55ª BERLINALE - Festival Internacional de Cine de Berlín

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 


IN GOOD COMPANY (ALGO MÁS QUE UN JEFE)
(In good company)


Dirección y guión: Paul Weitz.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 109 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Dennis Quaid (Dan Foreman), Scarlett Johansson (Alex), Topher Grace (Carter Duryea), Marg Helgenberger (Ann Foreman), David Paymer (Mortie), Philip Baker Hall (Eugene Kalb), Clark Gregg (Steckle), Selma Blair (Kimberly), Frankie Faison (Corwin), Kevin Chapman (Lou).
Producción: Paul Weitz y Chris Weitz.
Música: Stephen Trask.
Fotografía:
Remi Adefarasin.
Montaje: Myron Kerstein.
Diseño de producción: William Arnold.
Dirección artística: Sue Chan.
Vestuario: Molly Maginnis.
Estreno en USA: 29 Diciembre 2004.
Estreno en España: 15 Abril 2005.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

Sobre capitalismos y relaciones filiales

  Repasar la filmografía de Paul Weitz es algo que en un primer mo-mento provoca no poco desconcierto. Cuesta creer que películas como la funesta "American pie" —no tanto por la película en sí, que también, sino por todo lo que trajo consigo el desmesurado éxito de esta come-dia estudiantil sobre picores adolescentes en forma de subproductos a cual más deleznable que inundaron nuestras pantallas en años poste-riores, un hecho que por sí solo bastaría para odiar eternamente al in-directo responsable del mismo— y la mucho más lograda e interesan-te "Un niño grande" —un retrato bastante amargo en el fondo de la in-madurez masculina— sean obras que lleven la firma del mismo cine-asta, acompañadas, eso sí, por su, hasta este último filme, insepara-ble hermano Chris, con el que había compartido las tareas de direc-ción y guión. Sin embargo es posible rastrear en ambas películas un cierto interés por las relaciones poco convencionales que se estable-cen entre los padres e hijos, ya sean biológicos o sorpresivamente asumidos como tales, que pueblan ambos filmes. Casi todo el mundo recuerda de "American pie" a ese entrañable padre comprensivo y dia-logante que siempre acababa compartiendo con su hijo las más extra-ñas y surrealistas situaciones, y "Un niño grande" se articulaba de manera casi exclusiva en la relación entre ese chaval necesitado de un referente paterno y ese egoísta Hugh Grant que acababa contra todo pronóstico asumiendo tal rol.

  Desde ese punto de vista, podría de-cirse que "In good company (Algo más que un jefe)" guarda cierta coherencia te-mática con su anterior obra, ya que esta comedia amable ambientada en su ma-yor parte en el mundo empresarial de hoy en día no es sino otra mirada sobre el mismo tema, si bien en esta ocasión la cosa tiene el aliciente de que la relación filial aquí descrita tiene lugar entre el ma-duro responsable de la publicidad de una conocida revista deportiva y un joven tre-pa sin muchos escrúpulos que, por aza-res del mercado y de esas absorciones de empresas por parte de grandes corporaciones que buscan diversifi-car lo más posible su campo de actividades, es puesto al frente de di-cha revista y, por lo tanto, acaba convertido en su jefe. "In good com-pany (Algo más que un jefe)" se configura también desde este aspecto (y siempre como telón de fondo del verdadero tema de la película) como una puesta al día de aquellas películas que a lo largo de las dos últimas décadas nos han familiarizado con una forma de hacer negocios que busca el enriquecimiento a toda costa sin reparar mucho en las consecuencias que ello tiene para los em-pleados de esas empresas. Suelen ser los que pagan muy a menudo con sus puestos de trabajo, conseguidos a lo largo de años de esfuer-zo, el que no cuadre la cuenta de resultados previstos por gestores que poco o nada saben del negocio que les ha tocado en suerte dirigir, que lo mismo podría consistir en vender cereales que teléfonos móviles en forma de dinosaurio para menores de cinco años. Dicho de otra forma, "In good company (Algo más que un jefe)" confronta dos formas de entender el capitalismo —uno, el especulativo, despiadado e inhu-mano en su afán de conseguir el dinero fácil aunque sea abaratando costes en forma de sueldos; y otro, el viejo capitalismo compasivo de toda la vida, quizás anticuado en cuanto a los méto-dos de trabajo, pe-ro a cambio mucho más preocupado por el bienestar de los empleados al servicio de la empresa—, inclinándose el punto de vista de la pelícu-la por la segunda opción, ya que no en vano resulta lo más justo y co-rrecto.

  La película, eso sí, se esfuerza por ofrecer un retrato bastante completo de los dos personajes sobre cuya relación gira casi to-do el entramado. Por un lado tenemos a Dan, un eficaz gestor, gran conocedor de los entresijos de un negocio al que lleva dedicado la ma-yor parte de su vida y buen padre de familia, que de la noche a la ma-ñana ve cómo su mundo se tambalea por tres circunstancias: una, su mujer se queda inesperadamente embarazada, con lo que tiene que volver a plantearse un capítulo de su vida, la paternidad, que ya creía definitivamente cerrado; dos, su hija mayor, a la que le une una exce-lente relación, se va a la costosa universidad de Nueva York, lo que supone por un lado el consabido esfuerzo económico y por otro asumir su marcha del núcleo familiar; y tres y no menos importante, ha de en-frentarse al hecho de que su puesto de trabajo acaba de ser ocupado por un jovenzuelo que bien podría ser su hijo y defender en la medida de lo posible a sus antiguos subordinados (e incluso a sí mismo) de la constante amenaza del despido.

  Sin embargo, el verdadero protago-nista de "In good company (Algo más que un jefe)" es Carter, un Topher Grace que incorpora a este último personaje una serie de característi-cas que lo hacen mucho más intere-sante de lo que podría parecer en un principio. Lejos de ser el ambicioso triunfador que parece, Carter está bastan-te perdido: su breve matrimonio ha sido un fracaso absoluto, se siente muy inse-guro en su nuevo puesto de trabajo por su falta de experiencia previa en el cam-po, admira tanto la dedicación de Dan como la estable vida familiar de la que disfruta y, hasta cierto punto, le cuesta ejecutar esas decisiones de arriba que cuestan empleos. El choque incruento entre dos formas tan distintas de entender el negocio da lugar a esa previsible relación filial de la que hablábamos en un principio, en la que, tras una buena ración de esa inevitable moralina tan propia de ese cine americano destinado al consumo masivo, hará de Carter una mucho mejor persona. Ni si-quiera su inapropiada relación sentimental con Alex, la hija mayor de Dan, hará tambalear seriamente la solidez de esa relación.

  "In good company (Algo más que un jefe)" tiene su mejor baza en el trabajo de sus dos intérpretes principales: un correcto Dennis Quaid al que este papel le llega en el momento justo para darle el punto de madurez que necesita, pero, por encima de todo y de todos, un Topher Grace que demuestra un insultante talento para componer un persona-je que demanda manejar unos cuantos registros de forma más que no-table. Grace resulta creíble tanto en su papel de ejecutivo sin escrúpu-los como en su faceta más vulnerable y necesitada (véase al respecto la secuencia de la cena en casa de Dan a la que se autoinvita en un esfuerzo por huir de su soledad) y se revela como un actor al que conviene seguirle la pista en futuros trabajos. A su lado, la hermosa Scarlett Johansson parece aburrirse en un papel testimonial que no le exige el más mínimo esfuerzo, y el plantel de secundarios oscila en-tre los siempre eficaces David Paymer (que incorpora un pesimista vendedor que tiene a su cargo algunas de las líneas más tristemente divertidas del guión) o Philip Baker Hall, y el grotesco, caricaturesco villano corporativo que interpreta Clark Gregg, pasando por los came-os intrascendentes de Selma Blair o Malcolm McDowell. Si deja-mos de lado el discutible mensaje conservador de la película y la previ-sibilidad de su argumento, "In good company (Algo más que un jefe)" ofrece una comedia amable que se deja ver sin apasionamiento pero con agrado, unas correctas interpretaciones en las que destaca sobremanera el potencial de ese descubrimiento llama-do Topher Grace y una dirección sobria y exenta de estriden-cias que narra de forma sencilla una historia en el fondo bastan-te convencional. El uso, una vez más tras "Un niño grande", de una excelente selección de temas musicales que ayudan a narrar emocio-nalmente la película (y disimulan a veces ciertas carencias en ese campo) es otro de los pocos atractivos de un filme en el que sin duda se echa de menos un mayor sentido del riesgo. O de la realidad.

  Para terminar, recomendar la muy ecléctica selección de temas musicales que componen la banda sonora original de la película, que por un lado recupera magníficos temazos de autores consa-grados como Peter Gabriel (la maravillo-sa "Solsbury Hill") o David Byrne ("Glass", "Concrete and stone") y por otro cuenta con algunas piezas de gente menos conocida pero igualmente intere-santes como Iron and wine (atención a "The trapeze swinger", hermosa balada que suena en los títulos de crédito fina-les) o The soundtrack of our lives ("Ten years ahead"), sin olvidar una elegante música incidental a cargo de Stephen Trask (el mismo compositor de cintas independientes como "Hedwig and the Angry Inch" o "The station agent [Vías cruzadas]") que conforman un conjunto de lo más estimulante, diría que incluso más que la propia película que, dejando aparte el impacto que siempre causa en este cronista la apabullante Scarlett Johansson (debilidades que tiene uno), resulta una obra más bien poco o nada proclive a apa-sionarse por ella.

Calificación:


Imágenes de "In good company (Algo más que un jefe)" - Copyright © 2004 Universal Pictures y Depth of Field. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "In good company"
Añade "In good company" a tus películas favoritas
Opina sobre "In good company" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "In good company" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

The life aquatic with Steve Zissou     One day in Europe (Galatasaray-Dépor)     Hitch: Especialista en ligues (Hitch)     Kong que (Peacock)     Amor idiota

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2005 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.