LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL 7º DÍA


Dirección: Carlos Saura.
País:
España.
Año: 2004.
Interpretación: Juan Diego (Antonio), José Luis Gómez (Emilio), José García (José), Victoria Abril (Luciana), Yohana Cobo (Isabel), Eulalia Ramón (Carmen), Ramón Fontserè (Jerónimo), Carlos Hipólito (El tonto), Oriol Vila (Chino), Juan Sanz (Amadeo), Ana Wagener (Ángela), Elia Galera (Clara), Carlos kaniowsky (Raúl), Antonio de la Torre (Cabo guardia civil), Joaquín Notario (Sargento guardia civil), Irene Escolar (Antonia), Alejandra Lozano (Encarnación), Lilla Annechino (Luciana joven).
Guión: Ray Loriga.
Producción: Andrés Vicente Gómez.
Música: Roque Baños.
Fotografía:
François Lartigue.
Montaje: Julia Juániz.
Dirección artística: Rafael Palmero.
Vestuario: María José Iglesias.
Estreno en España: 23 Abril 2004.

 

CRÍTICA
por Julio Rodríguez Chico

La negrura de la tierra y del alma

  Después de varios trabajos de carácter más esteticista, vuelve Carlos Saura –como ya hiciera en "La caza"– a ahondar en los impulsos más primarios de la condición humana, y a buscar la raíz de la violencia en la defensa de lo personal frente al agresor. Ahora lo hace sirviéndose de la historia real sucedida en el pueblo extre-meño de Puerto Hurraco en 1990, cuando una escalada de vengan-zas entre dos familias concluyó con una sangrienta matanza en la que perdieron la vida nueve personas y otras doce fueron heridas.

  Con los nombres y lugares cambia-dos e introduciendo una trama román-tica entre adolescentes, el guionista Ray Loriga recrea ese penoso episo-dio a través de los recuerdos de Isa-bel, la joven superviviente que poco después abandonó el pueblo con su madre. Mirando a la cámara –que ge-nera un distanciamiento en el espec-tador y le empuja a la reflexión–, co-mienza relatando el origen de esas rencillas ancestrales que se convirtie-ron en odio visceral cuando la joven Luciana Jiménez fue rechazada por uno de los Fuentes, para de-sencadenarse a continuación el primer acto de venganza y toda una espiral de violencia. Desde entonces, todo apunta a un desen-lace preparado con todo el detalle que el odio, la enfermedad y la incultura pueden concitar en las mentes de unos pobres locos que viven en la soledad y oscuridad de su inexistencia.

  El director pretende explorar el alma humana para descu-brir las razones que pueden empujarla a esa violencia y au-todestrucción. Se adentra en lo más profundo de un pueblo cual-quiera de España para hablarnos de la lucha por defender la tierra, de la herida del amor no correspondido y de la inclinación a tomar-se la justicia por cuenta propia en defensa de los intereses particu-lares. Nos deja ver la fuerza de la tierra –causa del primer litigio en-tre las familias– y la reducción de los horizontes vitales que simbo-lizan las cuatro paredes del pueblo frente a la apertura ofrecida por ese plano final del litoral mediterráneo, el rencor y el encerramiento en uno mismo como resultado del rechazo del amor superador de diferencias. Saura habla del hombre y también de la sociedad, y lo hace con metáforas de la guerra civil y también de una cultura –más bien de una falta de cultura– endogámica que tradicionalmente encontramos en esos pueblos “en que todo se sabe de todos y donde nada cambia”.

  Aunque la dinámica de violencia siempre tenga dos polos igualmente culpables, el director carga las tintas en los Jiménez, envueltos siempre en una atmósfera tenebrista y lúgubre, ideal para trasmitir esa perturbación congénita que padecen y esa sed de venganza que les mata. Es un mundo desasosegante, muy bien plasmado por las interpretaciones de Juan Die-go, José Luis Gómez y Victoria Abril, actores capaces de transmitir el infierno interior con una sola mirada o unos gestos llenos de fuerza expresiva. Menos conseguidas es-tán las secuencias de la familia Fuentes, donde sólo Eulalia Ra-món da muestras de una frescura interpretativa para encarnar a la madre de las tres niñas, deseosa de poner tierra de por medio y dar un nuevo rumbo a su existencia. La historia de amor adolescen-te apenas tiene fuerza, sólo sirve al director para descargar tensio-nes dramáticas y dejar una puerta abierta a la esperanza en unas jóvenes generaciones, y eso a pesar del permisivismo mostrado con la droga y la prostitución. Con todo, parece que Saura se mue-ve más a gusto en el dibujo de las facetas más miserables del hombre, con un pesimismo que brota desde dentro para adquirir tintes fatalistas.

 

Destaca una puesta en escena muy cuidada en todos sus detalles

  Destaca una puesta en escena muy cuidada en todos sus detalles: vestuario y costumbres populares junto a todos los tópicos de un am-biente cerrado y pueblerino sirven para trasmitir la sordidez y negrura de unas mentalidades inmersas en la incultura y en la irracionalidad. La música penetra puntualmente en el espectador con cada uno de los acordes de guitarra, y la fotografía permite retratar cuadros en-fermizos en contraste con espacios abiertos más luminosos. So-bran algunos planos con valor metafórico y cierto tono premonitorio –como la jarra que se rompe, el gallo descabezado o las escenas de caza–, innecesarios para generar dramatismo o para conducir al espectador en el relato, y que no hacen más que recargar enfática-mente lo ya conseguido por el guión, la puesta en escena y la in-terpretación.

  Así pues, se nos ofrece una punzante radiografía del interior del hombre y de la España interior, resaltando los aspectos más negros. Logra una creación de atmósferas con tensión cre-ciente y progresiva hasta la explosión final donde la ira se desata contra todo y contra todos, y que deja en el espectador un regusto desazonador que le lleva a pensar si esa maldad no coexistirá con otra realidad más positiva, que el director no ha sabido o querido tamizar su retrato de personajes, que Dios descansó el séptimo día pero no por ello abandonó al hombre a su barbarie y aniquilación.

Calificación:


Imágenes de "El 7º día" - Copyright © 2004 Lolafilms y Artedis. Distribuida en España por Lolafilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El 7º día"
Añade "El 7º día" a tus películas favoritas
Opina sobre "El 7º día" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El 7º día" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Nubes de verano     Iris     Yo, puta     Cachorro     Astronautas

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos