LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

GUARDIANES DE LA NOCHE
(Night watch) (Nochnoi dozor)


Dirección: Timur Bekmambetov.
País:
Rusia.
Año: 2004.
Duración: 116 min.
Género: Ciencia-ficción, terror, acción, thriller.
Interpretación: Konstantin Khabensky (Anton Gorodetsky), Vladimir Menshov (Boris Geser), Valery Zolotukhin (Padre de Kostya), Maria Poroshina (Svetlana), Galina Tunina (Olga), Viktor Verzhbitsky (Zavulon), Aleksei Chadov (Kostya), Zhanna Friske (Alisa), Ilya Lagutenko (Andrey), Dima Martynov (Egor).
Guión: Sergei Lukyanenko y Timur Bekmambetov; adaptado por Timur Bekmambetov y Laeta Kalogridis; basado en la novela de Sergei Lukyanenko.
Producción: Konstantin Ernst y Anatoly Maximov.
Música: Yuri Poteyenko.
Fotografía:
Sergei Trofimov.
Montaje: Dmitri Kiselev.
Dirección artística: Valery Victorov.
Estreno en Rusia: 8 Julio 2004.
Estreno en España: 2 Septiembre 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

La saga que llegó del frío... para dejarnos helados de indiferencia

  Cuando una película prácticamente surgida de la nada como ésta —pa-dres desconocidos y el origen modes-to de una cinematografía, la soviética, sin tradición reciente en las primeras filas del género— aterriza en nuestras carteleras precedida por una ambicio-sa campaña publicitaria que no disi-mula su interés en generar expecta-ción de manera artificial, sólo caben dos sospechas posibles: que se trate de una auténtica joya oculta con unas más que comprensibles ganas de ser descubierta, o que nos encontremos delante del enésimo producto dese-chable cuyos responsables de marketing han querido convertir en evento cinematográfico a base de bombardearnos con su promo-ción. Desafortunadamente, “Guardianes de la noche”  encaja como anillo al dedo en la segunda opción. Y es que esta inflada produc-ción, que se anuncia como la primera entrega de una trilogía basa-da en una serie de novelas multiventas de Sergei Lukyanenko, llega desde Rusia con muchas ganas de comerse el mundo, pero sus aspiraciones superan su talento. Presentada como la primera gran saga de acción fantástica moderna realizada en el Este, que ha reventado las taquillas de su país y rebasado sus fronteras,  e incluso propuesta para el Oscar® a Mejor Película Extranjera, lo-gra, al fin y al cabo,  demostrar lo que se proponía: que es capaz de competir con sus primas hermanas de Hollywood, aunque esto signifique, además, que las iguala tanto en mediocridad como en pretensiones.

  La historia que se nos plantea es una nueva recreación del sem-piterno enfrentamiento entre las fuerzas del Bien y del Mal, en esta ocasión, representadas por una suerte de protectores de la luz y de señores de la oscuridad que, casi se diría que con el auspicio de la compañía eléctrica, tienen como escenario de su precaria tregua milenaria el turbio Moscú de nuestros días, por cuyas noches y macilentos interiores transitan a la espera de que un ser superdota-do incline la balanza a favor de uno de los dos bandos.

 Con sus saltos en el tiempo desde la época medieval hasta la actualidad, su teatrillo de vampiros, mutantes, clarividentes y elegidos, sus hechizos y profecías, y esa parafernalia tecno-lógico-espiritual, “Guardianes de la noche” maneja un imaginario más ecléctico que consistente que, a decir verdad, no hace otra cosa más que mezclar elementos trasnochados del terror, la ciencia-ficción y la fantasía. El relato es, en definitiva, un batiburrillo a medio camino de “Underworld”, “Matrix” y “Los in-mortales”, en cuyo vocabulario e ico-nos no cuesta escuchar ecos de “El Señor de los Anillos”, “La gue-rra de las galaxias, "Blade" y, si mucho me apuran, hasta de “Ha-rry Potter”; desde luego, no le han hecho ascos a cualquier influen-cia que se les terciara. Sin embargo, no es menos cierto que sus responsables han agitado con tal empeño la coctelera que la com-binación, una vez pasada por el filtro ruso y agregado un sutil toque de parodia, desprende cierta singularidad, y que la pátina fresca y vistosa en que la ha sumergido su director, Timur Bekmambetov, sabe cómo mantener engañados los sentidos.

  El menor de sus problemas sería, pues, esa escasa originalidad salvada con razonables rasgos de exuberancia, pero, en cambio, no puede evitar que el interés de la historia se vea arruinado por completo a causa de una narrativa críptica, inconexa y, lo peor, ar-bitraria. Quizás porque los autores eran conscientes de que partían con una línea argumental demasiado simple que carecía de solu-ciones imaginativas, el guión se empecina en ensombrecer y retor-cer la trama hasta extremos incomprensibles y, a ratos, tan absur-dos que sólo consiguen hacer reír. Dicho en otras palabras, es co-mo si se hubieran eliminado deliberadamente todas las explicacio-nes necesarias y se hubieran concentrado en seguir el curso de la acción, de modo que los sucesos pierden todo su significado e in-tencionalidad dentro del conjunto, pero además fragmentándolo hasta perder su continuidad natural. Aunque, en este caso, es bas-tante más probable que la culpa resida únicamente en una  obtusa adaptación de la novela original, que ha preferido sacrificar la pro-fundidad y fluidez a cambio de rescatar el mayor número de acon-tecimientos posibles. Y, a pesar de que no resulta difícil rellenar las lagunas, la ambigüedad es tal que lo único que obtenemos es un discurso tan fracturado, precipitado y plomizo que repele cualquier atisbo de implicación, si no invita directamente a desconectar por puro aburrimiento. Si a ello le sumamos un nu-trido número de personajes mal definidos que aparecen y desapare-cen sin gran justificación, el desconcierto puede llegar a ser com-pleto.

  Así las cosas, la potente y estiliza-da puesta en escena, retratada desde una atmósfera oscura  y sórdida, se convierte no sólo en su apuesta más firme, sino también en la mejor logra-da, lo cual, en la práctica, sólo es un mérito relativo. Haciendo gala de sus inicios televisivos, Bekmambetov per-sigue a toda costa el impacto estéti-co, echando mano a cuantos recur-sos visuales procedentes del videoclip y la publicidad se le ofrecen. Su juego de aceleraciones, ralentizaciones, movimientos congelados y edición vertiginosa, sin ser novedoso, arroja un saldo atractivo, aunque demasiado a menudo deja la sensación de que se trata de un ejercicio de estilo vacío de contenido que sólo contribuye a aumentar la confusión sobre lo que se nos está contando.  Aun así, no me cabe duda de que “Guardianes de la no-che” será comentada sobre todo por su particular y controvertido empleo de la infografía. Tal vez si los comparamos con los sofisti-cados y pulcros efectos especiales con que nos deslumbra Holly-wood, éstos sean técnicamente imperfectos, pero entrañablemente esforzados y artificiosos, dándole una grata dimensión artesanal a la cinta. Por desgracia, el espectáculo digital termina convir-tiéndose en el auténtico rey de la función, pero tiene un ca-rácter tan repetitivo y pobre que no compensa la experien-cia, por no mencionar que deparará pocas sorpresas a aque-llos espectadores que hayan visto el tráiler, pues no hay mu-cho más por descubrir. Finalmente, la efectista factura de este realizador, bautizado temerariamente como el Tarantino ruso, se revela como un tramposo intento de disimular las limitaciones del libreto, y la ya débil narración acaba perjudicada por los excesos formales, pero como mínimo convierte el visionado en algo mucho más sugerente y llevadero.

  Resulta imposible decir si los actores desarrollan un desempeño, si no bueno, al menos decoroso. Sus interpretaciones se ven se-pultadas por la prolija manipulación digital y el montaje frenético, no obstante, su mayor obstáculo son unos personajes de cartón pinta-do que, más que evolucionar, avanzan a trompicones, funcionando como meras piezas que sustentan la acción.

  Honestamente, mi mayor esperanza al ver la película estaba depositada en el ingrediente exótico. Como ocurre con una buena parte del cine asiático actual, una fórmula a priori agotada, al ser adoptada por el temperamento ru-so y mezclada con su propio bagaje cultural, podía devolver un producto genuino que marcara una agradable distancia con los clichés de la indus-tria.  Pero sus impulsores estaban tan interesados en equipararse a las pro-ducciones estadounidenses utilizando sus mismas armas, que el compo-nente local ha quedado diluido, y sólo para prestarse a desfavorables comparaciones. Por lo menos, no se avergüenzan de su explícita carga violenta, y detrás de esta te-nebrosa fantasía urbanita habrá quien quiera ver un reflejo de la convulsa sociedad soviética. En definitiva, todo su posible potencial se ha reducido a una historia irrelevante y mal contada, con un desaprovechado aporte étnico, que podrá seducir a deter-minados espectadores por su resultón envoltorio visual, más pendiente de impresionar que de garantizar efectividad, pe-ro desaconsejable para aquellos que quieran ver rentabiliza-do el precio de la entrada con un entretenimiento digno y eficiente. Mucho tendría que ganar esta saga en claridad expositi-va y humildad para seguirle los pasos.

Calificación:


Imágenes de "Guardianes de la noche" - Copyright © 2004 Channel One Russia, Tabbak y Bazelevs Production. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Guardianes de la noche"
Añade "Guardianes de la noche" a tus películas favoritas
Opina sobre "Guardianes de la noche" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Guardianes de la noche" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La maldición (Cursed) [Cursed]     Malevolence     The ring 2 (La señal 2)     Creep     Constantine

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos