LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

SILENCIO ROTO


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección y guión: Montxo Armendáriz.
País:
España.
Año: 2001.
Interpretación: Lucía Jiménez (Lucía), Juan Diego Botto (Manuel), Mercedes Sampietro (Teresa), Álvaro de Luna (Don Hilario), María Botto (Lola), María Vázquez (Sole), Rubén Ochandiano (Sebas), Joseba Apaolaza (Teniente), Asunción Balaguer (Juana), Ramón Barea (Antonio), Gonzalo Baz (Tomás), Maiken Beitia (Julia), Patxi Bisquert (guerrillero), Jordi Bosch (Sargento), Joan Dalmau (Genaro), Andoni Erburu (Juan), Pepo Oliva (Cosme), Helio Pedregal (Matías), Alicia Sánchez (Rosario), Kandigo Uranga (guardia civil).
Producción: Montxo Armendáriz y Puy Oria.
Música: Pascal Caigne.
Fotografía:
Guillermo Navarro.
Montaje: Rori Sáinz de Rozas.
Dirección artística: Julio Esteban.
Vestuario: Pilar Tavera.
Dirección de producción: Puy Oria.

 

CRÍTICA

Fernando Bernal

La otra voz de la historia

Montxo Armendáriz regresa a su momento histórico predilecto y lo hace con una historia donde los sentimientos arrebatados y la introspección llevan el peso de la película. ‘Silencio roto’ es una pieza más en el puzzle que el director navarro compone con mimo y paciencia sobre la posguerra española. ‘Tasio’ y ‘Secretos del corazón’ son los antecedentes inmediatos (también desde el punto de vista puramente formal) de esta historia de maquis, de hombres que se ‘tiran al monte’ para morir por sus ideas y plantar cara al fascismo. Armendáriz demuestra sentirse cómodo en esta geografía emocional con personajes que han surgido de su propia imaginación y, en gran parte, del testimonio real de esas personas que vivieron en la clandestinidad más absoluta y en pleno estado de guerra, durante muchos años después de abril de 1939.

‘Silencio roto’ comienza con la llegada de la joven Lucía a un bello pueblo navarro, en 1944, para vivir con su tía y huir de las penurias que pasa una familia numerosa en la ciudad. En esta aldea, Lucía descubrirá que España continúa estando dividida en dos (la Guardia Civil y las fuerzas vivas del pueblo, por un lado, y los maquis y sus colaboradores, por otro) y también saldrá a su camino el amor, personificado en Manuel ‘El Fraguas’, al que una delación empuja al monte con el resto de los antifascistas. Armendáriz plantea una interesante mirada a la parte oculta de la historia; los ‘maquis’ vivieron en la clandestinidad, pero más indiferentes han pasado hasta ahora las vivencias de sus familias, sus amigos y sus vecinos, aquellos que sufrieron la represión en sus carnes y aquellos que vivieron aquel momento con una mezcla de entusiasmo revolucionario y pesimismo fatídico. ‘Silencio roto’ es, por lo tanto, un acercamiento a la vertiente menos épica y más cotidiana, a la que ha pasado más desapercibido, de este movimiento de rebelión contra la dictadura.

La dramática historia de lucha y la relación imposible de amor entre Lucía y Manuel se encuentran excelentemente arropadas por la fotografía de Guillermo Navarro -plagada de contrastes- y por la partitura de Pascal Gaigne, que subraya momentos sin arrebatar protagonismo a la narración visual. Pero donde ‘Silencio roto’ cobra su verdadera fuerza y alcanza sus mejores momentos es en la parcela interpretativa. Montxo Armendáriz demuestra que uno de sus grandes fuertes es la dirección de actores y gracias a un ejemplar cásting de secundarios (entre los que destacan los soberbios Álvaro de Luna y Mercedes Sampietro, y los jóvenes María Botto y Rubén Ochandiano) consigue dar a su historia una dimensión coral, de donde cobra toda su fuerza y relevancia. Sin embargo, todo el peso del filme recae en la pareja de enamorados que conforman Juan Diego Botto y Lucía Jiménez. Él confirma su talento intermitente para este oficio y alcanza uno de sus mejores registros; ella se consolida como una de las mejores actrices jóvenes de la actualidad y compone un personaje valiente y lleno de coraje, que sintetiza a la perfección la voz silenciosa de la historia, la de aquellos que no se echaron al monte y se limitaron a luchar, día a día, contra el enemigo en su propio terreno. Por lo tanto, ‘Silencio roto’ constituye una obra necesaria, que en manos de Montxo Armendáriz resulta agradable para el espectador, tierna y emotiva, pero que esconde una profunda reflexión social y política sobre un momento histórico que el director navarro intenta desentrañar, desde hace casi dos décadas, con su cámara sin perder un ápice de fidelidad a su consolidado y reconocible estilo y sin dejar de lado su vocación de compromiso de dar voz a aquéllos que la historia quiso dejar de lado.


< Página principal de Silencio roto

Imágenes de Silencio roto - Copyright © 2001 Oria Films. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos