LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

Compras de cineFnac

  Comprar DVD de "Rebelde sin causa" de Nicholas Ray
 
DVD

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (30)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

REBELDE SIN CAUSA
(Rebel without a cause)


cartel
Dirección: Nicholas Ray.
País:
USA.
Año: 1955.
Duración: 107 min.
Género: Drama.
Interpretación: James Dean (Jim Stark), Natalie Wood (Judy), Sal Mineo (John 'Platón' Crawford), Jim Backus (Frank Stark), Ann Doran (Sra. Stark), Corey Allen (Buzz Gunderson), William Hopper (Padre de Judy), Rochelle Hudson (Madre de Judy), Dennis Hopper (Goon), Edward Platt (Ray), Steffi Sidney (Mil).
Guión: Stewart Stern; basado en un argumento de Nicholas Ray.
Producción: David Weisbart.
Música: Leonard Rosenman.
Fotografía:
Ernest Haller.
Montaje: William Ziegler.
Dirección artística: Malcolm Bert.
Vestuario: Moss Mabry.
Estreno en USA: 27 Octubre 1955.

 

SINOPSIS

  Jimmy Stark (James Dean), estudiante de instituto, es un chico particularmente difícil: confuso y desorientado, se ve frecuentemen-te envuelto en peleas y conflictos, a consecuencia de los cuales su familia,en la cual es el hijo único, se ve obligada a un permanente peregrinaje de una ciudad a otra. Llegado a una nueva localidad, en la que también encontrará nuevos sentimientos hasta entonces desconocidos (el amor, de Judy [Natalie Wood]; y la amistad admi-rativa de ‘Platón’ Crawford [Sal Mineo], un muchacho aún más jo-ven que él), no tarda en sostener su enésimo enfrentamiento, aun-que, en esta ocasión, las consecuencias serán mucho más terri-bles...


CRÍTICA por Manuel Márquez

  Estados Unidos, mediados de los 50: un país empieza a recupe-rar el aliento, tras el esfuerzo de la Gran Guerra, y, erigiéndose en potencia hegemónica enfrentada a su antagonista soviética (esta-mos en pleno despegue de la guerra fría...), vuelve a marcar las pautas sociales de referencia, no sólo para sí, sino para todo el mundo occidental cuyo bloque lidera. Es el american way of life, exportado junto a las generosas remesas económicas del plan Marshall, con todas sus notas características de modelo de orden, aseado y confortable, al menos en su superficie. Porque al fondo, muy al fondo (los convulsos 60 aún están por llegar), algo se mue-ve...

  Parte de ese algo es lo que pretende retratar "Rebelde sin causa", una película condenada (no sé si para bien o para mal: me limito a constatar la circunstancia) a constituirse en un icono, un mito, un referente en el que pesan más sus connotaciones no estrictamente cinematográficas (la condición de outsider de su director, Nicholas Ray; o la de auténtica leyenda del imaginario hollywoodiense en que, debido a su prematura muerte, muy poco tiempo después, se convirtió su protagonista, James Dean), que sus calidades técni-cas, las cuales, por cierto, hacen que quepa considerarla, si no un film excepcional, sí, al menos, una obra bastante estimable.

  Nicholas Ray –un hombre al que Ho-llywood terminó negando el pan y la sal, confinándolo en producciones marginales y abocándolo a un final tan trágico como patético– urde la historia con solvencia y seguridad, anclándola muy sólidamente en tres pilares narrativos bien definidos: el inicio, que gira sobre el protagonista, Jimmy Stark, cuya borrachera ya nos permite apreciar no sólo los talentos interpretativos de Dean (ligeramente “moteados” por algún puntito de his-trionismo), sino, y ahí radica su inte-rés, la idiosincrasia y los condicionan-tes de su personaje (su inseguridad y su rebeldía quizá carecen de causa, pero no están faltas de motivos: una madre castrante y un padre pusilánime, incapaces de ubicarlo en un mundo en constante movimiento, sin puntos de equilibrio); un episodio central, desarro-llado a través de una escena coral –y en el que los aspectos com-positivos (movimientos de cámara, planificación) juegan un papel fundamental, mostrándonos, por otro lado, la maestría técnica de Ray–, en el que se va a desencadenar una tragedia que no va a constituir un punto final, sino una premisa argumental previa al clí-max final; y este último, cuyo desarrollo se sustenta en la acción de los tres personajes principales (Jim, Judy y ‘Platón’ Crawford), un triángulo en cuyo vértice central se sitúa nuestro protagonista, arropado por sus dos partenaires, cada uno de los cuales asumirá una posición respecto a Jimmy que le conducirá, inexorablemente, a cada una de los dos vías (el amor, para Judy; la muerte, para ‘Platón’), a través de las cuales nuestro héroe se terminará redi-miendo, en una suerte de viaje iniciático, al más puro estilo de la tragedia clásica griega, tras el cual arriba a un puerto que cabe asi-milar, aunque sea tímidamente, a lo que podemos entender como madurez (en este aspecto, resulta particularmente significativo que este episodio final se desarrolle en esa suerte de metáfora del uni-erso que viene a ser un planetario).

  Estamos, pues, ante un desarrollo narrativo muy coherente y equilibrado, en el que a cada punto álgido, de máxima in-tensidad dramática, se contrapone un anticlímax de carácter reflexivo –en el que asumen mayor protagonismo los personajes secundarios, aportando menos acción, menos movimiento, y más diálogo: el comisario de policía, en el primero de ellos; o el padre de Jimmy, en el segundo; en el último no hay pie a ello, porque la tragedia ya se ha consumado, y sólo cabe asumir sus funestas consecuencias–, aunque con una alternancia muy suave, y desple-gando siempre la historia con el ritmo más adecuado al momento que se refleja.

  Hay más elementos dignos de re-saltar en este film: desde la muy ajus-tada presencia de sus secundarios, a la que antes aludíamos, cuyo peso e influencia en el devenir de la trama no sólo adquiere un fuerte relieve por su propia entidad, sino también por su significación en la de los protagonis-tas, hasta la portentosa actuación de una jovencísima y deslumbran-te Natalie Wood –con una Judy que ofrece una explosiva mezcla de mali-cia, inconsciencia y desencanto–, que, con sólo 17 años, se ajusta mu-chísimo mejor al perfil de edad del personaje de “tierna” chica de instituto al que da vida, que el ya al-go talludito para tales menesteres James Dean –cuya interpreta-ción, por otro lado, alterna momentos súblimes con otros en los cuales un cierto punto de sobreactuación la emborrona ligeramen-te–. Tampoco cabe pasar por alto la sorprendente y estimulante presencia de un más joven aún Sal Mineo, otra estrella en ciernes que se destapó con esta película –con la cual debutaba–, y al que lo errático de su carrera posterior (también truncada precipitada-mente con su muerte siendo aún joven) impidió confirmar los altos designios a que parecía apuntar.

  La crítica anacrónica juega con sus propias reglas: lo que se pier-de en contexto (a corto), se gana en perspectiva (a largo), y no hay alternativa posible al respecto, porque el paso del tiempo no admite componendas... Desde esa atalaya del tiempo, casi cincuenta años después de su estreno, "Rebelde sin causa" ha perdido bue-na parte de su barniz icónico, superado por el curso de aconteci-mientos posteriores, así como por un buen puñado de películas que, posiblemente, han sabido reflejar con mayor fidelidad sus tiempos y sus circunstancias; pero sigue siendo una pieza de buen cine, disfrutable sin más aditamentos que los de su pro-pio tejido fílmico, olvidándonos de añadidos legendarios y parafernalias mortuorias –puritito morbo...– a las que Hollywood siempre fue tan aficionado.

Calificación:


ENLACES

Ficha en IMDb
Otras películas del reparto: Dennis Hopper ("
Ajuste de cuentas", "Tiempo límite", "Apocalypse now")


Comprar el DVD de esta película en  
 


Imágenes y sinopsis de "Rebelde sin causa" - Copyright © 1955 Warner Bros. Todos los derechos reservados.

Añade "Rebelde sin causa" a tus películas favoritas
Opina sobre "Rebelde sin causa" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Rebelde sin causa" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El apartamento (The apartment)     Arsénico por compasión (Arsenic and old lace)     El extraño (The stranger)     El gran dictador (The great dictator)     La noche del cazador (The night of the hunter)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos