LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

Comprar novela "Romasanta. Memorias inciertas del hombre lobo" de Alfredo Conde
NOVELA
Alfredo Conde


Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

ROMASANTA. LA CAZA DE LA BESTIA


Dirección: Paco Plaza.
País:
España.
Año: 2004.
Duración: 98 min.
Interpretación: Julian Sands (Manuel), Elsa Pataky (Bárbara), John Sharian (Antonio), Gary Piquer (Luciano de la Bastida), David Gant (Profesor Philips), Maru Valdivieso (María), Laura Mañá (Antonia), Luna McGill (Teresa), Carlos Reig (Gómez), Reg Wilson (Juez), Ivana Baquero (Ana).
Guión: Elena Serra y Alberto Marini; basado en un argumento de Alfredo Conde a partir de su novela "Romasanta. Memorias inciertas del hombre lobo".
Producción: Julio Fernández.
Música: Mikel Salas.
Fotografía:
Javier Salmones.
Montaje: David Gallart.
Dirección artística: Balter Gallart.
Estreno en España: 14 Mayo 2004.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

Una gran oportunidad desperdiciada

  La situación del género fantástico en el cine español no tiene tan mala salud como en un primer momento podría pensarse. Bien es cierto que alguno de los autores que han dado muestras en los úl-timos años de saber transmitir ideas nuevas e interesantes en este campo (Álex de la Iglesia, con la estupenda "El día de la bestia" o Alejandro Amenábar con "Abre los ojos" y "Los otros") parecen de-cididos a cambiar de aires con sus nuevos proyectos, pero ahí es-tán gente como Juan Carlos Fresnadillo ("Intacto", 2001), Norberto López Amado ("Nos miran", 2001) o María Ripoll ("Utopía", 2003) para recoger la antorcha. Y luego están los muchachos de la Fan-tastic Factory, la división especializada en el cine de terror y fan-tástico de la Filmax, situada en Barcelona y empeñada, bajo la ma-no firme del productor Julio Fernández y el director de culto Brian Yuzna, en conseguir resucitar lo más granado de la serie B (o hasta Z) con películas habitualmente de bajo presupuesto, ro-dadas en inglés y con clara vocación de hacerse un sitio en el mer-cado internacional, factoría a la que pertenece esta "Romasanta" que hoy nos ocupa.

  Hasta la fecha, los productos de la Fantastic Factory no han alcanzado una mínima calidad deseable, con las notables excepciones del interesante Jaume Balagueró (director de la in-quietante "Los sin nombre" y la ambi-ciosa aunque fallida "Darkness") y del propio Paco Plaza, que tuvo un debut correcto con "El segundo nombre", una de las razones por las que un servidor tenía depositadas ciertas es-peranzas en esta película, que trata de adaptar la historia real de un hom-bre llamado Manuel Blanco Romasan-ta que en el año 1851 aterrorizó la re-gión de Galicia cometiendo numerosos asesinatos (es el primer ca-so documentado en nuestro país de lo que hoy en día consideraría-mos un asesino en serie) y que, cuando fue detenido y juzgado, adujo en su defensa que había cometido sus crímenes bajo la for-ma de un lobo en el que, según él, se transformaba. Esas revela-ciones provocaron algunos efectos interesantes, ya que hubo cien-tíficos que, llevados por la corriente positivista que empezaba a ex-tenderse por Europa y bajo la excusa de querer estudiar su caso, pidieron a la Reina Isabel II que le conmutara la pena de muerte. El pueblo llano, por otro lado, utilizó su figura histórica para dar forma a algunas leyendas que aun hoy perviven, como el conocido ‘Saca-mantecas’ que acecha en lo profundo del bosque o el ‘lobisome de Allariz’, como fue conocido el tal Romasanta.

  Con estos mimbres, el lector inteligente puede llegar con facilidad a la conclusión de que una película basada en esta apasionante historia podría haber escogido numerosos caminos, todos ellos in-teresantes: una nueva aproximación a la licantropía, entrando de lleno en el fantástico (que podía haber tomado como referencia "En compañía de lobos", de Neil Jordan) u optar por una historia de búsqueda de un asesino en serie que pretende hacerse pasar por lobo para atemorizar a la población, algo así como "Seven" o "El silencio de los corderos" pero ambientada en la Galicia del siglo XIX. Incluso podría haber optado por una combinación de ambas, añadiendo a la mezcla unas gotas de acción (como la más reciente "El pacto de los lobos", aprovechando de paso la confrontación en-tre ciencia y superstición) o tomar como modelo la entretenida "Sleepy Hollow", donde Tim Burton le daba la vuelta a una estimu-lante leyenda local, confrontándola a un asustadizo, pero racional, forense que no tenía más remedio que aceptar el componente fan-tástico del caso, una película que bien podría haber mostrado el ca-mino a seguir por esta decepcionante "Romasanta".

  Pues no. Paco Plaza ha preferido quedarse a medio camino de todo lo arriba expresado, tomando elementos de todas las posibilidades y sin pro-fundizar lo mínimo indispensable en alguna de ellas para ofrecer al espec-tador algo a lo que agarrarse; envolver su relato en torno a una improbable historia de amor entre el tal Romasan-ta y la hermana de dos de sus victi-mas, una Elsa Pataky que sufre lo in-decible para defender un personaje in-defendible, una protagonista que pasa de tierna enamorada a horrorizada in-vestigadora de lo paranormal y, final-mente, en una increíble pirueta del guión, determinada vengadora empeñada en encontrar al presunto asesino, removiendo toda Gali-cia en su camino. Y es una verdadera lástima, porque el principal problema de "Romasanta" es que la fuerza de la historia ori-ginal es tal, que uno entrevé, entre el anodino transcurrir de sus fotogramas, la interesante película que hubiera podido llegar a ser en lugar de este confuso, mal ensamblado y peor narrado pastiche de referencias.

  Y aún lo es más porque hay detalles aislados de la película que funcionan: por ejemplo, Plaza y su equipo de producción miman con excepcional cuidado la vertiente más realista de la historia, haciéndonos creer sin esfuerzo que nos encontramos en la Galicia profunda del siglo XIX, en pleno choque entre la superstición más arraigada y esa nueva mentalidad que viene imponiéndose y a la que da vida el un tanto numerero Dr. Philips (David Gant), del que no se entiende muy bien cómo pasa de ser el colaborador del al-guacil (un anodino Gary Piquer) que requiere su ayuda para arrojar luz científica sobre el caso en cuestión (con las inevitables esce-nas de una primigenia ciencia forense aún en ciernes) a su princi-pal rival en el juicio posterior de Romasanta, una de las muchas contradicciones o lagunas en las que cae un guión imposible. Tam-bién funciona la película en algunos momentos puramente fantásti-cos (la transformación de Romasanta, vista de un modo opuesto al que el cine nos tiene acostumbrados, pero un episodio tan aislado del resto de la película que casi parece más propio de otra) o en la inquietante interpretación de Julian Sands, que puede resultar cre-íble como ese extraño vendedor ambulante que seduce con sus en-cantos a sus futuras victimas, convirtiéndolas primero en sus amantes.

  Pero todo lo anterior carece de im-portancia ante la manifiesta incapaci-dad del director por construir una es-tructura medianamente creíble del re-lato, confeccionando una película en la que predominan unos continuos pri-meros planos que no encubren las evidentes deficiencias de Paco Plaza en el terreno de la puesta en escena para conseguir crear la más mínima tensión dramática, reduciéndolo todo a unos escuetos mimbres de cine de terror convencional e introduciendo al-gunos elementos que nunca debieron tener cabida en la historia, como el estrafalario personaje de Antonio al que da vida John Sharian, mi-tad cazador de lobos, mitad compañero de correrías de Romasan-ta, o esa gratuita secuencia del carro ambulante en llamas cruzan-do el bosque de noche, que queda muy bonito, pero no se sabe a cuento de qué viene. Lo peor de todo es la secuenciación de la película, tan pésima que la historia salta de un sitio a otro sin el menor cuidado (y no es que pretenda despistar a propósi-to: es un puro disparate), con lo que hay personajes que apa-recen y desaparecen caprichosamente o que cambian de rol con desconcertante facilidad.

  "Romasanta" es, desgraciadamente, una gran oportunidad perdida para explorar el interesante campo de las leyendas locales con vo-cación de lectura universal. Para el anecdotario quedará el primer desnudo de la muy deseable Elsa Pataky, en una tan gozosa co-mo absolutamente gratuita secuencia, una involuntaria pero certera metáfora de esta floja película. Lo dicho: una verdadera lástima.

Calificación:


 

Imágenes de "Romasanta. La caza de la bestia" - Copyright © 2004 Castelao Producciones y Fantastic Factory. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Romasanta"
Añade "Romasanta" a tus películas favoritas
Opina sobre "Romasanta" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Romasanta" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La casa (Cold Creek manor)     Una de zombis     La casa de los 1000 cadáveres (House of 1000 corpses)     Cabin fever     La maldición (The grudge)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos