LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

SAW


Dirección: James Wan.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 102 min.
Género: Thriller, terror.
Interpretación: Leigh Whannell (Adam), Cary Elwes (Dr. Lawrence Gordon), Danny Glover (Detective David Tapp), Ken Leung (Detective Steven Sing), Dina Meyer (Kerry), Mike Butters (Paul), Paul Gutrecht (Mark), Michael Emerson (Zep Hindle), Benito Martinez (Brett), Shawnee Smith (Amanda).
Guión: Leigh Whannell; basado en un argumento de James Wan y Leigh Whannell.
Producción: Oren Koules, Mark Burg y Gregg Hoffman.
Música: Charlie Clouser.
Fotografía:
David A. Armstrong.
Montaje: Kevin Greutert.
Diseño de producción: Julie Berghoff.
Dirección artística: Nanet Harty.
Vestuario: Jennifer Soulages.
Estreno en USA: 29 Octubre 2004.
Estreno en España: 18 Marzo 2005.

 

CRÍTICA
por Javier Quevedo Puchal

Suspense hecho a medida

  Desde que "Psicosis" redescubriera la bañera como accesorio del hogar (prefiero no desvelar más, en el impro-bable caso de que algún lector aún no la haya visto), el Séptimo Arte ha sa-bido hacer engordar de forma periódi-ca la nómina de los psicópatas de fic-ción. Y es que, al igual que ocurre con el arquetipo de la femme fatale, el personaje del psicópata resulta ser una variable bastante fiable a la hora de calibrar el signo de los tiempos que corren. A estas alturas, ya prácti-camente todo ha tenido cabida: el metafórico lobo feroz de "La noche del cazador" y la brutalidad irra-cional de "La matanza de Texas", el psicópata homófobo de "A la caza" y el psicópata neo-feminista de "Instinto básico", el taciturno slasher de "Halloween" y el slasher auto-paródico y post-moderno de "Scream", el chapucero artesano y el exquisito gourmet de "El silencio de los corderos", el hombre renacentista de "El cabo del miedo" (versión Scorsese), el juguetón de "Copycat" y, por supues-to, el brillante filósofo radical de "Seven". Como vemos, la lista es larga y, técnicamente, imposible de resumir en unas pocas líneas. Pero nos puede ayudar, al menos, a formarnos una idea de la ex-plotación a la que este tipo de personaje se ha visto sometido a lo largo de los años; una explotación tan implacable, tan constante, que ha acabado exigiendo por parte de guionistas y directores au-ténticos malabarismos de inventiva con el fin de robar el aliento a un espectador que, en resumidas cuentas, ya está de vuelta de to-do.

  El objetivo de la película que nos ocupa parece ser, a simple vis-ta, dar esa nueva vuelta de tuerca a un género (el thriller) y a un personaje (el serial killer) con ya tantas vueltas de tuerca en su ha-ber que amenazan con pasarse de rosca. En ese sentido, desde luego, se puede considerar que "Saw" es una película ambiciosa. Ambiciosa tanto porque aspira a tener una identidad propia como porque quiere aportar algo nuevo al sufrido espectador, lo cual ob-viamente la sitúa unos cuantos pasos por delante de sub-productos listos para consumir y olvidar como "El coleccionista de huesos" o "Resurrección"... Aunque, definitivamente, también es cierto que los resultados conseguidos la colocan algún paso por detrás de otras muestras de suspense bastante más estimables de los últimos años, como pueden ser "Palabras encadenadas", "The Hole" o incluso una más desmarcada "Arlington Road". En cual-quier caso, "Saw" arranca con una premisa tan inquietante que, au-tomáticamente, parece garantizarle un puesto privilegiado dentro de las últimas cintas de corte similar: Lawrence y Adam, dos perfec-tos desconocidos, despiertan encadenados en extremos opuestos de un enorme y sórdido cuarto de baño de nave industrial. En el centro de la habitación, tumbado sobre un gran charco de sangre, el cadáver de un hombre que parece haberse volado la tapa de los sesos con una pistola que todavía sostiene en la mano (en la otra mano, un reproductor de cassettes). Ni Adam ni Lawrence saben por qué están allí, ni tampoco cómo han llegado, pero no tardarán en descubrir gracias a sendas cintas de cassette que encuentran en sus bolsillos que se han convertido en las cobayas de un mons-truoso juego ideado por un asesino en serie conocido bajo el sobre-nombre de "El asesino del puzzle", el cual pretende tensar hasta el límite la resistencia psicológica de ambos y determinar hasta dón-de son capaces de llegar con tal de seguir con vida.

  De hecho, lo cierto es que "Saw" tie-ne mucho de puzzle macabro. Sobre todo, gracias a un guión deconstruido convenientemente para que los prota-gonistas vayan encontrando las pie-zas (flash-backs, pistas) y haciéndo-las encajar a su debido tiempo, todo ello en un tempo más que correcto que siempre busca anticiparse a las conjeturas del espectador. Aún con todo, uno no puede esquivar la sensa-ción de que "Saw" se queda un poco a medio camino de sus pretensiones, especialmente si la comparamos con los resultados de "Seven", su evidente modelo a seguir tanto en el look pringoso de diseño como en la crudeza de los asesinatos, como incluso en la sospechosa simili-tud de determinados cortes de la banda sonora (el segundo modelo que sigue sería "El silencio de los corderos", sobre todo en lo que se refiere a cierto giro argumental pretendidamente inesperado). Y es que, al contrario de las dos cintas mencionadas, desafortunada-mente la de James Wan carece de los elementos necesarios para hacerla trascender más allá de su naturaleza de thriller solvente y honesto: aunque Cary Elwes y Leigh Whannell es-tán correctos en sus respectivos papeles (papeles que tampoco ofrecen la posibilidad de actuaciones especialmente destacadas, dicho sea de paso), jamás llegan a deleitarnos con la fuerza actoral de un Anthony Hopkins, una Jodie Foster o un Morgan Freeman; aunque hay escenas de diálogo y conflicto entre los personajes centrales, ninguna de ellas roza siquiera las cotas de densidad dra-mática de sus predecesoras; aunque se intenta cargar de cierta profundidad a las motivaciones del asesino, lo cierto es que en nin-gún momento alcanzan la convicción y la desquiciada lucidez que mueven al psicópata de "Seven". No en vano, y muy a pesar de la supuesta carga psicológica de la historia, a uno se le queda el re-gusto de que el desarrollo de los personajes ha acabado dejándose en suspenso en favor de un mayor desarrollo de una trama impac-tante. De este modo, tenemos un interesante hallazgo en lo retorci-do del plan tramado por el asesino, pero no podemos decir otro tan-to de la construcción del asesino en sí como personaje. Tenemos una sucesión de momentos inquietantes e ingeniosos que retoman y en algún caso amplían la senda abierta por "Seven", pero en cambio después tenemos unas víctimas que no diré que resulten absolutamente planas como personajes, pero a ratos sí un tanto desdibujadas.

  A fin de cuentas, la voluntad revitalizante de "Saw" como cinta de género no excluye en absoluto su astuta voluntad de cinta comer-cial, algo que queda corroborado sin ir más lejos por esa secuela que ya se encuentra en fase de rodaje. Y puede que sea este con-fuso jugar a dos bandas lo que acabe perjudicándola. Pues es pro-bable que la cinta de Wan se hubiese beneficiado de mejo-res resultados si no hubiera querido ser a toda costa tantas cosas a la vez, o lo que es lo mismo, si no hubiese querido ser al mismo tiempo una película independiente y una película al estilo de Hollywood. Quizás si no se hubiese empeñado en tener un villano de fácil identificación para el público en sucesivas secuelas (esas típicas máscaras de asesino...) y se hubiese esforzado en tener simplemente un villano más sólidamente construido. Quizás si, en lugar de desmembrar la acción, el tiempo y el foco de atención de manera un tanto desubicada, hubiese optado por adoptar un posi-cionamiento más claro y seguirlo en consecuencia. Quizás si hu-biese sido más homogénea a la hora de ahondar en su estilo sobrio y sereno, en detrimento de moderneces poco convincentes como esos movimientos acelerados más propios de un vídeo de Marilyn Manson. Quizás, en definitiva, si hubiese optado por ser más "Saw" y menos cualesquiera otras de sus múltiples referencias.

Calificación:


Imágenes de "Saw" - Copyright © 2004 Evolution Entertainment, Lions Gate Films y Twisted Pictures. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Saw"
Añade "Saw" a tus películas favoritas
Opina sobre "Saw" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Saw" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sospechoso cero (Suspect zero)     El escondite (Hide and seek)     White noise (Más allá) (White noise)     La masacre de Toolboox (Toolbox murders)     El grito (The grudge)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos