49º SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
LA BUTACA - Revista de Cine


COBERTURA DE LA 49ª EDICIÓN DE LA SEMINCI
                                          22 - 30 Octubre 2004

 

 

 

 

 

 

 


 

PELÍCULAS   CRÓNICAS   PALMARÉS

UN TOQUE DE CANELA
(Politiki kouzina) (A touch of spice)


cartel

 

Dirección y guión: Tassos Boulmetis.
País:
Grecia.
Año: 2003.
Duración: 108 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: George Corraface (Fanis Iakovides), Ieroklis Michailidis (Savas Iakovides), Tamer Karadagli (Mustafa), Renia Louizidou (Soultana Iakovidou), Basak Köklükaya (Saime), Tassos Bandis (Vassilis), Stelios Mainas (Tío Aimilios), Markos Osse (Fanis niño), Thodoros Exarchos (Doctor).
Producción: Lilly Papadopoulou y Artemis Skouloudi.
Música: Evanthia Reboutsika.
Fotografía:
Takis Zervoulakos.
Montaje: George Mavropsaridis.
Dirección artística: Olga Leontiadou.
Vestuario: Bianca Nikolareizi.
Estreno en España: 19 Noviembre 2004.

 

CRÍTICA
por Julio Rodríguez Chico

La magia de lo que no se ve

  En la mejor tradición del cine gastronómico, el director griego Tassos Boulmetis nos ofrece un plato exquisito al paladar y agradable a la vista. Concebida como un cuento de tradición oral con tintes de realis-mo mágico, asistimos al viaje y recuerdos de un (g)astrónomo, que vuelve desde las estrellas del presente hasta la cocina de su infancia para descubrir esas cosas que no se ven pero que condimentan los platos, que hacen sabrosos y digeribles los contratiempos que la vida depara. Así, las especias y el amor vendrán a aportar el sabor de la esperanza en una vida más armoniosa y pacífica, sin marginaciones ni deportaciones.

  Un astrónomo de prestigio, Fanis, pre-para la llegada de su abuelo Vassilis a Atenas, tras más de treinta años de se-paración. En la espera, rememora sus consejos sobre los guisos y la vida, su primer amor con la niña Saime, la depor-tación de la comunidad griega de Estam-bul, los preámbulos de la boda de su tío Aimilios, los intentos de sus padres y de la gente “de uniforme” por encauzarle en la vida... Sin embargo, la enfermedad im-pedirá de nuevo que Vassilis abandone su tierra, de modo que sea Fanis quien salga a un reencuentro con el pasado y con la gente que más ha querido. Con carácter autobiográfico, esta invitación a soñar está cargada de nostalgia y sabor agridulce. Así es la vida y el amor, y ésa es la función de las especias que están en cada plato aunque pasen desa-percibidas. Realidades básicas y esenciales de la vida y de la comida, a las que hay que cogerles el punto adecuado y saber presentarlas con el debido decoro: amor, religiosidad, solidaridad, patriotismo, diá-logo... son valores de una vida que el protagonista entiende como un mirar el mapa e irse, hasta que se hace necesario mirarse al espejo y regresar... construyendo entonces una existencia sobre el compromi-so y la lealtad.

  La puesta en escena de esta deliciosa obra participa de la fantasía mágica que hace volar un paraguas rojo por los cielos, saborear un plato que se está preparando con fotogramas, oler una postal de la Acrópolis espolvoreada con azafrán o pasear por las exóticas calles de Estambul. Un mundo de ensoñación para los ojos de un espectador que reirá con los apuntes cómicos de su original familia o que se con-moverá con las despedidas o los bailes de esa niña turca para la que cocina un niño enamorado.

  El guión está construido de manera minuciosa y quizá algo pretenciosa y rígida, pues busca atar cabos y cerrar arcos tem-porales y sentimentales como si de órbitas planetarias se tra-tara; adquiere la estructura de un menú a base de entrantes, primeros y segundos platos para acabar con los postres, siempre condimenta-dos con un toque de canela que dé dulzura o con un poco de pimienta que aporte la fuerza necesaria. En este sentido, abunda el sentido metafórico de los objetos, profesiones o colores, siempre reforzando el mismo mensaje y los aspectos más sensoriales de una película agra-dable y muy humana. Resulta excelente una fotografía que llena de luz tamizada ese desván de cuento oriental, que sabe recoger los olores y frescor de cada plato, o que invita a soñar y evadirse de los problemas políticos y sociales; sin embargo, el recurso a la voz en off que va re-cordando el pasado y sacando a flote los sentimientos quizá resulte excesivo y reiterativo para el espectador.

  En definitiva, una lección sobre la vi-da, el amor y la política a través de la comida y de la historia de un niño que se hizo hombre sin poder llevarse a la boca los alimentos que más le gustaban, pero que supo apreciar el valor de la amistad, del sacrificio y de la lealtad. Y todo bien condimentado con un toque de humor amable para tratar situaciones adultas y dramáticas como las deportaciones o los desengaños amorosos de sus protago-nistas. Película llena de sensibilidad, que se ha comparado a "Cinema Paradiso" por sus aires nostálgicos y por el apren-dizaje de un niño –Fanis/Totó– de manos de un mayor lleno de cariño y sabiduría. Está siendo la película más taquillera de Grecia y será su candidata a los Oscar®. Gustará a quien busque rostros y sentimientos humanos en el cine, y quien sepa descubrir lo que no se ve porque no se cuenta.

Calificación:


Imágenes de "Un toque de canela" - Copyright © 2003 Village Roadshow Productions, Smallridge, Greek Film Centre, FilmNet, Cinegram, P. Papazoglou y MC2 Productions. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Un toque de canela"
Añade "Un toque de canela" a tus películas favoritas
Opina sobre "Un toque de canela" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Un toque de canela" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

La vida es un milagro (Zivot je cudo)     Eleni (Trilogia: To livadi pou dakrisi)     Sólo un beso (Ae fond kiss)     Buena vida - Delivery     Luna de Avellaneda

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2004 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.