LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

BATMAN BEGINS


Dirección: Christopher Nolan.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Acción, aventuras, thriller.
Interpretación: Christian Bale (Bruce Wayne/Batman), Michael Caine (Alfred), Liam Neeson (Ducard), Katie Holmes (Rachel Dawes), Gary Oldman (Jim Gordon), Cillian Murphy (Dr. Jonathan Crane), Tom Wilkinson (Carmine Falcone), Rutger Hauer (Earle), Ken Watanabe (Ra's Al Ghul), Morgan Freeman (Lucius), Linus Roache (Thomas Wayne), Larry Holden (Finch).
Guión: Christopher Nolan y David S Goyer; basado en un argumento de David S. Goyer; basado a su vez en los personajes de "Batman" creados por Bob Kane.
Producción: Emma Thomas, Charles Roven y Larry Franco.
Música: Hans Zimmer y James Newton Howard.
Fotografía:
Wally Pfister.
Montaje: Lee Smith.
Diseño de producción: Nathan Crowley.
Vestuario: Lindy Hemming.
Estreno en USA: 15 Junio 2005.
Estreno en España: 17 Junio 2005.

 

OPINIÓN DEL PÚBLICO

DaAxe (Reseñas de un Butaquero)

  «Lo pasé francamente bien. Creo que ha sido todo un acierto por parte de Nolan [...] rehacer la historia desde cero; sé que esto es irónico viniendo de alguien que hace unos meses escribía queján-dose precisamente de que todas las "pelis" de superhéroes se li-mitaban prácticamente a contar los orígenes, pero es que en este caso era necesario para eliminar el desastre que las dos anteriores películas habían causado. Nolan nos ha regalado una película so-bre Batman de verdad, incluso realista, donde lo verdaderamente importante es esa relación amor-odio entre Batman y Gotham, y no escatima en detalles para ello. Muy buena en la elección de acto-res en general (la caracterización de Gary Oldman de un joven te-niente Gordon es fantástica), así como el guión, que sin dejar nun-ca de lado la acción, nos va mostrando la evolución de los persona-jes principales de principio a fin, dejándolo todo al final perfecta-mente definido y preparado para la secuela. En fin, que la "peli" me encantó y las referencias para los lectores de cómics también, co-mo esa escena en la que, rodeado de S.W.A.T., llama a los mur-ciélagos para cubrirse. En fín, no sigo porque me van viniendo es-cenas a la cabeza y no es cuestión de destriparla. El principal pro-blema que puede tener esta "peli" en taquilla, a mi juicio, es preci-samente lo que comentaba que soluciona con éxito: lo malas que fueron las últimas películas del personaje; creo que es algo que el boca a boca puede solucionar, con lo que creo que tendrá una vida "larga" en taquilla. Yo ya la he recomendado a algunos amigos que se negaron a ir a verla por culpa de los bodrios del amigo Joel... En fin, espero que tenga suerte porque, francamente, lo merece

Betomovies (Lista de Cine)

  «Qué falta de criterio en esta saga de Batman al producir tantos cambios de directores, de actores y por ende de estilos cinemato-gráficos. Lo primero que hay que analizar es si la obra cumple con su objetivo de mostrar los inicios de un superhéroe. Y a los fines prácticos toda la primera parte del filme se encarga en forma co-rrecta de darle sentido al surgimiento de un personaje lleno de te-mores, fobias, inseguridades, ávido de búsqueda de justicia por manos propias. Nolan logra de alguna forma identificarnos con este nacimiento, nos brinda con mucho nivel de detalle la personalidad que se despliega en problemas psicológicos, en aspectos inheren-tes al plano más humano de un héroe. Y entonces conocemos con lujo de detalles las características más profundas de los sentimien-tos, y por ello indefectiblemente nos centramos en Batman, y deja-mos de lado el desarrollo de sus archienemigos. Lo que distingue este filme de sus variadas "continuaciones" es el tratamiento más realista del cómic. Aquí desde Batman surge la trama, allí es don-de Nolan apunta todos sus recursos para introducir y afianzar el concepto del superhéroe en cuestión. Y la primera parte del filme trata con delicadeza de ir mostrándonos el ser humano que hay de-trás del disfraz, del símbolo. Claro que Nolan al imprimir una estéti-ca muy distinta a la de Burton y Joel Schumacher, generó por lo menos en mí una sensación de desadaptación a lo que estaba acostumbrado a ver en esta saga. Ya no hay lugar para el gran di-seño de arte de Burton y su ambientación perfecta, ni al colorido y jocosidad de Schumacher. Ahora tenemos una película mucho más seria, que nada tiene que ver con ninguna de las cuatro ya lanza-das al mercado. Por ello, como espectador es previsible que haya una sensación de choque al variar el estilo narrativo y estético de la saga. No obstante, no deja de ser una buena precuela para ir cono-ciendo detalles que en las anteriores estaban muy poco detallados, y como ello es el objetivo fundamental del filme, bienvenido sea en-tonces este abrupto cambio. La trama nos propone en primera ins-tancia empaparnos sobre la psicología de Bruce Wayne y la de su alter ego, vemos cómo el personaje va aprendiendo de lo que la vida le depara, va forjando su carácter, comienza a distinguir bien la venganza de la justicia, el bien común y los intereses personales, el control de su mente para definir sus actos, el enfrentamiento de sus temores más profundos, la ira contenida y su canalización. Un trabajo loable desde el punto de vista de detallar el perfil psicológi-co, de mostrárnoslo humano con falencias y traumas, débil desde lo emocional, pero a su vez fuerte de lo físico. No hay que estar ajeno al contexto del filme, una ciudad corrupta, llena malhechores, violadores y psicópatas, donde el progreso tecnológico no se con-dice con la calidad humana y mucho menos con las relaciones in-terpersonales. Todo es deshumanizado, perverso y el filme posee un clima denso y pesimista. Y es este espacio el que motiva a Bru-ce a actuar de alguna forma, se siente en la obligación moral de lu-char por la justicia y terminar con el circuito de corrupción instala-do. En la segunda parte del filme, Nolan nos ofrece la acción. Sí, es una película de Batman y algo de fantasía debía haber y bueno allí es donde se nota la ausencia de un antagonista que nos ofrez-ca un marco de emotividad y de sentirnos identificados con esta parte del filme. En las anteriores entregas de Batman, poco se cen-traba en el héroe y se ahondaba mucho en sus enemigos. Bueno, aquí también está desequilibrada la balanza, creo que faltó desarro-llar los personajes antagónicos como para que resulte al menos in-teresante la opción de entretenimiento de turno que acompaña la esencia del filme. Esta segunda parte, en la que hago hincapié, creo que no logra estar a la altura de las circunstancias. Encuentro poco feliz la ambientación del filme, creo que faltó mucho de la emoción que sí había en las anteriores. Este desfase es evidente, la película no está sustentada por un conflicto bien elaborado que sirva de buen acompañante a la magnífica primera parte donde se nos introdujo el personaje. Aquí es donde el guión adolece de cir-cunstancias que generen esa cuota oportunista de vertiginosa acción acompañada de efectos visuales. Y ello no es una falencia porque no tenga esos elementos, sino que a la narración le faltan variantes atractivas desde la fantasía propiamente dicha como para lograr un perfecto equilibrio con el desarrollo del primer fragmento de la cinta. Desde el punto de vista de la fotografía, la banda sonora y el diseño de vestuario no hay mucho que destacar, sino sólo ca-be la mención de que no desentona en el espectro general del fil-me, es decir, que no motiva ni desagrada tampoco. Las actuacio-nes son correctas; si bien un nuevo cambio de cara no es para na-da provechoso, Bale logra un personaje convincente, bien acompa-ñado por el elenco de renombre en los papeles secundarios. En verdad el filme logró en mí sentimientos ambiguos, uno el de sa-tisfacción por el desarrollo de Batman ser humano, y otro totalmen-te antagónico: nunca hubiera imaginado un conflicto secundario tan soso e insípido, tan falto de expresividad en cuanto al factor adre-nalina. En definitiva, si tengo que ser sincero, esperaba mucho más de esta cinta, aunque en cierta medida cumple y muy bien con el objetivo propuesto de darle un marco de referencia y de conceptos sobre la esencia de Batman, por el otro quedé con ganas de que sea acompañada por una historia mucho más elaborada y conse-guida desde lo meramente emocional

José (Lista de Cine)

  «A mí me encantaron Liam Neeson, Morgan Freeman, Gary Old-man, Michael Caine, Rugert Hauer y Christian Bale: alucinantes ac-tores que llenan con su presencia una pantalla. Me gustaron sus diálogos, sus gestos, sus miradas ... No es la película de superhé-roes al uso. [...]. Ira, recuerdos atormentados, violencia, miedo, cul-pa... ¿Redención? No: ¡más dolor! Y al mismo tiempo es una pelí-cula comercial que llena las salas, pero que me respeta y no me toma por un tonto-estupido-engulle-palomitas. Lo dicho, a Chris No-lan, el director, hay que seguirlo en todo lo que haga

José Luis Santos (Lista de Cine)

  «Puede que cuando vio usted los anuncios en prensa o el tráiler en el cine de “Batman begins”, pasara por los mismos tres estados mentales que un servidor. Primero enojo, con un punto de compa-sión: “¿Otra de Batman? ¿qué les ha hecho el pobre murciélago para que lo parodien en la gran pantalla de manera tan infame has-ta ahora? ¿es que no fue bastante lo de George Clooney y Chris O'Donnel convirtiendo definitivamente la pareja Robin-Batman en un icono gay, o lo de la niñata Silverstone perpetrando una Batgirl con aires de instituto de Beverly Hills? En segundo lugar, perplejidad: “¿Qué le pasa por la cabeza a un tipo como Chris Nolan, autor de dos estupendos thrillers psicológicos tan poco convencionales co-mo “Insomnio” y “Memento” para dirigirla? ¿Y a Christian Bale, Mi-chael Caine, Liam Neeson y Morgan Freeman para actuar en ella?”. Por último, una vez asimilada la situación, la tercera sensación mezclaba curiosidad y esperanza: “¿Qué saldrá de ahí? Quizás es-ta vez sea la buena…”. Y llegado el estreno, cabe decir, en opinión de este humilde cronista, que por fin alguien ha hecho justicia a un personaje maltratado (de las dos entregas de Tim Burton sólo la primera tenía su gracia –fundamentalmente gracias a Jack Nichol-son–, y de las dos memeces de Schumacher lo más sano es –si la desgracia se cebó con uno y no pudo evitar verlas– tratar de olvidar-las inmediatamente por si aún se está a tiempo de evitar daños neuronales irreparables), construyendo una película en la que se le da al personaje un tratamiento lo suficientemente maduro y real como para llevar con una cierta dignidad el calificativo de cine más allá del cómic llevado a la pantalla. Dice David S. Goyer, guionista de “Batman begins” junto al propio Nolan, que durante los dos me-ses que ambos se encerraron en la casa del director para escribir el guión, las disputas fueron continuas: “Chris no dejaba de decir, no me lo trago, es demasiado cómic, pero hay muchas cuestiones por las que yo quería luchar, porque al fin y al cabo es una película de Batman”. Esta pugna queda patente a lo largo del metraje de la cinta, denotando la supremacía de Nolan durante una primera hora excelente, magnética, intensa, en la que lo que le interesa al cine-asta por encima de todo es Bruce Wayne, el hombre y su lucha in-terna, para dejarse domesticar a partir de ahí por Goyer y centrarse en el superhéroe Batman y su lucha externa, mucho más conven-cional y propia del género, aunque manteniendo un tono digno has-ta el final. Nolan desarrolla, por tanto, la mejor entrega de la serie, precisamente porque parece ignorarla y reinventarla en gran medi-da, casi como si las películas de Burton y Schumacher no hubieran existido. Así, se apoya más en el Batman contemporáneo de las novelas gráficas de Frank Miller (“Batman: Año uno”) y Alan Moore (“La broma asesina”) que en los cómics del creador del personaje Bob Kane, dotándolo de un tono más oscuro, siniestro y adulto, logrando destilar toda su esencia en la génesis de la elección del protagonista del símbolo del murciélago: “quiero que mis enemigos compartan mis miedos”, y rellenando con perfecta coherencia los huecos que explican y acercan todas las características del super-héroe más humano, el único sin superpoderes. Así, el espectador presencia primero el proceso interno de evolución del protagonista (dolor vs. ira, justicia vs. venganza… hay que admitir que en algu-nos momentos uno no consigue quitarse de la cabeza la referencia a "Star wars"), para después asistir a su puesta en escena como superhéroe, con un buen trabajo de Christian Bale (impresiona la transformación física respecto a “El maquinista”, con casi 40 kilos de diferencia) magníficamente asistido por unos personajes secun-darios que elevan el tono de la apuesta, tanto por el lado de los aliados (Morgan Freeman y Gary Oldman siempre estupendos, y Michael Caine, que sería capaz de llenar la pantalla aunque apare-ciera haciendo de tetera y sólo durante medio minuto) como de los oponentes (vitales para equilibrar cualquier planteamiento cinemato-gráfico maniqueísta y dotarlo de claroscuros), siendo un indudable acierto la ponderación entre la realidad del jefe mafioso eficazmente encarnado por Tom Wilkinson, el enigmático Ra's Al Ghul (un villa-no mucho más serio y de más entidad que los pingüinos, hombres de hielo, etc.) y el ya más folclórico pero impecablemente plasma-do Espantapájaros, que aporta un interesante toque onírico y sub-consciente. Cabe citar en el lado de las debilidades de “Batman be-gins” dos fundamentales. Una, el personaje femenino encarnado por Katie Holmes, superfluo, tópico y carente de fuerza, que no ha-ce sino llevar la historia al redil de lo convencional. Otra, la clara debilidad de la trama terrorista presentada en la parte final del filme, traída por los pelos y que contribuye a que se rebaje notablemente el interés, pierda conexión con la realidad y recuerde mucho más a las claves más al uso del género. Aun así, y en conjunto, merece una nota generosa la más que digna apuesta de Nolan. Por su me-ritorio nivel de entretenimiento en un panorama actual en el que di-cha palabra suele equivaler a lobotomía fílmica, por su reivindica-ción de un personaje sin duda interesante para el cine pero deva-luado por anteriores adaptaciones, y por recuperarnos la dualidad Bruce Wayne/Batman como esa contraposición de rostros en la que nadie sabe cuál de los dos es la máscara y cuál el verdadero. Como la vida misma

Julio Vallejo (E-mail a la redacción)

  «Christopher Nolan es un director preocupado por la mente de los atormentados protagonistas de sus películas. Si en “Memento” abordaba cierto tipo de amnesia y en “Insomnio” convertía el tras-torno del sueño en un elemento fundamental de su película, en “Batman begins” trata el complejo de culpa como elemento esen-cial de la personalidad del personaje creado por Bob Kane. Es pre-cisamente esta preocupación por el proceso de conversión del pro-tagonista en héroe enmascarado lo que diferencia a su filme de las recientes versiones de Batman realizadas por Tim Burton y Joel Schumacher. Con un aire oscuro y realista, el realizador británico convierte a Bruce Wayne en un ser torturado que busca su reden-ción a través de la lucha contra el crimen. En este sentido, el guión de Nolan y David S. Goyer guarda ciertas concomitancias con las historias de Paul Schrader, el director y guionista que ha convertido el tema de la redención en el tema de películas tan importantes como “Posibilidad de escape” o “Affliction”. Sin embargo, y lejos de la concepción calvinista del término manejado por el realizador norteamericano, la película de Nolan trata más de la redención de una falsa culpa. Al fin y al cabo, Bruce Wayne no fue el responsa-ble de que un ladrón asesinara a sus padres. Con este drama a sus espaldas, Nolan justifica de alguna manera los motivos que llevan a Bruce Wayne a convertirse en Batman. Por primera vez en el cine, alguien se ha encargado de explicar de manera más o me-nos plausible los motivos que llevan al hombre murciélago a realizar su cruzada contra el crimen y la corrupción. Deudora más de cierta estética de cine negro que de las adaptaciones perpetradas por Burton y Schumacher, Nolan opta por una visión más realista del personaje y de la historia. El adiestramiento y el proceso de con-versión en superhéroe están narrados con cierta sobriedad y sin ningún tipo de efectismo, algo que se echa de menos en la mayoría de los filmes de gran presupuesto actuales. Asimismo, el director británico y David S. Goyer parecen haberse preocupado de dotar de cierta personalidad a los personajes secundarios. En este sentido cabe destacar el peculiar acierto de la pareja de cineastas al refle-jar la locura del Espantapájaros, el carácter incorruptible del tenien-te Gordon, la ambigüedad de Henry Ducard o la sabiduría de Alfred, el leal mayordomo de Bruce Wayne. Con todo esto, Nolan constru-ye una película de personajes donde hay momentos para la acción. Sin embargo, y a pesar de estar muy bien rodadas, las luchas en-tre Batman y los villanos están rodadas con cierta sobriedad. Algo que también se contagia al look visual de la ciudad de Gotham que, aunque es retratada como una ciudad oscura, no alcanza el aire gótico que Burton le otorgó en “Batman” y “Batman vuelve”. En el apartado de las interpretaciones, el director británico parece haber acertado al escoger a Christian Bale. El actor consigue sin casi es-fuerzo reflejar el Bruce frívolo en el ámbito público, aunque atormen-tado interiormente. Igualmente acertadas son las elecciones de Mi-chael Caine, como el leal Alfred, y de Liam Neeson, en el papel de Henry Ducard. En este aspecto sólo cabe reprochar una cosa: la elección de Katie Holmes para el papel de la joven ayudante del fis-cal del distrito por la que suspira Bruce Wayne. La actriz, dueña de unos mohines propios de cualquier intérprete de televisión, no con-sigue dotar a su personaje de algo más que una bonita percha. En resumen, Christopher Nolan se ha encargado de dar un baño adulto y realista a un personaje que había sufrido los vaivenes coloristas e infantiles de Joel Schumacher, uno de los directores menos dota-dos del aburrido Hollywood de los ochenta y noventa

Liam (Reseñas de un Butaquero)

  «Magnífica desde el punto de vista técnico, pero rompe la armonía que me atraía de la saga. Tal vez sea que me gusta el toque de os-curidad que aporta Burton, pero si no fuera por eso no existiría el concepto de ciudad gótica. Batman es un personaje de culto que tiene su propio universo y "Batman begins" es demasiado "real", le falta el punto de coreografía circense que se puede apreciar en las anteriores

DBertot (Lista de Cine)

  «Pues a mí me pareció muy buena, sin dudas la mejor de todas las Batman. Y si de sorpresas hablamos, ¿qué me cuentan de Ga-ry Oldman no haciendo de villano?»

Juan Antonio Moreno Martín (Lista de Cine)

  «Creo que tengo que adelantar que me encantan/ban los cómics del Batman. Siempre era como tener a un persona con doble per-sonalidad en casa. A mí en particular me encanta la nueva película de Nolan. Todos los personajes están muy bien. Tengo cierta predi-lección por Morgan Freeman, pero ver actuar a Michael Caine... A Gary Oldman le han dado poco papel, a mi parecer. El que está pa-ra que le castiguen por copiar es Liam Neeson, su papel se parece mucho al de Qui-Gon Jinn, creo que el guionista habrá visto la no-che anterior el Episodio I. La película me parece superior a las otras que se han hecho sobre el personaje. Antes de haber visto esta versión, las que me parecían mejor eran las que había hecho Burton; su estilo gótico se acercaba mucho a la idea que tengo del personaje desde el cómic.»

Bruno Rivas Frias (Lista de Cine)

  «Me parece la mejor de la saga. Es definitivamente la más realis-ta, lo cual es un arma de doble filo porque por momentos se pierde la verosimilitud, situación que no se da en una película, como las de Burton, que pretende ser fantástica en todo momento; sin em-bargo creo que esos son detalles menores. Me parece que es la primera película que realmente se dedica a Batman y no a los villa-nos, que sin embargo son grandes caracteres. [...] mis felicitacio-nes a Nolan y a Bale. [...] la banda sonora es muy mala, un punto fuerte en las terribles películas de Schumacher; pero bueno, yo voy a ver la película y no a escuchar la música porque para eso me compro el disco [...]. Algunos dicen que es previsible, bueno, de re-pente lo es, pero acaso [no] puede serlo una historia que la conoce todo el mundo [...]. Sin embargo, creo que sí hubo una gran sorpre-sa. [...] me disculparán pero yo no me esperaba que Watanabe sa-liera sólo diez segundos. En el caso de Gordon es lógico que sea sumiso, porque si fuera combativo la mafia lo habría matado hace rato; sin embargo creo que Gary Oldman crea un caracter extraor-dinario. Bueno, todo es cuestión de gustos, yo no pido el Oscar® para esta película, pero me parece superior a "Spider-Man", quizás no mejor que "Hulk" o la de los "X-Men".»

Zena (Lista de Cine)

  «Es aburrida y previsible, y muy tonta, la verdad. [...] "Spider-Man" sí me gustó, y aprovecho para decir que me gusta el género, pero no todas las películas de este género.»

Daniel Vargas (Lista de Cine)

  «Voy a dividir la crítica de "Batman begins" (again) en dos: desde el punto de vista estrictamente cinematográfico y desde la óptica de un aficionado a los cómics. Quizá lo más fácil sería comenzar diciendo qué fue lo que me gustó de esta nueva revisión del hombre murciélago. La respuesta es breve: nada. Que el Sr. Nolan es un desaprensivo que logró tomarle el pelo a mucha gente con su pri-mera película, entre los cuales me incluyo, es ya algo evidente. "Memento" sólo se sostiene por su novedosa forma de contar la historia, pues si colocamos los fragmentos en el orden tradicional, lo que nos queda es un guión bastante simplón y mediocre. Pero cuando este señor trata de contar una historia siguiendo el esque-ma temporal habitual, queda patente que lo suyo no es la narra-ción. La película es tremendamente confusa, y los que digan que la historia se entiende bien es porque ya la conocían. Las escenas de acción son herederas directas del peor cine de Michael Bay, nunca eres capaz de saber qué está ocurriendo o simplemente dónde es-tán. Las escenas están mal montadas, produciéndose a veces sal-tos bruscos entre una escena y otra, en lugar de fluir; los encua-dres parecen pensados para la edición en DVD (mucho primer pla-no y plano medio) cuando deberían ser grandilocuentes y épicos; pero sobre todo tiene una especial capacidad para primar en el montaje los momentos en los que no ocurre nada interesante. La dirección de arte queda sepultada bajo el montaje y los encuadres de Nolan; la mansión Wayne parece un piso cualquiera, sólo pare-ce una mansión en los planos exteriores; la cueva es un agujero y Gotham es Nueva York o algo parecido. Y qué decir del tratamiento de los personajes; se le quedan más planos que los malos de "El Equipo A". La personalidad de Gordon queda explicada por las ho-rribles gafas de pasta que me luce (es un poli honrado porque no tiene para unas gafas chin chin de Affelou); Ra's Al Ghul no es más que un señor con perilla y un venazo yedai; la chica es un florero del todo a cien, y Morgan Freeman es el Q de las pelis de Bond en versión étnica. Sólo salvaría de la quema a Mr. Michael Caine, que consigue construir un personaje de la nada. Este señor es un ge-nio. El guión tiene lagunas profundísimas que suple a base de ex-plicaciones; y eso es algo que jamás debemos perdonar, es como si te cuentan el chiste del perro que se llama mistetas y encima te lo explican. Inefable ese momento en el que un empleado del Dpto. de Aguas de Gotham tiene que explicarnos qué es lo que pretende el maloso, porque ni siquiera han sido capaces de hacérnoslo en-tender antes. Y, por supuesto, unos diálogos de verguenza ajena; qué decir del análisis jungiano de la personalidad del Batman que hace el Dr. Crane (pocas veces he visto a un clon de Johnny Depp tan poco creíble); y recuerden esa línea sonrojante de diálogo que es "discúlpenlas, es que son europeas". Pues yo no pienso discul-par esta mierda de película porque sea estadounidense. Parece que el mérito de esta película reside en que es algo más "realista" que sus predecesoras; lo cual no es merito suyo, sino de los có-mics; ya que en principio se basaron en el Batman de Miller... para diseñar el coche. Si Burton prefirió centrar sus películas en los ma-los es simple y llanamente porque son mucho más interesantes que el propio Batman. Es más, incluso si preguntas a aficionados a los cómics, la mayoría te dirá que lo mejor de Batman son sus vi-llanos. El Batman actual de los cómics, que no tiene nada que ver con el que creó Bob Kane en 1939; es un tipo traumatizado y con un punto psicópata que no veas; y el Batman de la película es una especie de niñato llorica. Por favor, que nadie me hable de qué Bat-man cinematográfico es el más fiel al original, porque originales ha habido muchos; casi uno distinto por década. El personaje ha ido evolucionando con su público, si no, no se seguiría publicando. El personaje de Ra's Al Ghul pierde toda su entidad; la verdad, para ver a un tío que es una especie de terrorista justiciero sin más, po-dían haber puesto a cualquiera, a Bin Laden por ejemplo; porque todo el aura mística y demoníaca que tiene en los cómics desapa-rece por completo y queda reducido a una pobre imitación de ma-estro shaolín/terrorista internacional. También tiene delito lo que han hecho con el Dr. Crane/El Espantapájaros, si bien las "visio-nes" que provoca son de lo poco destacable de la película. Crane en los cómics es un tipo lleno de traumas y un egomaníaco con la autoestima por los suelos. En la película... ¿a alguien le quedó cla-ro por qué este señor era más malo que la quina? Para mí que in-tentaron meter miedo con una de las peores interpretaciones que he visto en mi vida; menos mal que la mitad del tiempo el personaje está con un saco de arpillera tapándole la cabeza; aunque la película hubiese ganado enteros si le hubieran dejado el saco todo el tiempo y le hubiesen puesto otro a la chica esa que dicen que es novia de Tom Cruise (eso sí que debe dar miedo de verdad). Por otro lado, el tema de la flor azul esa que se sacan de la manga, sí que pudiera estar basado en Elektra [...], pero hay un problemilla: Elektra es un personaje de Marvel, la competencia de DC, por lo que espero que les metan un puro tan grande como el Nacho Vidal. [...] Sigo preguntándome ¿por qué son tan malas las adaptaciones al cine de cómics? Y no os confundáis, me gustó "Spider-Man" y me gustó "Hulk"; de las demás mejor ni hablar.»

Dani García (Lista de Cine)

  «Yo soy de los que estoy super-a-favor de la visión de Batman que nos ha ofrecido el Sir Nolan. Me pareció acertadamente alejada de las de Burton (don't imitate, innovate que decía la colonia) y más cercano a un "Spider-Man 2" + "El protegido", como una mira-da interna y un intento de "hacer real" a Batman, y todo con un es-tilo visual nuevo. Gotham no es irreal, parece un Hong Kong + Man-hattan, el Batmovil aunque parezca un tanque tiene sentido que sea así, los gadgets, su fortuna, los malvados... todos tienen una explicación más o menos coherente (a excepción de la fantasiosa máquina evaporadora de agua). La parte más entretenida e intere-sante es la primera, el orígen, las motivaciones, la determinación de Wayne, todo eso está perfectamente explicado e interpretado. A Bale le falta carisma pero no presencia, Qui-Gon Jinn –digo Liam Neeson– está muy bien de nuevo como mentor, y el resto de se-cundarios –exceptuando el "misscasting" de Sosie Holmes (pare-cía que iba a hacer selectividad, pobrecita mía)– están sensaciona-les, en especial me daba bastante miedil El Espantapájaros. Pe-ros: las peleas no se entienden, jope, excepto las del inicio en el templo y la de la primera aparición tenebrosa de Batman, el resto no te enteras hasta el final, lástima no haber dejado esa tarea a al-gún especialista en coreografías. Momento homenaje a Patrick Ba-teman cuando aparece en la fiesta con las dos perruscas aquellas que se meten en la bañera, y entonces apareció la Sosie Holmes y Wayne hace el amago de quedarse con ella, no veas cómo se rió el cine, jejeje. ¡Anda ya, Batman, vete con las otras dos! [...] Fan-tástica (pero no maestra como las de Elfman) banda sonora.»

José Luis Palacios Alonso (Lista de Cine)

  «Interesante y bien construída historia sobre la creación de un símbolo. Como película de superhéroe los antagonismos buenos y malos muy marcados pero con el aliciente de tener a un malo muy digno. Historia de superaciones, entrenamientos y luchas en am-biente oscuro con buenos aciertos de verosimilitud. Las peleas son más bien sugeridas que explícitas, aunque se me hizo un poco ex-cesiva alguna persecución. El personaje "chica del superhéroe", demasiado abrupto y espinoso. Gran intervención de los personajes secundarios, aunque el comisario un poco pusilánime. Lo peor: el epílogo en fondo verde; la escena desentona con la relación de los personajes y con la estética del film. Para mí la película terminó con la carta de Joker.»

Guillermo (Lista de Cine)

  «Nolan supera a Burton. ¿motivos? La dirección de los actores y el manejo de un guión mucho mejor realizado es superior en "Bat-man begins". Una posterior visión del primer Batman haría ver lo mucho que ha perdido con el tiempo. Y es que "Batman" es una buena película gracias a un colosal Nicholson, él es la verdadera alma de la película. Keaton es inexpresivo, y tiene de playboy lo que yo de cura. Cómo le gana Bale en esto. Por fin un Batman donde los secundarios no borren del mapa al enmascarado. Ya está bien de ningunear a Batman, el carisma de los anteriores Bat-man estaba por los suelos. En la primera película, más que una peli de Batman, era del Joker, luego de Catwoman y el Pingüino (Danny DeVito le da sopitas a Keaton), y las de Joel, mejor ni ha-blar, este director merece el paredón por las horribles versiones que hizo de Batman; más que Batman, era gayman, con esos horribles trajes que traicionaban el espíritu del hombre murciélago, se atre-vieron a cambiar incluso el color del negro. Bale es un buen actor, versátil, no tiene nada que ver por ejemplo "El maquinista" con este Batman. Un buen Batman. Una buena elección. Hace un buen pa-pel distinguiendo al playboy, Batman, y el hombre atormentado. Excelente Bale. La verdadera manía de poner en estas pelis una "mujer florero": El personaje de Katie Holmes sobra, no existe en el cómic, y para colmo hace una actuación desastrosa, con ese ho-rrible tic de mover el labio hacia el lado derecho de su cara, típico defecto de nerviosismo, horrible. Ya sucedió con "Última llamada" y lo sigue haciendo. No sé si será un defecto físico, pero no sabe uti-lizarlo para nada. Que aprenda de Kitano, donde convierte un defecto en algo genuino en su propio personaje. Otra mujer que se-rá más conocida fuera que dentro de las pantallas, se suma a las Monica Bellucci, Penélope Cruz, Jennifer Lopez... Las curiosas re-ferencias de Frank Miller: La mansión de Ra's está basada en Elek-tra Saga, lugar de nieve donde tiene que conseguir una flor, y lu-char contra La Mano. Una contra todos. El parecido entre el caris-ma de Gordon con Ben Urich, el periodista de Daredevil, y otras más curiosas referencias con guión de Frank. He disfrutado como un enano viéndolas. La sombra de Frank es alargada... El buen pa-pel de casi todos los secundarios: Mención especial a Tom Wilkin-son, que encarna a Falcone. Intimida mucho a Bruce Wayne. Cai-ne, Freeman, Oldman y Neeson hacen lo que se espera de ellos, aunque me empiezo a cansar de la repetición de Freeman. Siem-pre de chico bueno que ayuda al prota de turno. Si hubiese un Pa-pa negro, seguro que lo interpretaba Freeman. El Espantapájaros, Crane, creíble personaje, soberbios efectos especiales con sus efectos alucinógenos, sobre todo la cara de Batman. Increíble. Si uno se fija en Murphy en "Intermission" (buena película y genial co-mienzo con un atípico Farrell) se da cuenta del cambio cualitativo que ha dado. Bale lo hace muy bien, pero ... le falta carisma. Veré una siguiente película de este actor y no tendré nada en cuenta su papel en Batman. No será el papel de su vida, aunque también es cierto que eso le beneficiará, nada peor que el encasillamiento para un actor. Un ejemplo claro sería Chistopher Reeve con Superman. Nadie como él encarnó a la perfección al hombre de acero, pero el problema es que el público ya sólo le vería así, aunque hiciese otros papeles...A Bale le recordaré para siempre por su papel en "El maquinista". Todavía se me ponen los pelos de punta al recor-dar cómo encogía su propio cuerpo marcando sus huesos. Increí-ble, engordar en una peli no es difícil, lo admirable es adelgazar de manera tan extrema en pocos meses como lo hizo Bale. Ya era hora que Batman pudiese mover el cuello. Coño, parecía que Bat-man tenía un collarín por prescripción médica. Me desesperaba la rigidez de Keaton, todo siempre cara a cara. [...] ¿Nota? Siete y medio. Le perjudican: Katie Holmes y la estúpida máquina esa, propia de cualquier película de acción, tontería de turno con la que se quiere destruir todo cuando hay miles de maneras mejor de ha-cerlo y los reiterativos "te dejo creyendo muerto para que regreses con más fuerza que nunca"... La primera mitad de la película mere-ce un nueve, pero luego va decayendo para beneficio de la acción, pero aquí se vuelve algo vulgar el guión. Eso sí, buenos efectos es-peciales, en especial los efectos alucinógenos. Un digno Batman»

Kartutxo (Lista de Cine)

  «Entretenida. Esta película ha logrado varias cosas: Que no con-sidere a Bruce Wayne un personaje pusilánime e insufriblemente atormentado, muy al contrario que su primo John Wayne. Que con-firme mis sospechas de que Chris Nolan es el puto amo del calabo-zo, que sabe tomar el pulso de las películas que factura con una sabiduría propia de los gurús. Nunca he disfrutado tanto con una película de Batman. Tal vez no sea la que más valor cinematográfi-co encierre (ahí están las dos primeras entregas de Tim Burton, con un montaje artístico que es ya referente en la historia del sépti-mo arte), pero estamos hablando del mejor Bruce Wayne de la his-toria (Michael Keaton, bufón metido a playboy de oscuro pasado, intentando dar serenidad a sus espídicos gestos a base de tilas; Val Kilmer, el rey de la pusilanimidad; y George Clooney, de todos es sabido sus coqueteos con el bueno de Robin; del barriguitas de la serie de los 60, réplica exacta de Michelín, si no llega a ser por el color del traje y las puntiagudas orejas de murciélago, mejor ni hablar). El mejor elenco artístico de la historia filmográfica de Bat-man (una autentica constelación de estrellas "pata negra"). La me-jor historia fabricada en torno a Batman. Tal vez no los personajes más fascinantes ("El Joker"/Jack Nicholson en la 1; Catwoman/Mi-chelle Pfeiffer en la 2), pero sí los que entretejen una formidable aventura en la que se habla de la niñez de Batman, de la creación del símbolo, de su enfrentamiento con las fuerzas del mal y la co-rrupción, de su primer amor, del recuerdo paterno, del camino ca-tárquico experimentado para pasar del excepticismo vital hasta la orilla contraria del pensamiento.... Chris Nolan me parece un direc-tor extraordinario: "Memento" fue insólita, todo un ejercicio de esti-lo. "Insomnio" buenísima: sentía verdadera angustía cuando con-templaba a Al Pacino cerrando los ojos. Y "Batman begins"... poco menos que impecable. Liam Neeson se está poniendo últimamente las botas de hacer guiños en sus interpretaciones a su personaje de Qui-Gon Jinn ("El reino de lo cielos", y ahora "Batman begins"), aunque nadie teme por el encasillamiento de este extraordinario actor. Y como siempre, el gran handicap de Batman es el propio traje. Esas incómodas alas de murciélago no dan pie a peleas ági-les y adrenalíticas, y el director, como ha sucedido en anteriores entregas de la saga, tiene que apelar en las escenas de acción a las tomas cortas en las que no sabes qué ha pasado hasta que aparece el plano general final de la pelea en el que todos los malos yacen en el suelo y el hombre-muciélago surca los cielos de Go-tham en su sofisticado arnés. Y es una lástima, porque conociendo lo flipado que es Christian Bale ("El maquinista", "American psy-cho"), estoy seguro que habrá preparado a conciencia su persona-je, y habrá entrenado hasta la extenuación, y no dudo que hubiera dado la talla en escenas de acción donde fuera reconocible.»

Sekhetz (Lista de Cine)

  «Nolan no me ha defraudado (cosa que sí hizo con "Insomnio"). Me parece el mejor Batman y la mejor película sobre un superhé-roe. Quienes disfrutaron de la primera de Batman, no se pueden perder esta precuela. Le daría un 9. [...] l doblaje no me parece tan bueno como la película, pero eso no es culpa de Nolan. Y, sobre todo, habría que verla en versión original, para escuchar la voz de Batman. Es normal que cambie la entonación, pero, ciertamente, en el doblaje no estaba muy conseguido. El resto, pues algunos muy bien y otros regular. Las peleas tampoco son su punto fuerte. Sin embargo he leído que no las llevó a cabo Nolan, sino un espe-cialista. A la vista de los resultados, tal vez mejor las hubiera roda-do él mismo. Los primeros cuarenta minutos me parecieron genia-les. Poco se podría hacer por superarlos (para mi gusto). Los acto-res elegidos encajan perfectamente, salvo la Holmes, y las interpre-taciones en general son muy buenas. El resto de la película: pues supongo que a quienes no les gustó, tampoco les gustaria "Spider-Man", "Hulk" y el resto de ese tipo. Luego están valorando un géne-ro, no una película. Si la película se hubiera centrado sólo en la pre-Batman, no hubiera convencido a nadie, por mucha calidad que tuviera.»

Jennifer Rey Pangalangan (Lista de Cine)

  «Hará poco más de un año tuvimos noticia de que una nueva pelí-cula sobre el personaje de Batman estaba cobrando forma. Iba a ser la quinta película sobre el hombre murciélago creado por Bob Kane para DC Comics, pero cuando finalmente se fue confirmando el elenco de actores, el director y, más tarde, cuando vimos el pri-mer adelanto de la película, pudimos comprobar que estábamos ante los orígenes de Batman y que, por tanto, se trataba de una precuela aunque ocupe el quinto lugar por orden de aparición y no pretenda enlazar directamente con la saga iniciada por Tim Burton. Ahora, tras verla, es más que probable que se alce con uno de los tres primeros puestos junto a las dos magníficas obras de Burton: "Batman" y "Batman vuelve". Si hay que comparar la película de Nolan con alguna de las anteriores es con éstas, pues no merece la pena ni mencionar las dos últimas que aparecieron, por su pési-ma calidad tanto a ojos de conocedores y no conocedores del có-mic. El director de "Memento" e "Insomnio" se hace cargo de un personaje cuya reputación se vio perjudicada con sus últimas adap-taciones a la pantalla grande y parecía tarea complicada atraer a la gente para verle merodear de nuevo sobre la ciudad de Gotham. Se barajaron muchos nombres para realizar el proyecto, así como para protagonizarlo, pero finalmente se decantaron por nombres como el de Nolan o el de actores como Christian Bale, Morgan Freeman, Michael Caine, Liam Neeson, Ken Watanabe... que dieron el empu-je definitivo a la película. Curiosamente estas incorporaciones no disminuyeron el temor a un proyecto que resultase frustrado, pues últimamente hemos visto una serie de películas inspiradas en có-mics encabezadas por un reparto espectacular y dirigidas por reco-nocidos cineastas europeos que no supieron exportar su talento al mercado estadounidense. Estamos hablando, sin duda, de pelícu-las como la malograda "Catwoman" de Pitof. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos actores están de actualidad, sí, pero precisamente por sus magníficas interpretaciones ahora y a lo largo de su carrera, Bale en "El maquinista", Freeman en "Million Dollar Baby", Caine en "Around the bend (A la vuelta de la esquina)", Nee-son en "Star wars. Episodio I: La amenaza fantasma" o "El reino de los cielos" (probablemente él sea lo mejor de ambas), Watanabe en "El último samurái"... "Batman begins" da comienzo con un jo-ven Bruce Wayne y su primer contacto con aquello que le dará más miedo toda su vida: los quirópteros voladores, o dicho en cris-tiano, los murciélagos. Tras una simple sombra en el cielo de la figura del futuro Batman, sin título, sin créditos, pasamos a la ima-gen del niño y de ahí al presente, donde un Wayne más maduro se adentra en el mundo de la Liga de las Sombras liderada por Ra'l Ab dul (Watanabe). El resto, hay que verlo. Lo que en apariencia pare-ce ser la puesta en escena de una sinopsis a la que todos hemos tenido acceso, acaba por sorprendernos en determinados momen-tos. Van apareciendo personajes, todos juegan algún papel, todos dan lugar a subtramas y todas acaban confluyendo en una misma que nos lleva del Bruce Wayne de la primera mitad del metraje al Batman que ansiábamos conocer y conocemos hasta el final de la película. Raramente una película de superhéroes lleva el sello de su director. Hasta ahora sólo "Spider-Man" o "X-Men" se podría decir que tenían esas señas de identidad que caracterizan a sus directo-res (Raimi y Singer), pero Christopher Nolan ha conseguido dar a esta superproducción la forma de una historia con sentido (algo que pudimos comprobar que consiguió con "Memento"), que transcurre con inteligencia por sus dosificadas cargas de drama, acción y diversión. "Batman begins" resulta entretenida de principio a fin sin dejar de lado, por ello, a sus personajes y a la historia que nos cuenta. La música de Hans Zimmer y James Newton Howard, con esos toques efectistas tan característicos del primero y el violín propio del segundo, se fusiona a la perfección con las imágenes a las que acompaña. No se debe perder la oportunidad de visionar esta película tanto para los que no depositan en ella grandes espe-ranzas como los que tienen enormes expectativas. Es más que probable que no decepcione ni a unos ni a otros. Y no resulta ne-cesario entrar en valoraciones de si es o no es buena adaptación del cómic; tendemos a juzgar bajo ese criterio, incluso bajo el cri-terio de las series animadas predecesoras a la película cuando es lo que conocemos en lugar de la viñeta, y debemos recordar que, ante todo, el producto cinematográfico debe sustentarse por sí so-lo. Si luego es buena o mala adaptación, es otra historia... Y "Bat-man begins", que derrocha buen hacer por todas partes, se sus-tenta y lo hace bien...»


Imágenes de "Batman begins" - Copyright © 2005 Warner Bros. Pictures y Syncopy. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Batman begins"
Añade "Batman begins" a tus películas favoritas
Opina sobre "Batman begins" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Batman begins" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El reino de los cielos (Kingdom of heaven)     XXX 2: Estado de emergencia (XXX: State of the Union)     Sahara     Team America: La policía del mundo (Team America: World police)     Constantine

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos