LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


CRÓNICAS


Dirección y guión: Sebastián Cordero.
Países:
México y Ecuador.
Año: 2004.
Duración: 108 min.
Género: Thriller.
Interpretación: John Leguizamo (Manolo Bonilla), Damián Alcázar (Vinicio Cepeda), Leonor Watling (Marisa), José María Yazpik (Iván), Gloria Leyton (Esperanza), Camilo Luzuriaga (detective Bolívar Rojas).
Producción: Alfonso Cuarón, Jorge Vergara, Guillermo del Toro, Bertha Navarro e Isabel Dávalos.
Música: Antonio Pinto.
Fotografía:
Enrique Chediak.
Montaje: Luis Carballar e Iván Mora.
Diseño de producción: Eugenio Caballero.
Vestuario: Mónica Ruiz Ziegler.
Estreno en México: 21 Abril 2006.
Estreno en España: 22 Junio 2007.

CÓMO SE HIZO "CRÓNICAS"
Notas de producción © 2004 Versus Entertainment

  Sebastián Cordero tuvo la idea para "Crónicas" unos meses después de terminar su ópera prima "Ratas, ratones, rateros", que fuera seleccionada para participar en la Bienal de Venecia y nominada para un Ariel. Sebastián sabía que quería tratar más a fondo el tema de la dualidad, presentado en RATAS… en el personaje de Ángel: un criminal sin escrúpulos que al mismo tiempo resulta muy humano y entrañable. “Toda la vida me ha sorprendido lo estereotipado que está el icono del asesino en serie”, dice Sebastián, “y cómo pierde su humanidad –si es que alguna vez la tuvo-- al ser retratado en el cine. Incluso un asesino despiadado puede sentir amor en cierto punto, de la misma manera que un hombre de familia bueno y cariñoso puede estar lleno de pensamientos oscuros”. En 1999, el infame asesino y violador de menores Luis Alfredo Garavito fue arrestado en Colombia. Años antes, el arresto de dos psicópatas similares, “El Monstruo de los Andes” y Daniel Camargo, horrorizó a Ecuador, y Sebastián siempre había sentido que eran grandes historias pero nunca había encontrado cómo abordar el material. Sebastián comenta: “En el primer artículo que leí de Garavito, hablaban de su esposa. Cuando la policía la interrogó, ella fue la más sorprendida de que su esposo pudiera tener esta doble vida. Y siempre dijo: ‘Era un buen padre para mi hijo, y un buen hombre. No puede ser’”. Y allí la historia empezó a tomar forma.

 

  Gradualmente fue surgiendo el personaje de un reportero que quiere entender esta doble vida. Y de manera muy orgánica, entró en juego el tema de la manipulación de la verdad. “Arrogante, el reportero piensa que puede exponer una situación extremadamente frágil, sin tomar en cuenta que su propio lado oscuro va a afectar la historia que quiere contar”, dice Sebastián. “Tal vez hay parte de mí en él, definitivamente compartimos una fascinación por las historias mórbidas con las que la humanidad se encuentra”.

  Otro aspecto que fascinó a Sebastián y que exploró tanto en su investigación para el guión como en su trabajo con los actores, es la necesidad que tenemos como sociedad de que haya historias sensacionalistas. Comenta: “Uno tiende a decir, ‘¡Qué terrible, cómo están exponiendo la tragedia humana, sin ningún respeto a nadie!’. Y de repente te encuentras con muchos casos de gente que su única manera de contar su historia es a través de la prensa sensacionalista”.

  El guión de CRÓNICAS le valió a Sebastián el premio Sundance NHK de mejor guión por América Latina. Poco después, Anhelo se interesó por el proyecto. Comenta Sebastián: “Lo que resultó fantástico, es que cuando Alfonso (Cuarón) leyó el guión y conversamos, lo primero que me dijo es que yo tenía que pensar este proyecto en grande, que me sintiera con toda libertad de hacer todo lo que había soñado para que la película fuera mejor. Lo mismo fue reiterado más tarde por Jorge, que tiene la filosofía que el peor obstáculo es el miedo, el no ir atrás de tus sueños”.

  Esta actitud se vio reflejada en cada parte del proceso, comenzando con el reparto, que planteaba algunos retos -- sobre todo cuando se tomó la decisión de que el equipo de reporteros de Miami estuviera conformado por tres nacionalidades diferentes.

  Sebastián había contemplado a John Leguizamo desde un principio, pero no sabía si el actor de origen colombiano, que emigró a Nueva York a los cuatro años de edad, hablaba suficiente español. Recuerda Sebastián: “Fue una duda mutua. Creo que él inicialmente se sentía ligeramente incómodo de actuar en un idioma que no es realmente su lengua materna. Pero leyó el guión y se enganchó tanto que fue el primero en insistir que nos conociéramos lo más pronto posible y que yo le escuchara hablar español”.

  Lejos de restarle al personaje, la combinación de acentos colombianos, puertorriqueños y “newyorican” salpicados de “spanglish” de Leguizamo, era justo lo que Sebastián quería para “Manolo”, un híbrido de las culturas latinas de Miami. Sobre su trabajo con el actor, Sebastián comenta: “Su método de trabajo es muy riguroso. Como actor además es muy generoso, le gusta darte muchas alternativas para que luego en la edición puedas agarrar lo que mejor funciona”.

  Cuando Sebastián conoció a Leonor Watling en España, supo de inmediato que había encontrado a “Marisa”. Recuerda esa primera impresión: “Fue algo instantáneo. Hay varios elementos de ella, de su personalidad que me cuadraban perfectamente con cómo veía a ‘Marisa’. Y además me encantó la lectura que tuvo del guión, sus dudas y comentarios.

  “Leonor a la hora de trabajar es fantástica”, continúa. “Se clava mucho en tratar de entender todo lo que pueda sobre su personaje, hasta el más mínimo detalle. En la preproducción tuvimos conversaciones larguísimas por teléfono donde discutíamos cada momento, cada mirada de ‘Marisa’”.

  Sobre el personaje de “Iván”, Sebastián tenía una idea muy clara: “No sé por qué, yo siempre me había imaginado que este camarógrafo era un mexicano, un chilango. Desde el primer borrador, sabía que ese tenía que ser su hablado, y hay una personalidad muy fuerte de los mexicanos que me cuadraba muy bien con el personaje de Iván”. José María Yazpik era perfecto para el papel.

  En la preproducción, John, Leonor y Chema pasaron un par de días con un equipo de reporteros sensacionalistas de la televisión ecuatoriana. La experiencia fue increíble y al mismo tiempo muy fuerte, pues presenciaron accidentes y funerales, y vieron de cerca cómo es el día a día de un equipo así. Comenta Sebastián: “Sobre todo, captaron realmente esta onda de ser intrusos, de estar allí metidos con las cámaras tratando de capturar todo.

  “Nos clavamos mucho en entender el morbo que todos tenemos de querer escuchar cosas horribles”, continúa. “Creo que todos de alguna forma tenemos elementos en nuestras vidas donde estamos yendo a extremos muy cuestionables por algún atractivo extraño que encontramos en el lado oscuro del ser humano”.

  Sebastián quería que el personaje de “Vinicio” tuviera un auténtico sabor local. Después de un exhaustivo casting por todo Ecuador durante casi un año, se tenía a todos los actores de reparto, incluso los niños… pero nada de “Vinicio”. Cuando Damián Alcázar se integró al proyecto, comprendió la visión del director y viajó a Ecuador con semanas de anticipación para familiarizarse con el acento y los modismos.

  “Damián realmente es un actorazo. Fue un gran honor trabajar con él. Además de que es totalmente generoso, se convirtió en el personaje de una manera increíble”, dice Sebastián. “Cuando le mandé un poco de material de archivo de los personajes reales en los cuales me había inspirado, partimos del punto que a ‘Vinicio’ no lo íbamos a calcar de ninguno de ellos, pero sí había muchos elementos en común que era interesante explorar.

  “Y por una coincidencia”, continúa, “el chófer de Damián en Guayaquil sabía mucho de Camargo. Como en Guayaquil fue muy sonado su arresto, sabía muchos detalles y le llevaba a los sitios por donde solía estar Camargo, el hotelucho donde se hospedaba, el mercado… Y era fascinante porque Damián se metía a estos barrios súper peligrosos, súper hostiles, simplemente a mimetizarse con la gente”.

  Gloria Leyton interpreta a “Esperanza”, la mujer de “Vinicio”, y tuvo gran química en pantalla con Damián. “Don Lucho y su esposa”, la pareja que ha perdido a sus hijos, fueron interpretados por el actor Henry Layana, quien vive en Guayaquil desde hace muchos años, y la bailarina Tamara Navas, quien enfrentó el reto de transmitir todo el dolor de su personaje sin decir un solo diálogo.

  Los ecuatorianos se sorprenderán de ver el debut cinematográfico de dos figuras muy queridas en ese país. El “Detective Bolívar Rojas” fue interpretado por Camilo Luzuriaga, director de cine ecuatoriano que actualmente rueda su cuarto largometraje. Y el director de la cárcel es nada menos que el popular cantautor Hugo Idrovo, quien también compuso uno de los temas musicales de la película. En los últimos años, ambos han recibido innumerables invitaciones para participar en televisión y cine, pero ésta es la primera vez que aceptan.

  De su director de fotografía, Enrique Chediak, Sebastián comenta: “Quique y yo queríamos trabajar juntos desde hace mucho tiempo. Él es ecuatoriano y está muy clavado con la imagen de la costa ecuatoriana, que es su lugar favorito visualmente. Estaba muy fascinado por el proyecto . Con él siempre tuvimos muy claro el lenguaje que queríamos manejar: la película es noventa y nueve por ciento cámara al hombro”.

  La historia se sitúa en Babahoyo, que está a una hora de Guayaquil, y fue filmada en ambas ciudades. La naturaleza en esta región es implacable. Al estar buscando locaciones, a veces Sebastián y su equipo volvían a algún lugar apenas un mes después de haberlo visto y lo encontraban totalmente transformado.

  Comenta el director: “Babahoyo es una ciudad que durante siglos se ha inundado de dos a tres metros durante cinco meses seguidos cada año, y la persistencia de su gente ha sido más fuerte que la naturaleza, hasta ahora. Se construyen casas sobre palos y estrechos puentes de bambú de cincuenta, cien metros de largo las conectan con la carretera. Es un pueblo donde los niños aprenden a nadar antes que a caminar. Las casas no tienen agua potable, pero tienen televisión”.

  Cuando se decidió la locación de la casa de “Vinicio”, muchas de las casas vecinas se vieron afectadas y beneficiadas por la producción. El director de arte Eugenio Caballero tuvo que reforzar muchos de los puentes de caña para que pudieran soportar el peso de los equipos. Además, acondicionó la fachada de dieciocho casas en un rango de 160° en torno a la locación, para mantener el concepto y la unidad visual.

  Otra locación emblemática fue la cárcel – una vieja prisión abandonada cerca del centro de Guayaquil. Comenta Sebastián: “Visualmente, funcionó de manera fantástica y realmente fue el trabajo de Eugenio, cabe mencionarlo, que fue excepcional con locaciones muy complicadas”. El primer reto de la prisión fue despejar la maleza que cubría el lugar, abandonado en los años sesenta después de que un motín desembocara en la masacre de casi doscientos reos.

  Comenta el director: “Siempre las locaciones tienen un peso emocional, un peso histórico de cosas que han pasado. Y allí sí estaba fuerte... Cuando terminamos de filmar, Hugo dio un concierto en el patio de la cárcel para el equipo y para la gente del barrio que nos ayudaron, y fue muy emocionante. Él decía que la mejor limpia que pudo haber para esa cárcel fue cambiar la vegetación, y el concierto final para limpiar todo el peso que quedaba allí.

  Concluye Sebastián: “Fue un equipo de trabajo excepcional, porque realmente fue un trabajo del estómago, de instinto. Fue fantástico que por razones de logística tuvimos que filmar el linchamiento primero, pues todo mundo, especialmente los de producción, estábamos aterrados de empezar por ahí porque era la secuencia más complicada de la película. Pero fue como un rush de adrenalina, un empuje que de repente subió el estándar de donde estábamos trabajando. Después de hacer esa escena, todo mundo estaba contagiado de esta euforia”, y fue un sentimiento que acompañó al equipo el resto del rodaje.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Crónicas" - Copyright © 2004 Producciones Anhelo, Cabezahueca y Tequila Gang. Distribuida en España por Versus Entertainment. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Crónicas"
Añade "Crónicas" a tus películas favoritas
Opina sobre "Crónicas" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Crónicas" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Memorias de Queens (A guide to recognizing your saints)     El niño de barro     Zodiac     El número 23 (The number 23)     Fundido a negro (Fade to black)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad