO "SIN ALIENTO (HIGHWAYMEN)"

Notas de producción
© 2003 TriPictures

  El director Robert Harmon, cuyo preciso montaje de impresionantes escenas peligrosas convirtió el thriller Carretera al infierno (1986) en una película clásica, aporta al largometraje Highwaymen el alma y la sustancia y nos recuerda el estilo de rodaje de los años sesenta. Ambienta este thriller íntimo en las enormes llanuras y silencios de las carreteras americanas sin interrumpir su visión con demasiado diálogo. “Rennie y Fargo dicen aproximadamente 700 palabras cada uno”, señala el director. “Buscaba crear grandes contrastes en un mundo no sólo real sino hiperreal, con el sonido de los motores que rompen el silencio natural donde sólo se oye el ruido del viento en los campos de maíz, los grillos y los pájaros”.

  Jim Caviezel acababa de completar su vuelta de entrenamiento número 140 en el circuito Indy 500 cuando Harmon se puso en contacto con él para hablar del proyecto: “Se trata de algo más que coches”, comenta Caviezel, protagonista de La pasión de Cristo. “La película tiene además una ética muy profunda. Explora las imperfecciones del hombre y la posibilidad de su redención”.

  Como estudiante de ética y dueño de un Lamborghini, Caviezel no sólo aporta conocimientos útiles para el personaje del atormentado Rennie Cray sino también un gran respeto por los coches y por la habilidad de esos especialistas que son capaces de conducir de forma segura a gran velocidad.

  Rennie Cray es un héroe clásico que busca venganza, al estilo de las películas del Oeste. Ha decidido tomarse la justicia por su mano y ha dedicado cinco años de su vida a la búsqueda del asesino de su mujer. Para él es una situación muy clara.

  Colm Feore es la inquietante voz del asesino Fargo, al que escuchamos por la radio burlándose de Rennie o dando ultimátums a su cautiva Molly. Fargo disfruta jugando con la mente de Rennie, es inteligente y sabe expresarse, lo cual le hace aún más aterrador. Para Colm Feore – actor de teatro y en realidad una persona muy amable – su personaje representa “el lado oscuro de la naturaleza humana. Vive en su propio mundo y cree que sus acciones están justificadas. Tiene una maldad tranquila y obtiene una enorme satisfacción en la caza y eliminación de sus víctimas. Fargo y Rennie se odian pero a la vez se respetan: ambos entienden que los que a hierro matan, a hierro mueren”.

  El ciclo del dolor y el progreso hacia la curación se personifican en Molly Poole, encarnada por Rhona Mitra (de la serie “El abogado”). “Molly sufrió la terrible tragedia de perder a toda su familia en un accidente de coche”, explica la actriz. “Como consecuencia tiene muchas fobias y debe armarse de valor para enfrentarse a ellas”. Añade que su personaje también le recuerda a Rennie de su ocupación anterior porque cuando está herida él la ayuda: “Antes era médico y se dedicaba a curar a los demás con cariño”.

  Al sobrevivir al ataque de Fargo en el túnel, Molly, sin saberlo, se convierte en presa y peón en el peligroso juego entre Rennie y Fargo. El Inspector Will Macklin es el que la encuentra escondida entre las vigas del techo. Macklin está interpretado por Frankie Faison, conocido por su papel de Barney en Hannibal, El silencio de los corderos y Hunter. A lo largo de su carrera ha retratado a numerosos tipos de agente de policía y, riéndose, declara que debería tener derecho a una pensión de la policía cuando se jubile.

  Para Faison, el personaje de Macklin representa el equilibrio entre el bien y el mal y sirve para recordar a Rennie que cruzar esa línea para vengarse tendrá un alto precio: “La película muestra una clara yuxtaposición entre el bien y el mal. Algunos personajes cruzan esa línea, dando rienda suelta al mal, pero el bien debe prevalecer siempre”.

  El director de fotografía de la unidad principal (Rene Ohashi), el director de la unidad de acción (Andy Armstrong) y el director de fotografía de la unidad de acción (João Fernandes) han creado un mundo de paisajes grandes e hiperreales. La dicotomía entre el carácter humano y la máquina humana se explora en una historia sencilla con un estilo de rodaje elemental que obliga a los espectadores a seguir a los personajes y los coches con una fascinación morbosa.

  Los equipos de la unidad principal y de la unidad de acción fueron socios a partes iguales durante el agotador rodaje en el que coches, jaulas, arneses, equipos hidráulicos, explosivos, actores, especialistas y decorados hechos a medida fueron utilizados para crear un caos controlado y escenas de persecución de coches increíblemente realistas.

  Cada miembro del reparto poseía su homólogo mecánico: Rennie tenía su Plymouth Barracuda del 68 de color naranja oscuro, Fargo tenía su remodelado Cadillac Eldorado del 72 de color verde, a Boone le correspondió un Saab y a Macklin un Sedan. En opinión de Rhona Mitra, “los coches tenían personalidad propia. El Eldorado era amenazante y depredador: esperando a Molly delante de la sala de ensayos, empujándola en el patio del Motel Towers...”

  Con respecto a las escenas peligrosas, el productor ejecutivo Tim Van Rellim explica que los miembros del reparto también participaron en la creación de las escenas de persecución y choques, algunas de las cuales de una espectacularidad nunca antes vista en la gran pantalla: “Afortunadamente, Jim Caviezel es un fanático de las carreras de coches. Rhona estaba dispuesta a todo y encantada de hacer sus propias escenas peligrosas. Colm y Frankie también llevaron sus escenas con auténtica profesionalidad”.

  Para Frankie Faison su coprotagonista Jim Caviezel es “como un cowboy. La primera vez que subí a un coche con él arrancó a cien por hora. Se le da muy bien conducir a gran velocidad y está muy a gusto con los arranques y frenazos rápidos”.

  Detrás del volante del Eldorado, Fargo hace unas paradas muy precisas y una perfecta maniobra marcha atrás para coger a Molly en sus garras. Por otra parte, en su Sedan, Macklin traspasa una verja de madera y un abandonado parque de niños, pasando por encima de piedras y arena.

  Para asegurar un perfecto rodaje tanto para la unidad principal como para la unidad de acción, hicieron falta varios modelos del mismo coche: se utilizaron seis Barracuda (tres para el protagonista y tres para los especialistas), cinco Eldorado (uno para el protagonista y cuatro para los especialistas), tres Saab (para los especialistas), un Mazda y un Sedan.

  Este “reparto” de coches vino acompañado de un equipo especial de técnicos de carreras que velaron por el cumplimiento de las normas de seguridad. Utilizaron repuestos originales o usados para los Barracuda y Eldorado a fin de garantizar la autenticidad. En cada coche reemplazaron la transmisión automática por una manual y quitaron los depósitos de gasolina. En los coches de los especialistas colocaron jaulas de protección, células de alimentación (pequeños recipientes de plástico que contienen una pequeña y específica cantidad de gasolina) y sistemas de suspensión de alto rendimiento. Colocaron la batería en el maletero.

  Equiparon los Barracuda con arneses de cinco puntos (que se utilizan en las carreras), remplazaron los frenos y la palanca de cambios y pusieron una radio de banda local en los coches del protagonista.

  Prestaron la misma atención al Eldorado con modificaciones como un volante e hidráulica especiales y una radio de banda local.

  El planteamiento unificado del rodaje se aplicó también en el departamento de arte, donde el diseñador de producción (Paul Austerberry) y el director artístico (Nigel Churcher) crearon decorados que reflejaron la visión de Robert Harmon. Construyeron maquetas de cada decorado para ayudar al director a planear y ejecutar las complejas persecuciones de los coches. Asimismo, Harmon y el director de fotografía de la unidad principal, Rene Ohashi, visualizaron las ambiciosas escenas de persecuciones y choques utilizando dos mini coches.

  Construyeron en un terreno del ferrocarril un túnel de 250 por 15 metros con una recta de 300 metros y una curva de 65. Un equipo de construcción de 80 personas trabajó durante ocho semanas para crear cuatro carriles de carretera asfaltada, una pared de separación interna, aceras y 18 columnas. Utilizaron 12.000 toneladas de hormigón. En el diseño y la construcción prestaron especial atención no sólo a la forma sino a la seguridad. Emplearon columnas de acero para que aguantaran el impacto de los coches, remolques y autobuses durante la escena del accidente y las aceras fueron diseñadas para proporcionar un amortiguador entre la carretera y las paredes. Las columnas y las vigas fueron desarrolladas con el fin de apoyar las complejas secuencias del rodaje.

  El Motel Towers, con su puesto de frutas y verduras, fue construido en un campo de maíz al lado de la carretera para que diera la imagen de una remota carretera del Medio Oeste. Se componía de un edificio de oficinas y diez habitaciones, todas ellas con sus señales respectivas, y además plantaron árboles grandes. Fue tan convincente que la compañía telefónica local repartió guías de teléfono y un inspector llegó para examinar las instalaciones de agua y gas. Emplearon los colores verde y rosa específicamente para crear un contraste con el campo de maíz y el enorme cielo.

  Tras la escena del flashback en la que es asesinada la mujer de Rennie (Olivia), el equipo de arte “envejeció” el motel: rompieron algunas ventanas y mamparas, añadieron toques de óxido y descascarillaron la pintura.

  Las escenas en el cementerio de coches fueron rodadas en una de las mayores plantas de reciclaje de América del Norte. Además de los que ya esperaban el desguace, típicos de una planta de reciclaje, el departamento de arte trajo otros 400 vehículos para construir el pasillo de 100 metros necesario para las escenas de la persecución entre Fargo, Rennie y Macklin.

  Para crear la gasolinera y el taller de Fargo colocaron cuatro viejos surtidores en una base de hormigón y añadieron un techo de metal para dar sombra y un cobertizo de madera. Tomaron las máximas precauciones y utilizaron únicamente materiales no contaminantes en esta construcción porque estaba situada cerca de una reserva de aves.

  João Fernandes, director de fotografía de la segunda unidad, explica que uno de los mayores retos del rodaje fueron los movimientos opuestos de los actores, los coches y las cámaras: “Todo se movía – cámaras, coches y personas – y cubrirlo desde distintos ángulos fue todo un reto”.

  Tras una semana dedicada a la planificación, despejaron la pista de aterrizaje del aeropuerto, llegaron todos los vehículos de los servicios de emergencia y dispusieron todas las medidas de seguridad para el rodaje de la escena más espectacular de la película. El Eldorado iba a chocar contra la parte trasera del Saab, lanzándolo al aire y haciéndole dar vueltas, una escena de alto peligro que nadie había intentado antes. Era cuestión de todo o nada e hicieron falta cinco cámaras con objetivos de 200, 300 y 400 para cubrirlo todo. El potencial problema de un enfoque corto y la necesidad de compensar la película de alta velocidad y las tomas a distancia, requirieron un nivel máximo de iluminación con dos focos de 140.000 vatios. Con los cámaras entre los coches en movimiento y en llamas, el equipo consiguió captar la acción con aparatos como el MotoCam, el Race Cam, el Coche Cam y grúas y camiones.

  La misma cuidadosa planificación y ejecución se ve reflejada en escenas como el accidente de Molly en el túnel, el choque de Fargo con el autobús y las vueltas de campana del Barracuda de Rennie.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Sin aliento (Highwaymen)" - Copyright © 2003 New Line Cinema, Millennium Films y Cornice Entertainment. Distribuida en España por Tripictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Sin aliento"
Añade "Sin aliento" a tus películas favoritas
Opina sobre "Sin aliento" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Sin aliento" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Vaya con Dios     Crepúsculo rojo (Dans le rouge du couchant)     Contra las cuerdas (Against the ropes)     The Punisher (El Castigador)     A+ (Amas)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos