LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

REENCARNACIÓN (BIRTH)
(Birth)


Dirección: Jonathan Glazer.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 100 min.
Género: Drama, misterio.
Interpretación: Nicole Kidman (Anna), Lauren Bacall (Eleanor), Danny Huston (Joseph), Anne Heche (Clara), Cameron Bright (Sean), Arliss Howard (Bob), Peter Stormare (Clifford), Ted Levine (Sr. Conte), Cara Seymour (Sra. Conte), Alison Elliot (Laura), Zoe Caldwell (Sra. Hill), Novella Nelson (Lee).
Guión: Jean-Claude Carrière, Milo Addica y Jonathan Glazer.
Producción: Jean-Louis Piel, Nick Morris y Lizie Gower.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía:
Harris Savides.
Montaje: Sam Sneade y Claus Wehlisch.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Dirección artística: Jonathan Arkin.
Vestuario: John Dunn.
Estreno en USA: 29 Octubre 2004.
Estreno en España: 25 Febrero 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Escéptica paranormal

  Jonathan Glazer saltó de la realización de videoclips al cine con "Sexy beast", un largometraje recibido con discreción que escon-día, bajo un aparente thriller criminal sobre mafiosos con puntuales atisbos cómicos, un estimable estudio dramático de personajes perseguidos por su historia, estupendamente interpretados por aquel reducido reparto encabezado por Ray Winstone y Ben Kings-ley. Aunque con "Reencarnación (Birth)" parezca haber cambiado por completo de tercio, seguimos en el terreno pantanoso de las falsas apariencias, pues Glazer nos vuelve a ofrecer, aunque desde diferentes coordenadas narrativas y estilísticas, otro atípico sus-pense que ahonda de nuevo en los conflictos interiores de un per-sonaje que, aun tratando de rehacer su vida, no logra liberarse de su pasado.

  En "Reencarnación (Birth)", cuyo guión cuenta con la coparticipación de Milo Addica ("Monster's ball") y el reputadísimo Jean-Claude Carrière, Nicole Kidman se pone en la piel de Anna, una inteligente  y atractiva mu-jer de origen acomodado que perdió a su marido, Sean, hace diez años. Después de haber conseguido supe-rar aquella muerte repentina, Anna ha iniciado un nuevo capítulo sentimental con Joseph (Danny Huston), con quien está a punto de contraer matri-monio. Una noche, mientras la familia celebra el cumpleaños de su madre Eleanor (Lauren Bacall), un niño desconocido (Cameron Bright) se presenta de improvisto en su lujoso apartamento e insiste en hablar con Anna a solas. El pequeño le revela entonces que él es Sean, su esposo, y le pide que no se case con Joseph. Al princi-pio, el selecto grupo recibe aquella noticia con despreocupación, creyendo que se trata de una broma o de una excentricidad del crío. Sin embargo, el joven Sean parece conocer algunos detalles que sólo el fallecido Sean podría saber. Estas claves que no pue-den ser simple fruto de la casualidad y su obstinación en perseguir a Anna, lograrán convencerla de que se encuentra delante de su esposo reencarnado...

  Resulta arriesgado comparar este inclasificable trabajo con cual-quier otro largometraje precedente que haya abordado el tema de la reencarnación o de la presencia sobrenatural de un ser querido, pues no conduciría más que a confundir al lector. "Reencarnación (Birth)" no podría estar más alejada en tono y planteamiento de la disparatada comedia de Emile Ardolino "El cielo se equivocó" o del popular melodrama romántico de Jerry Zucker "Ghost", por más que compartan unos puntos en común, y aunque no han pasado desapercibidos sus paralelismos con el clásico "La semilla del dia-blo" de Roman Polanski, debido a que Nicole Kidman luce un corte de pelo similar al de Mia Farrow, a su emplazamiento en un edificio de pisos señorial y al entorno familiar en que transcurre la acción, "Reencarnación (Birth)" es mucho menos explícita, terrorífica y acuciante que aquélla. Nos encontramos, en cambio, delante de una película con más regusto europeo que norteamericano y que, a pesar de la primera impresión que pueda evocar, no es en absoluto una cinta de terror; de hecho, tiene menos de misterio paranormal que de intrigante fábula dramática que sondea las repercusiones psicológicas que desencadena la irrup-ción de un acontecimiento inexplicable en el curso cotidiano de unos personajes que se rigen por la razón.

  No quiero destapar demasiados por-menores sobre una trama que desde el comienzo, a través de una magnífi-ca introducción que sigue a un hom-bre practicando jogging en un parque nevado, contraponiendo a continua-ción su muerte con un nacimiento, parece estar apuntando al tema de la reencarnación desde los códigos del miedo, pero que después toma el rumbo del suspense psicológico y del romance metafísico para, finalmente, tras emprender un decisivo giro, ofre-cer una interpretación mucho más re-alista de cuento moral —que no mora-lista—. Honestamente, se me escapan cuáles eran las auténticas intenciones de "Reencarnación (Birth)"  y eso, al menos, se ha de reconocer que es un elemento importante para considerar si un film ha alcanzado o no su objetivo. Su desenlace no ayuda en exce-so a aclarar los propósitos de la película, si acaso no los confunde todavía más, pues es lo suficientemente abierto y ambiguo como para aumentar las dudas, planteando dos posi-bles alternativas, ninguna de las cuales encaja por entero con los hechos, y una tercera a la que el guión no presume señalar. Des-conozco si el interés de sus autores se limitaba a sostener un mis-terio pasajero, en cuyo caso no resultaría satisfecho por su conclu-sión, a reflexionar sobre los indestructibles lazos románticos o acerca de las posibilidades que se hallan más allá de la muerte, o —me inclino por esto último— a retratar cómo una persona culta, inteligente y de mentalidad escéptica es capaz de ceder a la sin-razón de los sentimientos por delante de la lógica y las evidencias empíricas. En este último sentido, cuesta entender el alcance de la encendida polémica que se originó a raíz de ciertas escenas pro-tagonizadas por Nicole Kidman y Cameron Bright, ya que éstas es-tán conducidas con tanto tacto y maternalismo que lo difícil es en-contrar en ellas algún asomo de corte lúbrico.

  En lo que no cabe ninguna duda es que se trata de una rara avis tan escurridiza como extrañamente atractiva, que desmante-la las convenciones y lugares comunes del género tal y como son entendidas por la tradición comercial hollywoodiense. No sólo por su tiempo relajado, por la ausencia de sobresaltos, efectos especiales y acción, porque en lugar de disponer de un fi-nal cerrado y resolutivo entrega uno completamente abierto a la es-peculación, o porque su intriga se apoya, en cambio, en el flujo na-rrativo y en la escasez de explicaciones, sino porque, contraria-mente a lo establecido, sus posicionados protagonistas son seres lógicos, de pensamiento científico, preocupados por la compostura y la reputación, difícilmente predispuestos a aceptar con facilidad la naturaleza sobrenatural de cualquier acontecimiento, de modo que el enigma que planea sobre el film es todavía más potente y pertur-bador.

  Si bien su fondo puede ser cues-tionable, "Reencarnación (Birth)" debe su evidente  capacidad de magnetis-mo y sugestión a la imaginativa forma en que está contada, verdadera artífi-ce del suspense latente que como una corriente subterránea atraviesa la película. Con un aprecio por la estéti-ca visual notorio, esta obra es sobre todo un excelente ejercicio de na-rración, elegante, preciso y esti-mulante, que recuerda poderosa-mente al Stanley Kubrick de traba-jos como "Eyes wide shut".  De fac-tura suntuosa, la creativa dirección de Glazer hace un meticuloso empleo de la cámara, de la ubicación de los personajes en los espacios, y del juego de ruidos, silencios y música —compuesta por Alexandre Desplat para desembo-car, mediante un ritmo suspendido en lo imprevisible, en un clima hipnótico donde la tensión se puede palpar.  Un estilo de relatar que crea una atmósfera cerrada a camino de lo real y lo irreal, lími-te más que propicio para situar esta insólita historia en el umbral de lo posible. Pautada por el predominio de los escenarios interio-res con iluminación artificial y por un cromatismo de verdes, crudos y blancos, la fotografía de Harris Savides incita a idénticos propó-sitos.

  Las excelentes actuaciones del elenco, milimétricamente ajusta-do al tono turbio pero costumbrista de la película, es otro de los grandes puntales sin los cuales no se sostendría "Reencarnación (Birth)". Al lado de intérpretes de solvencia contrastada como una estupenda Anne Heche en el rol de misteriosa amiga de la pareja, Peter Stormare, Arliss Howard, Ted Levine o la gratamente recuperada Lauren Bacall, despunta su protagonista femenina, una Nicole Kidman natural y exacta en su papel de joven viuda bienestante sometida a la presión de un dilema que se escapa a la razón, cuya interpretación pivota en la expresividad de su rostro —el momento en que deja traslucir su convencimiento en torno a la identidad del niño, durante un concierto de música clásica, es uno de los más destacados del film— y sin la cual la cinta perdería considerable credibilidad; y el pequeño Cameron Bright, que con su solemne y huraña presencia convence en sus dos posibles facetas.

  Una bizarra e inusitada muestra de misterio psicológico que ex-plora en las fronteras de lo razonable, donde la deliberada realiza-ción de Glazer, el atrayente estilo visual y las acertadas interpreta-ciones superan las evidentes limitaciones de un argumento capri-choso de escurridizas intenciones, envolviendo al espectador en una atmósfera hechizante y prolongando la intriga más allá de su fi-nal. Dejará insatisfechos a quienes busquen un film de género al uso, y será una película que a todas luces dividirá al público y dará que hablar tras la proyección.

Calificación:


Imágenes de "Reencarnación (Birth)" - Copyright © 2004 New Line Cinema, Lou Yi Inc. y Academy Productions. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Reencarnación (Birth)"
Añade "Reencarnación (Birth)" a tus películas favoritas
Opina sobre "Reencarnación (Birth)" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Reencarnación (Birth)" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La memoria de los muertos (The final cut)     Obsesión (Wicker Park)     El maquinista (The machinist)     El despertar (The I inside)     El enviado (Godsend)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos