LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 
Compras de cineFnac

Comprar DVD "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" de Alfonso Cuarón
DVD

Comprar banda sonora de "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" de John Williams
BSO

Comprar novela "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" de J.K. Rowling
LIBRO

Comprar videojuego para PlayStation2 de "Harry Potter y el prisionero de Azkaban"
VIDEOJUEGO

 

 
 
 


Compras de cine

Comprar DVD "Harry Potter y la cámara secreta"
DVD

Comprar DVD "Harry Potter y la piedra filosofal"
DVD

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

HARRY POTTER Y EL PRISIONERO DE AZKABAN
(Harry Potter and the prisoner of Azkaban)


Dirección: Alfonso Cuarón.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 136 min.
Género: Aventuras, fantasía.

Interpretación: Daniel Radcliffe (Harry Potter), Emma Watson (Hermione Granger), Rupert Grint (Ron Weasley), Robbie Coltrane (Hagrid), Gary Oldman (Sirius Black), Michael Gambon (Albus Dumbledore), Richard Griffiths (Tío Vernon), Fiona Shaw (Tía Petunia), Alan Rickman (Profesor Severus Snape), Maggie Smith (Profesora Minerva McGonagall), Timothy Spall (Peter Pettigrew), David Thewlis (Profesor Remus J. Lupin), Tom Felton (Draco Malfoy), Julie Christie (Madame Rosmerta), Emma Thompson (Sybil Trelawney).
Guión: Steve Kloves; basado en la novela de J.K. Rowling.
Producción: David Heyman, Chris Columbus y Mark Radcliffe.
Música: John Williams.
Fotografía:
Michael Seresin.
Montaje: Steven Weisberg.
Diseño de producción: Stuart Craig.
Dirección artística: Alan Gilmore, Steven Lawrence, Gary Tomkins y Alexandra Walker.
Vestuario: Jany Temime.
Estreno en USA: 4 Junio 2004.
Estreno en España: 18 Junio 2004.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

La magia vuelve por terrenos más sombríos

  Lo primero que uno advierte en la tercera entrega de las aventuras del niño mago surgido de la imaginación de la escritora inglesa J.K. Rowling es que, sin abandonar territorio cono-cido, hemos salido ganando con el cambio de director. Reconociendo el mérito de Chris Columbus en "Harry Potter y la piedra filosofal", que supo salir más que airoso del exigente reto que suponía dar forma visual al rico universo mágico en el que transcurren las andanzas de Harry Potter en la película inaugural de la franquicia, conviene no olvidar que Columbus es lo que en Hollywood se cono-ce como un aplicado artesano, es decir, uno de esos directores que llevan a buen puerto los enormes presupuestos de los que dis-pone sin complicarse en exceso, lo que equivale a decir que hay que rebuscar mucho para encontrar cierto rasgo autoral, algo que quedó claramente demostrado en la segunda entrega, "Harry Potter y la cámara secreta", en la que, si bien empezaban a evidenciarse ciertos toques oscuros que dejaban de lado la parte más infantil de la historia, tampoco se ofrecía mucho más que una bastante plana traslación del libro a la pantalla. Al echarse de menos una mínima evolución de los logros de la primera película (y perdido por comple-to el efecto sorpresa de aquélla), un cambio a los mandos parecía la opción más inteligente, aunque Columbus siguiera vinculado a la serie desde las mucho más cómodas labores de producción.

  Así pues, Alfonso Cuarón, cineasta mexicano muchísimo más personal y con una filmografía que abarca desde una de las mejores y visualmente más estimulantes películas infantiles de los últimos años, ("La princesita", 1995), hasta una estilizada versión de un clásico de Dickens adaptado a nuestros tiempos ("Grandes esperan-zas", 1996), pasando –en un registro completamente alejado de ambas– por una película que reflexionaba so-bre los peligros del cambio y la llega-da a la madurez (la espléndida "Y tu mamá también", 2002), fue el elegido para, sin abandonar los sólidos cimientos establecidos por Colum-bus y su equipo, hacer evolucionar la franquicia en esta nueva en-trega titulada "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" que, hay que decirlo ya, para este cronista es la mejor de las tres pelícu-las hechas hasta la fecha, por muchos y variados motivos. Para empezar, hay que convenir en que la saga entra en un periodo mucho más interesante a medida que los personajes van creciendo (en lo que está resultando una carrera contrarreloj perdida de antemano, pues es poco probable que los actores que hasta ahora encarnan a los tres protagonistas vayan a sobrevivir a la próxima entrega de la serie, por motivos puramente biológicos) y experimentando esos cambios tan propios de la entrada en la ado-lescencia. Cuarón es plenamente consciente del juego que propor-ciona la edad en la que ahora se encuentran Harry, Hermione y Ron, y de una forma extremadamente sutil introduce una serie de indicios (la rabia incontenible de Harry, casi frustración juvenil, en la inevitable secuencia de enfrentamiento familiar, saldada con una exhibición de sus poderes y el miedo que experimenta su tío ante ese hecho incontrolable; las discusiones entre Hermione y Ron y su tímido acercamiento; la tensión y desconfianza que crean en Ron y Harry las extrañas desapariciones de Hermione; la rebeldía de ésta ante la profesora Trelawney) que mandan señales muy cla-ras de que fuertes cambios en estos familiares personajes están ocurriendo ante nuestros ojos de forma inevitable y que no han he-cho más que empezar, abriendo de forma tímida pero decidida una senda que deberá ser seguida en capítulos posteriores.

  El otro elemento, no menos im-portante, es que la saga ha entra-do en territorios más propios del cine de terror que del de aventu-ras. Cierto es que, a estas alturas, puede resultar un tanto ingenuo pen-sar que esta versión mucho más si-niestra y terrible del universo Potter (aunque no se puede decir que hayan faltado elementos que apuntaban en esa dirección en anteriores entregas, aquí se da un paso adelante en ese sentido con esos conseguidos seres de pesadilla que son los Dementores, los inquietantes guardianes de Azka-ban, o con referencias más cercanas como los licántropos) pueda asustar a los niños de hoy en día, pero a juzgar por las reacciones que se puede observar en las salas donde se exhibe "Harry Potter y el prisionero de Azkaban", no sería de extrañar que a partir de este momento la saga perdiera a sus espectadores más jóvenes. Y es que todo resulta mucho más sombrío y tenebroso: tanto la ten-sión dramática acumulada alrededor de la fuerza que es capaz de generar Gary Oldman con su peligroso Sirius Black hasta el ine-vitable enfrentamiento, como ese partido de quidditch bajo la lluvia (qué inteligente forma de convertir lo que hasta ahora eran elemen-tos positivos y divertidos de la película, como el quidditch o el tren que lleva a Hogwarts, en algo tan inquietante por obra y gracia de los Dementores), pasando por las irónicas manifestaciones de mal-dad de un árbol capaz de matar a los pájaros que acuden cerca de sus ramas, o la trama de misterio, venganza y amistades traiciona-das que rodea el asesinato de los padres de Harry, la película ofre-ce una versión lúdica y sin embargo siniestra de ese mundo que hasta ahora nos resultaba familiar y confortable dentro de su singu-laridad. Cuarón consigue extraer del mismo su versión más amena-zadora, como una premonición que rodea de forma permanente a sus protagonistas. Todo es tan serio que, en comparación, el hasta la fecha supuesto rival de Harry, Draco Malfoy, queda reducido a un triste bufón sin peso alguno.

  Y sin embargo, y ése es a mi juicio el gran logro de "Harry Potter y el pri-sionero de Azkaban", la magia si-gue estando muy presente en lo que siempre ha sido la mejor baza de la serie: la capacidad de emo-cionar, de convencer y sorprender ofreciendo algo nuevo y distinto; conseguir, en definitiva, volar con la imaginación en esos mundos maravillosos. Así sucede con la magnífica secuencia protagonizada por el espléndido hipogrifo Buckbeat, un ser mitad águila y mitad grifo crea-do de forma convincente por los efec-tos visuales que proporciona algunos de los momentos más hermo-sos de la cinta, y, sobre todo, con ese dinámico tramo final en el que, de forma sorprendente para todo aquél que no esté familiari-zado con la base literaria de la película, la trama gira sobre sí mis-ma y nos permite asistir a una bifurcación del relato en el que Harry Potter puede conseguir el aparente imposible de vivir sus aventuras tanto desde la posición de protagonista de las mismas como de espectador privilegiado, ofreciéndosenos de nuevo un atisbo de las enormes posibilidades de un héroe que, por fortuna, dista mucho de ser completo y sobre el que se ciernen las dudas acerca de las consecuencias de sus actos, como debe ser. Además de todo es-to, seguramente lo mejor que puede decirse de la película es que no le falta sentido del ritmo en su sucesión continua de peri-pecias y que su duración (que casi alcanza las dos horas y media) se pasa en un suspiro gracias al buen pulso narrativo de Cuarón.

  Es pues en esa conseguida mezcla de innovación y tradición (en la que no falta, dentro de los límites que impone una gran superpro-ducción de carácter familiar, algún que otro rasgo autoral de su di-rector, que ha sabido respetar el espíritu de la obra original sin ser un mero transcriptor de la misma) donde reside uno de los principa-les atractivos de una serie que goza de un envidiable estado de salud, heredada ahora por un británico, Mike Newell (director de la próxima entrega), que tendrá sobre sí la responsabilidad de explo-rar algunos de los caminos abiertos por Alfonso Cuarón y seguir manteniendo alto el listón dejado por éste. Todo un reto, la verdad.

Calificación:


Imágenes de "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" - Copyright © 2004 Warner Bros. Pictures, 1492 Pictures y Heyday Films. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Harry Potter y el prisionero de Azkaban"
Añade esta película a tus favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sakura wars: The movie     Elf     Looney Tunes: De nuevo en acción (Looney Tunes: Back in action)     Ponte en mi lugar (Freaky Friday)     Buscando a Nemo (Finding Nemo)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos