LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL GRAN GOLPE (AFTER THE SUNSET)
(After the sunset)


cartel
Dirección: Brett Ratner.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 97 min.
Género: Comedia, acción.
Interpretación: Pierce Brosnan (Max Burdett), Salma Hayek (Lola), Woody Harrelson (Stan), Don Cheadle (Mooré), Naomie Harris (Sophie), Chris Penn (Fence), Russell Hornsby (Jean-Paul), Troy Garity (Luc), Kate Walsh (Sheila), Michael Bowen.
Guión: Paul Zbyszewski y Craig Rosenberg; basado en un argumento de Paul Zbyszewski.
Producción: Beau Flynn, Tripp Vinson, Jay Stern y Patrick Palmer.
Música: Lalo Schifrin.
Fotografía:
Dante Spinotti.
Montaje: Mark Helfrich.
Diseño de producción: Geoffrey Kirkland.
Vestuario: Rita Ryack.
Estreno en USA: 12 Noviembre 2004.
Estreno en España: 22 Abril 2005.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

De ladrones y paisajes exóticos

  A estas alturas nadie pone en duda que las películas protagonizadas por ladrones que llevan a cabo robos más o menos sofisticados pueden consi-derarse un género en sí mismo, con todo lo que eso supone respecto a la amplia variedad de robos que nos han sido mostrados en pantalla, las infini-tas motivaciones y personalidades tanto de los criminales que los come-ten como de los defensores de la ley que persiguen a éstos y, por supues-to, esos, parece que inevitables, giros del argumento que retuercen la trama hasta límites inimaginables buscando sorprender al cada vez más curtido espectador. Precisamente por eso las últimas tendencias del género transitan por caminos que apuestan por poner algo me-nos de énfasis en sus aspectos más habituales para coquetear de manera indisimulada con la comedia, la acción desenfrenada e in-cluso, llegando a algunos extremos, limitarse a apostar por el atractivo de su reparto, dejando que el golpe en sí carezca de la más mínima importancia, como sucedía en la reciente y muy de-cepcionante "Ocean’s twelve".

  Todo ello responde a un lógico agotamiento del género y posible-mente esto sea algo que haya preocupado bastante a los respon-sables de "El gran golpe", absurdo, una vez más, título en España del mucho más certero "After the sunset", a juzgar por la indefini-ción de tono en el que se mueve (basculando continuamente entre la comedia, el romance y una mínima acción) esta pelí-cula un tanto rutinaria protagonizada por una pareja de ladrones de guante blanco a un paso de disfrutar de un bien ganado retiro en una paradisíaca isla del Caribe, y a los que se les cruza, cómo no, la posibilidad de dar un último golpe en forma de jugoso diamante, mientras un agente del FBI que ha sido sistemáticamente puesto ridículo por la pareja, les sigue los pasos de cerca. Pierce Bros-nan, cuyo único éxito comercial relevante fuera de la franquicia Bond en los últimos años fue precisamente otra película del género ("El secreto de Thomas Crown", irregular pero a ratos logrado rema-ke de la película de Norman Jewison del mismo título), y una Sal-ma Hayek que tras su apuesta personal en "Frida" parece no tener mucha más opción que seguir encauzando su carrera por papeles en películas comerciales que no aportan mucho más a lo hasta ahora demostrado, conforman esta pareja de ladrones que ya han conseguido aquello a lo que supuestamente aspiran todos los que ejercen su "profesión": suficiente dinero para vivir no ya cómoda-mente, sino de una forma incluso lujosa, y un lugar tranquilo y pa-radisíaco donde disfrutar de ese "dolce far niente" hasta el fin de sus días. Todo un sueño, vaya.

  Sin embargo, y como queda meridia-namente claro al comienzo de la pelí-cula —tras una divertida escena intro-ductoria, propia de las películas de Bond, en la que se escenifica el últi-mo golpe de la pareja y la humillación a la que es sometido el personaje de Woody Harrelson, el agente del FBI encargado de custodiar el diamante que ambos roban—, una vida como la descrita puede no resultar tan atracti-va como parece y es que, como muy bien demuestra Max, ¿cuántas no-ches seguidas puede uno cenar lan-gosta sin acabar harto de tanto crus-táceo? ¿Cuántas noches seguidas puede uno acostarse con Sal-ma Hayek sin...? Bueno, esto último dejémoslo estar. El caso es que mientras Lola solo desea pasar el mayor tiempo posible con su amado Max viendo puestas de sol y disfrutando de su retiro, éste tiene aún metido dentro el gusanillo del más difícil todavía y, aun-que en realidad no tiene ninguna necesidad de hacerlo, diversas cir-cunstancias parecen empujarlo a dar ese último golpe.

  Lo más novedoso de una película de desarrollo tan previsi-ble es quizás la complicidad que se establece entre el ladrón Max y el agente Stan, un Woody Harrelson un punto menos inso-portable de lo que acostumbra. Éste, en su afán de recuperar la es-tabilidad perdida por culpa de sus sucesivos fracasos, se presenta a cara descubierta en la isla y se dedica a seguir tan de cerca las andanzas de la pareja que acaba convirtiendo su cada vez más es-trecha relación con Max en un más que inocente y estúpido juego del gato y el ratón. Mientras tanto, se deja seducir por los encantos de las Bahamas, la mejor de las cuales es una guapa chica-florero (la agente de policía local Sophie, encarnada por una guapísima Naomie Harris, a la que recordamos como aquella superviviente de "28 días después") cuya presencia en pantalla es tan testimo-nial como la de ese desaprovechado Don Cheadle, que interpreta a un mafioso local con el suficiente cinismo como para decir que desea conseguir el diamante para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la isla mientras afirma sin rubor que está con-virtiendo un antiguo hospital infantil en “un centro de entrenamiento paramilitar que dará muchos beneficios en el futuro”.

  Brett Ratner, al que le ha caído en suerte la ingrata tarea de estar detrás de la cámara en un producto como éste, tan condenado desde su guión al fracaso, es al menos consciente de que su papel debe consistir en hacer lo menos posible para interferir en el desarrollo normal de las cosas, y se limita a sacar partido de lo que tiene delante: registra los evidentes atracti-vos de la vida en las Bahamas con al-guna que otra toma de esas que te hacen desear cruzar la pantalla para disfrutar de los encantos de ese paraí-so, o se deleita en ofrecernos las ver-tiginosas curvas de una Salma Hayek que hace un despliegue de su atractivo que un servidor no recuerda tan contundente desde su inolvidable baile de "Abierto hasta el amanecer" (lo que no le ayu-dará precisamente a evitar la imagen de ser poco más que una mu-jer impresionante), mientras Pierce Brosnan parece aburrirse de ha-cer una vez más de sí mismo, con las mismas cosas positivas y negativas de siempre, y Harrelson... bueno, Harrelson parece pa-sárselo igual de bien que su personaje con estas vacaciones paga-das en Las Bahamas. Supongo que debió ser, de todos los inte-grantes del proyecto, el que más rápidamente cayó en la cuenta de que no hacía falta esforzarse demasiado porque no había mucho que se pudiera hacer para salvar el filme.

  Como apuntaba al principio, la película se esfuerza por ofrecer alguna alternativa a los lugares comunes del género apun-tando algunas ideas que, desarrolladas de otra forma, quizás hubieran podido dar lugar a un producto un poco más intere-sante. Ratner intenta sin demasiado empeño potenciar los aspec-tos cómicos e incluso la vertiente romántica del relato, pero su es-fuerzo queda reducido a un par de situaciones propias de la come-dia de enredo que apenas logran arrancar la sonrisa y un par de tó-picos sobre la imposibilidad de la pareja protagonista de conciliar los deseos de uno y otro que no merecen mayor comentario. Así las cosas —y viendo que tampoco puede uno agarrarse a la ejecu-ción del golpe, cuyo éxito se sustenta en un par de ideas tan estú-pidas que obligan al espectador a mirar para otro lado para no mo-rirse de vergüenza ajena, ni al más que previsible giro argumental del final— quizás lo mejor que puede decirse de "El gran golpe" es que distrae sin llegar a aburrir por completo, que Ratner narra de forma harto sencilla atendiendo a las necesidades de una simple película de entretenimiento intrascendente (es decir, sin pretender en ningún momento vender más que lo que tiene entre manos) y que sólo el indudable atractivo (físico, claro) de Brosnan y la exube-rante Hayek hace algo más llevadero el tiempo invertido en esta pe-lícula condenada al olvido en el mismo instante en el que uno aban-dona la sala.

Calificación:


Imágenes de "El gran golpe (After the sunset)" - Copyright © 2004 New Line Cinema, Firm Films, ContraFilm, Rat Entertainment y Brett Ratner Films. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El gran golpe"
Añade "El gran golpe" a tus películas favoritas
Opina sobre "El gran golpe" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El gran golpe" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sahara     Be cool     R2 y el caso del cadáver sin cabeza     Asalto al distrito 13 (Assault on precinct 13)     El vuelo del Fénix (Flight of the Phoenix)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos