LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL HUNDIMIENTO
(Der untergang)


Dirección: Olivier Hirschbiegel.
País:
Alemania.
Año: 2004.
Duración: 150 min.
Género: Drama.
Interpretación: Bruno Ganz (Adolf Hitler), Alexandra Maria Lara (Traudl Junge), Corinna Harfouch (Magda Goebbels), Ulrich Matthes (Joseph Goebbels), Juliane Köhler (Eva Braun), Heino Ferch (Albert Speer), Christian Berkel (Schenck), Matthias Habich (Werner Haase), Thomas Kretschmann (Hermann Fegelein), Ulrich Noethen (Heinrich Himmler).
Guión: Bernd Eichinger; basado en el libro "El hundimiento: Hitler y el final del Tercer Reich" de Joachim Fest; y en el libro "Hasta el último momento: La secretaria de Hitler cuenta su vida" de Traudl Junge y Melissa Müller.
Producción: Bernd Eichinger.
Música: Stephan Zacharias.
Fotografía:
Rainer Klausmann.
Montaje: Hans Funck.
Diseño de producción: Bernd Lepel.
Vestuario: Claudia Bobsin.
Estreno en Alemania: 16 Sept. 2004.
Estreno en España: 18 Febrero 2005.

 

CRÍTICA
por Julio Rodríguez Chico

Perturbador retrato del mal encarnado

  Son muchas las películas sobre el nazismo, su antisemitismo o las secuelas tras su desaparición. Todas inciden en la crueldad, lo-cura y atrocidades cometidas por un dictador-visionario que llegó al poder democráticamente, y por un séquito que le adoraba y seguía irreflexivamente. El poder de sugestión, la capacidad de mando y su voluntad de doblegar al mundo entero bajo la primacía de la raza aria han quedado de manifiesto repetidamente. Lo que ahora se propone el alemán Hirschbiegel es adentrarse en su cabeza e in-dagar los motivos que le llevaron a cometer tales masacres, buscar cómo eso era compatible con otros rasgos de cierta humanidad que atraían a quien le conocía, y plantearse la colaboración pasiva del pueblo alemán acerca de lo que estaba sucediendo.

  Para ello, centra la historia en los úl-timos días de la vida de Hitler, escon-dido en el búnker de Berlín junto a sus más allegados, bajo el asedio y bombardeo soviético. Hirschbiegel lo hace desde el rigor del historiador, apoyado en el libro del prestigioso ca-tedrático Joachim Fest"El hundi-miento: Hitler y el final del Tercer Reich"—, y de los testimonios de Traudl Junge, secretaria personal del Führer. Con una mirada docu-mental, donde todo está medido y fríamente expuesto, la cinta ofre-ce un retrato coral, plagado de matices, al retratar las distin-tas actitudes y personalidades allí escondidas. El guión es ágil y sabe mantener la tensión y perplejidad de un espectador que se introduce también en el búnker, y contempla las contradicciones de un dictador que está dispuesto a morir matando, a arrastrar a su “amado” pueblo a la autodestrucción al negarse a capitular, pero que a la vez dice no “derramar una lágrima por él”. Asistimos a es-cenas de bombardeos continuos, de mutilados sangrientos que los médicos no pueden atender..., pero sobre todo —y es la de mayor dureza, atemperada por la música— al sacrificio de los niños Goebbels a manos de su propia madre —antes de su suicidio y del de su marido—, que no entiende que se pueda vivir fuera del nacio-nal-socialismo; esta escalofriante escena muestra la fe y convenci-miento ciego de algunos alemanes en el mundo que Hitler había ideado. La locura y los sueños de grandeza salen a flote en el mo-mento del hundimiento del Tercer Reich, lo mismo que la sombra de la humillación recibida tras la capitulación en la Primera Guerra Mundial, circunstancia que no están dispuestos a volver a sufrir; es-te recuerdo aparece como una razón más que mueve al dictador a permanecer en el búnker, mientras algunos de sus generales le traicionan y buscan pactar una paz con los aliados.

  La película comienza y termina con un testimonio de la verdadera secretaria Traudl Junge, en que declara como injustificable el apoyo dado a Hitler, a pesar de su juventud. Quizá ahí esté la mayor inco-herencia del guión, pues ese inserto documental contradice la vi-sión aportada por la actriz que la interpreta, y bajo cuya ingenua y emotiva mirada asistimos en muchos momentos a un relato de la historia de tono distinto. El caso es que el punto de vista de la narración de los hechos va cambiando según las fuentes to-madas, y la película pierde cierta unidad interna, al menos en cuanto al mensaje pretendido. Además, mientras que no es-catima imágenes de sangre por doquier y son numerosas las eje-cuciones y suicidios explícitas... hace dos excepciones en el caso de los suicidios de Hitler y Eva Braun, y del matrimonio Goebbels; con estas pudorosas elipsis se esquiva el tratamiento humano del Führer, el de ser uno más de los mortales —pretendido por el direc-tor—, y se alienta una imagen de mito inmortal (aunque negativo): es como si el espectador se percatara de que ha muerto un indivi-duo, pero que permanece (invisible y al acecho) la ideología nacio-nal-socialista. Y esta interpretación —hecha por el mismísimo Wim Wenders— resulta ciertamente perturbadora para ser alentada des-de el cine. Otro elemento del guión un tanto confuso para el espec-tador es la densidad de personalidades que aparecen, y que —sal-vo eruditos— cuesta identificar, saber su relación y responsabilida-des con la Historia.

  A pesar de todo ello, no es nada maniquea ni esquemática en la presentación de sus personajes: Hitler queda retratado con ciertos ras-gos de humanidad —se insiste en su estatus de hombre, frío y calculador, lejos de la locura—, a la vez que no se oculta su falta de escrúpulos para llevar a cabo las matanzas de judíos, polacos católicos o gitanos —aspec-tos estos últimos que no aparecen en la película, pero sí en el libro de Fest—, con toda su carga de para-noia destructiva, más evidente en esos últimos momentos de desesperanza y drama. Pero, junto a su deshumanización y la de algunos de sus colaboradores, tam-bién se deja ver la realidad de un “pueblo de víctimas indefensas”, conducidas hacia la guerra y crédulas ante el paraíso prometido por su líder, personas que seguramente ignoraban “la letra pequeña” —aunque ésta hablase de exterminios que no admiten excusa—, y que por tanto merecerían el perdón y humanidad del que juzga ese momento histórico, para no caer en la misma falta achacada a sus autoridades.

  La película se ve con el corazón encogido ante tanta vio-lencia explícita e interior, con el ánimo lleno de angustia, y el realismo de su puesta en escena hace que el espectador se pregunte “¿cómo es que hayamos podido llegar a esto?”. Decorados, fotografía y diseño de producción dan verosimilitud a lo narrado, pero especialmente las magníficas interpretaciones de los actores, donde destaca Bruno Ganz en el papel de Hitler —su do-blaje no es bueno, y en los momentos de ira queda convertido en un muñeco sin fuerza dramática y algo histriónico, por lo que es re-comendable la versión original—.

  Película rigurosa, valiente y honesta, muy dura y nada compla-ciente, que supone un nuevo acercamiento a una triste realidad del siglo pasado, pero desde una óptica nueva. En ella se nos muestra el hundimiento del régimen nazi, y también el nihilismo y la falta de respeto a la persona que subyacía en su doctrina. Pero, a la vez, es reflejo de la crisis de la modernidad, pues —como ha destacado el historiador Fest— su origen está en el movimiento ilustrado, que piensa que el hombre es bueno y basta con unos conocimientos para alcanzar la felicidad..., olvidando el mal y la depravación a que el hombre —Hitler es sólo un ejemplo— puede llegar. Ésta podría ser una segunda lectura para un espectador que, acabada la película, permanecerá en la butaca un buen rato... mientras se recupera del shock emocional en que las imágenes le han sumido.

Calificación:


Imágenes de "El hundimiento" - Copyright © 2004 Constantin Films, Degeto Film, ORF, EOS Producion y Rai Cinema. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El hundimiento"
Añade "El hundimiento" a tus películas favoritas
Opina sobre "El hundimiento" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El hundimiento" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sophie Scholl - Die letzten tage (Sophie Scholl - The final days)     Paradise now     Triple agente (Triple agent)     Hotel Rwanda     Contra la pared (Gegen die wand) (Head-on)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos