LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

Compras de cineFnac

Comprar banda sonora de "Entre copas (Sideways)" de Rolfe Kent
BSO
 

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

ENTRE COPAS (SIDEWAYS)
(Sideways)


Dirección: Alexander Payne.
País:
USA.
Año: 2004.
Duración: 123 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Paul Giamatti (Miles Raymond), Thomas Haden Church (Jack Lopate), Sandra Oh (Stephanie), Virginia Madsen (Maya), Marylouise Burke (Madre de Miles), Jessica Hecht (Victoria), Missy Doty (Cammi), Alysia Reiner (Christine), Shaké Toukhmanian (Sra. Erganian), Duke Moosekian (Mike Erganian), Peter Dennis (Leslie Brough).
Guión: Alexander Payne y Jim Taylor; basado en la novela de Rex Pickett.
Producción: Michael London.
Música: Rolfe Kent.
Fotografía:
Phedon Papamichael.
Montaje: Kevin Tent.
Diseño de producción: Jane Ann Stewart.
Vestuario: Wendy Chuck.
Estreno en USA: 22 Octubre 2004.
Estreno en España: 18 Febrero 2005.

 

CRÍTICA
por Javier Quevedo Puchal

"American pie" entra en la crisis de los cuarenta

  La última cinta de Alexander Payne, "Entre copas (Sideways)", se paladea (con permiso de la licencia fácil) como una copa de buen vino. Con cuerpo, afrutada por momentos y con un cierto gra-do de acidez que no deja de volverla aún más deliciosa al paladar, la película se nos plantea como el viaje de dos fracasados natos hacia el autodescubrimiento: por un lado tenemos a Miles (Paul Giamatti), un profesor de literatura que vive angustiado tanto por la evidencia como por la posibilidad de fracaso, refiriéndose en el pri-mer caso a un divorcio no superado y en el segundo a  un manus-crito suyo con muy pocas posibilidades de ser publicado; y por otro lado tenemos a su amigo Jack (Thomas Haden Church), un muje-riego trasnochado, actor de poca monta venido a todavía menos si cabe, que batalla contra su propio fracaso con un optimismo su-puestamente a prueba de bombas. En definitiva, dos fracasados natos que difieren en el modo en que contemplan sus respectivos fracasos o sus respectivas posibilidades de éxito, es decir, "de soslayo" (de ahí se podría derivar, quizás, ese "Sideways" del título original). Mientras Miles desconfía de su potencial para que algo le salga bien, Jack prefiere creer que nada ha salido tan mal como pa-rece, aunque en el fondo es consciente de lo que hay y mira tan de reojo como su amigo.

  La premisa de la que arranca la película es de lo más sencilla e inclu-so extrañamente familiar. De hecho, en cierto modo no sería tan des-quiciado contemplar la posibilidad de verla como una revisión cre-puscular de las comedias desma-dradas de "colegas" en plan "Ameri-can pie" o "Despedida de soltero": Jack se va a casar pronto y, con la idea de desfogarse un poco antes de la boda, propone a su viejo compañe-ro de universidad un viaje de una se-mana por una región vinícola de Cali-fornia. Claro que las diferencias entre ambos tipos de propuesta son más que notables: allá donde la mayor inquietud de los chava-les de "American pie" es dejar de ser vírgenes, los dos colegas de "Entre copas (Sideways)" ya han paladeado más de una vez los sinsabores de una relación de pareja y tienen todo un bagaje que los condiciona a no poder evitar ser lo que son; allá donde las chi-cas de "American pie" no son más que rubias macizas con algún arranque ocasional de feminismo de diseño y pretendida seriedad, las dos mujeres de "Entre copas (Sideways)" son personas de car-ne y hueso con sus propias vivencias y perspectivas sobre la vida, y que por tanto nos pueden regalar escenas como el breve discurso con que Virginia Madsen explica a Paul Giamatti la razón por la que se volvió aficionada a los vinos, sencillamente antológico. De este viaje, pues, surgen ocasionalmente un puñado de escenas con grados de desmadre variables, de acuerdo, pero en cualquier caso siempre sustentadas sobre una base de amargura evidente.

  Por otro lado, una de las grandes bazas de la película de Payne está, sin duda alguna, en ese auténtico ejercicio de  virtuosismo que es su guión, sólido como un bloque de hor-migón armado. Y es que, si bien es cierto que el film parte de una idea que fácilmente podría haber caído en más de un lugar co-mún, lo cierto es que va sorteándolos todos con una pericia admira-ble y, al final, logra exprimir todas y cada una de las posibilidades al máximo, para acabar ofreciéndonos un retazo de vida de lo más auténtico: cómica y divertida, amarga y triste pero, en última ins-tancia, abierta a la esperanza (pese a ese final tan poco concluyen-te que, al fin y al cabo, sigue siendo muy representativo de los me-canismos de la vida misma).

  Sin embargo, ¿en qué se queda un buen guión sin los actores adecuados para darle cuerpo? En este caso, Tho-mas Haden Church parecía la elec-ción perfecta para el papel de Jack (sobre todo porque su propio currículo profesional parece aproximarse peli-grosamente al del personaje que en-carna en la ficción). También Sandra Oh, esposa del propio director, se re-vela con esa exótica belleza escurridi-za e intuida como salvaje como una elección bastante razonable para en-carnar a la madre soltera de la que se encapricha Jack. El tercer ángulo de la historia lo conforma una más que ajustada Virginia Madsen, prácticamente desaparecida de las pantallas y resurgida aquí de sus cenizas como ese Ave Fénix que tanto gusta de cara a los Oscar® y que, dicho sea de paso, está estupenda en la película. No obstante, si alguien debería merecer los aplausos más entusiastas, ése es Paul Giamatti. Eterno secundario solvente en títulos como "Man on the moon" o "Cosas que no se olvidan", Giamatti se hace cargo aquí de un agra-decidísimo papel principal que le podría haber venido como anillo al dedo a alguien de la talla y atractivo de Kevin Spacey. Y, no obs-tante, a pesar de o gracias a su aspecto ramplón (este actor sí que es realmente la encarnación del "vecino de al lado"), Giamatti logra imprimir a ese pequeño gran perdedor menos perdedor de lo que se cree de una veracidad tan inconfundible como un copyright.

Calificación:


Imágenes de "Entre copas (Sideways)" - Copyright © 2004 Fox Searchlight Pictures y Michael London Productions. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Entre copas (Sideways)"
Añade "Entre copas (Sideways)" a tus películas favoritas
Opina sobre "Entre copas (Sideways)" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Entre copas (Sideways)" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La importancia de llamarse Ernesto (The importance of being Earnest)     Padre e hijos (Père et fils)     Cosas que hacen que la vida valga la pena     Un toque de canela (Politiki kouzina) (A touch of spice)     Luna de Avellaneda

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos