LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

OLD BOY


Dirección: Park Chan-wook.
País:
Corea del Sur.
Año: 2003.
Duración: 120 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Choi Min-sik (Oh Dae-su), Woo Ji-tae (Lee Woo-jin), Gang Hye-jung (Mido), Chi Dae-han (No Joo-hwan), Oh Dal-su (Park Cheol-woong), Kim Byoung-ok (Sr. Han), Lee Seung-shin (Yoo Hyung-ja), Yoon Jin-seo (Lee Soo-ah), Lee Dae-yun (Mendigo), Oh Gwang-rok (Suicida).
Guión: Hwang Jo-yung, Lim Joon-hyung y Park Chan-wook; basado en una historia original de Tsuchiya Garon y Minegishi Nobuaki.
Producción: Kim Dong-joo.
Música: Cho Young-wuk.
Fotografía:
Jung Jung-hoon.
Montaje: Kim Sang-bum.
Diseño de producción: Yoo Seong-hee.
Vestuario: Cho Sang-kyung.
Estreno en Corea del Sur: 21 Nov. 2003.
Estreno en España: 28 Enero 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Tragedia griega, cine caliente, venganza fría

  Resulta difícil imaginar una tortura psicológica peor que pasar quince lar-gos años retenido contra tu voluntad en una misma habitación, sin conocer la identidad de tus raptores ni los mo-tivos de tu reclusión, y con la compa-ñía de un televisor como única venta-na abierta a la realidad, igual que le sucede al protagonista de la presente película durante sus angustiosos vein-te minutos iniciales. Sin embargo, cuando terminas de conocer todo aquello que le aguarda al salir, descu-bres que pueden perpetrarse tormen-tos mentales mucho más despiadados y tortuosos. Con estas in-sanas intenciones se presenta "Old boy", un crudo thriller dramáti-co que participa de ciertos elementos del cine de terror y de acción, y que constituye la segunda aproximación de una trilogía que su director, el surcoreano Park Chan-wook, ha proyectado destinar al tema de la venganza, siendo "Sympathy for Mr. Ven-geance", estrenada en el 2002, su primera entrega. Laureado con numerosos galardones internacionales, sin duda, este largometraje debe en buena medida el prestigio que lo precede al Gran Premio del Jurado otorgado en el último Festival de Cannes.

  Un film que basa gran parte de su interés en preservar un enigma, en realidad dos, que no se despejan hasta el final, ofreciendo algu-na que otra sorpresa adicional por el camino, obliga a no desvelar demasiados detalles sobre su desarrollo argumental. Al comienzo, conocemos a Oh Dae-su —nombre que significa, paradójicamente, algo así como "llevarse bien con la gente"—, un hombre casado, padre de una niña, que ha sido retenido en una comisaría tras verse implicado en un incidente menor fruto del alcohol. Después de ser recogido por un amigo, Dae-su desaparece en la calle y, cuando re-cupera el conocimiento, se encuentra confinado en una habitación incomunicada, en la que permanecerá encerrado durante quince años, ignorando quién y por qué razón ha sido secuestrado. Una vez que sus captores le permitan recuperar la libertad, con la mis-ma ausencia de explicaciones que ha recibido a lo largo de su cau-tiverio, Dae-su emprenderá una investigación personal para hallar a los responsables de su reclusión y ajustarles las cuentas...

  Junto a "Kill Bill" de Quentin Taranti-no, con la que no guarda precisamen-te escasa relación, "Old boy" podría ser uno de los claros referentes cine-matográficos actuales para ilustrar la famosa sentencia "La venganza es un plato que se sirve bien frío". Es, en efecto, una escabrosa y sofisticada puesta en práctica del odio y el rencor acumulados. A través de una atracti-va mezcla de componentes que bebe por igual del cómic, de la tragedia griega, del cine nortea-mericano moderno y de un clásico de la literatura como es "El Conde de Montecristo", retrata una peculiar historia de venganzas cruzadas en torno a unos persona-jes señalados por la culpa de un drama pasado de consecuencias inimaginables y abocados a un conflicto moral entre sus valores y la necesidad del amor como mecanismo de expiación. Como atra-pado en el juego del gato y el ratón, su atormentado protagonista será más libre mientras permanezca en cautividad que cuando re-cobre su autonomía, puesto que no es tan importante saber por qué lo han mantenido recluido durante más de una década sino por qué lo han soltado. Pero "Old boy"  es también un relato donde el paso del tiempo cobra un valor fundamental  —es la paciente espe-ra, la distancia que cabe superar, la memoria presente— marcando a todos los personajes por igual y, sobre todo, propiciando la natu-raleza de sus relaciones; de ahí que Park Chan-wook se encargue de recordárnoslo en todo momento, desde los títulos de crédito iniciales, cuyas cifras simulan horarios digitales, pasando por  los distintos relojes y calendarios automáticos que aparecen de mane-ra destacada a lo largo del film, hasta prácticamente el final, donde se muestra una fotografía que registra la fecha en que ésta fue to-mada.

 "Old boy" ha sido anunciada como una película violenta, y, si bien es cierto que dispone de ciertas escenas medianamente sanguina-rias, con alguna mutilación, amputaciones y varios ensañamientos, la cámara no se demora más de lo imprescindible en el detalle o apenas lo refleja; no obstante, el contenido implícito es tan trucu-lento que surte un efecto parejo. Porque si existe algo verdadera-mente brutal en esta historia, se encuentra, en realidad, en esa tra-gedia que envuelve a los protagonistas más que en las situaciones que atraviesan de forma eventual, y en el cruel destino que se les ha ido tejiendo y que les aguarda; una severidad que ni siquiera su negro sentido del humor, de una comicidad amarga, incómoda, lo-gra ahuyentar. Al lado de esas imágenes más impactantes convi-ven otras especialmente hermosas, de una extraña capacidad poé-tica apoyada a menudo en el surrealismo —la hormiga en el metro, el baúl abriéndose en medio del césped, el pulpo, la máscara anti-gás...—.

  Quizás uno de los mayores méri-tos de esta cinta sea el de haber sabido disfrazar con una aparente complejidad narrativa y estética una idea que no es tan original y compleja como ecléctica y retorci-da. La gracia de "Old boy" no radica tanto en su sorpresiva resolución, si-no en el camino que recorre hasta lle-gar al final, y cómo éste cobra enton-ces sentido. Porque, siendo reduccio-nistas, "Old boy" no es más que una revisitación tarantiniana de la tragedia griega en clave de suspense con unos personajes más propios del cómic que de la realidad. El resultado de este explosivo cóctel es un producto resultón, sugestivo, bien conducido por un libreto que atina en giros y golpes de efecto, y a todas luces entretenido. Sin embargo, se sostiene en un precario equilibrio sobre los difusos límites que separan la genialidad —la misma que justifica debilidades argumentando que se trata de un delirio caprichoso de su autor— de la más completa tomadura de pelo —es decir, el globo lleno de aire que explota para revelar su completo vacío—, por eso, no sorprende encontrar opiniones dia-metralmente opuestas en torno a este film.

  Pero es posible una postura intermedia, porque, haciendo el es-fuerzo de entender "Old boy" dentro de sus coordenadas, sus inte-reses ganan a sus limitaciones y torpes desvaríos. No cabe duda de que nos hallamos ante un estimulante ejercicio de narración que, mediante un transvase de géneros y formatos, nos in-troduce en los turbadores vericuetos del alma humana, expo-niendo a través de un discurso enérgico en formas una ele-gía al amor y a su capacidad de redención desde la amora-lidad. Una amoralidad que toca techo en un cierre final inolvidable, marginal, gratamente alejado de convencionalismos, y que el es-pectador que ha acompañado a este atribulado protagonista llega a recibir como un alivio, el mismo que se esconde en la voluntad de purificación de Oh Dae-su.

  Park Chan-wook adecúa su lenguaje visual al mensaje que transmite sin escatimar recursos, empleando para ello un estilo fuertemente influido por la viñeta, en transiciones, encuadres y continuidad, y que hace una apro-piación oriental del trabajo de realiza-dores como Tarantino, todo ello me-diante una puesta en escena con to-ques retro. Así, "Old boy" abunda en el gran angular para oprimir  y defor-mar a los personajes, ganando a la vez perspectiva, en el plano corto para reflejar sus estados de ánimo y con-flictos interiores, y en las tomas superiores y travellings laterales para componer sus secuencias más líricas, recurriendo, asimismo, a picados, contrapicados, divisiones de la pantalla para mostrar acciones paralelas, o, con menor frecuencia, a la ralentización. La meritoria fotografía de Jung Jung-hoon, con un cromatismo de rojos, verdes y tonos oscuros deudores del cómic, contri-buye a crear esta atmósfera asfixiante, sórdida, funesta y pa-ranoide, en un film que transcurre principalmente en interiores mal iluminados y emplazamientos urbanos nocturnos, y que se reserva las mayores cotas de luminosidad para su parte postrera, en donde el blanco de la nieve contrasta con los lóbregos pasajes que la pre-ceden, ejerciendo un efecto redentor acorde con la evolución dra-mática de la historia y los deseos de su protagonista. Cho Young-wuk se agrega desde el terreno musical con idénticas intenciones, sobresaliendo con un tema principal muy bello, aunque las incur-siones electrónicas que dominan determinados momentos chirríen bastante.

  En último lugar, pero no por su insignificante importancia, cabe hacer mención a su intérprete central, sobre cuyos hombros des-cansa la mayor parte del peso dramático de esta cinta. Choi Min-sik, que ya fue recompensado por su anterior trabajo en "Happy end", se apropia con absoluta entrega de un personaje que corre el riesgo de descoyuntarse fácilmente porque se mueve entre regis-tros extremos, pero al que sabe dotar de matices evolutivos y, so-bre todo, de una credibilidad que no siempre viene asistida por el propio guión, pasando de la enajenación, la ira o el llanto al aturdi-miento mental, la perplejidad, el afecto contenido o la determina-ción.

  Sin llegar a elogiarla como la gran obra maestra que desde ciertos sectores se aprecia, "Old boy" constituye un recomendable viaje por las pulsiones humanas más primitivas que explota con acierto las posibilidades dialécticas del cine.

Calificación:


Imágenes de "Old boy" - Copyright © 2003 Show East y Egg Films. Distribuida en España por LolaFilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Old boy"
Añade "Old boy" a tus películas favoritas
Opina sobre "Old boy" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Old boy" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El Lobo     Collateral     Imagining Argentina     Blind horizon     El mito de Bourne (The Bourne supremacy)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos