LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL EFECTO MARIPOSA (THE BUTTERFLY EFFECT)
(The butterfly effect)


cartel
 
Dirección y guión: Eric Bress y J. Mackye Gruber.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 113 min.
Interpretación: Ashton Kutcher (Evan Treborn), Amy Smart (Kayleigh Miller), Eric Stoltz (George Miller), William Lee Scott (Tommy Miller), Elden Henson (Lenny Kagan), Ethan Suplee (Thumper), Melora Walters (Andrea Treborn), Brandy Heidrick (Kristin), Grant Thompson (Hunter), Daniel Spink (Toby).
Producción: Chris Bender, J.C. Spink, A.J. Dix y Anthony Rhulen.
Música: Michael Suby.
Fotografía:
Matthew F. Leonetti.
Montaje: Peter Amundson.
Diseño de producción: Douglas Higgins.
Dirección artística: Shannon Grover.
Vestuario: Carla Hetland.
Estreno en USA: 23 Enero 2004.
Estreno en España: 30 Abril 2004.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

Paradojas de los viajes en el tiempo

  El tema de los viajes en el tiempo ha sido tan ampliamente tratado tanto en el cine como en la literatura que a po-co que se sea algo aficionado al te-ma, uno ya conoce al dedillo las para-dojas y los serios inconvenientes que los viajes en el tiempo son capaces de provocar. Es por esta razón que cuando me acerqué a ver "El efecto mariposa" lo hice con cierta descon-fianza, pues, a priori, hay en ella algu-nos elementos que hacen pensar en lo peor: la presencia del ídolo juvenil Ashton Kutcher como protagonista absoluto, por ejemplo, ya era un serio inconveniente, pero aun lo era más el hecho de que el marketing de esta película induce a pensar en un producto de consumo comercial en el que, tratándose temas tan complejos de hacer bien en el cine a estas alturas, era lógico pensar que no llegaría a buen puerto. Prejuicios los tenemos todos y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. No obstante, hete aquí la sorpresa: "El efecto mariposa", pese a sus evidentes defectos, es una película resultona, bien construi-da y entretenida, que además se esfuerza en todo momento por resultar coherente con la complejidad del tema tratado, ofreciendo soluciones a ratos incluso brillantes sobre temas más que manidos y consiguiendo que el espectador le dedique algún tiempo, una vez finalizada la proyección, a buscarle las vueltas a las interminables paradojas que surgen de los viajes temporales que emprende el protagonista, lo cual es bastante más de lo que puede decirse de la mayor parte del cine de Hollywood que invade nuestras salas ca-da fin de semana.

  "El efecto mariposa" arranca con un planteamiento muy interesan-te, más propio de una intriga de terror psicológico que de la pelí-cula de ciencia-ficción que en el fondo nunca llega a ser del todo, pese a su columna argumental: un chaval sufre de unos inexplicables bloqueos mentales, unos momentos en los que su mente se queda en blanco y tras los cueles, no recuerda nada de lo acontecido entonces, pa-sajes que suelen coincidir con situa-ciones de stress y en los que su con-ducta preocupa a sus educadores y a su madre, temerosa de que el chico pueda estar pasando por lo mismo que llevó a su padre a acabar en un psiquiátrico. Para colmo de males, la pandilla de ami-gos con los que se relaciona está compuesta por una pareja de hermanos (la chica que será su primer amor y un precoz psicópata) que tienen un padre corruptor de menores que los somete a todo tipo de abusos y un chaval obeso y asmático con tendencia a sufrir desequilibrios. Todo un cuadro clínico. Con estos elementos, los jó-venes guionistas construyen un buen relato de intriga, salpicados por algún que otro detalle efectista (uno de los grandes males del cine de terror de nuestros días es recurrir simplemente a un súbito aumento de volumen para buscar el  susto en el personal) que co-bra mucho interés cuando, ya siendo el protagonista adulto, descu-bre que puede proyectar su mente en el tiempo hacia el pasado gracias a los diarios que escribía de pequeño y, así, cambiar algu-nos de los terribles hechos de su infancia, con el fin de ayudarse a sí mismo y, por supuesto, a sus amigos, de las duras consecuen-cias que tuvieron en sus vidas. Claro está, como sabe todo buen aficionado, el más mínimo cambio en el pasado provoca que se creen una serie de realidades alternativas en las que el presente del protagonista ha cambiado por completo (y lamentablemente, no a mejor, sino a mucho peor), por lo que se verá obligado a viajar una y otra vez con el fin de arreglar el creciente desaguisado.

  Así planteada, "El efecto mariposa" no difiere mucho de otras películas que se han acercado al tema central con anterioridad. Pero sí contiene al-gunos elementos de interés que me-rece la pena destacar siquiera breve-mente. Para empezar, los directores ponen un especial cuidado en el siempre delicado y confuso hilo argumental que provocan los via-jes en el tiempo, de tal forma que consiguen, al menos en aparien-cia, que todas las piezas encajen con sorprendente precisión, sin apenas dejar cabos sueltos (cabos que sí se encuentran al reflexio-nar un poco con detenimiento sobre todos y cada uno de los ángu-los de la historia: es tarea casi imposible pretender que eso no ocurra, aunque la película lo disimule con brillantez, de tal forma que casi pasan desapercibidos), algo que es bastante de agrade-cer: el mayor peligro que tiene un producto que se basa en un argu-mento tan frágil como éste es su falta de credibilidad por errores de incoherencia argumental en los que sería relativamente sencillo caer y que los guionistas esquivan con elegancia. Otro elemento que sorprende en un producto de estas características es la crude-za de alguno de los temas que el film aborda, principalmente todo lo relacionado con el personaje de Eric Stoltz, un inquietante co-rruptor de menores que no duda en abusar de sus dos hijos y del protagonista, jugando un papel crucial en sus vidas futuras.

  La película tiene cierta tenden-cia al efectismo, a ratos un tanto disparatado (véase la astracanada de escena que muestra las conse-cuencias de su primer salto temporal, a cuyo futuro vuelve convertido prác-ticamente en aquello que el protago-nista más desprecia, cuyo tono de comedia adolescente choca frontal-mente con lo que la película ha venido mostrando hasta el momento), pero mantiene el interés a lo largo de casi todo el metraje gracias a la imagina-ción de los guionistas y los sucesivos giros en la narración. Aunque el espectador atento pueda prever con facilidad algunas de las consecuencias de los actos de Evan, ellos siempre van un paso por delante, ofreciendo nuevos retos y situaciones que obligan a Evan a seguir buscando una realidad so-portable para él mismo y para los que le rodean. Desde ese punto de vista, hay que hacer notar algunas ideas atractivas (la breve pero básica conversación de Evan con su padre o la desaparición en un momento dado de los diarios que le permiten viajar por el tiempo), pero al mismo tiempo obliga a los guionistas a retorcer en exceso su propia propuesta, ofreciendo una salida más bien rebuscada al embrollo en el que ellos mismos han metido al protagonista, que si bien puede resultar efectiva para resolver la historia, no puede sino ofrecer cierto desasosiego por no estar a la altura de anteriores ideas presentes en la película. Algo que, por otra parte, viene sien-do un síntoma cada vez más común en Hollywood, en el que las historias suelen tener planteamientos iniciales infinitamente más interesantes que su forma de terminarlas.

  No cabe duda que la película aun hubiera ganado mucho más atrac-tivo sin la presencia de un Ashton Kutcher a quien Dios no ha llama-do precisamente por los caminos de la interpretación dramática (pe-ro sin la presencia del cual la película no se habría hecho realidad); uno pue-de conformarse con los esfuerzos de la resultona Amy Smart para resultar creíble en no menos de cuatro perso-najes distintos y refugiarse en una historia que, pese a sus defectos e in-consistencias, consigue enganchar y entretener al espectador. Tanto que no es complicado encontrarse después de la película reflexionando sobre la trama de la misma y concluir que sus virtudes pesan más que sus defectos. Si tenemos en cuenta que estamos ante una cinta con una temática enorme-mente visitada por el cine con resultados de lo más diverso, puede concluirse que nos encontramos ante un producto que cumple so-bradamente sus objetivos sin atentar contra la inteligencia del es-pectador. Tal y como está el patio, a mí me vale.

Calificación:


Imágenes de "El efecto mariposa" - Copyright © 2004 Bender/Spink Productions, Blackout Entertainment, FilmEngine Production y Katalyst Films. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El efecto mariposa"
Añade "El efecto mariposa" a tus películas favoritas
Opina sobre "El efecto mariposa" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El efecto mariposa" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

InterMission     Amar al límite (Love the hard way)     El precio de la verdad (Shattered glass)     Retrato de April (Pieces of April)     La ventana secreta (Secret window)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos