49º SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
LA BUTACA - Revista de Cine


COBERTURA DE LA 49ª EDICIÓN DE LA SEMINCI
                                          22 - 30 Octubre 2004

 

 

 

 

 

 

 


 

PELÍCULAS   CRÓNICAS   PALMARÉS

EL MENSAJERO DEL MIEDO
(The Manchurian candidate)


Dirección: Jonathan Demme.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 132 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Denzel Washington (Ben Marco), Meryl Streep (Eleanor Shaw), Liev Schreiber (Raymond Shaw), Jon Voight (Senador Thomas Jordan), Kimberly Elise (Rosie), Jeffrey Wright (Al Melvin), Ted Levine (Coronel Howard), Bruno Ganz (Richard Delp), Simon McBurney (Dr. Atticus Noyle), Vera Farmiga (Jocelyn Jordan).
Guión: Daniel Pyne y Dean Georgaris; basado en el guión de George Axelrod; sobre la novela de Richard Condon.
Producción: Tina Sinatra, Scott Rudin, Jonathan Demme e Ilona Herzberg.
Música: Rachel Portman.
Fotografía:
Taki Fujimoto.
Montaje: Carol Littleton y Craig McKay.
Diseño de producción: Kristi Zea.
Dirección artística: Teresa Carriker-Thayer.
Vestuario: Albert Wolsky.
Estreno en USA: 30 Julio 2004.
Estreno en España: 12 Noviembre 2004.

 

CRÍTICA
por Julio Rodríguez Chico

Manipulación a cuatro bandas

  El director de "El silencio de los corderos" hace su propia campaña electoral con una nueva adaptación del film homónimo realizado por John Frankenheimer. Su historia apunta críticamente hacia el matrimo-nio entre las megacorporaciones económicas y los políticos en Esta-dos Unidos, con la aquiescencia de los medios de comunicación. Se-gún declaraciones suyas, el país vive actualmente atenazado por el miedo a nuevos ataques terroristas, y también por la pérdida de liberta-des civiles y del espíritu de la democracia, que ha quedado a merced de intereses económicos y ambiciones personales de poder.

  Para esta guerra particular en defensa de una mayor transparencia, Jonathan Demme da a Denzel Washington el papel de Marco, un comandante que sufre pesadillas desde su participación en la Guerra del Golfo, y que comienza a dudar de la verdad de su heroica actua-ción cuando el que fuera su sargento Shaw es presentado como can-didato a la vicepresidencia americana, bajo la tutela de la senadora que interpreta Meryl Streep, su peculiar y ambiciosa madre.

  Una historia de conspiración por el poder, de hilos ocultos y de alcantarillas políticas, en la que se lanzan dardos en-venenados contra el gobierno norteame-ricano, contra su política exterior y arma-mentística, contra su hipocresía y corrup-ción a todos los niveles, pues nadie que-da libre de sospechas. Todo comienza con la manipulación a través del control de la memoria, merced a adelantos gené-ticos y de neurocirugía de ciencia ficción que propician que uno no sea dueño de sus pensamientos, ni de sus recuerdos, ni de sus acciones. En estos sofistica-dos “lavados de cerebro” tenemos ya una clara alusión a la creación de opinión que medios de comunicación elaboran a diario –y que la pe-lícula pone su guinda con un final que aquí no desvelaremos– y de la falta de libertad que puede vivirse en la nación paradigma de la demo-cracia.

  A continuación, la creación de un candidato está servida en bandeja, una vez creado el perfil que necesita el pueblo: basta con dotarle del patriotismo necesario, hacer desaparecer a contrincantes que pudieran hacerle sombra o incorporar a su discurso unos cuantos eslóganes atrayentes. Si hay que sacrificar lo personal, ahí está la ambición de una madre que quiere ver a su hijo encumbrado en lo más alto del po-der. Estas y otras manipulaciones concatenadas denuncia Demme, que aquí se convierte en periodista de investigación, divulgador de ciencia ficción y salvador de las libertades.

  Sin embargo, aún cabe otra manipulación: la de la propia pelí-cula, de la que hay que dudar desde el momento en que parti-cipa de la misma maquinaria que lo criticado y no oculta sus ideas políticas. Cuando uno asiste a un espectáculo entretenido, con visos de veracidad porque el guión está bien construido y dosifica ade-cuadamente la información, cuando todo tiene su explicación porque el director se encarga de desvelarla y abrirnos los ojos, cuando todo es negro y apenas hay matices, entonces hay que dudar un poco de ello. Aunque la realidad sea complicada y existan esos intereses –tampoco vamos a ser ingenuos, ni a salir en defensa de nadie–, no resulta ho-nesto orientar toda la trama en una dirección tan acusada, en la que se entrevén prejuicios y objetivos particulares. Por eso, la película de Demme –como las de Moore– huele a podrido al aprovecharse de ma-nera tendenciosa para hacer su propia política, en momento y lugar oportuno.

  En el terreno estrictamente cinemato-gráfico, ya se ha dicho lo más que co-rrecta que está construida la historia, porque los estadounidenses son exper-tos en el arte de contar y entretener. Por otra parte, nadie va a descubrir a la pa-reja protagonista como actores de prime-ra línea, o la facilidad con que la música, fotografía o montaje logran despertar in-quietudes, crear miedos o levantar suspi-cacias. También en eso el thriller ameri-cano camina por un sendero muy trillado. La película gustará al gran público porque está bien realizada, incita a la reflexión crítica, y toca temas actuales como la guerra, la pér-dida de libertad o el miedo social. Habrá que tener cuidado de no caer en el escepticismo más absoluto, que nos llevaría a dudar hasta de nuestra propia personalidad y pensamiento.

Calificación:


Imágenes de "El mensajero del miedo" - Copyright © 2004 Paramount Pictures, Scott Rudin/Tina Sinatra Productions y Clinica Estetico Productions. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El mensajero del miedo"
Añade "El mensajero del miedo" a tus películas favoritas
Opina sobre "El mensajero del miedo" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El mensajero del miedo" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Caminos cruzados (Chemins de traverse)     Días de Santiago     Domicilio privado (Private)     Control (Kontroll)     Los chicos del coro (Les choristes)

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2004 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.