LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

 
DVD

Comprar BSO de "La Pasión de Cristo" de John Debney
BANDA SONORA
John Debney

Comprar BSO de "La Pasión de Cristo"
BANDA SONORA
Varios artistas

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

LA PASIÓN DE CRISTO
(The Passion of the Christ)


Dirección: Mel Gibson.
País:
USA.
Año: 2004.
Interpretación: James Caviezel (Jesús de Nazaret), Monica Bellucci (María Magdalena), Mattia Sbragia (Caifás), Claudia Gerini (Claudia Procles), Maia Morgenstern (María), Sergio Rubini (Dimas), Toni Bertorelli (Anás), Roberto Bestazzoni (Malchus), Francesco Cabras (Gesmas), Giovanni Capalbo (Cassius), Rosalinda Celentano (Satán), Francesco De Vito (Pedro), Luca Lionello (Judas).
Guión: Mel Gibson y Benedict Fitzgerald.
Producción: Mel Gibson, Bruce Davey y Stephen McEveety.
Música: John Debney.
Fotografía:
Caleb Deschanel.
Montaje: John Wright.
Diseño de producción: Francesco Frigeri.
Vestuario: Mauricio Millenotti.
Estreno en USA: 25 Febrero 2004.
Estreno en España: 2 Abril 2004.

 

CRÍTICA
por Joaquín R. Fernández

  De realmente extraordinario cabría calificar el éxito de "La Pasión de Cristo", una cinta independiente hablada en latín y arameo que ha conseguido sobrepasar los trescientos millones de dólares en la taquilla estadounidense. Por suerte, parece que la figura de Jesu-cristo, sin duda el personaje más importante de la Historia, todavía permanece visible en la sociedad moderna, y ello a pesar de que su mensaje pacifista quizás se halle un tanto ausente en nuestras vidas. Jesús de Nazaret existió, y no sólo los Evangelios u otros escritos del Nuevo Testamento se refieren a él, sino que historiado-res romanos como Flavio Josefo, Tácito o Suetonio ya hablaban, décadas después de su muerte, de los impopulares seguidores de su pensamiento. Es más, en ciertos textos rabínicos y, por tanto, redactados por algunos de sus detractores, se le cita y se habla de sus milagros, atribuidos a la hechicería.

  Incluso coinciden los datos de estas últimas fuentes con los aportados por San Marcos, San Juan, San Mateo y San Lucas en sus Evangelios, que precisamente se convierten en el prin-cipal referente de la obra de Mel Gib-son. Obviamente, se puede hablar to-do lo que se quiera de las controver-sias sobre las lenguas que emplean los personajes en el filme o de cual-quier otra polémica que tenga que ver con sus posibles incorrecciones de contenido histórico (por ejemplo, la vi-sión de Pilato como un individuo con conciencia; en realidad, lo úni-co que hizo este gobernador de Judea fue resistirse a las presiones de Caifás debido a que no hallaba delito en el comportamiento de aquel hombre que se llamaba a sí mismo Mesías), pero eso nos alejaría de los aspectos puramente cinematográficos de "La Pasión de Cristo".

  Son numerosas las películas que se han centrado en la figura de Jesús, bien sea de forma directa o indirecta. Me gustaría destacar las que particularmente me resultan más interesantes, como "Rey de reyes" (me refiero a la versión de Nicholas Ray, puesto que la de Cecil B. DeMille es menos conocida por el gran público), cinta que presenta momentos bastante logrados, como la visualización de los milagros, las secuencias del sermón de la montaña, la im-presionante y cruenta rebelión de Barrabás y la bellísima partitura de Miklos Rozsa, cuyo tema central es verdaderamente precioso. Ahora bien, no se trata de una obra redonda, y así lo atestigua el pasaje del desierto o la mala elección de algunos actores, que no tienen el carisma suficiente como para interpretar a ciertos perso-najes principales (y no me refiero únicamente a Jeffrey Hunter co-mo Jesucristo, por cierto).

cartel  Posee también una gran calidad la miniserie de televisión "Jesús de Na-zaret", de Franco Zeffirelli, que debido a su éxito se estrenó en las salas de cine de algunos países. Su impresio-nante reparto (Robert Powell, James Mason, Laurence Olivier, Anthony Quinn, Anne Bancroft, Ernest Borgni-ne, Christopher Plummer, Claudia Cardinale, James Earl Jones, Fernan-do Rey, Peter Ustinov, Michael York, Stacey Keach, Donald Pleasence, Rod Steiger y Ian Holm, entre otros) ya es una buena muestra de esta obra que jamás me cansaría de reivindicar. No obstante, para mi gusto es "Ben-Hur", de William Wyler, la que realmente me con-mueve con su estremecedora mirada hacia uno de los personajes más fascinantes de todos los tiempos, y ello a pesar de que su presencia fluye en el relato de manera secundaria y totalmente opuesta a la que ahora nos muestra Mel Gibson.

  Así, en el filme del director de "Los mejores años de nuestra vida" jamás vemos el rostro de Cristo, mas la habilidad del realizador y la portentosa banda sonora de Miklos Rozsa logran que sintamos la esencia de este personaje, tanto en su vertiente humana (Jesús dándole de beber a Judah Ben-Hur mientras un soldado romano que intenta impedirlo se siente intimidado por su mirada) como aquella que se centra únicamente en la Pasión, instante en el que las lastimosas notas de Rozsa y los gritos y pesares de algunas gentes ya nos estremecen sin necesidad de que se nos muestre nada más.

  Puede que Mel Gibson no supere la brillantez de algunas de estas u otras películas de igual o parecida temática (a mi modo de ver, sí lo hace con res-pecto a "Rey de reyes"), pero no hay duda de que la repercusión y el de-bate que "La Pasión de Cristo" ha producido en diversos medios de comunicación puede llegar a eclipsar sus abundantes virtudes. Por ello, quiero dejar claros tres asun-tos: el filme no es en absoluto antise-mita, pues resultaría risible juzgar desde la mentalidad actual el compor-tamiento de unas cuantas personas cuyas vidas transcurrieron hace ya unos cuantos siglos (de hecho, y sin remontarnos tanto en el tiempo, ¿acaso se denigra a todos los alemanes cada vez que alguien habla de las atrocidades de Hit-ler?); por otro lado, habrá gente que desprecie la cinta por su reli-giosidad, descalificándola incluso por el declarado –y respetable– conservadurismo del protagonista de "Arma letal", situación que se dará especialmente en una gran parte de los creadores de opinión de algunos medios de comunicación europeos; finalmente, "La Pa-sión de Cristo" muestra escenas de gran crudeza, cierto, pero, en contra de lo que en principio uno pudiera pensar, éstas se interca-lan con otras de un arrebatador intimismo, cobrando sentido el su-plicio de Jesús y su mensaje, pues sus palabras de amor se entre-mezclan con la sangre y la tortura.

  Dejando todos estos temas a un lado, lo que en verdad encon-trará el espectador en esta arriesgada cinta es una historia en la que uno va involucrándose poco a poco, desapareciendo según avanza el metraje esa inicial sensación de indiferencia que parece adueñarse de nuestros ánimos. Así, la tenebrosidad y la morosidad con la que Gibson relata el prendimiento de Jesucristo en Getsemaní pronto se ve interrumpida por la humanidad del hijo de María, tal y como se puede comprobar cuando éste restaña la herida en la oreja de uno de los que han acudido a aprehenderlo y que ha sido producida por la espada de uno de sus discípulos. A partir de aquí, la intensidad y la emotividad de la película va en constante aumento, comenzando discretamente (Pedro recordando cómo Jesús le dijo que renegaría de él o el arrepentimiento de Ju-das) para luego desbordarse tras esta dubitativa media hora inicial.

  Asistimos entonces a la humillación de Jesús, primero psicológica (las descalificaciones de Caifás ante Pila-to o su encuentro con Herodes) y lue-go física, que es sin duda la que más impacto causa entre el público. En medio, Gibson traza muy bien la rela-ción existente entre Pilato y su espo-sa Claudia, y las dudas de aquél ante la condena a muerte de un inocente para así no soliviantar a los miembros del Sanedrín. Son pequeños momen-tos intimistas muy bien rodados, de-talles que bien pudieran pasar desa-percibidos pero que el director resalta con acierto (ver, por ejemplo, el momento en el que Barrabás se muestra jovial tras su liberación, cruzándose luego sus ojos con los de Cristo y borrándose enton-ces la sonrisa de su boca, sabedor de que se va a matar a un ino-cente). Estos espléndidos juegos de miradas se repiten constante-mente a lo largo del filme, ya sea en judíos o romanos que mues-tran su desacuerdo con lo que está sucediendo o, por contra, mani-fiestan su júbilo por el escarmiento que se le está dando al reo. Es una nítida demostración de la importancia que tiene para el director el apartado visual de su obra.

  Es pues imposible resistirse a la humanidad que desprende la película, en especial esa resignada melancolía que desfi-gura el abatido rostro de una madre, María, que observa con dolor y a la vez entereza la agonía de su hijo, ese martirio al que éste se entrega para así hacer comprender a los hombres su propia decadencia. Particularmente dramática resulta la escena en la que la esposa de José contempla el castigo corporal de los ro-manos hacia Jesús, abrazándose entonces a ella María Magdale-na, que comparte con sinceridad su aflicción ante semejante injus-ticia (ella misma recuerda su encuentro con Jesucristo mientras limpia junto a la madre de éste la sangre que ha brotado de su cuerpo tras las torturas a las que ha sido sometido). Mel Gibson insiste en potenciar esa estrecha relación entre madre e hijo en va-rios pasajes, destacando especialmente la estremecedora escena en la que María observa cómo se derrumba Cristo mientras porta la cruz, intercalándose aquí un breve «flashback» en el que se nos muestra su preocupación cuando Él, de niño, se caía al suelo y ella acudía presurosa a ayudarle. Es una buena muestra de la im-potencia de una mujer que ahora ve cómo no puede socorrer a un ser amado...

  Ciertamente hay aspectos de "La Pasión de Cristo" que preferiría que se hubieran eliminado o modificado, como ese cuervo que picotea el ojo del ladrón que no cree en el Mesías, pues se contradice con el mensaje pacifista que nos ha legado esta gran figura histórica y religiosa, acercándo-se aquí el realizador a ese Dios casti-gador con el que, especialmente si-glos atrás, la Iglesia intentaba intimi-dar a la población (conviene recordar, por cierto, que uno puede sentirse cristiano pero no católico). Por otra parte, algunas de las aparicio-nes de Satanás me parecen excesivas, pero, en general, nos en-contramos ante una película espiritual que, dejando a un lado las creencias de cada uno, es imposible que no cale en el corazón de cualquier espectador que se angustie ante cualquier acto cruel y despiadado.

  Los intérpretes realizan un trabajo admirable. Jim Caviezel se muestra sereno y humano cuando da vida al Jesús anterior a la Pasión (atención al instante en el que urge a sus seguidores a que amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, puesto que si aman sólo a quienes quieren, ¿qué recompensa encontrarán en ello?), mientras que durante las suplicios que padece antes y du-rante la crucifixión se introduce en el papel de una forma realmente admirable, es como si en verdad estuviera viviendo semajante casti-go. La actuación de Maia Morgenstern es magnífica, una hasta ahora desconocida actriz rumana que nos brinda lágrimas de emo-ción en secuencias como aquella en la que se pregunta: «hijo mío, ¿cuándo, cómo, dónde escogiste ser entregado así?». Destacables son también las intervenciones de Monica Bellucci como María Magdalena y de Hristo Shopov como Pilato.

  Respecto a la banda sonora original de John Debney, desta-ca en ella la mezcla que hace de elementos étnicos con otros más tradicionales y habituales en este tipo de produc-ciones (el veredicto contra Jesús y Pedro renegando de él o Cristo lavando los pies a sus discípulos y diciéndoles que no deben tener miedo a pesar de que en el futuro serán acosados por pregonar su doctrina). La utilización de los coros resulta brillante en determina-dos fragmentos de "La Pasión de Cristo", en especial cuando los romanos clavan la carne del hijo de María en la madera o, finalmen-te, cuando se produce su muerte.

Calificación película:
Calificación banda sonora original:


Imágenes de "La Pasión de Cristo" - Copyright © 2004 Marquis Films e Icon Entertainment International. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La Pasión de Cristo"
Añade "La pasión de Cristo" a tus películas favoritas
Opina sobre "La Pasión de Cristo" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La Pasión de Cristo" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Muerte de un ángel (The caveman's valentine)     El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (The Lord of the Rings: The Return of the King)     Osama     En América (In America)     Dogville

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos