LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

Compras de cineFnac

Comprar libro "El aviador" de Charles Higham
LIBRO
 

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL AVIADOR
(The aviator)


Dirección: Martin Scorsese.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 165 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Leonardo DiCaprio (Howard Hughes), Cate Blanchett (Katharine Hepburn), Kate Beckinsale (Ava Gardner), Alec Baldwin (Juan Trippe), John C. Reilly (Noah Dietrich), Alan Alda (Senador Owen Brewster), Ian Holm (Profesor Fitz), Danny Huston (Jack Frye), Gwen Stefani (Jean Harlow), Jude Law (Errol Flyn), Adam Scott (Johnny Meyer), Willem Dafoe (Roland Sweet).
Guión: John Logan.
Producción: Michael Mann, Sandy Climan, Graham King y Charles Evans Jr.
Música: Howard Shore.
Fotografía:
Robert Richardson.
Montaje: Thelma Schoonmaker.
Diseño de producción: Dante Ferretti.
Vestuario: Sandy Powell.
Estreno en USA: 25 Diciembre 2004.
Estreno en España: 14 Enero 2005.

 

CRÍTICA
por José Luis Santos

  Hollywood vive tiempos mediocres. La hoy pobre imaginación de la otrora bien llamada Meca del Cine en su mayoría apenas subsiste fagocitando filmes (europeos, orientales o simple-mente pretéritos) con tediosos, cuan-do no vergonzantes, remakes incapa-ces de aportar nada al original, ridicu-lizando cómics con versiones que convierten verbigracia a Hulk en un Pokémon de goma con un padre se-creto esquizofrénico, o llevando a la pantalla videojuegos que, tras un in-tenso trabajo de ambientación-guioni-zación (ejem), consiguen parecer... vi-deojuegos. Y una de las tablas de salvación que la industria ameri-cana parece haber encontrado este año para su resentida creativi-dad es la de los biopics. Como muestra un botón: en apenas un par de meses se han paseado por nuestras pantallas personajes como Ray Charles, Cole Porter, Alejandro Magno, y ahora Howard Hughes, el excéntrico multimillonario del que “El aviador” nos muestra su época de esplendor entre los años 20 y 40, y al que Martin Scorsese recurre para un doble propósito. Por un lado, le permite crear uno de sus apasionantes personajes atormen-tados, ídolos con pies de barro predestinados al todo y a la nada, a coquetear con el olimpo y con el averno a la vez, y a llevar al espectador en volandas por su ascensión y arras-trarlo a regañadientes en su trágica, dolorosa e inevitable caída, algo que muy pocos directores saben hacer tan bien como él. Por otro lado, parece innegable el valor que le otorga a su protagonista/héroe/antihéroe, no como niño pijo caprichoso que se cree capaz de comprarlo todo (y aquí se revela la enorme habilidad del espléndido guión y el ingente talento tras la cámara para lograr una empatía que en principio podría parecer improbable), sino como metáfora de la rebelión contra el sistema, del inconformismo con las reglas escritas y, especialmente, con las no escritas, y por tan-to como cierto alter ego de un cineasta capaz de anteponer en su filmografía su inquietud personal y su coherencia creativa, pasando por encima del obligado peaje institucional que le lleva a tener que luchar por sacar adelante cada película, y a que obras, ya parte de la historia del cine, como “Taxi driver”, “Malas calles”, “Toro salva-je”, “Uno de los nuestros” y un largo etcétera, se hayan quedado sin un Oscar®, otorgado, por contra, en no pocas ocasiones a au-ténticas medianías.

  Scorsese vertebra su film como una impecable sucesión de episo-dios, dotados de la suficiente co-hesión para que sus casi tres ho-ras de metraje transcurran sin fati-ga. Partiendo de una primera mitad casi vertiginosa, plagada de escenas magníficamente concebidas, planifica-das, escritas y plasmadas (con una realización de aparente sencillez, pe-ro cuya fluidez y energía no son en absoluto fáciles de conseguir), ofrece una lujosa recreación del Hollywood de la etapa dorada, que combina há-bilmente una cinefilia casi religiosa con su soterrada visión crítica de la industria, apoyado en unos diá-logos cínicos, inteligentes y por momentos brillantes. Presentado el exterior de Hughes, en la segunda parte de metraje analiza ade-más su interior, sumiendo al espectador en sus subidas y bajadas, y creando (con la complicidad de un meritorio Leonardo DiCaprio) un seductor, cautivador y brillante juguete roto, preparado para ha-cer frente a cualquier limitación exterior, pero incapaz de superar sus monstruos internos más allá de la atormentada y desequilibra-da convivencia con ellos, que le sume en una total y lastimosa so-ledad. Arropando a DiCaprio, un reparto de lujo (sobre el papel y en su aprovechamiento) en el que destacan, sobre todo, el siempre fantástico Alan Alda, y una Cate Blanchett que sale airosa del complicadísimo reto de recrear a la mismísima Katharine Hepburn, además de un renacido Alec Baldwin, que tras “The cooler” pa-rece cómodo y entonado en papeles oscuros.

  Cruza Scorsese para crear su Howard Hughes al “Ciudadano Ka-ne” de Orson Welles con aspectos de filmes como “Una mente ma-ravillosa” de Ron Howard, con un tono más romántico-lúdico que el primero y con menos efectismo que el segundo, persiguiendo la pa-radoja del ídolo vulnerable que también buscaba recientemente el “Alejandro Magno” de Oliver Stone, si bien “El aviador” lo hace con menos excesos y más acierto, de la mano de una impecable ca-ligrafía fílmica que hace superables posibles carencias: la ausencia de riesgo en la apuesta, la falta de una mayor pro-fundización en las obsesiones de Hughes y la omisión de al-gunos detalles de su vida menos glamourosos, como su rumo-reada bisexualidad o los sombríos encargos que según la leyenda negra hollywoodiense cumplía para él Humphrey Bogart (conseguir-le chaperos, llevar a Jean Harlow embarazada del magnate a abor-tar a una clínica....).

  Tal vez este año Scorsese, emulando a Hughes, consiga hacer volar su hidroavión Hércules particular y se lleve para casa el eunu-co dorado que la industria tanto le debe. De momento, en los Glo-bos de Oro se le ha adelantado con “Million dollar baby” el mismísi-mo Clint Eastwood, también ninguneado cuando le arrebataron la estatuilla a su extraordinaria “Mystic river” para dársela a Peter Jackson por “El retorno del rey”. Demasiadas deudas pendientes. Demasiados entuertos que deshacer. Como diría un comentarista futbolístico, ”Hollywood es así”.

Calificación:


Imágenes de "El aviador" - Copyright © 2004 Warner Bros. Pictures, Miramax Films, Initial Entertainment Group, Forward Pass, Appian Way, Cappa Productions e IMF. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El aviador"
Añade "El aviador" a tus películas favoritas
Opina sobre "El aviador" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El aviador" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Brigada 49 (Ladder 49)     El reportero: La leyenda de Ron Burgundy (Anchorman: The legend of Ron Burgundy)     La terminal (The terminal)     Mar adentro     La Pasión de Cristo (The Passion of the Christ)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos