LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

Compras de cine

  Comprar DVD de "Encadenados" de Alfred Hitchcock
 
DVD

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (28)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

ENCADENADOS
(Notorious)


cartel
 
Dirección: Alfred Hitchcock.
País:
USA.
Año: 1946.
Duración: 101 min.
Género: Thriller, romance.
Interpretación: Cary Grant (Devlin), Ingrid Bergman (Alicia Huberman), Claude Rains (Alexander Sebastian), Louis Calhern (Paul Precott), Madame Konstantin (Sra. Sebastian), Reinhold Schunzel (Dr. Anderson), Moroni Olsen (Walter Beardsley), Ivan Triesault (Eric Mathis), Alex Minotis (Joseph), Wally Brown (Sr. Hopkins).
Guión: Ben Hecht.
Música: Roy Webb.
Fotografía:
Ted Tetzlaff.
Montaje: Theron Warth.
Dirección artística: Albert S. D'Agostino y Carroll Clark.
Vestuario: Edith Head.
Estreno en USA: 6 Septiembre 1946.

 

SINOPSIS

  Devlin, (Cary Grant), un agente del gobierno norteamericano, entabla relación con Alicia Huberman (Ingrid Bergman), hija de un espía alemán recién encarcelado, y le propone trabajar para su país en Río de Janeiro. La misión es seducir a otro alemán, Alex Sebastian (Claude Rains), que años atrás estuvo enamorado de ella, y sacar la máxima información de él y sus contactos, pues es una de las bases del nazismo activo que opera tras la guerra. Alicia, pese a estar enamorada de Devlin, acepta no sólo el desafío de conquistar a Sebastian, sino también su inesperada petición de boda. Una misteriosa botella de vino pondrá la primera nota de inquietud en la tensa labor de espionaje de Alicia.


CRÍTICA por Manuel Márquez

  Aun desde la majestuosidad que le confiere una nómina de títulos que, por cantidad y calidad, la sitúan entre las más señeras de la historia universal de la cinematografía, la filmografía de Alfred Hitchcock no deja de tener, dentro de un nivel medio muy alto, sus altibajos y sus diferencias: ciertamente, no se puede equiparar el nivel de algunos de sus films menos destacados con el de auténticas obras maestras, entre las cuales hay que situar, sin lugar a ningún género de dudas, "Encadenados", novena producción de su época norteamericana, que, bajo la égida del legendario productor David O. Selznick, supuso un espaldarazo definitivo para su asentamiento en el orbe hollywoodiense y le situó entre sus directores más solventes, tanto artística como comercialmente.

  Partiendo de un guión original extraordinariamente bien armado y desarrollado –obra de Ben Hecht, un genuino “todoterreno”, autor, a un ritmo de trabajo auténticamente estajanovista, de un sinfín de piezas maravillosas a lo largo de las decadas de los 30 y los 40–, Hitchcock se aplica a poner sobre celuloide, con su fluidez narrativa y su impronta visual características, una historia con unas connotaciones políticas que la hacen alejarse de sus referentes habituales, aun cuando tal componente política venga a confluir con otras dos vertientes temáticas –la del drama amoroso y la de la intriga criminal– que sí se hallan con más profusión en el corpus fílmico hitchcockiano, y que dotan a la trama de una consistencia y una riqueza de matices (en la medida en que su entrelazado se produce con una naturalidad y una armonía encomiables) verdaderamente digna de admiración. Es difícil pronunciarse acerca de cuál de los tres elementos marca la línea predominante, o determina la adscripción genérica del film, dado el equilibrio del peso de los mismos.

  Merece la pena, en cualquier caso, detenerse, siquiera sea someramente, en cada una de las tres líneas argumentales, dado que ofrecen, por sí mismas, material más que suficiente para el comentario.

  En lo que respecta al drama amoroso, centrado en la relación afectiva entre el agente Frank Devlin (Cary Grant) y la “espía colaboradora” Alicia Huberman (Ingrid Bergman), constituye uno de los más logrados ejemplos de lo que el glamour y la química, sabiamente combinados, podían desplegar sobre la pantalla blanca: un sentimiento arrasador y deslumbrante, apto para atrapar en sus redes afectivas hasta al espectador más remiso y precavido. El juego de falsos equívocos (los amantes se reprochan continuamente motivos manifiesta-mente impropios para justificar la –falsa– tibieza de sus sentimientos, como arma defensiva para no dejarse arrastrar por la pasión a que su amor les empuja) y móviles voluntades (Frank y Alicia oscilan continuamente entre el arrojarse sin trabas a los brazos de su impulso o el constreñirse en aras de intereses superiores a los que deben servir –y aquí, en la plasmación del conflicto entre el amor y el sentido del deber, se puede apreciar, de manera muy evidente, la influencia de un título tan legendario como "Casablanca"–) delinea una relación que se desliza por un tobogán continuo y sinuoso, que sólo ofrecerá un descanso con la resolución final de la historia. Tampoco cabe desdeñar, como un aspecto que dota a este elemento dramático de una intensidad enorme, el hecho de que presten cuerpo y alma al mismo dos intérpretes en estado de gracia –y que, como un apunte de detalle, nos legaron para la historia de los grandes momentos fílmicos (por cortesía de sir Alfred) el que, probablemente, sea el beso más hermoso jamás plasmado en celuloide–.

  En todo caso, "Encadenados" no es (o no es solamente) una inmensa historia de amor, sino que nos ofrece, una vez más, una demostración evidente de la querencia hitchcockiana por las intrigas criminales, y, muy especialmente, por la utilización de éstas para desarrollar esos mecanismos visuales que, asociados al género, siempre gustó de desplegar en pos del máximo virtuosismo: es siempre un juego de planos, y no el lenguaje verbal (que se limita a un papel de refuerzo), el elemento definitorio y resolutivo (a la par que efectista) de cada situación. En ese sentido, "Encadenados" se nos presenta como un festín, un banquete verdaderamente pantagruélico, en el que la sucesión de golpes de efecto y destellos de genialidad en la resolución de episodios puntuales hace que el espectador no encuentre descanso en su gozo –ni en su desazón: Hitchcok no ceja, una y otra vez, en colocar al público al borde del ataque de nervios con su capacidad para apurar hasta el límite situaciones de peligro e incertidumbre, de cuya mención detallada habré de prescindir por deferencia hacia futuros nuevos espectadores–. Así, entre retruécanos y conejos sacados de la chistera (la tan traída y llevada teoría del mcguffin, traducido a botella de uranio, se encarnó, y habitó entre nosotros...), la trama se va desplegando y desarrollando en un fluir que, pese a lo previsible que puede resultar en orden a su desenlace final, no pierde nunca el más mínimo punto de interés: una vez más, asistimos a la constatación de que el triunfo no está en la llegada a la meta, sino en el disfrute de todo lo largo del recorrido.

  Por último, el trasfondo, o sustancia política, plenamente imbricado en la intriga criminal antes referenciada, se sustenta en un fenómeno que constituía objeto de máxima atención –y preocupación– en la época, y del que otra película legendaria, y prácticamente coetánea (como es "El extraño", de Orson Welles) , también se había ocupado: el de los epígonos del nazismo y sus maniobras en la sombra para recuperar los “restos del naufragio” que la derrota hitleriana había generado. Es la lucha contra este huevo de la serpiente la que se erige en núcleo central de toda la trama, vista globalmente, de "Encadenados", y constituye el elemento que nos permite afirmar, sin el más mínimo margen de duda, que Hitchcock adoptaba un posicionamiento rotundamente claro contra ese siniestro movimiento (algo plenamente coherente con sus proclamas políticas ultraliberales: de su anticomunismo visceral también habría de dar sobradas muestras en films posteriores, como "Cortina rasgada" o "Topaz"), lo cual se ponía claramente de manifiesto en el papel de “villanos de la función” que les era asignado a Sebastian y sus conmilitones, personajes en cuyo perfil definitorio no tuvo el más mínimo empacho el director en cargar –sin caer en lo grotesco o esperpéntico– todas las tintas posibles. No es un detalle baladí, y, como tal, debe ser consignado a la hora de hacer un compendio de los aspectos más relevantes de un film como éste.

  Para cerrar esta reseña, en cuanto a elementos de referencia, no quería dejar de hacer mención al juego, o juegos, de relaciones entre los personajes. Mucho se ha hablado por algunos de los más significados exegetas de la obra de Hitchcock (Truffautt y Spoto) de los triángulos de este cineasta. Y no seré yo quien niegue las evidencias en tal sentido: de hecho, "Encadenados" nos muestra, en su núcleo esencial, un triángulo más, el que formarían los personajes de Devlin, Huberman y Sebastian; en cierto sentido, un triángulo demasiado obvio, o, si se apura la visión en tal sentido, hasta convencional. Pero este esquema básico se ve enormemente enriquecido por la entrada en juego de dos personajes más, que, aun con un carácter secundario, dan origen al desarrollo de nuevos “triángulos”: es éste el supuesto de la señora Anna Sebastian (Leopoldine Konstantin), la madre de Alex –que, diabólicamente intuitiva, frente a la estolidez de su hijo, fruto del encadilamiento amoroso que sufre por Alicia, será la encargada de interponer una funesta “racionalidad” entre ambos (y permítanme, una vez más, que, por motivos obvios, no me extienda en detalles); un personaje que, en muchos aspectos, recuerda enormemente (por su determinación ciega, por su frialdad, por su maldad intrínseca) a la Mrs. Danvers de "Rebeca"–, y el capitán Paul Presscot (Louis Calhern), el responsable del espionaje estadounidense, superior inmediato de Devlin, y, en tal condición, jefe también de la heroína, un personaje que, a diferencia y en contraste con el anterior, viene a introducir una placidez y una tranquilidad de ánimo que contribuye a aliviar los momentos de mayor tensión, tanto emocional como criminal. En definitiva, tres triángulos de personajes bien definidos que, con el entramado de sus relaciones, contribuyen al exquisito discurrir del relato y a la conformación de su excelente equilibrio interno.

  Quizá no sea bueno pretender que el ejercicio de la crítica se extralimite mucho más allá del que debiera ser su territorio natural, aquel que está en la esencia de su propia naturaleza: el informar acerca de los aspectos y circunstancias más relevantes del objeto sobre el que recae y ofrecer la valoración que el mismo merece al juicio del crítico ejerciente. Pero hay ocasiones –contadas, si me apuran, pero las hay– en que el crítico, empujado por pulsiones que van más allá de apreciaciones estrictamente técnicas, se siente moralmente obligado a algo más, o algo distinto; y ésta es una de ellas. Desconozco hasta dónde he cumplido con mis obligaciones básicas antes indicadas, informativas y valorativas, al emborronar estas líneas; pero no quisiera cerrarlas sin tener una mínima certeza, o ilusión, de que las mismas han podido transmitir. aunque sólo sea en una minúscula parte, el entusiasmo y vigor con que quisiera recomendarles el visionado de esta auténtica obra maestra: por favor, no se la pierdan, les aseguro que no se van a arrepentir.


ENLACES

Ficha en IMDb
Otro clásico con Cary Grant: "
Arsénico por compasión"
 


Imágenes y sinopsis de "Encadenados" - Copyright © 1946 RKO Radio Pictures. Todos los derechos reservados.
 


OTRAS PELÍCULAS

El apartamento (The apartment)     Arsénico por compasión (Arsenic and old lace)     Las vacaciones de M. Hulot (Les vacances de Monsieur Hulot)     El gran dictador (The great dictator)     La noche del cazador (The night of the hunter)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos