LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

BATMAN BEGINS


Dirección: Christopher Nolan.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Acción, aventuras, thriller.
Interpretación: Christian Bale (Bruce Wayne/Batman), Michael Caine (Alfred), Liam Neeson (Ducard), Katie Holmes (Rachel Dawes), Gary Oldman (Jim Gordon), Cillian Murphy (Dr. Jonathan Crane), Tom Wilkinson (Carmine Falcone), Rutger Hauer (Earle), Ken Watanabe (Ra's Al Ghul), Morgan Freeman (Lucius), Linus Roache (Thomas Wayne), Larry Holden (Finch).
Guión: Christopher Nolan y David S. Goyer; basado en un argumento de David S. Goyer; basado a su vez en los personajes de "Batman" creados por Bob Kane.
Producción: Emma Thomas, Charles Roven y Larry Franco.
Música: Hans Zimmer y James Newton Howard.
Fotografía:
Wally Pfister.
Montaje: Lee Smith.
Diseño de producción: Nathan Crowley.
Vestuario: Lindy Hemming.
Estreno en USA: 15 Junio 2005.
Estreno en España: 17 Junio 2005.

 

CRÍTICA
por David Garrido Bazán

La forja de un mito

  De entre todos los innumerables su-perhéroes que el cómic (y por ende, el cine, sobre todo en los últimos años) nos ha ofrecido a lo largo de su historia, Batman siempre ha sido un caso especial. Su innegable atractivo reside en varias aspectos únicos que le distinguen y a la vez le apartan de esos aficionados a los trajes de ma-llas de brillantes colores que se dedi-can a luchar contra el mal. Para em-pezar, Batman carece de superpode-res, una característica más bien inu-sual en un género cuyos protagonis-tas adquieren capacidades que les separan de los humanos corrientes y que les permiten llevar a cabo las más increíbles proezas. Pero lo más interesante del personaje es sin duda su complejo perfil psicológico, esa personalidad frag-mentada y traumatizada por un episodio de la infancia, el asesinato arbitrario y casual de sus padres, que lleva al heredero de una in-mensa fortuna a dedicar su vida a aprender las más variadas artes de lucha cuerpo a cuerpo y a desarrollar sus dotes detectivescas para, enfundado en una especie de traje de murciélago gigante y provisto de los más pintorescos gadgets, combatir la injusticia y dar rienda suelta a su enorme ira a la vez que intenta saciar su sed de venganza. Su inquebrantable determinación, la impresionante fuerza de voluntad que demuestra un personaje como éste y, por supuesto, el lado oscuro que representa en sí mismo, no tanto por el hecho de que se tome la justicia por su mano y al margen de un sistema judicial en el que no confía –rasgo que es común en mu-chos superhéroes–, sino por su carácter un punto más psicopático de lo habitual y la necesidad de causar terror e intimidar a sus ad-versarios, son elementos tan atrayentes que resulta natural pregun-tarse por el origen de Batman, por el proceso de formación de un superhéroe tan alejado de los habituales lugares comunes del gé-nero.

  Christopher Nolan y su co-guionista David S. Goyer tuvieron bastante claro desde un primer momento que el principal pero de las cuatro películas precedentes del personaje –las notables "Bat-man" y "Batman returns" de Tim Burton, y las desastrosas "Bat-man forever" y "Batman y Robin" del nefasto Joel Schumacher– era que estaban centradas no tanto en la fascinante personalidad de Batman sino en función del mundo que le rodeaba o, más concreta-mente, de los villanos con los que se enfrentaba, némesis que en el fondo no dejan de ser versiones más o menos extremas del pro-pio Batman. Por mucho que las películas de Burton ofrecieran inte-resantes apuntes sobre algunos aspectos de ese complejo perfil de Batman y supieran, eso sí, captar la negrura intrínseca del mismo a través de cierta visión gótica de su universo, tan cercano a esa imaginería propia del cineasta, aquellos que no estuvieran familia-rizados con obras clave de los más de sesenta años de historia del cómic original tendrían cierto derecho a preguntarse por algunos aspectos esenciales del proceso de formación del personaje que quedaban oscuros o que no había más remedio que aceptar de forma implícita. "Batman begins" aprovecha precisamente ese hue-co para hacer tabla rasa de las cuatro películas anteriores e inaugurar una nueva y revitalizada franquicia a través de una película notable y entretenida que ha sido capaz de au-nar las necesidades comerciales de una gran producción con las claves de la forja de este mito, centrando su mirada en una ajustadísima y esforzada recreación de la personalidad de este Bruce Wayne, pobre niño rico incapaz de enfrentarse al trauma del asesinato de sus padres sin otras armas que su miedo, su culpa y su ira, las cuales, convenientemente canalizadas, aca-barán por dar forma a ese extraño justiciero nocturno y amenazador conocido como Batman.

  A muchos puede que les llame la atención que el encargado de una su-perproducción de este calibre sea un cineasta como Christopher Nolan, cu-yo prestigio se ha asentado en dos películas tan brillantes como de poco presupuesto. Sin embargo, una vez vista "Batman begins", es fácil darse cuenta de los elementos que atrajeron a Nolan. En el fondo, "Batman be-gins" viene a completar una especie de sutil trilogía sobre la neurosis de lo más coherente: si en "Memento" la neurosis de su protagonista venía condicionada por su incapacidad para generar nuevos recuerdos y su bús-queda de la venganza, y en "Insomnio" era la falta de sueño y la culpa lo que llevaba a la desesperación al personaje de Al Pacino, Nolan se dedica ahora a explorar las consecuencias que tiene en la en principio frágil personalidad de Bruce Wayne el trauma generado por el asesinato de sus padres y cierta fobia a los murciélagos que se explica por un episodio infantil. Resulta un dato de lo más sorprendente que en una película de Batman, éste no apa-rezca ataviado con su reconocible traje hasta bien pasada la primera hora de película, lo que constituye todo un atrevi-miento, y es un hecho aún más relevante que ello no sólo no reste un ápice de interés al filme sino que, más bien al con-trario, constituya lo mejor de la propuesta de Nolan.

  Nolan tiene un interés casi obsesivo en que los guiones de sus películas respondan a un preciso mecanismo de relojería en el que todo lo que en ellas sucede tenga una razón lógica o una explica-ción convincente. "Batman begins" no es diferente: desde la prime-ra secuencia en la que Bruce Wayne se precipita al fondo de un pozo abandonado repleto de murciélagos que le atacan –como muy bien apuntará luego su padre, porque le tienen miedo, algo que pro-voca la sorpresa de su hijo y que introduce uno de los elementos clave del filme– hasta el retorcido proceso de aprendizaje al que le somete Ducard (un Liam Neeson tan ajustado como acostumbra en su enésimo papel de mentor), en el que empezará a encontrar la forma de canalizar sus sentimientos hacia su futuro papel en la vi-da, pasando por el esencial tramo de todo lo que rodea al juicio del asesino de sus padres, en el que queda claro la confusión de un personaje que se debate entre la culpa que le atormenta, la insa-ciable necesidad de venganza y la ira que le provoca su frustración, Nolan se aplica en una minuciosa y brillante construcción realista del personaje que permite al espectador seguir con él un proceso que no tiene nada de fácil, un cuidado cuadro psicológico que sienta las bases sobre las que construir la historia. Es destacable además que Nolan introduzca en la trama a unos villanos, Ra’s Al Ghul y su enigmática Liga de las Sombras, que no por casualidad están bastante alejados de los oponentes habituales de Batman (su discurso e intenciones son mucho más perturbadores que los planes de gente como el Joker, el Pingüino o demás supervillanos, aunque carezcan, eso sí, de su carisma), lo que permite marcar bien las distancias con anteriores películas.

  La segunda parte de la película, con Bruce Wayne de vuelta en una corrup-ta Gotham comenzando sus activida-des como justiciero, tiene la inteligen-cia, ofreciendo al espectador medio de una película de estas característi-cas lo que ha venido a ver –es decir, espectaculares peleas y escenas de acción servidas con cierta profusión de efectos visuales–, de no desmar-carse en exceso del tono sombrío es-tablecido en la primera parte. Para ello, Nolan aprovecha en su beneficio algunos de los logros conseguidos por Tim Burton –por ejemplo, la prime-ra aparición de Batman intimidando y aterrorizando a los criminales, como dando a entender que tiene una serie de características sobrehumanas de las que en el fondo carece–, y se aleja en otros –Gotham ya no es esa ciudad gótica y un tanto irreal, sino que su forma nos resulta mucho más familiar sin que por ello se pierda la sensación de que es un sitio cierta-mente siniestro– y saca partido del excelente diseño de personajes secundarios que rodean al protagonista, entre los que destaca un majestuoso Michael Caine como Alfred –un mayordomo que aquí tiene mucho más de figura paterna y brújula moral que de servil cómplice de las andanzas de su protegido– y un acertado Morgan Freeman en un papel que recuerda no poco al que representa Q en las películas de la serie James Bond, proporcionando a Bruce Wayne toda la tecnología necesaria para empezar su peculiar cru-zada. Menos interés despiertan el más bien anodino personaje que interpreta Katie Holmes, con mucho lo peor de la película, y Gary Oldman en un papel clave en la historia de Batman, cuya impor-tancia se ve reducida precisamente por el excesivo protagonismo que la película presta a esa ayudante del fiscal que personifica la tenaz lucha contra la corrupción generalizada, un aspecto que ha-bría resultado mucho más logrado si, como en los cómics, se le hubiera concedido al honesto comisario Gordon.

  Nolan cuenta además con un villano, el Espantapájaros (un serio Cillian Murphy en su doble papel), que aunque carece del carisma de otros oponentes de Batman, le permite sacar aún más partido de uno de los temas claves de la película como es la necesidad de infundir miedo irracional en el adversario. Incluso en una escena que habitualmente se prestaría al desmadre generalizado, como es la espectacular persecución en el renovado y funcional Batmóvil, Nolan mantiene intacto su apego por la realidad y por la necesidad de hacer creíble para el espectador todo lo que sucede en pantalla, de tal forma que el espectador nunca siente la tentación, tan ha-bitual en el género, de desconectarse del filme por abusar de la suspensión de la credibilidad: este Batman, que se asienta en gran parte en el notable trabajo de un Christian Bale capaz de hacer creíble tanto la confusión de un ser perdido entre varias máscaras superpuestas (la del propio Bruce Wayne in-cluida) como la fuerza de esa oscura entidad que ha creado, es un personaje complejo... y repleto de debilidades.

  Podrá argüirse que la resolución de la película resulta un tanto precipitada en su tramo final, con algún exceso que podría haberse evitado (véase al efecto la secuencia de la fiesta de cumpleaños en la Mansión Wayne y lo que sucede con posterioridad a la misma), alguna debilidad de guión (que todo el plan de los villanos se ar-ticule alrededor de una extraña máqui-na cuya función resulta un tanto oscu-ra es quizás la parte menos realista y más forzada de una película en cuyo serio enfoque del tratamiento argu-mental reside su mejor baza) y cierto empalago que tampoco casa dema-siado con el tono trágico del personaje (ya se ha aludido a la debili-dad argumental del personaje que encarna Katie Holmes, cuya as-cendencia sobre Bruce Wayne no resulta nada convincente, como lo peor del filme), pero todo ello no son sino detalles menores en una película comercial inteligente, respetuosa al máximo con la mi-tología del personaje y, en fin, sumamente entretenida que presen-ta no pocos logros notables y hace gala de un saludable sentido del riesgo, huyendo de tópicos y lugares comunes del género, en-tendiendo bien que, como argumentaba al principio de esta reseña, Batman es mucho más que un superhéroe al uso. Nolan ha sabi-do sentar unas bases ciertamente sólidas para futuras conti-nuaciones del personaje y no es extraño que, desde esa se-guridad, el plano final de la película sea, además de un gui-ño extraído directamente de las páginas de la estupenda sa-ga Batman: "Year One" de Frank Miller (obra a la que "Bat-man begins" homenajea abiertamente en no pocos pasajes), un serio aviso de que quizás no haya nada intocable en esas entre-gas. Nolan ya ha demostrado de sobra con esta magnífica película ser algo más que un digno sucesor de Tim Burton. Esperaremos fu-turos vuelos del murciélago.

  Para terminar, señalar como otro absoluto acierto que la banda sonora original de la película haya sabido, al igual que Nolan res-pecto de Tim Burton, alejarse de la pesada sombra de las maravil-losas composiciones que en su día concibió el genial Danny Elf-man, consiguiendo conjugar dos talentos en principio tan opuestos como el de Hans Zimmer y James Newton Howard en una músi-ca que ambienta y complementa a la perfección el tono oscuro de la cinta.

Calificación:


Imágenes de "Batman begins" - Copyright © 2005 Warner Bros. Pictures y Syncopy. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Batman begins"
Añade "Batman begins" a tus películas favoritas
Opina sobre "Batman begins" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Batman begins" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El reino de los cielos (Kingdom of heaven)     XXX 2: Estado de emergencia (XXX: State of the Union)     Sahara     Team America: La policía del mundo (Team America: World police)     Constantine

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos