LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

  Comprar DVD de "Yo, robot" de Alex Proyas
DVD

  Comprar DVD edición especial de "Yo, robot" de Alex Proyas
DVD Ed. Especial

 
BSO

 
LIBRO

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

YO, ROBOT
(I, robot)


Dirección: Alex Proyas.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 123 min.
Interpretación: Will Smith (Detective Del Spooner), Bridget Moynahan (Dra. Susan Calvin), Bruce Greenwood (Lawrence Robertson), Chi McBride (Teniente John Bergin), Alan Tudyk (Sonny), James Cromwell (Dr. Alfred Lanning), Adrian Ricard (Granny), Jerry Wasserman (Baldez).
Guión: Jeff Vintar y Akiva Goldsman; basado en los relatos de Isaac Asimov.
Producción: Laurence Mark, John Davis, Topher Dow y Wyck Godfrey.
Producción ejecutiva: Will Smith, James Lassiter, Michel Shane y Anthony Romano.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía:
Simon Duggan.
Montaje: Richard Learoyd, Armen Minasian y William Hoy.
Diseño de producción: Patrick Tatopoulos.
Dirección artística: Chris August y Helen Jarvis.
Vestuario: Elizabeth Keogh Palmer.
Estreno en USA: 16 Julio 2004.
Estreno en España: 30 Julio 2004.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

Cuestión de ego

  Hace unos meses, a propósito de "Paycheck" (John Woo, 2003) comentaba en estas mismas páginas que lo más lamentable de aquella película era la forma tan penosa y burda en la que el reali-zador desaprovechaba una buena historia en su afán de convertir lo que era un punto de partida de lo más interesante –basado en una premisa clásica de los relatos de Philip K. Dick– en una rutinaria cinta de acción en la que colocar sus cansinas marcas de identi-dad. En un primer momento, uno siente la tentación de aplicarle a "Yo, robot" el mismo reproche, pero lo cierto es que nos quedaría-mos bastante cortos y hasta seríamos un tanto injustos con aqué-lla: al menos "Paycheck" sí establecía una premisa más o menos fiel al relato original de Dick y trataba, al menos al principio, de de-sarrollar sus posibilidades. "Yo, robot" ni siquiera se molesta en hacer lo propio con la obra de Isaac Asimov en la que dice inspi-rarse, por más que la desmesurada máquina publicitaria que acom-paña al último gran blockbuster de este verano se empeñe en afir-mar lo contrario.

  Y es que cuando una estrella como Will Smith no sólo cobra 28 millones de dólares por protagonizar esta su-perproducción de corte futurista, sino que además participa en ella desde esa privilegiada posición de productor ejecutivo que permite entrar de lleno en el proceso de la toma de decisio-nes sobre el producto, no estamos muy lejos de propuestas como aque-lla involuntaria comedia que fue "Mi-sión: Imposible 2" (John Woo, 2000) o el vehículo de lucimiento que fue "El último samurái" (Edward Zwick, 2003) en los que la fórmula del "yo me lo guiso, yo me lo como" del astro Tom Cruise devora la pantalla has-ta extremos literalmente insoportables. Durante los primeros quince minutos de "Yo, robot", y dejando aparte la enumeración de las co-nocidas Tres Leyes de la Robótica de Asimov (a las que luego no van a hacer más caso del estrictamente necesario), asistimos a la presentación del inspector Spooner, un Will Smith que: A) demues-tra de forma harto fehaciente a la audiencia que no ha perdido un ápice de la musculatura que exhibió en el que hasta la fecha sigue siendo su mejor trabajo, el biopic "Ali" (Michael Mann, 2001); B) interpreta un personaje que vive anclado en un pasado en el que le sucedió algo traumático y en el que, en directa relación con lo an-terior, no tienen cabida las maravillas robóticas que el año 2035 puede deparar, a las que odia profundamente; y C) tiene exacta-mente la misma (si no más) pose chulesca y prepotente de su an-terior papel en "Dos policías rebeldes II", de modo que nadie le to-se, nadie le discute y nadie le intimida, sino más bien al contrario.

  Con estos mimbres (y una nada disimulada y sí muy vergonzosa exhibición de conocidas marcas comerciales que no tiene nada de publicidad encubierta ya que hasta cinco se reiteran de forma cons-tante a lo largo de la cinta y cuatro de ellas aparecen en los prime-ros minutos de película), nos adentramos en un mundo cuyo di-seño de producción remite hasta cierto punto al desarrollado por Steven Spielberg en "Minority report" y en el que coexis-ten humanos y robots en armonía gracias a las leyes que impiden que estos puedan dañar a aquéllos. Al menos hasta que aparece muerto uno de los mayores expertos en robótica del mundo en lo que parece ser un suicidio y que lleva al personaje de Smith a en-trar en contacto con un robot perteneciente a una nueva generación a punto de ser distribuida a miles de hogares en sustitución de los modelos antiguos, implicado de forma directa en los hechos y que se comporta de un modo un tanto peculiar. Avanzando a trompico-nes y sin descuidar algunos de los tópicos recurrentes del género de acción (los intereses corporativos, ese inevitable jefe obligado a retirarle la placa), la investigación revelará un peligro para la huma-nidad de imprevistas dimensiones. Y sólo Will Smith, en ausencia de Bruce Willis, puede salvarnos del desastre.

  "Yo, robot" tiene como mayor y casi única (aunque eso sí, nada desdeñable) virtud el contar con un enorme presupues-to para su realización, la mayor parte del cual se ha ido en unos costosísimos, magníficos y a ratos sorprendentes efectos visuales que aun estando al servicio de una historia predecible, ru-tinaria y mucho menos compleja de lo que sería deseable en este género, permite asistir a prodigios como el robot estrella del film, Sonny, cuyo estilizado y trabajado diseño, sacado directamente del proceso que Peter Jackson utilizara para Gollum en "El Señor de los Anillos", consigue a la vez resultar tan amenazante como cercano: tanto cuando comparte plano con Will Smith como en las espectaculares secuencias de acción en las que participa (quizás, lo mejor de la función) resulta extremadamente creíble, algo que sin duda debemos a los continuos avances en el campo de los efectos visuales, sin los cuales esta película no sólo no sería posible de llevar a cabo, sino que no tendría sentido hacerla.

  Por lo demás, "Yo, robot" vuelve a incidir (así como de pasada, porque sus verdaderos intereses están en otro sitio) en las mismas cuestiones –sobre las posibilidades de las máqui-nas de evolucionar hasta alcanzar las emociones y sentimientos de sus cre-adores humanos– que han tratado obras maestras como "2001: Una odi-sea del espacio" (Stanley Kubrick, 1968), "Blade runner" (Ridley Scott, 1982) o "A.I. Inteligencia artificial"  (Steven Spielberg, 2001), por citar só-lo tres ejemplos. No seré yo quien co-meta el error de exigirle a esta pelicu-lita de entretenimiento de Alex Proyas que esté a la altura de di-chas obras, pero bien es cierto que del autor de la espléndida "Dark city" uno tenía derecho a esperar algo más que esta especie de popurrí referencial de obras protagonizadas por robots en la que no faltan, además de los evidentes guiños a las obras ya citadas, asaltos a comisarías o persecuciones frenéticas al más puro estilo James Cameron en su serie "Terminator" o plagios evidentes a obras como "Star wars. Episodio I: La amenaza fantasma" (George Lucas, 1999) en detalles como la distribución de robots a través de esa especie de máquinas expendedoras sobre ruedas. Según se avanza más y más en el metraje, la película se inclina de su inicial intriga de ciencia ficción que aún puede tener cierta gracia (aunque ninguna para los que estamos familiarizados con los relatos de Asi-mov: incluso aquellos que no somos especialmente entusiastas de su obra les reconocemos una inteligencia ausente por completo en la película) hacia una cada vez más desmadrada obra de acción en la que Will Smith no para de intentar hacerse el gracioso (sin con-seguirlo) y la pobre Bridget Moynahan pasa de ser una fría psicó-loga a manejar una ametralladora.

  Eso sí, Proyas se asegura de que todo el mundo pueda sentirse confortado en esa falsa presunción de inteligencia que comporta poder anticiparse sin esfuerzo a lo que va a suceder y ofrece acción trepidante sin desmayo en el último tramo de la pelí-cula, lo preciso para que el espectador no se haga más pre-guntas de las necesarias sobre lo que está sucediendo, no vaya a ser que le dé por pensar más de lo debido y le desmonte el chiringuito. Por el camino se quedan algunas (pocas, como la pri-mera aparición de James Cromwell, el as en la manga de Will Smith) ideas interesantes y la certeza de que si hasta ahora la am-plia obra de Asimov, exceptuando "El hombre bicentenario" (Chris Columbus, 1999), permanecía inédita en el cine, después de ver "Yo, robot" se puede seguir manteniendo la misma idea, pues el film de Alex Proyas es tan representativo de la obra de Asimov co-mo las marchas militares puedan serlo de la música, por así decir-lo.

Calificación:


Imágenes de "Yo, robot" - Copyright © 2004 20th Century Fox, Davis Entertainment, Laurence Mark Productions, Canlaws Productions y Overbrook Entertainment. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Yo, robot"
Añade "Yo, robot" a tus películas favoritas
Opina sobre "Yo, robot" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Yo, robot" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Cypher     El efecto mariposa (The butterfly effect)     El enviado (Godsend)     Amanecer de los muertos (Dawn of the dead)     Torque: Rodando al límite (Torque)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos