LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

  Comprar banda sonora de "El mito de Bourne" de John Powell
 BSO

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL MITO DE BOURNE
(The Bourne supremacy)


Dirección: Paul Greengrass.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 108 min.
Género: Thriller.

Interpretación: Matt Damon (Jason Bourne), Franka Potente (Marie), Brian Cox (Ward Abbott), Julia Stiles (Nicky), Karl Urban (Kirill), Gabriel Mann (Danny Zorn), Joan Allen (Pamela Landy), Tom Gallop (Tom Cronin), Marton Csokas (Jarda), Karel Roden (Gretkov).
Guión: Tony Gilroy; basado en la novela de Robert Ludlum.
Producción: Frank Marshall, Patrick Crowley y Paul L. Sandberg.
Música: John Powell.
Fotografía:
Oliver Wood.
Montaje: Christopher Rouse y Richard Pearson.
Diseño de producción: Dominic Watkins.
Vestuario: Dinah Collin.
Estreno en USA: 23 Julio 2004.
Estreno en España: 17 Septiembre 2004.

 

CRÍTICA
por Juan Beiro Martínez

  Hace dos años, una carcajada colectiva se escuchó en las salas de cine de medio mundo. Matt Damon, ese actor de perpetuo ros-tro aniñado, pretendía ser el nuevo héroe de acción. Pasadas las dos horas de proyección de "El caso Bourne", las risas ya estaban más que congeladas: la apuesta había cuajado, el héroe de acción había nacido. La película de Doug Liman era una apuesta por el en-tretenimiento serio, que no insultaba demasiado la inteligencia de la audiencia; y Damon delineaba a la perfección lo que de vulnera-ble e implacable tenía su personaje de agente secreto amnésico. El final más bien abierto de aquella primera película y su éxito en taquilla auguraban a todas luces una continuación de las aventuras de Jason Bourne. El público parecía tenerlo claro… no así los pro-ductores, que juran y perjuran que "El mito de Bourne", este segun-do episodio recién estrenado, solamente surge de haber consegui-do un buen guión que cubre sus expectativas de calidad; y no del deseo de iniciar una saga que bien seguro los enriquecerá envidia-blemente. Habrá que creerles.

  Lo que realmente funcionaba de "El caso Bourne", la primera parte, era la fácil identificación que el público man-tenía con los dos personajes protago-nistas. Los físicos cotidianos de Matt Damon y Franka Potente (los dos son guapos, pero de una belleza muy a pie de calle) no creaban ese distan-ciamiento al que Hollywood siempre juega con sus bellos héroes de plásti-co. Por otra parte, la amnesia de uno y el perpetuo estupor de la otra con-seguían que la incertidumbre causada ante todos los acontecimientos extra-ordinarios que les surgían en el cami-no fuera plenamente compartida en las plateas. El grado de empa-tía era máximo: el espectador también tenía que recomponer en su cabeza el galimatías mental de Jason Bourne. Eliminado de cuajo el componente romántico, "El mito de Bourne" transforma a su pro-tagonista en un ser solitario, ascético, de gran sequedad. Como si se tratase de un personaje extraído de la mejor de las pelícu-las de Jean-Pierre Melville, nuestro héroe articula ahora las palabras justas y no abandona nunca su rictus circunspecto, atormentado como está por esas nuevas luces que empieza a per-cibir en lo más oculto de su cerebro. Ayuda mucho para ello la composición llevada a cabo por Matt Damon, que, desde aquí lo di-go, es uno de los mejores actores de su generación, siempre so-brio y creíble, pero al que aún parece faltarle unos años para su to-tal aceptación pública (tanto pesa la losa de su presentación en so-ciedad como aquel odioso wonderboy con Oscar® bajo el brazo in-cluido).

  Con esta clase de películas siempre surge la duda en cuanto se pretenda analizar su valía desde un punto de vista cercano a la “po-lítica de autores”. ¿Es el resultado final totalmente adjudicable al director o hay que suponer un inevitable filtro de exigencias impues-tas por los productores? Es tal la infraestructura inherente a este ti-po de cine grandioso de acción, que es difícil creer que estas pelí-culas sean el resultado de un único punto de vista, de una única mente privilegiada. Al fin y al cabo, no hay tantas diferencias esti-lísticas entre la primera y esta segunda parte, siendo como son distintos los directores. Por otra parte, ¿qué vieron los productores en Doug Liman, y ahora en Paul Greengrass, para confiarles unos proyectos de tal envergadura, si los dos vienen de un cine indepen-diente en el que ni de lejos se acercaron temáticamente (ni mucho menos presupuestariamente) a las aventuras de Jason Bourne? ¿Serían así más fácilmente manejables? Preguntas sin respuesta, pero ante las que sí cabe admitir algo: las dos elecciones han sido acertadas e, inexplicablemente, lógicas.

  De Greengrass conocíamos ya en España "Bloody Sunday (Domingo sangriento)", panfleto maniqueo que si por algo sobresalía era por su apabu-llante y naturalista puesta en escena, basada en una incontrolable cámara en mano que buscaba la apariencia del documental más realista. Es esta cámara en mano la principal y más efectiva aportación del director británi-co al seguimiento de las acciones de nuestro héroe amnésico. La inestabili-dad que crea toda esta vibración vi-sual, junto a la brusca utilización del montaje (rítmico y fragmentado, pero con el que siempre sabemos qué está pasando en todo momento: que aprenda Michael Bay) consiguen que si por algo destacan las peleas y persecuciones de la película sea por su fisicidad y verosi-militud. Greengrass intenta dar una apariencia sucia a su rea-lización (rápidos golpes de zoom, violentos reencuadres…), creando así una estética que se aproxima al mejor cine ame-ricano de los setenta ("French connection" es un claro referente en muchas de las secuencias de la cinta), y con la que se desta-ca, por lo expresivo de su trabajo, como un director de rítmica ele-gancia.

  Con suerte, Jason Bourne puede empezar a convertir sus haza-ñas en una saga a lo James Bond (por el momento, ya comparten iniciales), pero sin esa tontería “todos los públicos” y ese humor de sainete que tanta credibilidad le quitan al segundo. Sus correrías coinciden en la multiplicación de escenarios, aunque frente al exo-tismo de postal del agente británico destaca la fría y desoladora vi-sión que de Europa dan los viajes del espía americano (hasta el Berlín más occidental parece ocupado por el aburrimiento comunis-ta). Por cierto, ¿qué visión tienen en USA de las políticas de segu-ridad nacional de los países europeos? ¿Los servicios de inteligen-cia norteamericanos se podrían movilizar con tanta facilidad por en-tre las azoteas berlinesas sin que eso llamase la atención de la po-licía alemana? Miedo da pensarlo.

  El final abierto, en el que se apuntan nuevos datos sobre la verda-dera identidad de un Jason Bourne convertido ya en un héroe casi indestructible, nos avisa a gritos de que no tendremos que esperar demasiado para volver a saber del espía amnésico. Al menos, el público tiene la certeza, está dispuesto a esperar… ¿lo sabrán ya los productores?

Calificación:


Imágenes de "El mito de Bourne" - Copyright © 2004 Universal Pictures, Kennedy/Marshall Company y Ludlum Entertainment. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El mito de Bourne"
Añade "El mito de Bourne" a tus películas favoritas
Opina sobre "El mito de Bourne" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El mito de Bourne" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sin aliento (Highwaymen)     Yo, robot (I, robot)     Kill Bill: Vol. 2     Spider-Man 2     Spartan

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos