LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL MAQUINISTA
(The machinist)


Dirección: Brad Anderson.
País:
España.
Año: 2004.
Duración: 102 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Christian Bale (Trevor), Jennifer Jason Leigh (Stevie), Aitana Sánchez-Gijón (Marie), John Sharian (Iván), Michael Ironside (Miller), Larry Gilliard (Jackson), Reg E. Cathey (Jones), Anna Massey (Srta. Shike), James DePaul (Reynolds), Matthew Romero (Nicholas), Craig Stevenson (Tucker), Colin Stinton (Rogers).
Guión: Scott Kosar.
Producción: Julio Fernández.
Música: Roque Baños.
Fotografía:
Xavi Giménez.
Montaje: Luis de la Madrid.
Dirección artística: Alain Bainée.
Vestuario: Patricia Monné.
Estreno en España: 17 Diciembre 2004.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

Un alucinado y perturbador relato

  Cuando hace ya unos meses empezaron a aparecer las primeras imágenes de "El maquinista", aficionados y comentaristas de todo tipo no podían dejar de mostrar su asombro por el esquelético, ca-davérico look que mostraba su protagonista, un Christian Bale con treinta kilos de menos perdidos expresamente para este papel que se asemejaba más, con su rostro demacrado y sufriente y sus huesos pegados a la piel, a un superviviente de un campo de con-centración, a un sobrecogedor espectro, que a aquel musculoso y desequilibrado yuppy de "American psycho" por el que muchos le recordábamos. El anuncio de este nuevo relato de terror de corte psicológico tenía, además de este fascinante gancho, el atractivo de estar dirigido por Brad Anderson, un realizador que apenas unos años antes nos había regalado "Session 9", una más que in-teresante película de inquietante atmósfera e impactante resolución que ya ganó el premio al Mejor Director en el Festival de Sitges, un festival que ha distinguido en su última edición "El maquinista" con sendos premios a la Mejor Fotografía para Xavi Giménez y a la Mejor Interpretación Masculina para Christian Bale.

  "El maquinista" es una película sobre el poder del subconsciente, un paseo alucinado por la mente de Trevor, el atormentado prota-gonista de la historia, un operario que lleva según confesión propia casi un año sin dormir y al que esa deses-perada situación le ha llevado a un progresivo declive físico y mental cu-yos efectos son perfectamente visi-bles. Trevor parece sufrir de alucina-ciones, vive en un perpetuo estado en-tre la vigilia y el sueño y sus obsesio-nes, sus recuerdos y sus percepcio-nes parecen estar en continua confu-sión en una vida que más parece una pesadilla sin fin. Desde ese punto de vista podría afirmarse que "El maquinista" es una película cuyas claves se insertan en el género del terror psicológico y más concretamente en aquellas historias en las que se juega con la dualidad entre lo vivido y lo soñado, entre lo real y lo simplemente percibido por una mente en la que no se sa-be muy bien a ciencia cierta si se puede confiar. En realidad no nos hallamos muy lejos de los territorios que Anderson ya explora-ra con su anterior película "Session 9": el espectador ve la realidad a través de los ojos de Trevor, lo que le lleva a cuestionarse conti-nuamente la verosimilitud de lo que percibe, más cuando progresi-vamente al protagonista le van sucediendo cosas cada vez más inexplicables y su paranoia va en aumento, viendo enemigos por to-das partes y persiguiendo a personajes esquivos y misteriosos.

  Lo verdaderamente interesante de esta producción completamen-te española de la Filmax es cómo Brad Anderson consigue que todos los elementos de la película, ya sea la espléndida interpreta-ción de su elenco, la tenebrosa fotografía de Xavi Giménez, la cui-dada música de Roque Baños o un diseño de producción que re-crea una fascinante estética industrial, estén al servicio de una his-toria que se desarrolla con un interés siempre creciente por parte del espectador, deseoso de saber la verdad sobre lo que está ocu-rriendo, que tiene la inteligencia de huir de estrambóticos golpes de efecto y que se preocupa mucho más por recrear una atmósfera in-quietante donde tienen perfecta cabida los delirios de su protago-nista sin que por ello se resienta la credibilidad del conjunto, entre otras cosas porque "El maquinista" es un film que posee un rigor narrativo bastante inusual en otras recientes producciones de corte fantástico, un rigor que se agradecerá y mucho por parte del espec-tador harto de vacíos efectismos. Algo que hay que agradecer sin duda al buen hacer de su director.

  Brad Anderson construye su thri-ller con elegancia y con mucha in-teligencia, preocupándose por en-contrar un equilibrio entre los re-ferentes de cine clásico por los que se mueve y algunos elemen-tos del cine de terror psicológico más reciente. Así, no resulta difícil rastrear influencias de Hitchcock en la forma en la que Trevor se enfrenta a lo que considera una conspiración or-questada contra él, si bien la espeluz-nante estampa y el inestable compor-tamiento del personaje interpretado (de forma magnífica más allá de su aspecto, todo hay que decirlo) por Christian Bale hacen que no sea precisamente fácil la identificación con el personaje por parte del espectador. Pero si hay un autor clásico al que hacer referencia viendo "El maquinista", ése no es otro que Roman Polanski: "El quimérico inquilino", pero, sobre to-do, "Repulsión" son obras que vienen a la mente contemplando ese universo esquizoide en el que las fronteras entre lo real y lo imagi-nario se difuminan con pasmosa facilidad. Por otra parte, no con-viene dejar de lado las posibles influencias que hayan tenido coetá-neos como Christopher Nolan (doblemente citado respecto a la es-tructura y ritmo muy calculado de la historia, deudora de "Memen-to" en algunos pasajes, y a los temibles efectos que el insomnio puede causar en sus víctimas, como ya le sucedía a Al Pacino en la película del mismo nombre) o Darren Aronofsky, aunque, de igual forma, si hay que buscar paralelismos claros con algún autor deter-minado, podríamos decir a la vista de las implicaciones de la culpa y los monstruos que puede crear el subconsciente que "El maqui-nista" tiene muchos puntos en contacto con gran parte de la filmo-grafía de David Lynch y más concretamente con "Carretera perdida" o "Mulholland Drive", con las que comparte esa malsana mirada a una realidad tan áspera como sofocante de la que no se puede es-capar.

  Pues pese a que todas estas referencias podrían dar lugar a un producto indigesto, Brad Anderson se maneja de maravilla con el material que tiene entre manos, sabiendo dar el toque justo en ca-da momento. No hay más que ver esa ominosa fábrica a la que Tre-vor transporta todas sus obsesiones o esa pesadillesca atracción de feria para darse cuenta que al director le interesa mucho más la recreación de una atmósfera o un universo particular que el desarrollo de la historia que está contando, aunque en ningún momento descuide su rigor narrativo. Otra prueba de ello son las pistas que no pasarán desapercibidas al espectador más atento, hasta tal punto que la resolución final de la historia con Anderson encajando las piezas del puzzle puede dejar frío a más de uno, ya que si bien "El maquinista" podría inscribirse en esa tendencia reciente de cierto cine fantástico de obligar a repasar lo ya visto, la propia historia ofrece suficientes elementos para que ese final no tenga la contundencia o la capacidad de sorprender que podría presuponérsele por su brillante desarrollo, lo cual hasta cierto punto no es tanto un defecto como una virtud en la medida que hay una voluntad por parte del director de anteponer esa evo-lución de la historia y esa creación de atmósferas a manidos efec-tismos.

  Hay que hacer una referencia eviden-te al magnífico trabajo de los actores, desde la angustiosa (e intuimos que dolorosa, por todo lo que implica) composición de Bale, sin la cual la película no podría sostenerse, al siempre efectivo trabajo de Jennifer Jason Leigh, espléndida en su papel de comprensiva prostituta o al impor-tante papel que juega Aitana Sán-chez-Gijón como camarera de esa desangelada cafetería de aeropuerto a la que Trevor acude en busca de algo de calor y consuelo en medio de su agobiante peripecia. Quizás "El maquinista", si se la mira objetiva-mente, no ofrece una historia excesivamente original pero, siendo justos, hay que reconocer que es un film inteligente que juega bien sus bazas. Y convence, vaya que si convence.

Calificación:


Imágenes de "El maquinista" - Copyright © 2004 Castelao Producciones y Filmax Group. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El maquinista"
Añade "El maquinista" a tus películas favoritas
Opina sobre "El maquinista" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El maquinista" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Hipnos     El bosque (The village)     Madhouse     Young Adam     Cámara oscura

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos