55ª BERLINALE - Festival Internacional de Cine de Berlín

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 


KINSEY


cartel
Dirección y guión: Bill Condon.
Países:
USA y Alemania.
Año: 2004.
Duración: 118 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Liam Neeson (Alfred Kinsey), Laura Linney (Clara McMillen), Chris O'Donnell (Wardell Pomeroy), Peter Sarsgaard (Clyde Martin), Timothy Hutton (Paul Gebhard), John Lithgow (Alfred Sequine Kinsey), Tim Curry (Thurman Rice), Oliver Platt (Herman Wells), Dylan Baker (Alan Gregg), Lynn Redgrave (Entrevistadora).
Producción: Gail Mutrux.
Producción ejecutiva: Michael Kuhn, Francis Ford Coppola, Bobby Rock y Kirk D'Amico.
Música: Carter Burwell.
Fotografía:
Frederick Elmes.
Montaje: Virginia Katz.
Diseño de producción: Richard Sherman.
Dirección artística: Nicholas Lundy.
Vestuario: Bruce Finlayson.
Estreno en USA: 12 Noviembre 2004.
Estreno en España: 4 Marzo 2005.

 

CÓMO SE HIZO SE HIZO "KINSEY"

Notas de producción © 2004 Filmax

1. La génesis del proyecto

  El 5 de enero de 1948 la cultura americana cambió irrevocablemente. Ese fue el día en que W.B. Saunders, un aburrido y conservador editor de temas de medicina publicó “La Conducta Sexual del Hombre” y, en cierto modo, ese fue el día en que América empezó a hablar de sexo.

  El libro no sólo fue un número 1 en ventas y una sensación para los medios de comunicación, sino también la chispa que más tarde haría estallar la revolución sexual de los 60 y pondría en marcha una tolerancia sexual que iría en aumento en las próximas décadas. Por entonces Kinsey fue llamado el “Freud Americano” y comparado con otros científicos pioneros como Galileo y Darwin.

  Antes del libro de Kinsey, el sexo, uno de los elementos más vitales de la conducta humana, simplemente no había sido estudiado por investigadores serios. ¿Por qué -se preguntaba- la gente era tan ignorante y silenciosa frente a un aspecto mayor en la existencia humana? Impulsado por una curiosidad feroz y por una necesidad emocional profundamente arraigada, Kinsey abrió un nuevo mundo de exploración humana. Después de la publicación de su libro, una nación despertó. Todavía hoy, las preguntas que Kinsey realizó sobre el porqué y en especial cómo anhelamos la privacidad, son tan polémicas, fascinantes y relevantes como entonces.

  Por este motivo el escritor y director Bill Condon aceptó el reto planteado por la productora Gail Mutrux, la cual había estado buscando al director ideal para desarrollar la vida de Alfred C. Kinsey. “Kinsey cambió la manera de pensar en el sexo y de la manera que hablamos de ello en América, aunque como hombre ha sido mayoritariamente olvidado”, dice Condon. “Detrás de todos los avances y polémicas, había una idea básica que no estoy seguro de que la gente oyera claramente entonces. Después de haberse pasado veinte años alrededor de un millón de insectos, Kinsey descubrió que ninguna de estas minúsculas criaturas era idéntica a otra. Tomó este concepto biológico de variación individual y lo aplicó a la sexualidad humana. Kinsey fue el primero en decir que la formación sexual de cada persona es única, y que por lo tanto el termino “normal” carece de importancia cuando se trata de sexualidad humana. Sólo existen “común” y “poco frecuente”. Esta es, todavía hoy, una noción radical”.

  Cuanto más leía Condon sobre Kinsey, más se daba cuenta de que su impulso a explorar el sexo bajo un concepto estrictamente científico poseía una dimensión personal extrema. Lo que le impresionó a Condon en particular fue cómo esos dos aspectos de la mente de Kinsey estaban enmarañadamente vinculados. “Una trampa potencial cuando se hacen películas biográficas es la tendencia a que el drama personal ensombrezca los logros del argumento”, observa Condon. “Enfatizar las crisis y las luchas privadas puede disminuir la figura que causa la atención del público en primer lugar. Lo que me atrajo de Alfred Kinsey fue la conexión íntima entre su vida personal y su proyecto científico”. Respecto a James Whale, el tema de la película previa de Condon DIOSES Y MONSTRUOS “la vida y trabajo de Kinsey son en verdad una sola cosa”.

  Durante su vida, Kinsey fue una figura extremadamente polémica y así permanece hoy. Los cineastas decidieron que la única manera de acercarse a esta historia fuera bajo el prisma de Kinsey: completamente franco, inquisitivo, y sin juzgar a nadie. “He encontrado que la película actúa como un tipo de test sobre las ideas de uno mismo acerca de la sexualidad”, comenta Condon. “Kinsey era un hombre complejo y de alguna manera imperfecto, sin solución. Pensé que era importante presentarlo todo y dejar que la gente formase su propia opinión”.

  Condon se pasó unos seis meses investigando, leyendo historias, los propios escritos de Kinsey, material contemporáneo relacionado y ni más ni menos que cuatro biografías, en particular la elogiada “El Sexo lo Mide Todo: Una Vida de Alfred C. Kinsey”, de Jonathan Gathone-Hardy. Condon nos cuenta que la versión oficial de la vida de Kinsey es menos interesante y fascinante que la historia personal que Jonathan pudo descubrir.

  Condon también fue al instituto de Kinsey en Indiana y entrevistó a muchísima gente que le había conocido y trabajado con él. “Una de las personas con las que hablé era un hombre llamado Clarence Tripp, que había estado implicado en el proyecto de Kinsey una vez que se publicó el volumen del hombre”, apunta Condon. “Tripp fue uno de los principales fotógrafos que Kinsey utilizó en las partes filmadas de su investigación. Era su protegido y más tarde se convertiría en un autor destacado por derecho propio. Era comunicativo en todo y lleno de historias interesantes”.

  Todavía viven dos de los tres miembros del equipo de investigación de Kinsey: Clyde Martin (interpretado por Peter Sarsgaard) y Paul Gebhard (interpretado por Chris O´Donnell). “Gebhard tiene mas de ochenta años pero sigue absolutamente despierto,” comenta Condon. “Es un personaje extraordinario. Tuve que preguntarle por asuntos delicados como por ejemplo el sexo abierto que existía entre los miembros del equipo, cómo sucedió, cuáles eran los detalles y me respondió con la misma naturalidad que si le hubiese preguntado que había almorzado”.

  La esposa de Kinsey, Clara (“Mac”), murió en 1982 pero Condon tuvo la oportunidad de ver a dos de sus nietas. “Se parecen tantísimo a ella”, dice, “que tengo un perfecto sentido de su carácter. Realmente sigue viva a través de las historias que cuentan”.

  Cuando Condon empezó a escribir el guión cogió todos los hechos y recuerdos que había acumulado e intentó juntarlos de una manera que pasaran a ser más que la suma de las partes. Antes que nada quería evitar la típica convención sentimental de las películas biográficas y crear algo más dinámico. Kinsey describía sus famosas entrevistas sexuales como prismasque revelaban el pasado de una persona y Condon diseñó su película para que actuara como un caleidoscopio que reflejara muchas facetas tanto de un hombre como de una cambiante actitud sexual de una sociedad.

  “Para mí, una de las cosas más extraordinarias de Kinsey es que era un genio a la hora de conseguir que la gente se abriera en los aspectos más íntimos de su vida”, explica Condon. “Pensé que sería interesante utilizar esta técnica de entrevista en la biografía personal de Kinsey.” Para Condon KINSEY pronto se convirtió en lo que él llama “el súmum de los bustos parlantes. Después de todo ese fue su gran logro, el estar sentado delante de una gente puestos de uno en uno y hacerles hablar”.

  Cuando salió el primer borrador de Condon, la productora Gail Mutrux estaba contentísima por cómo había resuelto una vida compleja en una experiencia compacta y con entretenimiento. Mutrux había trabajado previamente en películas de éxito basadas en biografías como QUIZ SHOW (EL DILEMA) y DONNIE BRASCO, así que ya conocía el matiz de aproximación necesario para convertir vidas reales en experiencias cinematográficas. “Me fascinó el guión de Bill, que presenta a un hombre que fue vital en la cultura americana de una manera tan equilibrada”, comenta. “Lo que es maravilloso y poco común es que la historia no plantea ningún juicio final sobre Kinsey o su trabajo, simplemente presenta su vida y lo que sucede a su alrededor, dejando al público abandonar la sala con sus propios sentimientos hacia el hombre y su efecto sobre el mundo".

2. ¿Quién fue Alfred C. Kinsey? >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "Kinsey" - Copyright © 2004 Fox Searchlight Pictures, Owerty Films, N1 European Film Produktions y Pretty Pictures. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Kinsey"
Añade "Kinsey" a tus películas favoritas
Opina sobre "Kinsey" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Kinsey" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Hotel Rwanda     Man to man     Amor idiota     Les mots bleus (Words in blue)     Kakushi ken - Oni no tsume (The hidden blade)

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2005 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.