LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras de cine

 
DVD

 
BSO

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

KILL BILL: VOL. 2  KILL BILL: VOL. 1


Dirección: Quentin Tarantino.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 136 min.
Género: Acción, thriller.

Interpretación: Uma Thurman (La Novia/Mamba negra), David Carradine (Bill), Gordon Liu (Pai Mei/Johnny Mo), Daryl Hannah (Elle Driver/Serpiente de la montaña de California), Michael Madsen (Budd/Serpiente de cascabel), Michael Parks (Esteban Vihaio/Sheriff Earl McGraw), Bo Svenson (Reverendo Harmony), Samuel L. Jackson (Rufus), Perla Haney-Jardine (B.B.), Chris Nelson (Tommy Plympton), Jeannie Epper (Sra. Harmony), Claire Smithies (Clarita).
Guión: Quentin Tarantino; basado en el personaje "La Novia" creado por Q & U.
Producción: Lawrence Bender.
Música: The RZA y Robert Rodríguez.
Fotografía:
Robert Richardson.
Montaje: Sally Menke.
Diseño de producción: David Wasco y Cao Jui Ping.
Dirección artística: Daniel Bradford.
Vestuario: Kumiko Ogawa y Catherine Marie Thomas.
Estreno en USA: 16 Abril 2004.
Estreno en España: 23 Julio 2004.

 

CRÍTICA
por José Luis Santos

  Es impensable hablar de “Kill Bill: Vol. 2” sin hacer referencia pre-via a su predecesora, más aún cuando parece ser que Quentin Ta-rantino no las concibió como dos películas separadas, sino como un solo film, que la producción le obligó a fragmentar por el excesi-vo metraje que se iba acumulando. Sobre esta primera parte me viene a la cabeza de forma recurrente desde que pude visionarla una idea fundamental: si saca usted a dar una vuelta a la manzana a su perro para que miccione y lo hace a bordo de una limusina, sin duda la operación resultará más elegante, glamourosa y visto-sa, pero tan lujoso envoltorio no conseguirá superar el carácter sim-ple, rutinario y falto de interés del evento. Algo así sucede con “Kill Bill: Vol. 1”. Tarantino demuestra en ella un tremendo dominio del lenguaje audiovisual, desplegando una colección de fuegos de artifi-cio que lo elevan a la categoría de ilusionista para conseguir una película magnética, hipnótica. Pero bajo esos trucos no consigue ocultar que lo que está contando de forma tan brillante no deja de ser una profunda memez, y especialmente en la parte final la cinta se pierde tanto en el divertimento propio que olvida el del especta-dor que espera asistir a algo mínimamente inteligente.

  Sin embargo, visto el segundo volu-men de la historia, la sensación es bien distinta, tal vez porque también el producto es sensiblemente diferen-te. Y es que si el principio es clara-mente el mismo (cine de entreteni-miento), el talante con el que se abor-da es otro. Siguen apareciendo las mismas referencias que en la primera parte (el spaghetti western, el cine oriental de artes marciales, el cómic, el manga japonés...) y continúan es-tando igualmente omnipresentes (de hecho aún en exceso), pero junto a ellas surgen algunas nuevas (por ejemplo el terror, con una referencia al maestro Poe que parece derivar en un guiño a las películas de George A. Romero) y, sobre todo, aparece mucho más la impronta del propio Tarantino. Si en la primera entrega ya encontrábamos resquicios del sello de autor del director de “Pulp fiction” (estructura en capítulos, alegoría de la vio-lencia, distintas perspectivas de la historia...) relativamente diluidos entre coreografías marciales repetitivas y de dudoso interés, en es-ta segunda parte el relato se estabiliza en su ritmo (mucho más medido y menos irregular), dosifica, refina y concentra la ac-ción potenciando su impacto, y aporta algunos de sus mejo-res mimbres dotándola de mucha más relevancia, personali-dad e incluso algunos instantes de brillantez, con un montaje lleno de vida (cambios de color, de textura, de recursos narrativos –desde la voz en off hasta las varias visiones de una misma acción, pasando por los flashbacks y la utilización referencial de la músi-ca–), unos diálogos chispeantes y espléndidos por momentos, un mayor trabajo de perfilado de sus personajes y de las situaciones en las que los sumerge, y un tono decididamente más mordaz, iró-nico y adulto.

  Si bien siguen presentes algunos excesos que Tarantino se per-mite en honor a las referencias y homenajes, es cierto que en esta ocasión los emprende con un sentido del humor más fino y son muchos menos los momentos en que se hacen con las riendas de la narración, y que consigue que el conjunto global se desarrolle sobre todo en base a un principio universal: para que una película de antagonistas funcione es imprescindible que muestren la sufi-ciente entidad tanto el héroe (en este caso heroína, una Uma Thurman deslumbrante en todos los sentidos) como el villano (sensacional David Carradine, que incluso supera con absoluta dignidad la socarrona jugarreta de hacerle pulular en torno a una escena con maestro de kung fu incluido), que no sólo mantienen la intensidad de la cinta sino que la catalizan en un desenlace tan in-teligente en su ausencia de convencionalismos, sin salirse paradó-jicamente de lo convencional, como no exento de complicidad e in-cluso profundidad más allá del maniqueísmo y de cierta ternura.

  Dijo David Carradine, tras acabar el rodaje, que «la esencia del cine de Tarantino es una mirada al interior de la mente y del corazón de las perso-nas violentas». Desde luego, esta se-gunda parte está mucho más cerca de ese concepto. Así, resulta signifi-cativo que “Kill Bill: Vol. 2” tenga entidad suficiente como para po-der permitirse una autonomía casi total de la primera parte (lo cual da también una idea de la levedad de aquélla). Es cierto que aún no llega a acercarse al calado de los perfiles de los personajes y el guión más allá de lo visual y lo estético que conseguía “Jackie Brown” (hasta ahora, en mi opinión, la mejor obra de Tarantino), pero se muestra sin duda como una notable y disfrutable fuente de diversión de calidad en medio de la sequía cinematográfica estival, lejos de la estupidez enmascarada de “Spider-Man 2” o del catastrofismo pixelado de neuronas congeladas de “El día de mañana”. Pero claro, opino esto porque debo formar parte de lo que alguien definía hace poco como «la rancia crítica» que no sabe valorar ese tipo de cine. Ya saben, esos que no vemos más allá de Pasolini... y Spielberg, Scorsese, Coppola, Mendes, León, Aristaráin, Loach, Kurosawa, Ford, Hitch-cock, Donen, Shyamalan, Visconti, Leone, Brooks, Frankenheimer, Allen, Wells, Wilder, Campanella, Hawks, Iñárritu, Amenábar, Car-penter, Joffé, Eastwood, Zambrano, Minghella, Kasdan, De Palma, Daldry, Cohen, Moore, Stone, Querejeta, Jon-Ho Bong, Urbizu, Mu-llan, Singer, etc., etc. Ya saben, un estrecho de miras.

Calificación:


Imágenes de "Kill Bill: Vol. 2" - Copyright © 2004 Miramax Films y A Band Apart . Distribuida en España por Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Kill Bill: Vol. 2"
Añade "Kill Bill: Vol. 2" a tus películas favoritas
Opina sobre "Kill Bill: Vol. 2" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Kill Bill: Vol. 2" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El poder del talismán (The medallion)     El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (The Lord of the Rings: The Return of the King)     Timeline     Dogville     Matrix revolutions

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos