LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

UNA VIDA POR DELANTE
(An unfinished life)


Dirección: Lasse Hallström.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 107 min.
Género: Drama.
Interpretación: Robert Redford (Einar Gilkyson), Jennifer Lopez (Jean Gilkyson), Morgan Freeman (Mitch Bradley), Josh Lucas (Crane Curtis), Damian Lewis (Gary), Camryn Manheim (Nina), Becca Gardner (Griff Gilkyson).
Guión: Mark Spragg y Virginia Korus Spragg.
Producción: Leslie Holleran, Alan Ladd Jr. y Kelliann Ladd.
Música: Christopher Young.
Fotografía:
Oliver Stapleton.
Montaje: Andrew Mondshein.
Diseño de producción: David Gropman.
Dirección artística: Karen Schulz Gropman.
Vestuario: Tish Monaghan.
Estreno en USA: 9 Septiembre 2005.
Estreno en España: 14 Octubre 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Una postal americana sin sorpresas

  Desde que en la década de los 90, el sueco Lasse Hallström —hasta entonces un discreto realizador en su país natal, responsable de algunos vi-deoclips para los populares ABBA— fue adoptado definitivamente por Ho-llywood tras darse a conocer con "Mi vida como un perro" —una película escrita por él mismo que le valió sus dos primeras nominaciones al Os-car® y un Globo de Oro, y que mu-chos consideran la mejor de su carre-ra—, su filmografía se ha caracteriza-do por una calidad técnica siempre confiable, por su elegancia expositiva y por una buena mano con los actores que les ha llevado a recibir no pocos reconocimientos, pero cuyo atractivo ha variado bastante en función del libreto que le pusieran entre las manos. Lo cierto es que después de sus prometedores inicios con “¿A quién ama Gil-bert Grape?”, su obra se ha compuesto por una sucesión de melo-dramas sentimentales que reincidían en una misma fórmula llena de constantes argumentales, marcadas sobre todo por una visión humanista, afable y emotiva rayana con el empalago que, sin em-bargo, contrastaba fuertemente con la sensación de frialdad y vacío que desprendía el resultado final —basta citar, a modo de ejemplo, sus tres títulos más destacados: “Las normas de la Casa de la Sidra”, una tibia adaptación de la maravillosa novela de John Irving, la edulcorada hasta la redundancia “Chocolat” y “Atando cabos”, otra precipitada y gélida traslación de un material literario—.

  “Una vida por delante” supone un eslabón más en esa cadena de largometrajes correctos, incluso en ocasiones estimables, pero prefabricados con tanta conveniencia que difícilmente contagian gran estusiamo. Se trata, en definitiva, de una nueva muestra del cine amable  y complaciente, sembrado de buenas intencio-nes, a que nos tiene acostumbrados su responsable; relatos de personajes castigados por la vida e integrados por complejas re-des de sentimientos, que nos proponen un recorrido luminoso des-de el dolor y la culpa hasta el perdón, desde las desavenencias hasta la reconciliación. Dicho en otras palabras, si conectaron con las anteriores cintas de Hallström, ésta les encantará, pero si de-testan su azucarado y flácido tono, olvídenla, porque se encontra-rán con más de lo mismo, si no corregido y aumentado.

  Todas las películas de Hallström han tenido como protagonista a la familia —ya fueran núcleos familiares deses-tructurados, menguados por la enfer-medad, el abuso y la ausencia, o fa-milias postizas que sustituían la com-pañía y el afecto de la natural—, pre-sentándonos a unos personajes cen-trales desarraigados en un nuevo en-torno que encontraban en el amor la posibilidad de reemprender una nueva vida. El largometraje que nos ocupa no es, desde luego, la excepción: -lo el paisaje cambia, pero el enuncia-do es idéntico al de anteriores ocasio-nes. Esta vez, Mark Spragg y Virginia Korus Spragg han toma-do como telón de fondo un western contemporáneo, nostálgico y crepuscular —el de los cowboys y los sheriffs, pero también ese otro de visos ecologistas— para asentar un blando drama con tin-tes de actualidad informativa que se desliza entre cuatro nudos na-rrativos, dos de ellos con raíces en el pasado y los otros dos impul-sados desde el presente: por un lado, los malos tratos que empu-jan a Jean y a su hija de once años a huir del novio de la primera; en segundo lugar, el reencuentro incómodo y forzado con el abuelo paterno de la niña, Einar, un viejo ranchero que culpa a la joven nuera de la muerte de su hijo en un accidente de tráfico; en otro plano, la peculiar relación de dependencia mutua que une a Einar y a Mitch, un antiguo colaborador y estrecho amigo que vive práctica-mente impedido; y, por último, la presencia de un oso salvaje que tiene en vilo a la población y que sirve como catalizador de acerca-mientos y redenciones.

 

Encaja en el perfil de uno de esos telefilms familiares destinados a la sobremesa

  Cómo se desarrolla el resto de la situación se lo pueden imaginar a poco que conozcan las varia-bles del cine de Hallström o, en su defecto, del cine concebido pa-ra agradar al público a base de al-míbar y jabón. Es ésta, por tanto, una película que deja nulo espa-cio para las sorpresas, y cuyo guión funciona y aburre hasta el extremo exactamente por los mismos motivos: su previsibilidad. Todos y cada uno de los pasos que da se adhieren con fiel preci-sión a las convenciones del género, y los personajes y la evolución de sus vínculos responden también a tradicionales clichés —no fal-tará, tampoco, el romance metido con calzador entre la desvalida viuda y el sheriff bonachón del pueblo, o esa camarera ruda pero entrañable que la acoge como una amiga... por no saltarse, ni si-quiera se echará de menos la pelea de rigor en el bar con unos gamberros que amedrentan bastante menos que el plantígrado—. Esto no sería un problema en sí mismo si se apreciara un trata-miento inteligente y lleno de matices que lo rescatara de la rutina, pero es tanta la obviedad y condescendencia con que se dirige al espectador a través de situaciones manidas, diálogos sonrojante-mente evidentes e infantiles notas de humor, que “Una vida por delante” termina encajando a la perfección en el perfil de uno de esos telefilms familiares destinados a la sobremesa del que uno ya se ha olvidado por completo al día siguiente.

  En cualquier caso, es la siempre competente puesta en escena del director la que rescata esta historia de su modesta naturaleza televisiva. Con un ritmo templado que permite que se vaya aposen-tando el relato y un estilo narrativo clásico y contemplativo apoyado en los juegos de luces y sombras, Hallström encuentra en la cálida fotografía de su habitual colaborador Oliver Stapleton y en las her-mosas localizaciones naturales los mejores aliados para desplegar un paisaje idílico y naïf, digno de postal americana o de un anuncio de cigarrillos protagonizado por vaqueros, donde todo es tan bonito como emocionalmente hueco y artificial.

  No hay duda de que uno de los gan-chos más potentes del film será ver reunidas a las tres celebridades que encabezan el cartel, pero a pesar de que sus actuaciones son las encarga-das de elevar la categoría de la pelícu-la, no compensan una experiencia tan poco interesante en su conjunto. Para empezar con lo más socorrido, Mor-gan Freeman se pone de nuevo en la piel de ese mediador de conflictos que se sitúa en un discreto pero de-terminante segundo plano, y que acepta su propia carga con la confor-midad de un santo. Para continuar con lo más controvertido, cabe decir a favor de Jennifer Lopez que la estrella abandona por primera vez en mucho tiempo sus ín-fulas de diva para recrear un personaje de carne y huesos puesto al servicio de la producción y no viceversa. No obstante, aunque su desempeño es bastante aceptable, cuesta verla como humilde y atribulada madre de provincias, y que su papel sea uno de los que están más pobremente dibujados tampoco la ayuda en exceso. Pa-ra terminar con lo más legendario, quizás esta cinta ofrezca el ali-ciente de ver por fin a un Robert Redford en el rol de abuelo —un abuelo solitario y cascarrabias que, rodeado de montañas y anima-litos en su aislado rancho, tendrá la oportunidad de descubrir a su particular Heidi—, asumiendo con plena dignidad su edad después de algunas poco decorosas intervenciones como madurito héroe con las que no hacía justicia a su reputación. Aun así, el mayor obstáculo con que se encuentran los personajes es que son tantas las similitudes entre la relación que sostienen aquí Freeman y Redford con la que mantenían el afroamericano y Clint Eastwood en “Million Dollar Baby”, o el parecido que guarda este Redford con el de “El hombre que susurraba a los caballos”, que parece que “Una vida por delante” sea un mero reciclaje de tramas ya vistas con an-terioridad, pero trasladadas a un nuevo contexto.

  Teniendo en cuenta la avalancha de interesantes estrenos que promete la incipiente nueva temporada, el último trabajo de Hallström es demasiado predecible, insubstancial y poco ins-pirado como para tomarlo en consideración únicamente por su competente factura o sus notables interpretaciones. Resul-tará entretenida y simpática para aquellos que gusten de plantea-mientos convencionales y accesibles, pero para el aficionado me-dio se convierte en una propuesta insípida y prescindible, empeña-da en tratar al público adulto como si fuesen niños.

Calificación:


Imágenes de "Una vida por delante" - Copyright © 2005 Initial Entertainment Group, Miramax Films, Revolution Studios y The Ladd Company. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Una vida por delante"
Añade "Una vida por delante" a tus películas favoritas
Opina sobre "Una vida por delante" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Una vida por delante" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Good nigh, and good luck     El jardinero fiel (The constant gardener)          Los nombres de Alicia     Around the bend (A la vuelta de la esquina) [Around the bend]

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos