LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


KING KONG


Dirección: Peter Jackson.
Países:
Nueva Zelanda y USA.
Año: 2005.
Duración: 180 min.
Género: Acción, aventuras, drama.
Interpretación: Naomi Watts (Ann Darrow), Jack Black (Carl Denham), Adrien Brody (Jack Driscol), Thomas Kretschmann (Capitán Englehorn), Colin Hanks (Preston), Kyle Chandler (Bruce Baxter), Jamie Bell (Jimmy), Evan Parke (Hayes), Andy Serkis (King Kong/Lumpy, el cocinero).
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens y Peter Jackson; basado en el guión original de Merian C. Cooper y Edgar Wallace.
Producción: Jan Blenkin, Carolynne Cunningham, Fran Walsh y Peter Jackson.
Música: James Newton Howard.
Fotografía:
Andrew Lesnie.
Montaje: Jamie Selkirk.
Diseño de producción: Grant Major.
Vestuario: Terry Ryan.
Estreno en Nueva Zelanda: 13 Dic. 2005.
Estreno en España: 14 Diciembre 2005.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Amor y soledad compartidos

  Queda lejano el día en que Merian C. Cooper estrenaba la pri-mera versión de un gorila gigante que se enamoraba de una bella joven, y que moría al protegerla de los peligros –prehistóricos o mo-dernos– que la acechaban. Desde entonces, la historia ha atraído a numerosos cineastas y la imagen de Kong sobre el Empire State ha quedado grababa para siempre en las pupilas de millones de es-pectadores. Ahora, el director de “El Señor de los Anillos” es quien recrea esa historia de amor y muerte, de ambición y honestidad, sirviéndose de la tecnología digital para dar vida a las más variadas y extintas especies antiguas, y poner en un monstruo toda la hu-manidad de la que carecía la sociedad neoyorkina.

  El éxito, reconocimiento y experien-cia obtenidos con la trilogía de Frodo y compañía suponían la mejor rampa de lanzamiento para este neozelan-dés enamorado de King Kong. Era un sueño largamente esperado, y de ahí arrancan todos sus logros y también sus deficiencias. Jackson logra una historia de aventuras con todos los ingredientes de un plato apeteci-ble para un espectador variopinto. En primer lugar, construye un triángu-lo amoroso convincente en el que la bella vuelve a enternecerse ante la bestia, donde se aprecia en el salvaje animal un atractivo lleno de humanidad, o donde un guionista de medio pelo deja la pluma para constituirse en audaz caballero. El director era consciente de que se jugaba el éxito de la película en lograr esa sintonía entre el trío protagonista, y por eso apuesta por una matizada caracterización de sus personajes, mejor aún inter-pretados: Naomi Watts aporta toda la afectividad y sensualidad precisas para encandilar a humanos y simios; en Adrien Brody descubrimos una mirada triste y solitaria que está esperando un aliciente para desplegar su potencial heroico; y Andy Serkis se transforma en un Kong de rostro expresivo que lleva a la compa-sión, como ya hiciera antes al dar vida a Gollum.

 

  En realidad, detrás de este romanticismo se esconde una historia de soledad y frustración, con seres arrinconados por una sociedad que vive para el éxito y enredada en lo morbo-so, que se ha convertido en una auténtica jungla donde la ambición o la vanidad –no sólo del mundillo cinematográfico– han deshuma-nizado las relaciones. Por eso, los personajes del director Carl Denham –trasunto del joven Orson Welles–, del galán glamouroso o del resto del equipo de rodaje aparecen un tanto caricaturizados y con aire patético.

  El mundo perdido de la isla desco-nocida es el otro gran protagonista, excusa para desarrollar todo el mundo imaginativo de un niño grande que ahora se ha sentido en posesión de una técnica informática capaz de asombrosos efectos especiales: pele-as y persecuciones de tiranosaurios y brontosaurios, ataques de insectos y alimañas devoradores y repugnantes, o muestras etnográficas de pueblos primitivos imbuidos de supersticiones y ritos atávicos sirven de hojarasca a la historia central. Si bien suponen un espectáculo visual y un alarde técnico –aunque no tan bien conseguidas como aquéllas de King Kong que aprovechan la técnica “stop motion”–, también es cierto que esas escenas acaban convirtiéndose en un lastre demasiado pesado por su reiteración y alargamiento: en definitiva, un divertimento para Jackson y amantes de “Jurassic Park” o de “Indiana Jones”, pero un tanto innecesarias.

  Amor para vencer la soledad, pero también como forma de morir: ciertamente, no son los aviones quienes acaban con el gigante enamorado, por mucho que los “urbanitas” no alcancen a entender por qué Kong subió a lo alto del rascacielos. Ceguera de quien ha perdido sensibilidad, y vida detrás de una mirada llena de dolor de un gigante humillado y enardecido ante la presencia de su jovencita desamparada. Música de James Newton Howard para un viaje de evasión y decorados minuciosos con el fin de reconstruir la Nueva York de los años 30. La película, a pesar de su excesivo metra-je, engancha al espectador por su perfección técnico-artística y le hace pasar un rato agradable, de nuevo con las míticas imágenes del gorila enfrentado a toda una civilización deshumani-zada.

Calificación:


Imágenes de "King Kong" - Copyright © 2005 Universal Pictures y WingNut Films. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "King Kong"
Añade "King Kong" a tus películas favoritas
Opina sobre "King Kong" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "King Kong" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Aeon Flux     Zathura     The new world     Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario (The chronicles of Narnia: The lion, the witch and the wardrobe)     Harry Potter y el cáliz de fuego (Harry Potter and the goblet of fire)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................