LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

CONSTANTINE


Dirección: Francis Lawrence.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 120 min.
Género: Thriller sobrenatural.
Interpretación: Keanu Reeves (John Constantine), Rachel Weisz (Angela Dodson/Isabel Dodson), Shia LaBeouf (Chas), Tilda Swinton (Gabriel), Djimon Hounsou (Medianoche), Max Baker (Beeman), Pruitt Taylor Vince (Padre Hennessy), Gavin Rossdale (Balthazar), Peter Stormare (Satán), Jesse Ramirez (Carroñero), Jose Zuniga (Weiss).
Guión: Kevin Brodbin y Frank Capello; basado en un argumento de Kevin Brodbin, sobre los personajes de las novelas gráficas "Hellblazer" de DC Comics/Vertigo.
Producción: Lauren Shuler Donner, Benjamin Melniker, Michael E. Uslan, Erwin Stoff, Lorenzo di Bonaventura y Akiva Goldsman.
Música: Brian Tyler y Klaus Badelt.
Fotografía:
Philippe Rousselot.
Montaje: Wayne Wahrman.
Diseño de producción: Naomi Shohan.
Dirección artística: David Lazan.
Vestuario: Louise Frogley.
Estreno en España: 18 Febrero 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Pésima adaptación, peor película

  Hace escasos días escribía con mo-tivo de la modélica "American splen-dor" que mientras las adaptaciones de cómics underground desarrolladas por el cine independiente tomaban so-luciones mucho más creativas y res-petuosas con el espíritu de la histo-rieta y la idiosincrasia de los persona-jes, las producciones hollywoodien-ses basadas en populares cómics de héroes y villanos se reducían a una misma fórmula impersonal, remedo de tópicos que ponían las viñetas  al ser-vicio de actores estrella, espectacula-res efectos visuales y despampanan-tes diseños de producción, y no viceversa, siendo el resultado muy decepcionante para los aficionados al tebeo. Como cabía esperar, idéntica queja se reproduce después de haber visto el presente tra-bajo, ya que "Constantine" acusa los mismos errores de toda película del subgénero que, a pesar de cumplir muy superfi-cialmente en la recreación de atmósferas y personajes, des-virtúa la esencia que caracterizaba el material original al ce-der a los trillados convencionalismos comerciales. Pero en el caso de "Constantine" esta traición a la personalidad del cómic es espe-cialmente nociva, por lo que no cabe sino penalizarla por partida doble.

  ¿Por qué digo esto? John Constantine nació de la mano del repu-tado Alan Moore como personaje secundario en "La cosa del pan-tano", pero esta exitosa figura supo ganarse muy pronto una serie propia, pasando a protagonizar "Hellblazer", escrita e ilustrada por distintos artistas a lo largo del tiempo. Tomando la estética de la serie negra y algunos elementos de la tradición gótica, John Cons-tantine era una mezcla de exorcista, brujo e investigador que utili-zaba sus limitados poderes mágicos para combatir a los demonios que se paseaban por la Tierra, siendo ésta el escenario de la eter-na batalla entre el Cielo y el Infierno que reducía a los humanos al papel de meros títeres. Sin embargo, las renovadoras aportaciones de este cómic deben entenderse mucho más allá de su denostado argumento. Constantine fue la respuesta inglesa a la agotada fórmula de superhéroes que venían explotando las editoriales nor-teamericanas, ofreciendo una visión mucho más adulta, en el senti-do de mundana, sórdida y desencantada, de este universo sin re-nunciar por ello a grandes dosis de fantasía y misterio. "Hellblazer" debía gran parte de su carisma al peculiar carácter de este antihé-roe a contracorriente que reunía todos los vicios y defectos del eter-no perdedor: personaje netamente británico, con un físico inspirado en sus inicios en el del cantante Sting, John Constantine es un be-bedor y fumador compulsivo que podría definirse como un tipo cíni-co, solitario y atormentado hasta la autodestrucción, que no duda en jugar sucio si la situación lo requiere y actúa siempre por interés propio, con la intención de ganarse el Cielo después de haber sido condenado al Fuego Eterno por un intento de suicidio.

  Así pues, el debutante Francis Lawrence y sus ocasionales guionis-tas Kevin Brodbin y Frank A. Cap-pello tenían entre manos la posibili-dad de trasladar a la gran pantalla un interesante thriller a caballo del fan-tástico y del terror con una concep-ción audaz y desacostumbradamente dramática de las aventuras de su pro-tagonista. No sólo no lo han hecho, sino que parece que ni siquiera lo in-tentaron. Por desgracia, buena parte de las inquietudes que subyacían a la historia gráfica han desaparecido al transportarla al ámbito estadouniden-se, con lo cual se ha esfumado tanto su peculiar toque británico como las particularidades de una determinada sociedad que ayuda-ban a configurar el relato. Aun con estas notables diferencias, es el carácter irónico, decadente y canalla del propio Constantine el que ha sufrido mayores daños al entregarle su ejecución a un actor tan anodino como Keanu Reeves, que es a la interpre-tación lo que el pescado hervido a una comilona. El resultado es tan plano, blando e insulso que ofende; apenas queda rastro de aquel humor cínico y socarrón, y la solemnidad de sus cuitas sólo se aprecia como ridícula; pero lo peor de todo es que la presencia de Reeves como cabeza de cartel parece haber decantado el film hasta convertirlo en una versión apocalíptico-religiosa de "Matrix", en la que esta alternativa de Neo —en definitiva otra especie de ele-gido—, en lugar de luchar contra las máquinas, el agente Smith y otros obstáculos derivados del funcionamiento de la red,  se enfren-ta a los demonios y a los designios del Cielo, llevando estas claras influencias de los hermanos Wachowski a lo formal en escenas concretas, como aquellas en las que los protagonistas atraviesan paredes. También se echa en falta una mayor definición de los caracteres secundarios, algunos reducidos por su fugaz interven-ción a la mera anécdota, caso de Chas (Shia LaBoeuf), Mediano-che (Djimon Hounsou) o el Padre Hennessy (Pruitt Taylor Vin-ce). Y es que, ya sea por la nulidad de Reeves o por el mejor de-sempeño del elenco de soporte, en "Constantine" los personajes subsidiarios logran hacerse mucho más interesantes que el propio protagonista. De ahí que la entregada actuación de Rachel Weisz como pareja romántica quede desaprovechada o que incluso la-mentemos que no se haya explotado más certeramente la partici-pación de la andrógina Tilda Swinton como Ángel Gabriel o del satánico Peter Stormare. Por lo menos su ambientación ha sido considerada a la hora de trasladar esa mezcla deudora del gótico y el noir, con una ciudad sumida por la oscuridad y la lluvia, repleta de interiores opresivos y personajes turbios e intrigantes, aunque esta réplica del alma de "Hellblazer" queda limitada sólo a la facha-da y nunca trasciende al corazón de esta desapasionada y estólida película.

  Quizás podría pensarse, entonces, que "Constantine" resultará una cinta de entretenimiento con mucha mejor aceptación por parte de aquellos que no estén familiarizados con las viñe-tas que toma como fuente. También lo dudo. El principal problema se encuentra en el deslavazado e insustancial libreto basado en la obra de Delano y Ennis, transfor-mado en una suerte de "Angeles y demonios" (titulada en su origen "The prophecy"), que encadena con torpeza una serie de situacio-nes poco inspiradas y ofrece per-sonajes exentos de carisma: primero, porque aburre, y su tono es tan impreciso y titubeante que raya involuntariamente la autopa-rodia en demasiados momentos; y segundo, porque nos encontra-mos ante un refrito de lugares comunes y estereotipos demasiado genérico como para merecerse un sitio propio. Tampoco el surtido de efectos digitales consigue en esta ocasión eclipsar sus eviden-tes debilidades, ya que son más propios de un videojuego que de una efectiva puesta en escena.

  "Constantine" posee un arranque bastante prometedor —probable-mente la escena del exorcismo inicial sea uno de sus mejores y únicos tantos— y algunos aciertos aislados —es una lástima que el tabaquismo del protagonista, recogido por esa estupenda metá-fora de la araña atrapada en el humo del vaso, degenere en un spot de la liga anti-tabaco—, pero el resto sólo despunta por su tediosa mediocridad y por su caótica inconcreción. De este modo, "Cons-tantine" obedece a una deslucida adaptación que ha desapro-vechado todo el potencial del cómic y que tampoco satisface como cinta de evasión, pero es tan pésima que a todas luces promete secuela.

Calificación:


Imágenes de "Constantine" - Copyright © 2005 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, Donners' Company, Batfilm Productions, Weed Road Pictures y 3 Arts Entertainment. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Constantine"
Añade "Constantine" a tus películas favoritas
Opina sobre "Constantine" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Constantine" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Sky Captain y el mundo del mañana (Sky Captain and the world of tomorrow)     El maquinista (The machinist)     La semilla de Chucky (Seed of Chucky)     Alien vs. Predator     Resident evil 2 - Apocalipsis (Resident evil: Apocalypse)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos