LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

EL AGENTE SECRETO (THE SECRET AGENT)


cartel Dirección: Christopher Hampton.
País:
USA.
Año: 1996.
Duración: 95 min.
Interpretación: Bob Hoskins (Verloc), Patricia Arquette (Winnie), Gérard Depardieu (Ossipon), Jim Broadbent (jefe inspector Heat), Robin Williams (El Profesor), Christian Bale (Stevie), Roger Hammond (sr. Michaelis), Eddie Izzard (Vladimir), Ralph Nossek (Yundt).
Guión: Christopher Hampton; basado en la novela homónima de Joseph Conrad.
Producción: Norma Heyman.
Producción ejecutiva: Bob Hoskins.
Música: Philip Glass.
Fotografía: Denis Lenoir.
Montaje: George Akers.
Diseño de producción: Caroline Amies.
Dirección artística: Frank Walsh.
Vestuario: Anushia Nieradzik.

 

CRÍTICA

Josep Alemany

DRAMA SECRETO

Verloc (Bob Hoskins) es un agente secreto al servicio de la embajada rusa infiltrado entre los anarquistas de Londres. En un momento determinado, el embajador ruso le otorga la categoría de agente provocador y le encarga cometer un atentado terrorista en el observatorio de Greenwich Park. El objetivo: obligar el gobierno de Londres a adoptar medidas represivas contra los refugiados políticos.

Nos hallamos, pues, ante una situación archiconocida: los estados utilizan el terrorismo para justificar su política represiva o para adoptar sus propias formas de terrorismo. Y cuando no se cometen actos terroristas, ya se encargan ellos mismos de fabricarlos.

Pero a partir de esa idea interesante, el director (Christopher Hampton) coge el menos interesante de los caminos y construye un drama intimista. Una vez cometido el atentado en Greenwich, la película se centra en la relación de Verloc con su esposa Winnie (Patricia Arquette), preocupada exclusivamente por su hermano Stevie. La muerte accidental de éste desencadenará la tragedia. Sin embargo, los demás aspectos de lo ocurrido parece que no la afectan. ¿Sabía Winnie que Verloc era un agente secreto? ¿No sospechaba nada? ¿No se había percatado de que las cuentas no cuadraban (la vemos repasando con suma atención los libros de contabilidad de esa extraña tienda donde no entra ningún cliente)? Por mucho que su vida gire alrededor del hermano, no es creíble que la realidad le resbale tanto, sobre todo porque en algunas escenas Hampton la presenta como una mujer sensible. Winnie podía haber sido el personaje que dinamizara los conflictos y elevara el listón. En vez de ello, su ira sólo estalla para vengar al hermano. Se trata de una venganza estrictamente individual, de un drama casi secreto.

FALTAN VÍNCULOS

Al no relacionar la tragedia personal con el papel social que Verloc desempeña en los turbios manejos del poder, el desenlace de El agente secreto se circunscribe a la esfera de lo íntimo. Planteamiento diametralmente opuesto al de Fritz Lang en Los sobornados (The Big Heat), donde, tras la muerte de Katie Bannion, «el tema de la venganza establece el vínculo entre la violencia social y la violencia individual» (Jacques Lourcelles, Dictionnaire du cinéma).

El universo anarquista apenas aparece. Queda reducido a una discusión teórica algo confusa en la primera escena. Y Hampton tampoco consigue abrir ninguna dimensión social con el personaje de El Profesor (Robin Williams), ensimismado en sus desvaríos. Ni con Ossipon (Gérard Depardieu), el aprovechado de turno.

Por regla general, las adaptaciones «artísticas» de clásicos ingleses ofrecen al espectador unas obras muy relamidas, muy refinadas. Paisaje, vestuario y música rivalizan en el virtuosismo decorativo. Los cineastas de dicha corriente –James Ivory es el más conocido– sienten predilección por las novelas de Jane Austen y Henry James. Hampton, en cambio, se inclina por una estética árida y austera, tirando a lúgubre. Casi toda la acción transcurre en interiores, entre luces y sombras. Las dos escenas luminosas son el atentado en Greenwich y la visita a la embajada rusa. Esta última constituye el único caso en que el director ha conseguido sacar partido del espacio y elevar el tono de las secuencias.

En fin, más que una película de cine parece un telefilm. La pobreza estilística refleja la pobreza del planteamiento y del resultado.

En 1936 ya había adaptado Hitchcock, de forma bastante libre, el mismo título de Conrad. Según los entendidos en la obra del escritor polaco-inglés, El agente secreto de Hampton sigue fielmente la novela de Conrad. Como no la he leído, no sé si las críticas que acabo de formular también se le pueden aplicar. Pero no tendría ningún inconveniente en hacerlo. Las historias de la literatura no han de servir para deslumbrar a los lectores con la admiración por los grandes nombres, paralizar su sentido crítico e impedir que piensen por su cuenta.


MÁS RECURSOS

-Ficha en la IMDB


Imágenes de El agente secreto - Copyright © 1996 20th Century Fox, Capitol Films y World Film Music Limited. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos