LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

Compras de cineFnac

Comprar banda sonora de "Los Increíbles" de Michael Giacchino
BSO

Comprar libro "Los Increíbles. ¡Una aventura 3D fantástica"
LIBRO

Comprar videojuego para PC de "Los Increíbles"
VIDEOJUEGO

 

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

LOS INCREÍBLES
(The Incredibles)


Dirección y guión: Brad Bird.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 121 min.
Género: Animación, aventuras.
Doblaje original/español: Craig T. Nelson/José Antonio Ceinos (Bob Parr/Mr. Increíble), Holly Hunter/Beatriz Berciano (Helen Parr/Elastigirl), Samuel L. Jackson/Antonio Molero (Lucio Best/Frozono), Brad Bird/Emma Penella (Edna Mode), Elizabeth Peña/Esther Arroyo (Mirage), Spencer Fox/Miguel Rius (Dashiell 'Dash' Parr), Sara Vowell/Laura Pastor (Violeta Parr), Jason Lee/Rafael Alonso (Buddy Pine/Síndrome), Teddy Newton/Carlos Herrera (Locutor), John Ratzenberger/Álex de la Iglesia (El Socavador).
Producción: John Walker.
Producción ejecutiva: John Lasseter.
Música: Michael Giacchino.
Fotografía: Janet Lucroy, Patrick Lin y Andrew Jimenez.
Montaje: Stephen Schaffer.
Diseño de producción: Lou Romano.
Dirección artística: Ralph Eggleston.

Estreno en USA: 5 Noviembre 2004.
Estreno en España: 26 Noviembre 2004.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Para Increíbles los de la Pixar

  Resulta curioso que durante los úl-timos años, algunos de los mayores logros del cine hayan venido de un campo, el de la animación, y más en concreto de aquella producida digital-mente, otrora desestimado por la opi-nión crítica al considerarlo un produc-to poco serio para mero consumo in-fantil. Dentro de este ascenso meteó-rico hacia un justo reconocimiento li-bre de prejuicios —y paralelo a una ampliación de mercado— cabe men-cionar el valor incuestionable de traba-jos como la rompedora “Shrek”, obra de DreamWorks. No obstante, y fuera de toda duda, ha sido la Pixar, en su rentable asociación con la Disney, quien más se ha ganado a pulso un lugar de honor en este panorama, gracias a un puñado de brillantes títulos entre los que se cuentan las dos partes de “Toy story”, “Monstruos, S.A.” o “Bus-cando a Nemo”. Su nueva propuesta, “Los Increíbles”, se suma al carro de éxitos, pero en cierto sentido también marca un antes y un después en las historias de este corte por su alto calibre huma-no y la solidez de un guión, por otro lado altamente disfrutable, que se encuentra en justa correspondencia con su impecable perfil técnico-artístico. Tal vez esta lucidez y desparpajo no se antojen tan insospechados si tenemos en cuenta que vienen de la mano de Brad Bird, realizador al que hemos podido degustar largamente a través de “Los Simpsons”, una de las mejores series para la tele-visión, y la cinta “El gigante de hierro”, que pasó más desapercibida de lo que merecían su calidad y compromiso.

  Como ya sucediera con anteriores largometrajes de la fac-toría de John Lasseter, este último proyecto ofrece una doble lectura paralela para niños y mayores, de forma que satis-face a unos y otros sin necesidad de buscar posturas intermedias que no agraden a ninguno de los dos sectores. Pese a todo, “Los Increíbles” —la primera del grupo protagonizada íntegramente por humanos— quizás sea la más adulta de todas, porque nos acerca —aun con toda la parafernalia propia de los superhéroes y los as-pectos cómicos que se derivan— a algunas realidades cotidianas que a los pequeños se les escapan y con las que los grandes en-contrarán rápida identificación.

  “Los Increíbles” nos presenta a una familia de superhéroes retira-dos desde hace más de una década debido a cierta mala experien-cia en el pasado, que finalmente regresarán a la acción ante la amenaza de un peculiar villano movido por el mejor motor de todos: el rencor y la frustración. Así pues, esta excepcional película es, en buena medida, una aproximación doméstica al mundo de los su-perhéroes, en donde la sitcom familiar convive en perfecta armonía con el cómic, el fantástico, la ciencia-ficción y el género de espías.

  En su primera parte, la más íntima y realista, vemos cómo las capacidades sobrenaturales de estos antiguos sal-vadores de la humanidad y su afán por limpiar la ciudad de malhechores chocan con la obligación de llevar una existencia anónima y discreta como civiles comunes. A través de diferen-tes episodios, asistimos a los inicios del matrimonio compuesto por Mr. In-creíble y Elastigirl, y los sucesos que los apartaron de la vida pública, para ser partícipes, con posterioridad, de los pormenores domésticos y labora-les que asfixian su rutina diaria, tan reconocibles, a la que se han venido a añadir tres retoños que, por aquellas cosas de la genética (ajem), también poseen superpode-res a esconder. En esta tesitura de renuncias a favor de una mejor adaptación a las nuevas circunstancias, el más perjudicado es el cabeza de familia, condenado a un trabajo gris y desesperanzador como agente de seguros —muy apropiado—, quien desde el redu-cido cubículo de su oficina —tan poco oportuno para las dimensio-nes que ha ido ganando su cuerpo a base de años de inactividad— añora los tiempos pasados. Será en la segunda parte, marcada al inicio por la intriga pero, sobre todo, por acción y aventuras a rau-dales, cuando el grupo —hijos incluidos— se vea forzado a reunirse de nuevo bajo su antifaz para frenar las maquinaciones del pérfido Síndrome en una selvática isla desierta.

  Si “Los Increíbles” es generosa en su trasfondo psicológico, incluso social —algo que constituye una grata novedad— por sus inquietudes acerca de cuestiones en continuo estira y afloja, como la identidad, la marginación, las crisis de pare-ja, la realización personal, la unidad familiar o el efecto de la opinión pública, tampoco se queda corta en su revisitación de motivos e iconos ya asumidos por la cultura popular. El film abunda en parodias y homenajes al mundo de los superhéroes gestados en las viñetas, dando holgado repaso a figuras como Superman, los Cuatro Fantásticos, Flash o el Hombre de Hielo. Quizás menos re-conocibles sean algunas referencias a “Watchmen” de Alan Moore o Spiderman. Asimismo, los guiños se extienden al cine de cien-cia ficción de décadas pasadas y a famosas sagas cinematográfi-cas, siendo “Spy kids”, “Star wars”, “Matrix” y el agente secreto Ja-mes Bond —hasta en su partitura musical a cargo de Michael Giacchino— las que se llevan la palma.

  La labor del equipo de animación generada por ordenador dota a “Los Increíbles” de una factura visual irreprochable. Tanto los esce-narios urbanos, con claros toques retro, y otros ambientes natura-les, donde el agua y la vegetación permiten a los artistas lucirse en su juego, gozan de un grado de verosimilitud que se repite, con si-milar detalle y esmero, en los movimientos, gestos y texturas que revisten a los caracteres humanos, en cuyas fisonomías no prima tanto el dibujo realista como la siempre efectiva caricatura. Tam-bién son especialmente reseñables las proyecciones de luces y sombras que, por su minucioso ajuste a cada escena, dan la im-presión de responder a un trabajo de fotografía tradicional. Pero si esta espectacular carcasa formal cobra plena vida es gracias al respaldo de un ingenioso guión, cargado de emoción y sensibilidad, que con unos diálogos chispeantes, constantes inv-itaciones al humor y situaciones sorpresivas, ayudan a conformar unos personajes muy apreciables que rebosan carisma —entre los secundarios de lujo, no tiene desperdicio Edna Mode, la diseñadora de supertrajes—.

  Hablar de interpretaciones en una película sin actores de carne y hueso se traslada al terreno de las voces. En contra de lo que es mi gusto ha-bitual, no pude ver “Los Increíbles” en su versión original, y tuve que conten-tarme con el doblaje en español. Ya se ha convertido en una costumbre fatal que en las grandes producciones de animación, famosos mediáticos, que ni siquiera son actores especia-listas, participen en estos menesteres y su nombre sea usado como un re-clamo más, al margen de sus dudo-sas capacidades. Encontrar, pues, en este reparto de cuerda vocales a personajes como la inefable Ana Rosa Quintana junto a Esther Arroyo, Álex de la Iglesia y Car-los Herrera es para lanzar un “apaga y vámonos”. Por suerte, los caracteres principales han recaído en la voces de profesionales, a cuyo lado el resto no molestan en exceso o directamente desento-nan —caso de Laura Pastor como Violeta, la hija adolescente, o la mencionada Arroyo como Mirage—, pero al menos por un breve espacio de tiempo.

  “Los Increíbles” no es sólo un divertido despliegue de talento con indiscutible sello de autor, sino también uno de los films fruto de la animación computerizada más competentes que hemos podido ver en los últimos tiempos. Sus desacostumbradas dos horas de dura-ción no hacen mella alguna y garantizan el disfrute para todos. Y recuerden: nunca usen capa en su disfraz.

Calificación:


Imágenes de "Los Increíbles" - Copyright © 2004 Waly Disney Pictures y Pixar Animation Studios. Distribuida en España por Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los Increíbles"
Añade "Los Increíbles" a tus películas favoritas
Opina sobre "Los Increíbles" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Los Increíbles" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Spy kids 3-D: Game over     Thunderbirds     Zafarrancho en el rancho (Home on the range)     La vuelta al mundo en 80 días (Around the world in 80 days)     Spider-Man 2

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos