LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

SAW


Dirección: James Wan.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 102 min.
Género: Thriller, terror.
Interpretación: Leigh Whannell (Adam), Cary Elwes (Dr. Lawrence Gordon), Danny Glover (Detective David Tapp), Ken Leung (Detective Steven Sing), Dina Meyer (Kerry), Mike Butters (Paul), Paul Gutrecht (Mark), Michael Emerson (Zep Hindle), Benito Martinez (Brett), Shawnee Smith (Amanda).
Guión: Leigh Whannell; basado en un argumento de James Wan y Leigh Whannell.
Producción: Oren Koules, Mark Burg y Gregg Hoffman.
Música: Charlie Clouser.
Fotografía:
David A. Armstrong.
Montaje: Kevin Greutert.
Diseño de producción: Julie Berghoff.
Dirección artística: Nanet Harty.
Vestuario: Jennifer Soulages.
Estreno en USA: 29 Octubre 2004.
Estreno en España: 18 Marzo 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Algo de esperanza para el género

  Frecuentemente, los espectadores aficionados a transitar por los caminos del terror y del suspense nos lamentamos de lo denosta-da que se ha visto la imagen del género —que también debe supe-rar el ridículo menoscabo de la crítica más elitista— debido a toda esa desechable colección de largometrajes intercambiables que se limitan a encadenar gastados tópicos de forma mecánica y obtusa, y cuyos responsables es obvio que ni siquiera disfrutan jugando con las claves del género, sino que expenden productos por encar-go concebidos al por mayor y destinados únicamente a pellizcar los bolsillos de todo aquel que se preste. Así, una categoría que debería destacar precisamente por su estimulante ingenio e intensi-dad, sólo logra cansar u ofender la inteligencia, además de sobre-saturar el mercado y perder el crédito del público. Si hablamos del maltratado subgénero entregado a los psicópatas criminales o ase-sinos en serie, las valoraciones son todavía más pesimistas, pues-to que desde el impulso y consideración que recuperó gracias a las modélicas "Seven" y "El silencio de los corderos" —amén de esa versión juerguista y ligera que fue "Scream"—, las continuadoras no han sido más que malas fotocopias del mismo esquema y factu-ra visual sin mayor afán innovador. Casos recientes como la revi-sión de la fórmula "Diez negritos" en "Identidad" o la potente "Alta tensión", recomendables ambas cada una a su manera, son sólo afortunados oasis en un panorama de tedio nulamente inspirado —tampoco me olvido de mi favorita de los últimos años, la inteligente y atípica "Escalofrío"—. Por suerte, ahora "Saw" también viene a agregarse a ese reducido grupo de cintas que, conscientes de que a estas alturas queda bien poco por inventar y que nunca trascenderán como clásicos, por lo menos no traicio-nan la tradición y se divierten dándole un toque novedoso, estando a la vez capacitadas en su función de inquietante entretenimiento.

  "Saw" nos introduce de lleno en una situación más que prometedora. Dos desconocidos, Adam y Lawrence, despiertan encadenados en los extre-mos opuestos de un ruinoso y amplio cuarto de baño que parece pertenecer a una nave industrial abandonada. En medio de la mugrienta sala, un hom-bre con una herida de bala en la cabe-za yace inerte sobre un charco de sangre, sosteniendo una pistola y un reproductor de casetes en sendas manos. Al hilo de su conversación, y de algunas pistas y objetos harto es-clarecedores que encuentran escondidos en la dependencia, los dos hombres pronto descubren que serán las próximas víctimas del macabro juego psicológico de un asesino serial que se propone en-frentarlos a un conflicto extremo por la supervivencia.

   La película podría haberse quedado aquí, convirtiéndose en una claustrofóbica pieza de cámara sobre dos ratones que intentan es-capar con vida de la madriguera del gato —es cierto, los gatos no construyen madrigueras, pero me excusan la licencia— antes de que se vean vencidos por sus manipulaciones emocionales con fu-nestos resultados. Sin embargo, el siempre bien dosificado guión del bisoño Leigh Whannell —también uno de los intérpretes pro-tagonistas— amplía nuestro campo de información, de paso que enriquece la trama principal, al recuperar, primero mediante diver-sos flashbacks y más tarde con acciones paralelas que acontecen en el exterior, el historial delictivo del asesino, su peculiar modus operandi, las "altruistas" motivaciones que le mueven y el papel que le ha asignado a cada uno en la función.

  "Saw" nos ofrece uno de esos villanos tan atractivos, una figura la-tente en la sombra que controla y ejecuta desde un segundo plano sin mancharse las manos, astuto y planificado, y cuyas retorcidas y sofisticadas actuaciones constituyen un macabro arte no de ma-tar, sino de empujar a la muerte. Pero, paradójicamente, llevado por una especie de moralidad existencial, confronta a sus víctimas con la muerte para "ayudarlas" a que éstas comiencen a apreciar sus "derrochadas" vidas. Es verdad que la influencia de "Seven" en este sentido es incontestable por la idiosincrasia del asesino y por el patrón que sigue en los escenarios del crimen, que son en sí mis-mos crueles artefactos, pero no se entiende como una réplica des-carada o deshonesta, sino como un punto de partida hacia una po-sible alternativa. Porque a diferencia del estupendo film de David Fincher, aquí apenas se centra la atención en la investigación poli-cial, mera excusa para dibujar el paisaje argumental y amenizar el ritmo, fijándose en cambio en la perspectiva de las inminentes vícti-mas.

  Precisamente, una de las bonda-des de "Saw" es que su tensión no se alimenta tanto de la amenaza física o de la truculencia como de la psicología de los personajes, de la impredecible manera en que reac-cionarán y del precario equilibrio en que se sostiene su forzada relación de colaboración, que en cualquier mo-mento puede torcerse debido a las sospechas que destapan nuevas reve-laciones. Y, si bien es cierto que apor-ta intensidad con elementos más es-cabrosos o directamente sanguina-rios, siempre los supedita al contexto, sin que se reciban como una forma fácil y burda de impresionar. En realidad, "Saw" busca menos asustar, por su ausencia de efectis-mos o sobresaltos, que mantener la curiosidad del espectador y sumergirlo en un clima opresivo y turbador, metas que alcanza con creces. Porque otro de sus puntos a favor, ya apuntado, es que la trama no se desarrolla de manera rutinaria y lineal, sino que nos va deparando constantes giros y sorpresas, haciéndose siempre im-previsible e interesante. Y aunque conforme avanza se vaya volvien-do algo más confusa y menos consistente, es lo suficientemente juiciosa como para caer de pie y que sus vueltas de tuerca no se perciban como molestas trampas. Pero ante todo creo que el ma-yor mérito radica en la destreza con la que sabe preservar su sorpresivo final, en las antípodas del convencional happy end, puesto que corría el peligro de ser advertido con antela-ción y nos despista habilidosamente hasta hacerlo inespera-do.

  En cualquier caso, si algún reproche cabe hacerle a esta compe-tente cinta, conducida con eficiencia por el australiano de origen oriental James Wan, son los  forzados recursos visuales que el inexperto director introduce en algunos momentos puntuales, con desquiciadas aceleraciones deudoras de una concepción videocli-pera, y que lejos de apreciarse como gustosos alardes formales, se quedan en un innecesario mecanismo que desentona con la so-lemne sobriedad y febril realismo del conjunto. Por lo demás, la es-tética de "Saw", sustentada en la fotografía de David A. Arm-strong, pretende recrear esa atmósfera sórdida y malsana de "Se-ven", quizás una solución poco original pero de todas formas apro-piada.

  Los actores principales, Leigh Whannell (visto en "Matrix reloaded") y Cary Elwes (otrora ídolo juvenil por su participación en "La princesa pro-metida"), resultan resolutivos, y aun-que lo suyo no sea un recital interpre-tativo, se perfilan como algo más que simples marionetas planas y asusta-dizas. Por otro lado, el hecho de no haber contado con rostros excesiva-mente conocidos ayuda a acercarse al beneficioso anonimato de los per-sonajes. Los más populares Danny Glover (inseparable compañero de Mel Gibson en la saga "Arma letal") y Monica Potter (la rubia secundaria de "Con Air" o "La hora de la araña") disponen de escaso espacio para el lucimiento ya que su rol está subordinado a la trama central.

  "Saw" vuelve a demostrar que desde el cine de género que se mantiene ajeno al comercio de las grandes productoras de Holly-wood se están desarrollando ideas creativas de apreciable calidad, que a pesar de tomar prestados estereotipos y clichés, los llevan más allá, aportando cierta singularidad y un más que asegurado disfrute.

Calificación:


Imágenes de "Saw" - Copyright © 2004 Evolution Entertainment, Lions Gate Films y Twisted Pictures. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Saw"
Añade "Saw" a tus películas favoritas
Opina sobre "Saw" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Saw" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sospechoso cero (Suspect zero)     El escondite (Hide and seek)     White noise (Más allá) (White noise)     La masacre de Toolboox (Toolbox murders)     El grito (The grudge)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos