LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

TIERRA DE ABUNDANCIA
(Land of plenty)


Dirección: Wim Wenders.
Países:
USA y Alemania.
Año: 2004.
Duración: 118 min.
Género: Drama.
Interpretación: John Diehl (Paul), Michelle Williams (Lana), Shaun Toub (Hassan), Wendell Pierce (Henry), Richard Edson (Jimmy), Burt Young (Sherman), Yuri Z. Elvin (Oficial Elvin), Jeris Lee Poindexter (Charles), Victoria Thomas (Reportera), Rhonda Stubbins White (Dee Dee), Bernard White (Youssef).
Guión: Michael Meredith y Wim Wenders; basado en un argumento de Wim Wenders y Scott Derrikson.
Producción: In-Ah Lee, Samson Mücke, Gary Winick y Jake Abraham.
Música: Thom & Nackt.
Fotografía: Franz Lustig.
Montaje: Moritz Laube.
Diseño de producción: Nathan Amondson.
Vestuario: Alexis Scott.
Estreno en USA: 19 Abril 2005.
Estreno en España: 8 Abril 2005.

 

CRÍTICA
por Julio Rodríguez Chico

La otra cara del amigo americano

  Todos los estadistas están de acuerdo en que los atentados del 11 de septiembre modificaron el marco de convivencia. Su influjo en el cine —y la vocación de éste como espejo de los cambios socia-les— quedó pronto reflejado en un puñado de películas, algunas de dudosa imparcialidad y con un tono beligerante contra la política de la Administración estadounidense ("Fahrenheit 9/11"). Por eso re-sulta interesante conocer la percepción de esa transformación des-de una mirada europea, máxime cuando ésta goza de una profunda formación intelectual y de un contrastado conocimiento del hombre, como es el caso del alemán Wim Wenders ("Cielo sobre Berlín").

  Dos años después de los atentados de las Torres Gemelas, Lana —una joven cristiana, idealista y servicial— vuelve a su país des-pués de vivir con sus padres misioneros en África, Asia e Israel. Llega a Los Ángeles para trabajar en un dispensario de comida, y también para conocer a su tío Paul y entregarle una carta póstuma de su madre. Paul es un militar veterano, traumatizado tras la gue-rra de Vietnam, que ahora investiga —de manera obsesiva— a cualquier sospechoso de terrorismo islámico. El asesinato de un árabe al salir de la Misión en que trabaja Lana supondrá el encuen-tro de tío y sobrina a lo largo de una labor de investigación o de so-lidaridad respectivamente, y acabará convirtiéndose en el principio de su liberación de miedos e incertidumbres.

  Aunque el propio director ha declara-do que su película se enmarca en la línea ideológica de Michael Moore, lo cierto es que el resultado rebasa am-pliamente la visión política de éste pa-ra profundizar en los dramas humanos de unos ciudadanos que han perdido el control de sus vidas, que por prime-ra vez han sentido el miedo en su pro-pio país, y que han reaccionado con una ingenuidad y desconcierto propio de su juventud. Es un pueblo que, en muchos casos, no se conoce a sí mismo porque ha vivido mirándose con orgullo, sin la disposición de aprender del exterior, convencido de su mesianismo y de su supe-rioridad. Wenders muestra los rincones de pobreza material de Los Ángeles, pero también las heridas de una generación de america-nos que quedaron marcados por Vietnam, y las carencias de otra que tiene la frescura, tolerancia e ingenuidad de quien aún debe madurar. Los dos protagonistas le sirven para mostrar las dos ca-ras de un país —tierra de abundancia, donde hay de todo— que tie-ne que encontrarse a sí mismo, y superar la esquizofrenia entre un puritanismo superficial y un incompatible belicismo: mientras que Paul necesita liberarse de esos fantasmas del pasado que le arre-batan el sueño y le obsesionan durante el día, Lana también debe conocer su pasado familiar y recorrer su camino en la vida; necesi-tan perdonar el pasado o tener valentía para afrontar el futuro, y el silencio para escuchar lo que el mundo les dice “porque si fuera hay gente honesta que nos odia..., será que en algo nos hemos equivocado”, dirá Lana.

  La mirada de Wenders es comprensiva y afectuosa con sus personajes —y por extensión con el pueblo americano, al que únicamente quiere llevar a la autocrítica—: así Paul apa-rece como alguien arrogante pero indefenso ante la intolerancia en que ha desembocado su patriotismo, esclavo de un pasado humi-llante, fanático con prejuicios pero con un buen fondo que le hace digno de piedad ante la cámara; Lana es el polo opuesto, abierta, comprensiva y servicial, pero sin la experiencia y fortaleza necesa-rias para afrontar la crudeza de la vida.

  Al margen de ese análisis sociológico, la cinta recoge las cons-tantes del mejor Wenders, presentes por ejemplo en "París, Te-xas": una familia desintegrada donde la falta de comunicación exi-ge movimientos de aproximación, un viaje a las raíces que ha de suponer el reencuentro consigo mismo y la redención del pasado, o la necesidad de la convivencia y del perdón para el propio enriqueci-miento.

  Sorprende la profundidad y pon-deración en el juicio, y también su impecable ejecución cinematográ-fica. Rodada en vídeo digital en tan sólo 16 días, la opción de una estéti-ca realista con ambientes marginales o una cámara en mano que combina abundantes primeros planos con pa-norámicas del desierto californiano, dan verosimilitud a la historia contada. Recurre a los contrastes de escena-rios y actitudes como forma de tami-zar y completar la imagen de un país conmocionado, dado a las simplifica-ciones y a los clichés. Las interpreta-ciones de protagonistas poco conocidos rayan a gran nivel, con un John Diehl que trasmite patetismo y angustia a la vez que provoca pena y compasión conforme evoluciona su personaje, o una joven Michelle Williams que deja ver una mirada limpia y sincera, libre de prejuicios y dispuesta siempre a tender una mano amiga. El pla-no final con la cámara elevándose al cielo desde la Zona Cero está cargado de sentido metafórico y resulta antológico.

  Película muy interesante, equilibrada y respetuosa en sus apreciaciones sobre la sociedad norteamericana y las secue-las del 11 de septiembre, pero con una hondura antropológica que la hacen válida para el hombre de cualquier tiempo y lugar, que habla de la búsqueda de la paz y del miedo que encoge el espíritu, de la necesidad de Dios, y de la caridad y el perdón.

Calificación:


Imágenes de "Tierra de abundancia" - Copyright © 2004 Reverse Angle International, IFC Films, Emotion Pictures e Independent Digital Entertainment. Distribuida en España por Manga Films y Karma Films. Todos los derechos reservados.

Añade "Tierra de abundancia" a tus películas favoritas
Opina sobre "Tierra de abundancia" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Tierra de abundancia" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Casa de los babys     La herencia (Arven)     La mejor juventud (La meglio gioventù)     The station agent (Vías cruzadas)     Full frontal

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos