LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

REENCARNACIÓN (BIRTH)
(Birth)


Dirección: Jonathan Glazer.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 100 min.
Género: Drama, misterio.
Interpretación: Nicole Kidman (Anna), Lauren Bacall (Eleanor), Danny Huston (Joseph), Anne Heche (Clara), Cameron Bright (Sean), Arliss Howard (Bob), Peter Stormare (Clifford), Ted Levine (Sr. Conte), Cara Seymour (Sra. Conte), Alison Elliot (Laura), Zoe Caldwell (Sra. Hill), Novella Nelson (Lee).
Guión: Jean-Claude Carrière, Milo Addica y Jonathan Glazer.
Producción: Jean-Louis Piel, Nick Morris y Lizie Gower.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía:
Harris Savides.
Montaje: Sam Sneade y Claus Wehlisch.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Dirección artística: Jonathan Arkin.
Vestuario: John Dunn.
Estreno en USA: 29 Octubre 2004.
Estreno en España: 25 Febrero 2005.

 

CRÍTICA
por Javier Quevedo Puchal

El sueño de la razón produce dudas

  Aún conservo en mi memoria, como un recuerdo divertido y morboso a la vez, las caras de espanto de la mayo-ría de espectadores mientras se en-cendían las luces de la sala donde se acababa de exhibir "eXistenZ", en los difuntos cines Casalta de Castellón. Sin duda, el 90% había acudido con la insensata esperanza de encontrar-se con un divertimento futurista a lo hermanos Wachowski y, claro, con lo que se topó fue con una obra de David Cronenberg. ¿Puede haber algo más peligroso, por tanto, que entrar desin-formado a ver una película? Por supuesto: entrar directamente en-gañado. Se hace necesario preguntarse, sobre todo después de ver "Reencarnación (Birth)", si realmente merece la pena tomarle el pe-lo al espectador con tal de que pase por taquilla. Es decir, quizás el primer fin de semana la artimaña rinda a todo trapo y se obtenga una recaudación más o menos suculenta pero, ¿seguirá funcionan-do la estratagema igualmente el segundo fin de semana? Al menos como experimento sociológico, podría haber resultado interesante ver la cara que se les quedó a los espectadores que pasaron por taquilla el primer fin de semana de proyección de "Reencarnación (Birth)" atraídos por la campaña publicitaria de la película. Una campaña publicitaria que prometía, al menos aquí en España, un electrizante thriller paranormal: me remito a ese cartel con predomi-nio del color negro y la cara expectante de Nicole Kidman semio-culta por una silueta misteriosa, ese rebautizar del "Nacimien-to" ("Birth") original bajo un más impactante "Reencarnación", o ese breve spot televisivo en el que, no contentos con haber sacado de contexto determinados cortes para dar la impresión de que se trataba de una película de suspense o incluso terror, una voz en off hace una sonrojante mención a "Los otros".

  Sin embargo, lo cierto es que incluso el propio punto de partida de la película es lo bastante ambiguo como para dar pie a malentendi-dos: Anna (Kidman), una mujer de clase acomodada, perdió a su marido hace diez años y, ahora que por fin parece haber empezado a superar la muerte de éste, accede a casarse con Joseph (Danny Huston), el hombre que la ha estado cortejando pacientemente du-rante los últimos tres años. Sin embargo, una noche aparece en el lujoso apartamento de Anna un niño (Cameron Bright) que solicita hablar a solas con ella. Anna acepta divertida y, sólo entonces, el muchacho le confiesa que es la reencarnación de su difunto mari-do, para inmediatamente advertirle que cometerá un grave error si se casa con Joseph. Anna se muestra escéptica e incluso molesta ante lo que considera una broma de mal gusto... al menos hasta que el niño empieza a demostrarle que conoce detalles demasiado precisos de aquella relación como para que todo sea una farsa.

  Aun con todo, lo que Jonathan Glazer propone con ésta su se-gunda película no es ni por asomo un ejercicio de suspense para-normal. De hecho, la película en sí se muestra bastante honesta desde el principio: sobre la pantalla fundida en negro, la voz en off del marido de Anna bromea en una conferencia en torno a la idea de la reencarnación y, acto seguido, arranca la acción con ese pla-no larguísimo en el que seguimos al conferenciante haciendo foo-ting a lo largo de un parque cubierto de nieve, todo ello envuelto en una inspirada banda sonora de Alexandre Desplat que, dicho sea de paso, no podría estar más alejada de los cánones típicos del ci-ne de suspense. Con todos estos elementos sobre la mesa, ya se nos está dejando bastante patente que la de Glazer será una pelí-cula sustentada sobre los detalles. No en vano, ¿cuántas cintas contemporáneas se atreverían a dedicar, durante una escena en un concierto de música clásica, casi dos minutos tan sólo a observar el desasosiego interno en un primer plano fijo del rostro de su pro-tagonista, incluso aunque ese rostro sea uno tan bello como el de Nicole Kidman? Sin embargo, tampoco es ni de lejos un drama ro-mántico ni una comedia metafísica, posibilidades a las que perfec-tamente nos podría haber abocado  el material base, por muy có-modas y manidas que ambas estén. Nada que ver, en cualquier ca-so: "Reencarnación (Birth)" prefiere ser un oscuro cuento mo-ral de raíces fantásticas, sutilmente erótico por momentos y profundamente cerebral en la mayoría, real y onírico a la vez, con un sentido del humor tan perverso y soterrado que uno lo imaginaría digno de un relato de Angela Carter.

  Quizás el mayor handicap de la pro-puesta (si obviamos, una vez más, la desquiciada campaña publicitaria con que nos han obsequiado en España) radique en lo resbaladizo de la mate-ria a tratar y, aún más, en ese tono de cuento moral perverso por el que los guionistas han preferido decantar-se. De todos modos, me quito el sombrero ante la valentía de atreverse con una historia como ésta, que po-dría haber caído en el ridículo más bo-chornoso a la primera de cambio. Y me quito aún más el sombrero no só-lo ante la pretensión de otorgar al producto un aire serio y culto que invite a la reflexión sino, ¡chapeau!, porque a ratos lo consigue de forma insospechada. A ello contribuyen decisivamente no sólo es-cenas tan afortunadas y creíbles como la conversación que mantie-ne Anna con el niño sentada al borde de la bañera, en el tercio final de la película, sino unas interpretaciones que refuerzan esa ve-rosimilitud de la que la película se resiente necesariamente. Como de costumbre, a destacar Nicole Kidman, que confirma una vez más su gusto por los tour de force interpretativos con este pa-pel arriesgado y cuajado de matices, al que muy pocas actrices americanas se atreverían a hincar el diente. También Anne Heche deja una huella más profunda que su mera presencia, haciéndose cargo de un rol secundario a simple vista sencillo pero que, tras un giro argumental inesperado, entra en una dimensión tan compleja como la de la misma protagonista. Por su parte, Cameron Bright imprime a su papel de una personalidad muy marcada, un logro más que loable para un niño con la difícil tarea de interpretar a un adulto desesperadamente enamorado e intermitentemente cruel. ¿Y qué decir de Lauren Bacall? Pese a que parece ya resignada a que su mera presencia sea más que suficiente y aunque, efecti-vamente, en "Reencarnación (Birth)" es incluso más puramente testimonial de lo que ya lo fue en "Dogville", aún así hay que reco-nocer que tener a "la Flaca" en una película siempre sube el nivel en un grado.

  En conclusión, ¿es recomendable "Reencarnación (Birth)"? Sí y no. Lo es para todos aquellos que estén dispuestos a sumergirse en una película serenamente alucinada y agradablemente imperfecta, onírica y provocativa (en algún sitio se tenía que no-tar la mano del co-guionista Jean-Claude Carrière), de ritmo pau-sado y básicamente contemplativo, más dispuesta a abrir interro-gantes con elegancia que a responderlos a trompicones. Para to-dos los demás, desde luego, mejor esperen lo próximo de Night Shyamalan.

Calificación:


Imágenes de "Reencarnación (Birth)" - Copyright © 2004 New Line Cinema, Lou Yi Inc. y Academy Productions. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Reencarnación (Birth)"
Añade "Reencarnación (Birth)" a tus películas favoritas
Opina sobre "Reencarnación (Birth)" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Reencarnación (Birth)" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La memoria de los muertos (The final cut)     Obsesión (Wicker Park)     El maquinista (The machinist)     El despertar (The I inside)     El enviado (Godsend)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos