LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

SILENCIO ROTO


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección y guión: Montxo Armendáriz.
País:
España.
Año: 2001.
Interpretación: Lucía Jiménez (Lucía), Juan Diego Botto (Manuel), Mercedes Sampietro (Teresa), Álvaro de Luna (Don Hilario), María Botto (Lola), María Vázquez (Sole), Rubén Ochandiano (Sebas), Joseba Apaolaza (Teniente), Asunción Balaguer (Juana), Ramón Barea (Antonio), Gonzalo Baz (Tomás), Maiken Beitia (Julia), Patxi Bisquert (guerrillero), Jordi Bosch (Sargento), Joan Dalmau (Genaro), Andoni Erburu (Juan), Pepo Oliva (Cosme), Helio Pedregal (Matías), Alicia Sánchez (Rosario), Kandigo Uranga (guardia civil).
Producción: Montxo Armendáriz y Puy Oria.
Música: Pascal Caigne.
Fotografía:
Guillermo Navarro.
Montaje: Rori Sáinz de Rozas.
Dirección artística: Julio Esteban.
Vestuario: Pilar Tavera.
Dirección de producción: Puy Oria.

 

CRÍTICA

Miguel Á. Refoyo

Reiteración antibélica de nuestra historia más españolizada

Hermosa y estéticamente conseguida, la magnífica fábula antibelicista de Armendáriz se configura como el enésimo filme que retrata la España más caduca de nuestra historia

El cine de Montxo Armendáriz, poético y personal, se fundamenta, a través de su escasa y fructífera filmografía, en la disertación emocional de unos personajes llenos de profundidad que, a excepción de un par de títulos, bucean en la tradición rural y humilde, arraigada a los cantos metafóricos de una colectividad donde cada componente tiene voz propia, silenciosa e introspectiva. Con ‘Silencio Roto’, el veterano cineasta regresa a la España que mejor ha sabido analizar y reflejar en su cine, la España rural y más desamparada de los años 40 y 50. Parajes aldeanos, llenos de belleza estética visual aglutinan la intrahistoria de aquellos que, con su palabra hermética, configuraron un capítulo importante en la tradición histórica de nuestro país. Todos estos son los principales elementos de un filme deudor de la sensibilidad que el director supo extraer en ‘Tasio’, la que es, hasta el momento, su obra más conseguida y hermosa. ‘Silencio roto’ se sumerge pues en la vida anónima de los guerrilleros antifranquistas de posguerra, de aquellos soñadores ideológicos que mantuvieron los ideales de libertad y república durante los primeros años de una de las dictaduras más aberrantes de la historia.

Fiel a un entrañable y personal estilo, Armendáriz continúa adscrito a una mirada intimista y rural, indagando en la hondura de unos personajes (en este caso las mujeres que vivieron con dolor este fragmento histórico de la España más angosta), que bajo su mirada sentimental y quejumbrosa dilatan su interés en una buscada emoción escénica que rezuma un delicado realismo nostálgico. La tradición y la modestia, llenas de lirismo y de ternura, encuentran en la humanidad del director una constante de belleza que fluye en una historia autocomplaciente, de afectos y rencores, de traiciones y amistades, de amores compartidos y de una recóndita introspección sobre el sinsentido de la lucha y de la doctrina utópica. La excelente fotografía de Guillermo Navarro, la exquisita música de Pascal Gaigne y las maravillosas interpretaciones aportadas por unos talentos, en estado de gracia, como los de Lucía Jiménez, Mercedes Samprieto y Álvaro de Luna y la idoneidad de la dirección colmada de matices de calidad y sabiduría de Montxo Armendáriz conceden a ‘Silencio Roto’ un magnífico retrato histórico de la utopía como símbolo de lucha y del amor perdido como injusticia de las causas frustradas, del idealismo macilento y pesimista, pero a la vez esperanzador, simbolizado con la frase de Bertold Brech que significa el estupendo epílogo alegórico del filme. Pero Armendáriz, encubierto en su habitual maestría para inquirir en el sentimiento con sus hermosas elipsis sugerentes, con sus historias de amor sinceras, otoñales y elegantes o la destreza para idealizar situaciones, entra de lleno en lo que viene a ser la enésima cinta centrada en una especie de disposición hacia la hagiografía de los sufridores más castigados por la Guerra Civil, tomando una ilusoria perspectiva de idealismo autocomplaciente, pero a su vez, fraccionando, de forma inteligente un doble enfoque en la que su reflexión ulterior expone un mensaje antibelicista encubierto en el esplendor intencional de las miradas (patente entre Lucía y Sole, la mujer del guardia civil), y evidente en el personaje clave de la cinta, el pequeño Juan (Andoni Erburu), la metáfora esperanzadora que da título a la película.

Puede que ‘Silencio roto’ sea una de las obras más sólidas y rotundas que existan sobre estos grupos guerrilleros, sobre los idealizados maquis, pero también lo es que el nuevo y fascinante filme de Armendáriz supone una reiteración antibélica de la historia más españolizada, que ha acabado por agotarse en sí misma, en la que los bandos de la conflagración más inútil de nuestra historia han subsistido como estereotipos de una forma en la que los ideales de los personajes se presuponen con decadencia, llegando a carecer de interés y de cualquier pretensión argumental. Una obra deliciosa que deja cierto regusto a monotonía.


Miguel Á. Refoyo © 2001


< Página principal de Silencio roto

Imágenes de Silencio roto - Copyright © 2001 Oria Films. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos