LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

BATMAN BEGINS


Dirección: Christopher Nolan.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Acción, aventuras, thriller.
Interpretación: Christian Bale (Bruce Wayne/Batman), Michael Caine (Alfred), Liam Neeson (Ducard), Katie Holmes (Rachel Dawes), Gary Oldman (Jim Gordon), Cillian Murphy (Dr. Jonathan Crane), Tom Wilkinson (Carmine Falcone), Rutger Hauer (Earle), Ken Watanabe (Ra's Al Ghul), Morgan Freeman (Lucius), Linus Roache (Thomas Wayne), Larry Holden (Finch).
Guión: Christopher Nolan y David S Goyer; basado en un argumento de David S. Goyer; basado a su vez en los personajes de "Batman" creados por Bob Kane.
Producción: Emma Thomas, Charles Roven y Larry Franco.
Música: Hans Zimmer y James Newton Howard.
Fotografía:
Wally Pfister.
Montaje: Lee Smith.
Diseño de producción: Nathan Crowley.
Vestuario: Lindy Hemming.
Estreno en USA: 15 Junio 2005.
Estreno en España: 17 Junio 2005.

 

CRÍTICA
por Leandro Marques

Canje de mística por misterio

  El cine contemporáneo vive un mo-mento caracterizado por la fuerte in-fluencia del cómic de superhéroes, que ya llevó y revitalizó a varios de sus personajes más famosos y no tanto en la pantalla gigante ("Spider-man", "Hulk" o "Daredevil", entre otros). Incluso, para no ir más lejos, es casi inminente el estreno de la nueva versión de Superman. Esta nueva influencia, en súper abundan-cia, corre el peligro de ocasionar satu-ración y desgaste, exceso de lugares comunes y otros malos acostumbra-mientos capaces de conducir al abu-rrimiento. Ni tiempo hay para que con "Batman begins" siquiera se esboce un pensamiento de que pueda suceder algo así porque, desde el mismo principio, la película se encarga de dejar bien en claro su fuerza y de sacudir sus propios horizontes de previsibili-dad.

  Ni bien comenzada, en el arranque, se realizan dos despla-zamientos que desarticulan cualquier expectativa previa. El primero se puede observar en la segunda imagen de la cinta. Allí, en contraposición a la tradicional visión de la misteriosa oscuridad de Gotham, se muestra a un niño jugando y corriendo en un verde jardín junto a una pequeña amiga. La cámara en movimiento y la música construyen el ritmo de la escena. Él le arrebata a ella un pequeño objeto y corre a esconderse detrás de unas plantas. De repente, el suelo cede y el chico cae en un pozo profundo. Mien-tras espera ser rescatado por su padre, se producirá un suceso que será determinante en su vida:  cientos de murciélagos irrumpi-rán como desesperados sobre su aterrada humanidad.

  El segundo desplazamiento se realiza inmediatamente después. La cámara se transporta a una prisión ubicada en algún país lejano. Allí, Bruce Wayne pelea y saca de combate rápidamente a seis hombres. Como castigo, es enviado a un calabozo donde lo espera un desconocido: será quien le proponga iniciar un largo entrena-miento que le permita al desorientado Wayne estar listo para en-frentar a sus miedos más profundos, a controlar la furia de su eno-jo. A luchar contra la injusticia del mundo. A encontrar un camino.

  Estos dos primeros momentos de la película marcan una clara intención narrativa del guión compuesto por quien es también el director, Christo-pher Nolan ("Memento"), junto a Da-vid Goyer. A través de esas dos si-tuaciones, alejadas del paisaje neta-mente urbano que caracteriza a las demás películas de la saga, se des-cubren dos de los rasgos de identidad de Bruce Wayne más influyentes para su transformación en Batman. No son los únicos, porque toda la primera tra-ma del film está dedicada a explorar casi en detalle la vida del joven Way-ne. Esta decisión de parte de la realización, además de quedarse lejos de saturar o aburrir, por la dinámica con que está con-tado, por sus permantes y bien logradas escenas de acción, habilita a una comprensión fundamental del personaje nun-ca antes desarrollada en los filmes anteriores. Y también implica un riesgo de los realizadores: el de hacer añicos el aura de misterio e interrogantes que rodeaba al personaje Batman.

  “¿Por qué murciélagos?”, preguntó el genial mayordomo Alfred, in-terpretado por un no menos genial Michael Caine, mientras su adorado Bruce le señalaba el símbolo que había elegido para repre-sentarlo. “Porque me asustan y quiero compartir ese temor”, res-pondió el inminente Batman. En este pasaje, queda claro el riesgo del director: apuesta a explicitar lo que siempre constituyó una de las características más intrigantes del personaje. A medida que se desarrolla, la trama se va encargando de completar los baches his-tóricos que no explicaban por qué Batman es Batman, y si bien en ese pasaje se pierde de alguna forma el misterio de no saber, y con eso la posibilidad de cada uno de imaginar qué había pasado, esa pérdida de misterio en definitiva no sólo no aplaca sino que po-tencia el poder místico del personaje, apoyado justamente en su pasado neblinoso y sobrecargado de rabia.

  La paciencia con que se va hilando el relato, y la fluidez casi natural entre escena y escena, completan el espa-cio y las imágenes, aumentando pau-latinamente la tensión narrativa. Lue-go de un primer tramo dedicado a la génesis de Batman, se empieza a in-tercalar su entrenamiento y prepara-ción con imágenes de la ciudad góti-ca, sus problemas, sus villanos. Dete-ner la corrupción es el objetivo que moviliza el accionar del hombre mur-ciélago. No faltan escenas de acción, no faltan los detalles del fabuloso equipo de objetos que usa Batman —siempre aliado de la última tecnología— ni una fabulosa ambientación de la ciudad, casi atem-poral. Tampoco se extrañan los momentos dedicados a conocer los movimientos del perverso doctor que se convertirá en un gran enemigo. No faltan los momentos en que Bruce Wayne se burla de su mundo, para enfrentar su soledad y su apariencia, y se vuelve a conectar con el imperio creado por su padre. Sin embargo, todo eso es ubicado en un plano secundario, en pos de la creación de una atmósfera que va incrementando en oscuridad momento a momento, generando a veces tramos verdaderamente hip-nóticos, a veces otros escalofriantes. Quizás ese sea uno de los principales méritos de Nolan, su habilidad para captar en plenitud la oscuridad de Gotham, de la mansión Wayne, de los murciélagos y de los villanos. Y principalmente de Batman (aunque tal vez se lo haga hablar demasiado). Como si todos formaran par-te, de alguna forma, de una misma cosa.

  Por otra parte, las participaciones de Gary Oldman y Morgan Freeman, sumadas a la ya mencionada de Caine, son sobresa-lientes. Sus personajes aportan frescura y una buena cuota de hu-mor que sirve para compensar en alguna medida cierta dureza del nuevo nombre que encarna a Batman: el ex Psicópata Americano Christian Bale.

  La película nunca se diluye. Pese a sus más de dos horas de du-ración, transcurre casi sin perder consistencia de principio a fin. Una de las razones es que la intención del guión de explorar los rincones más profundos del personaje principal, sus miedos, su fu-ria, está más que bien lograda y construida, siempre correspon-diéndose, por otra parte, con los climas que logran construirse en cada pasaje del film. Porque de alguna manera, la evolución del personaje Batman, lenta, gradual, siempre intensa, podría tomarse como el termómetro de los sucesos de la película.

  De todas maneras, la clave para entender "Batman begins" como una de las mejores de todas las otras secuelas, es el riesgo que to-man guión y dirección para apos-tar por la sorpresa, para desequili-brar varios de los puntos comunes del género y, sobre todo, para ha-cerse cargo, con mucha responsa-bilidad y verosimilitud, de los ma-tices que construyen la personali-dad del superhéroe. En este senti-do, esto implicaba una apuesta nada sencilla: por un lado, sacrificar algo de la cuota del misterio e intriga que aporta el no saber, para poder, por el otro, elevar el aura místico de un personaje sin igual.

Calificación:


Imágenes de "Batman begins" - Copyright © 2005 Warner Bros. Pictures y Syncopy. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Batman begins"
Añade "Batman begins" a tus películas favoritas
Opina sobre "Batman begins" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Batman begins" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El reino de los cielos (Kingdom of heaven)     XXX 2: Estado de emergencia (XXX: State of the Union)     Sahara     Team America: La policía del mundo (Team America: World police)     Constantine

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos