LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

 


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas

EL CASTILLO AMBULANTE
(Howl's moving castle) (Hauru no ugoku shiro)


Dirección: Hayao Miyazaki.
País:
Japón.
Año: 2004.
Duración: 119 min.
Género: Animación, fantasía.
Personajes: Sophie, Howl, La Bruja de las Landas, Calcifer, Marko, Suliman, Hihn, Navet.

Guión: Hayao Miyazaki; basado en la novela de Diana Wynne Jones.
Producción: Toshio Suzuki.
Música: Joe Hisaishi.
Fotografía: Okui Atsushi.
Montaje:
Takeshi Seyama.
Dirección artística: Yôji Takeshige y Noboru Yoshida.
Estreno en Japón: 20 Noviembre 2004.
Estreno en España: 3 Marzo 2006.

 

SINOPSIS

Sophie tiene 18 años. Trabaja sin descanso en la tienda de sombreros que mantenía su padre antes de fallecer. En uno de sus poco frecuen-tes paseos por la ciudad, Sophie conoce al mago Howl. Howl es un joven con poderes ex-traordinarios y extremadamente seductor. Sin embargo, a Sophie le da la impresión de que Howl esconde algo… El encuentro entre So-phie y Howl no ha pasado desapercibido para la Bruja de las Lan-das, quien odia visceralmente a Howl. Cuando Sophie vuelve a la tienda, la Bruja, haciéndose pasar por una clienta, la engaña y la hechiza, transformándola en una anciana de 90 años que no puede revelar su verdadera identidad. Sophie, imposibilitada para decirle a sus amigas y compañeras quién es realmente y lo que le ha pasa-do, se ve obligada a abandonar su casa y decide entonces buscar a Howl para que le ayude a romper el hechizo. Howl vive en un “castillo mágico” que tiene la peculiaridad de trasladarse a voluntad de su dueño. Sophie se adentra en lo desconocido, en busca del castillo ambulante, perdiéndose en tierras desoladas. Finalmente y casi por casualidad, llega al lugar en el que se encuentra la resi-dencia de Howl. Allí conoce al joven aprendiz del mago, Marko, y al encargado del mantenimiento del castillo, Calcifer, el demonio del fuego. Al no poder revelar su identidad, Sophie tiene que inventar al-guna excusa para quedarse en el castillo, y consigue que la contra-ten como asistenta. Esta “anciana” tan misteriosa y dinámica le dará en poco tiempo un nuevo aspecto a la descuidada residencia de Howl, consiguiendo que parezca un verdadero hogar. Pero la aventura no ha hecho más que empezar ¿Qué fabuloso destino le aguarda a Sophie? ¿Qué secretos esconde Howl en su castillo am-bulante?

 

suscríbete gratis a LaButaca.net

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


 
 

CRÍTICA por Leandro Marques

Una ventana a la fantasía, una invitación a la reflexión

  En el arte de manipular y coquetear con signos audiovisuales para representar a través de ellos un punto de vista, Hayao Miyakazi es dueño de un talento que muy pocos directores de cine contemporá-neos poseen. El realizador japonés, quien tras una larga trayectoria en su país deslumbró definitivamente al mundo con “El viaje de Chi-hiro”, película con la que obtuvo un Oscar® al mejor film animado, vuelve a conseguir el mismo efecto hipnótico y envolvente con su última obra: “El castillo ambulante”, una aventura animada recarga-da de creatividad y fantasía.

  “El castillo ambulante” es puro in-genio y fascinación, de principio a fin, y cuenta con la infrecuente vir-tud de convertirse en la película que el espectador decida y desee que sea. Miyakazi pareciera hacer del cine una enorme ventana y una in-vitación. Una ventana, porque constru-ye un panorama visual de manera ca-si artesanal, en el que resulta imposi-ble encontrarse con un rincón del pla-no vacío o descuidado, al que pueda pensarse que no se le prestó atención o se lo dejó un poco de lado. Cada una de sus imágenes posee una com-posición tan completa, tan rebalzante de brillo, de vida, que pare-ciera no poder nunca terminar de ser observada: siempre puede descubrirse un nuevo detalle, un objeto o alguna mueca casi imper-ceptible de algún personaje que produzca una gratificante sensa-ción de sorpresa y placer. No caben dudas, insertarse en el esce-nario visual que proponen las imágenes de “El castillo ambulante” resulta una actividad que casi sin buscarlo, casi sin esfuerzo, con-duce inevitablemente al placer.

  La invitación es tal vez menos anunciada y de acceso más dificul-toso. La obra de Miyazaki puede ser tomada —aunque esto no sea lo más probable— como una sencilla película animada para chicos, también para grandes, si se toma en cuenta la originalidad y sim-patía de los dibujos y la calidad de los procesos de elaboración que ellos portan. Pero detrás de la exuberancia cautivante de sus atractivos visuales, el film está proponiendo una invitación a un viaje oscuro y excitante que tiene como objetivo, sin pe-car de pretencioso, la exploración misma del alma humana. Con sencillez y sutileza, la película desliza una historia épica, de magos, fantasmas y hechizos a través de la cual se permite posar la mirada en los miedos más profundos y aterradores que puede afrontar un hombre a la hora de vivir un gran amor. Para hacerlo no necesita estar permanentemente haciendo hincapié en la historia que quiere contar. Miyakazi toma siempre el tiempo exacto para distanciarse y acercarse al relato, entretener la mayoría del tiempo, hacer reír también, y después sí, en el momento más oportuno y tal vez menos esperado, inmiscuirse en la trama esencial de la pe-lícula, que es la que no deja tan a la vista. En el permanente diálo-go entre lo que se ve y lo que no, y en la capacidad para entretener y a la vez servir como disparador de preguntas y pensamientos se halla una de las principales fuentes de la magia que irradia la pelí-cula.

  El film no presenta fisuras ni en la narración, ni en la puesta estéti-ca, ni en la composición de los personajes. Además, la citada exu-berancia de las imágenes, si bien pro-duce una sensación de deslumbra-miento que podría tener como conse-cuencia la construcción de un espec-tador pasivo, boquiabierto, por mo-mentos está acompañada de vacíos significativos (imágenes que no car-gan otro sentido que el literal) que re-sultan ideales para comunicarse con el espectador, permitirle un espacio para que sea él quien pueda plantear-le a la historia sus preguntas y desarrollar sus propios pensamien-tos. “El castillo ambulante” finaliza cuando pareciera que recién es-tá comenzando. En sus escasas casi dos horas de duración, se encarga de diluir el sentido del tiempo y de construir un universo para el que todos aquellos que lo deseen tienen el acceso permiti-do. Ofrece una ventana inmensa de imágenes placenteras. Propone una aventura intensa y apasionante. Invita a un disfrute tan visual y reflexivo como poco común en estos días de chatura.

Calificación:


Imágenes de "El castillo ambulante" - Copyright © 2004 Tokuma Shoten, Studio Ghibli, Nippon Television Network, Dentsu, Buena Vista Home Entertainment, Mitsubishi y Toho. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El castillo ambulante"
Añade "El castillo ambulante" a tus películas favoritas
Opina sobre "El castillo ambulante" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El castillo ambulante" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Bambi 2: El príncipe del bosque (Bambi and the Great Prince of the Forest)     El tiovivo mágico (Pollux: Le manège enchanté)     Kirikú y las bestias salvajes (Kirikou et les bêtes sauvages)     La profecía de las ranas (La prophétie des grenouilles)     Olentzero y el tronco mágico

 
 


   La Butaca   Internet


::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.