LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

DVD de "Brokeback Mountain: En terreno vedado"
DVD

Banda sonora original de "Brokeback Mountain: En terreno vedado" (Gustavo Santaolalla)
BSO

Libro "Brokeback Mountain: En terreno vedado" (Annie Prouls)
LIBRO

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


BROKEBACK MOUNTAIN: EN TERRENO VEDADO
(Brokeback Mountain)


Dirección: Ang Lee.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Drama.
Interpretación: Heath Ledger (Ennis Del Mar), Jake Gyllenhaal (Jack Twist), Linda Cardellini (Cassie), Anna Faris (Lashawn Malone), Anne Hathaway (Lureen Newsome), Michelle Williams (Alma), Randy Quaid (Joe Aguirre), Kate Mara (Alma Jr.).
Guión: Larry McMurtry y Diana Ossana; basado en un relato de Annie Proulx.
Producción: Diana Ossana y James Schamus.
Música: Gustavo Santaolalla.
Fotografía:
Rodrigo Prieto.
Montaje: Geraldine Peroni y Dylan Tichenor.
Diseño de producción: Judy Becker.
Vestuario: Marit Allen.
Estreno en USA: 9 Diciembre 2005.
Estreno en España: 20 Enero 2006.

CÓMO SE HIZO "BROKEBACK MOUNTAIN: EN TERRENO VEDADO" Notas de producción © 2005 UIP

Comentarios del equipo técnico y artístico de la película

  Ang Lee: Para mí, BROKEBACK MOUNTAIN es única, es una gran historia de amor americana y universal.

  Diana Ossana: En octubre de 1997 estaba en Tejas con Larry McMurtry y otros amigos. Uno de ellos me dio el número de “The New Yorker” en el que se había publicado el relato de Annie Proulx. A partir de las dos terceras partes de la historia, empecé a llorar y no paré hasta el final. Me quedé asombrada. Agotada emocionalmente, me quedé dormida. Al día siguiente, volví a leerlo para saber si me afectaba tanto a la luz del día. El efecto fue aún más profundo. Le di la revista a Larry y le pedí que lo leyera.

 

  Larry McMurtry: En 1997, Diana vino con el “The New Yorker” y me preguntó si había leído el relato de Annie. Ya no leía muchas novelas ni relatos y no me apetecía demasiado, pero Diana es testaruda y se empeñó. Recuerdo que después de leerlo, deseé haberlo escrito. Era una historia que llevaba años esperando y Annie por fin la había escrito. Es uno de los mejores relatos que he leído nunca. El lugar, el paisaje, los hombres, su forma de hablar, todo está descrito de forma precisa y convincente.

  Diana Ossana: Lo leyó y dijo que era el mejor relato que había publicado “The New Yorker”. “Bueno, ¿y qué te parece para un guión?”, le pregunté. Y él contestó: “Es una posibilidad”. Insistí: “¿Por qué no escribimos a Annie?” Y dijo: “De acuerdo”.

  Larry McMurtry: Escribimos una carta a Annie en la que le pedíamos que nos diera la primera opción de compra para adaptar el relato para un guión. Contestó afirmativamente a la semana y empezamos a escribir. A finales de 1997 ya teníamos el guión.

  Diana Ossana: Compramos la opción con dinero de nuestro bolsillo. Es la única vez que Larry y yo hemos gastado dinero en una opción. Tardamos menos de tres meses en escribir el guión y, desde entonces, siempre he sentido mucho afecto por este proyecto. Así fue como empezó. Durante siete años, intentamos conseguir que lo produjeran. Se apuntaron varios directores; muchos actores querían trabajar en la película, pero nadie estaba dispuesto a comprometerse. Por fin, a finales de 2003, Focus, Ang y James se involucraron de lleno en el proyecto y aquí estamos.

  Tim Cyr: Cuando leí el relato, no me fue difícil identificarme con los rasgos y los sentimientos de los personajes, especialmente porque procedo de un ambiente ranchero donde todo lo que no es tradicional se mira con recelo.

  Shane Madden: Desde luego, si crecías en una granja, más te valía ocultarlo. Dolía mucho tener que esconderlo. Recuerdo que me daba cabezazos contra la pared. Cuando leí el relato, al cabo de seis páginas estaba como loco. Me dio de lleno.

  Judy Becker: El relato me hizo llorar, el guión también. BROKEBACK MOUNTAIN es una historia de amor y también acerca de si se tiene o no la fuerza necesaria para vivir como uno anhela.

  Randy Quaid: En 1997, estaba en un gimnasio en la cinta y quería algo para leer. Vi “The New Yorker”, la abrí y empecé a leer el relato. Me afectó tanto que robé la revista y me la llevé a casa para poder acabar de leerlo. Lo que más me impactó fue el hecho de que estamos solos en el mundo y que todos necesitamos ser amados. Annie Proulx es una fantástica escritora y nunca pude olvidar su clásico relato de amor. Al leerlo, pensé que era ideal para que lo adaptaran Larry McMurtry y Diana Ossana. Me hizo gracia cuando me enteré más tarde de que lo habían hecho.

  Diana Ossana: Lo que más me sorprendió fue la emoción que me produjo el relato. Como mujer, me afectó muchísimo, y estaba convencida de que afectaría a cualquiera. Son sentimientos universales, amor, pérdida, dolor, pesar. A través de los siglos, los deseos, las necesidades y los anhelos de las personas no han cambiado. Annie confiaba plenamente en Larry y en mí. Juntos hemos escrito dos novelas y numerosos guiones para cine y televisión. El gran Oeste está lleno de personajes, experiencia e historia, algo que nos gustaba. Hablamos mucho de lo que vamos a escribir antes de empezar. Es un proceso bastante simple. Hablamos mucho, discutimos, pero las discusiones suelen tener un resultado positivo. Somos muy diferentes. Basta saber con qué escribimos para darse cuenta: él sigue usando una máquina de escribir manual, y yo tengo un ordenador. Él parece estar más interesado por los personajes femeninos y cree que tengo más intuición para describir a los hombres. Es un experto en diálogos – se nota en sus novelas – y en la descripción de los personajes. Creo que mis puntos fuertes son más bien la fuerza interna de los personajes y cómo comunicar esta fuerza a través del diálogo. Siempre sé lo que les pasa por dentro.

  James Schamus: Larry y Diana han sabido convertir un relato conciso, breve e intenso en un guión mucho más amplio sin perder su pureza. Una tarea nada fácil.

  Michael Costigan: En Hollywood se hablaba del guión de Larry y Diana como una de las grandes adaptaciones sin producir. Había leído el relato – me había parecido tremendamente conmovedor - y me preguntaba cómo se podía convertir en un guión, cómo se podían describir estos sentimientos. Cuando leí el guión por primera vez, me quedé sin habla. Se lo di a leer a mi mujer; tuvo la misma reacción que yo. Creo que asustaba a la gente porque son emociones muy profundas. El guión afectaba a cualquiera que lo leyera. Queríamos que la película afectara del mismo modo a los espectadores. Si la película no iba a hacerse bien, era mejor no hacerla.

  Diana Ossana: A pesar de tener una historia y un guión muy fuertes, con buenos papeles, sabía que harían falta actores lo bastante inteligentes y valientes para arriesgarse a llegar emocionalmente a lugares desconocidos, y un director que lo entendiera, que estuviera dispuesto a hacerlo con un presupuesto modesto. Nunca me rendí, pero tampoco pensé que tardaríamos siete años. Creo que lo más frustrante era el hecho de que nadie quisiera comprometerse. Lo leían, les encantaba, se preocupaban, surgía algo mejor pagado y lo olvidaban. Recorrimos un largo camino hasta llegar hasta aquí. James Schamus leyó el guión y dijo estar interesado. Aún estaba con Good Machine e intentó conseguir el visto bueno de algún estudio, pero ninguno se decidía.

  Ang Lee: Si un proyecto no es arriesgado y sensible seguramente me interese poco. Después de Tigre y dragón, estábamos buscando un proyecto. James Schamus me dijo que tenía algo interesante. Leí el relato, no sabía que existía, y estuve a punto de llorar al final. Más tarde leí el guión de Larry y Diana y me pareció una adaptación muy buena y muy fiel.

  James Schamus: En muchos aspectos, es una película como las de antes acerca de dos héroes que luchan por conservar su amor. Siempre enfocamos BROKEBACK MOUNTAIN como una épica historia de amor americana.

  Ang Lee: Dos años después, le pregunté a James qué había pasado con BROKEBACK MOUNTAIN y si ya la habían rodado. Me contestó que no habían conseguido nada, por suerte para mí. Le dije que no podía sacármela de la cabeza.

  James Schamus: Como productor independiente, intenté durante años levantar la película, pero ningún estudio me daba luz verde. Un buen día, me desperté pensando: “Pero si el trabajo de David Linde y el mío es conseguir proyectos para Focus”. Entonces supe que me había metido en un lío.

  Ang Lee: James se hizo con los derechos e inmediatamente empecé a pensar en hacer la película, incluso antes de saber que era materialmente posible. Sabía que si dejaba pasar la ocasión, me arrepentiría el resto de mi vida. Pero dirigir un guión adaptado por escritores de renombre significa mucha presión. Siempre acababa pensando: “¿Les gustará esto? ¿Y aquello?” Desde el punto de vista estructural, era todo un reto. Se trataba de un cuento épico. Pero, como realizador, uno crea un espacio y un tiempo, un mundo.

  James Schamus: Una de las cualidades que Ang aporta a la historia es la entrega a cada uno de los personajes. La historia no se limita a los dos protagonistas, también habla de sus esposas, de sus hijos, de las comunidades en las que viven.

  Ang Lee: Decidí arriesgarme y escoger a un reparto bastante joven. Los protagonistas tienen 20 años y siempre es difícil rejuvenecer. Por eso decidí escoger actores de veinte y pico años. Los jóvenes están llenos de inocencia y frescura, creen en lo que hacen. Están dispuestos a esforzarse. No hay mayor recompensa para un director que un joven actor que escucha y consigue grandes resultados.

  Jake Gyllenhaal: Hacía unos años que había hablado con otro director de esta película. En la época era un adolescente y no podía optar al papel. BROKEBACK MOUNTAIN me atrajo inmediatamente porque hace mucho que no se cuentan historias de amor de este modo. Las películas actuales evitan entrar en la lucha necesaria para mantener vivo el amor. Cuando me enteré de que iba a dirigirla Ang Lee, pensé: “Tengo que estar en esa película”.

  Diana Ossana: La versatilidad e intuición de Jake en The Good Girl y Donnie Darko nos impresionó a Larry y a mí.

  Ang Lee: Sabía que era un gran actor. Nos conocimos en Nueva York y me dijo: “Tengo tantas ganas de trabajar en esta película”. Estaba realmente motivado.

  Anne Hathaway: Un amigo actor me dijo que leyera el guión y eso hice. Me pareció una historia desgarradora, una auténtica historia de amor y pensé: “Tengo que estar en esto”. Me fui a una librería y busqué “En terreno vedado” para poder leer el relato. Luego me leí todo el libro. Annie Proulx me reveló una parte de la historia americana desconocida para mí. Hay una frase en el relato y en el guión: “Si no puedes arreglarlo, más te vale aguantar”. Aunque es la historia de Ennis y de Jack, y ellos dos son los mejores ejemplos de esta frase, también simboliza a todos los personajes de la película. El guión demuestra que si careces de la libertad para ser tal como eres, no sólo te afecta a ti, sino a todos los que entran en tu vida. No lo sabía, pero “Ennis” significa “isla”. Ennis es un hombre solitario, es el que menos habla en BROKEBACK MOUNTAIN y eso afecta a los demás. No puede dar rienda suelta a sus emociones y estar con la persona a la que más ama. Heath Ledger se comprometió a interpretar a Ennis Del Mar para el director Ang Lee antes de conocerle o haber hablado con él.

  Heath Ledger: Confiaba en que Ang sabría cómo llevar la historia. Me gustó mucho el guión porque era maduro y fuerte, y también porque era una historia de amor pura y maravillosa. Nunca había trabajado en una verdadera historia de amor y me parece que no queda mucho misterio en las historias entre chico y chica. Todo está muy visto.

  James Schamus: Heath aporta una tremenda combinación de vulnerabilidad y fuerza al papel de Ennis.

  Larry McMurtry: De joven, a veces veía cinco o seis películas en un día. Ahora no veo mucho cine, pero Diana me pidió que viese los veinte primeros minutos de Monster’s Ball para que supiera quién era Heath Ledger. Después de verle en ese papel, estaba seguro de que tenía lo que hacía falta para interpretar a Ennis Del Mar.

  Diana Ossana: De hecho, hacía tiempo que Larry y yo habíamos imaginado a Heath en el papel. Es una auténtica suerte tenerle en la película.

  Ang Lee: Me siento muy afortunado de tener a Heath en la película. Es muy natural, coordinado, entregado y se prepara con meticulosidad. Tiene un objetivo muy definido y cree profundamente en lo que hace. Ennis es un personaje que no habla mucho. Esconde un trauma infantil y el terror que le produce su propia sexualidad, algo que no se puede expresar en el Oeste. Ennis adopta cierta actitud para esconderlo e incluso llega a la violencia. Al tener miedo, puede ser muy violento. En el fondo, es un niño que esconde sus temores debajo de la chulería típica de un vaquero. Heath debía interpretar ese personaje y, simbólicamente, a todos los vaqueros, además de llevar el peso de la película. Su interpretación es muy poderosa.

  Michael Costigan: Larry, Diana y Ang han sabido conservar el relato de Annie Proulx en cuanto al paisaje y a la sutileza de la historia de Ennis y Jack. Se conocen en un lugar idílico, Brokeback Mountain, lejos de todo. Pero llega el momento de volver a la sociedad, al mundo. Lo que les une es muy poderoso y también muy frágil.

  Randy Quaid: Dos seres humanos conectan y se dan cuenta de que ningún otro ser humano podrá afectarles de este modo.

  Ang Lee: Todo el mundo anhela el amor. Quien lo ha conocido, quiere volver a sentirlo; quien no lo conoce, quiere descubrirlo. Es una historia intensa llena de “Habría debido”, “Y si hubiese”...

  Marit Allen: Después de leer el guión, no podía quitármelo de la cabeza, me perseguía. Tenía que hacer la película. La idea del amor que nunca llega a su fin. Creo que todos hemos vivido algo así. Para mí era importante que el espectador entendiera que es una historia universal. El guión es muy fiel al relato, aunque añade profundidad a la historia de amor principal.

  Michael Costigan: Gracias al relato y al guión, conseguimos a grandes actrices para los papeles secundarios. Los personajes femeninos a veces tienen razón y otras no, lo que aumenta la complejidad de la historia.

  Michelle Williams: Alma, mi personaje, adquiere importancia en el guión, pero es básicamente fiel al relato. Diana era la mejor guía cuando me perdía porque llevaba siete años viviendo con los personajes y se los tomaba muy en serio, como si fueran reales. Hablaba de ellos como si les conociera.

  Diana Ossana: Adaptar el relato de Annie fue a la vez muy fácil y muy complicado. Fue fácil porque su relato es un auténtico mapa de la historia, de los personajes, de cómo hablan, de los lugares donde viven y del paisaje que los formó. Lo difícil fue ser fiel a todo esto y convertirlo en un guión para un largometraje. Primero escribimos la historia y, a continuación, empezamos a trabajar con los personajes femeninos para darles más presencia. A la vez, seguimos construyendo la historia de Ennis y Jack, a menudo creando toda una escena basándonos en una sola frase del relato.

  Jake Gyllenhaal: Me sorprendió lo cerca que estaba el guión del relato aunque la historia de Lureen no era tan importante al principio.

  Anne Hathaway: Recuerdo un día que interpretaba una escena donde Lureen es un poco mayor, ya no es tan descarada ni su voz tan aguda. Diana Ossana se acercó y me dijo: “¿Sabes una cosa? Eres como Kristal, la chica que trabaja en la librería de Larry McMurtry en Tejas, eres ella”. Me sentó muy bien saber que me parecía a una auténtica tejana porque soy de Nueva York.

  Diana Ossana: Anne es una señorita, es educada y refinada, pero se metió en la piel de Lureen, consiguió hablar como ella, andar como ella, hacer los mismos gestos. Parecía recién salida de la Universidad A&M de Tejas.

  Ang Lee: Es una actriz asombrosa y muy sofisticada para su edad. Para Lureen todo es genial cuando es joven, pero luego la amargura puede con ella, cada vez lleva más maquillaje, peinados más altos y el pelo más rubio. Siempre que aparece, lleva un peinado y un color diferente.

  Anne Hathaway: Me encantaba llevar la peluca rubia en las últimas escenas. Me metí tanto en el papel que iba de Farrah Fawcet por todo el decorado. No conseguía salir del personaje cuando llevaba la peluca y no podía quitarme el acento tejano. Joy Ellison fue maravillosa. Hicimos ejercicios en los que había dividido todos los diálogos de Lureen por sílabas tal como se pronuncia en Tejas. Ensayábamos juntas.

  Jake Gyllenhaal: Joy ideó tres voces para tres partes del guión que marcan el cambio para Heath y para mí. Nuestras voces cambian. Se hacen más graves.

  Joy Ellison: Ang y yo hablamos mucho de las voces y de los acentos. Le preocupaba mucho la autenticidad de los diálogos. Dividimos el guión en tres periodos, lo que era todo un reto para los actores porque la película no se rodó correlativamente y tenían que respetar la continuidad. Teníamos la Voz 1, la Voz 2 y la Voz 3. A lo mejor, había que rodar una escena con la Voz 3 por la mañana, obviamente una voz grave, madura y, a continuación pasar a la Voz 1, más joven, con más vitalidad, para la siguiente escena.

  Diana Ossana: Habría sido un auténtico lujo poder rodar la película correlativamente, pero no era un lujo asequible. Es una historia muy específica, con diálogos muy específicos. La forma de hablar, el timbre de la voz, todo debía ser muy realista.

  Joy Ellison: Ang presta una enorme atención a los detalles. De vez en cuando, durante el rodaje, se volvía hacia mí y me decía: “Joy, ¿no te parece que el acento estaba un poco exagerado?” En la mayoría de casos, tenía razón. Es un privilegio poco habitual encontrar a un director que se preocupe tanto por la autenticidad de los personajes.

  Diana Ossana: Me obsesionan los detalles y me gustó mucho que a Ang le pasara lo mismo. Basta con ver otras películas suyas, Tigre y dragón, incluso La tormenta de hielo, para saber que era el director perfecto para BROKEBACK MOUNTAIN. Son películas que transcurren en paisajes amplios física y emocionalmente, pero que cuentan historias muy íntimas. Tienen una envergadura grande y pequeña a la vez.

  Larry McMurtry: Como he dicho antes, no veo mucho cine, pero vi Tigre y dragón con Diana, creo que era la cuarta vez que la veía, suele pasarle con películas que le gustan. El modo en que Ang rodó el inmenso paisaje chino y su sensibilidad con la historia íntima de los personajes me convenció de que haría justicia a los matices, los detalles y las sutilezas del guión.

  James Schamus: Desde el punto de vista creativo, el mayor reto para Ang fue equilibrar el lado épico y enorme de la historia con el intenso viaje emocional que es el núcleo de la película. Por suerte, nuestros dos guionistas son auténticos maestros del equilibrio.

  Michael Costigan: La sensibilidad con la que Ang trata las relaciones de los personajes hizo que los actores se entusiasmaran con la idea de trabajar con él y que estuvieran dispuestos a llegar a puntos desconocidos para ellos.

  Anne Hathaway: Trabajar con Ang es de lo mejor que me ha pasado. Intentamos darle lo que nos pedía y cuando decía que la toma era buena, sabíamos que era buena y que posiblemente no se podía mejorar.

  Randy Quaid: Como todos los buenos directores, Ang es amigo de los actores. Atrae a los mejores profesionales, maquilladores, diseñadores de vestuario... En un ambiente así, uno se esfuerza mucho más. Cuando ha escogido al intérprete, permite que el actor cree. Si quiere algo que el actor no ha aportado al personaje, se lo dice y se intenta otro enfoque. Es cómodo trabajar con él y, personalmente, como actor, siempre me permite aprender más.

  Heath Ledger: Todos pasamos mucho tiempo con Ang, hablando de los personajes y ensayando. Presta una atención realmente microscópica a los detalles. Es un realizador maravilloso que siempre sabe lo que quiere y se mete en la historia.

  Anne Hathaway: No permite cosas falsas en sus películas. Entiende la importancia de la sutileza. Esto último me interesó mucho porque he trabajado sobre todo en comedias y es un género que puede permitirse el lujo de no ser muy realista. Pero en esta película, donde las emociones son tan enormes, si exagerábamos, perdíamos lo que queríamos comunicar.

  Jake Gyllenhaal: Es la primera vez que interpreto un personaje cuya historia dura varios años. Ang me explicó que no sólo dependía del maquillaje y del vestuario, también era muy importante la voz, los movimientos, el comportamiento. Me dio la seguridad necesaria para hacerlo.

  Marit Allen: Ang Lee comprende a la perfección las emociones de los personajes. No se le escapa nada, usa todo lo que tiene a su alcance para contar una historia.

  Michael Costigan: Ang quería contar esta historia acerca de unas personas que tienen sentimientos profundos, pero que viven en una época y en un lugar que no les permiten sentirlos, y menos expresarlos. Creo que Ang vio en esta historia algo que se ve mucho en sus películas: personas que dependen de lo que les rodea, que son productos del entorno. Para hacer y conseguir lo que quieren, deben dejar ese entorno, apartar los elementos contrarios a las emociones que sienten.

  James Schamus: Ang es a la vez un revolucionario y un conservador. Respeta el pasado, la tradición, a la gente, pero sus protagonistas, tanto en Sentido y sensibilidad, en Tigre y dragón, y ahora en BROKEBACK MOUNTAIN, son personas que no acaban de encajar en la sociedad que les rodea y que se ven obligadas a luchar por su libertad.

  Ang Lee: En una gran historia romántica se necesitan grandes obstáculos. Ennis y Jack viven en el Oeste americano, un lugar con valores tradicionales y machistas. Por lo tanto, deben esconder lo que sienten. Es algo precioso, algo especial que no pueden expresar. En mi opinión, es dramático.

  Diana Ossana: Cuando Ennis conoce a Alma, es posible que sienta una atracción física, pero también la sensación de “esto es lo que debo hacer, casarme y tener hijos”. Ennis siente cariño por Alma, pero no siente pasión. No tiene nada que ver con lo que siente por Jack. Alma es una chica procedente de una familia de clase media baja con expectativas normales. Los dos protagonistas carecen de contexto para entender y expresar lo que sienten el uno por el otro, pero tampoco creo que Alma disponga de contexto para entender la relación que une a Ennis y a Jack.

  Michelle Williams: Al principio, Alma lleva exactamente la vida que quería, para la que fue educada, una familia, un hogar, un marido e hijos. Cuando ve a su marido y a Jack juntos, es muy posible que no sepa identificar lo que les pasa, está demasiado lejos de su mundo, ni siquiera penetra en su conciencia. Le asusta hablar de ello; sólo le queda tragárselo, pero empieza a hervir por dentro.

  Diana Ossana: Como dice Annie Proulx en el relato: “Y tiene lugar una lenta erosión”. El proceso ha empezado para Alma, el río que la separa de su marido se hace cada vez más ancho.

  Jake Gyllenhaal: Entre Jack y Lureen hay verdadero amor, aunque no mucha atracción sexual; más bien es amistad. Es probable que decida casarse con ella porque es lo que la sociedad espera de él, es lo correcto, pero anhela estar con Ennis y compartir su vida con él.

  Anne Hathaway: Cuando Lureen y Jack se conocen, son jóvenes, les entusiasma la idea de estar juntos, pero según avanza la historia, cada vez tienen menos en común. Su matrimonio se basa en el cariño, pero carece de pasión. No llega a la conexión que él tiene con Ennis. Me interesaba explorar lo que una situación así haría con alguien, cómo cambiaría. De joven, Lureen es descarada. Más tarde, la amargura puede con ella, sabe que Jack esconde algo.

  Jake Gyllenhaal: Creo que lo sabe. Probablemente sospecha que pasa algo.

  Shane Madden: A mí me pasó. Me enamoré de un chico, conseguimos que nadie se enterara. La sociedad me prohibía hacerlo. Conocí a una chica, me enamoré de ella. Pero no era feliz porque no era yo.

  Jake Gyllenhaal: Una de las grandes cualidades de esta película es la cuestión de identidad, sexual o de otra índole. La lucha para saber quién soy, qué soy para los demás y qué máscaras uso, forma parte del personaje.

  Ang Lee: Todos tenemos secretos. Pero somos animales sociales, necesitamos vivir con los demás y encajar. Es fácil decir que Ennis y Jack viven en la mentira, pero no tienen más remedio. No conocen otro modo de sobrevivir. No tienen elección.

  Jake Gyllenhaal: Heath y yo confiábamos lo suficiente el uno en el otro como para arriesgarnos. Fue maravilloso crear una intimidad con él. Me hacía sentir cómodo, tenía ganas de estar con él. Es lo mejor que puede decirse de un compañero de interpretación.

  Heath Ledger: Fue genial trabajar con Jake. Es un actor muy valiente y con mucho talento.

  James Schamus: Lo mejor de la interpretación de los chicos es ver cómo se apoyan el uno en el otro para crecer con la película. Les vemos envejecer durante dos décadas; vemos cómo se acumula la experiencia en detalles casi ínfimos mientras su relación cambia.

  Anne Hathaway: Heath y Jake llevan una gran carga; interpretan una historia que debe ser vista. Fueron capaces de olvidarse de sí mismos y convertirse en sus personajes.

  Michelle Williams: Me quito el sombrero delante de los dos. Heath fue de una gran ayuda, me apoyó mucho y fue muy generoso.

  Randy Quaid: Los dos tuvieron mucho valor para trabajar en BROKEBACK MOUNTAIN. Están en un momento crítico de su carrera. Dice mucho de ellos, no sólo como actores, sino como personas, que aceptaran los papeles.

  Heath Ledger: Me daba miedo, pero por eso también quería hacerlo. Me sentí muy estimulado cuando me comprometí a hacer el papel.

  Diana Ossana: Puede que sea un adjetivo muy oído, pero los dos están maravillosos. Llegaron hasta el final.

  Joy Ellison: Michelle Williams y yo recorrimos Wyoming y Montana. Fuimos a bares de moteros y grabé a mucha gente. Han transcurrido varias décadas desde la época de la película y los acentos no son tan pronunciados como entonces, pero aún están. Cuando un actor escucha la grabación de un nativo de esos estados, es capaz de reconocer la cadencia y trabajar cada sonido. Michelle nació en Montana. Aunque se fue muy pronto, no ha perdido el ritmo del acento de allí. Como otros muchos actores, ha aprendido a hablar sin acento, pero debió recuperarlo.

  Diana Ossana: El paisaje, el lugar donde se crece, forma a mucha gente. Aunque se muden y vivan en otros sitios, siempre se sienten atraídos, sobre todo emocionalmente, por el lugar donde nacieron.

  Michelle Williams: Supongo que llevo a Montana dentro de mí. Claro que cuando le dije a mi madre que estaba estudiando el acento de Wyoming, me dijo: “¿A qué te refieres? No tenemos acento”. Fue interesante porque no es un acento tan típico como el del Sur. No se ha oído mucho en las películas. El peligro era exagerarlo. Quedé con Joy en Billings, Montana, y seguimos en coche hasta Riverton, Wyoming. Me impregné de la atmósfera, observé a la gente, los pueblos. Fue fantástico participar en una película donde era posible hacer algo así. Nadie me había dicho nunca: “Adelante, alquila un coche, recorre los sitios que quieras durante un par de días y vuelve”. Fue genial.

  Diana Ossana: Michelle tiene mucha presencia y es conmovedora en el papel de Alma. Me impresionó cuando la vi en la serie “Dawson’s Creek”; me dio la impresión de que sostenía a la serie. Gracias a su interpretación en BROKEBACK MOUNTAIN podemos entender el dilema de Alma.

  Heath Ledger: La habilidad que tiene Michelle para profundizar no deja de asombrarme. Es una actriz brillante.

  Ang Lee: Es una situación muy triste, y Michelle la interpreta con gran autenticidad; es desgarradora. Me gusta rodar dramas acerca de conflictos a través de los que se puedan estudiar las complejidades de las relaciones humanas. Desde el punto de vista dramático, esta historia era una mina de oro. Fui a Tejas a visitar a Larry, es un poco como la figura paternal autoritaria en el mundo que nos interesaba. Fue un auténtico privilegio que me enseñara personalmente los decorados naturales de La última película. Estuvimos en el rancho donde creció. Hice muchas fotografías y me habló del Oeste. Fue muy generoso compartiendo sus experiencias conmigo y sus libros con el departamento de investigación. También me hizo una lista de lugares que ver en Wyoming. Recorrí Wyoming. Annie Proulx me acompañó en algunas ocasiones. Investigar de este modo, ir a Wyoming, me ayudó mucho porque soy hombre de ciudad.

  Marit Allen: Ang quería reflejar la realidad de la historia, los sitios, la gente y su situación económica. Ang, el director de fotografía Rodrigo Prieto y yo estudiamos el libro de Richard Avedon, “Fotografías del Oeste americano”. Hizo fotografías en los años sesenta y volvió veinte años después. Escogimos ciertas fotografías del libro para modelar a Alma. Michelle Williams lo entendió y se acopló inmediatamente.

  Ang Lee: Rodrigo es un gran director de fotografía. Es muy rápido. Me gusta mucho lo que hace en las películas de Alejandro González Iñárritu. También le pedí a Gustavo Santaolalla, el compositor de Alejandro, que se uniera a nosotros. La película es conmovedora y desnuda; necesitaba una música muy poco densa y la suya encaja perfectamente. Si no podíamos comprar los derechos de una canción, la componía.

  Michael Costigan: Judy Becker conectó inmediatamente con la historia y se empeñó en que los decorados fueran auténticos.

  Judy Becker: Ang dejó muy claro desde un principio que quería que BROKEBACK MOUNTAIN tuviera lugar en decorados realistas para que los personajes fueran aún más creíbles. Pero hay que imaginar una forma de crear la realidad para una película; no es exactamente como la vida real. Generalmente, intento que los decorados sean fondos naturales para los actores. Es una forma de transformar la realidad y convertirla en la realidad de la película. Me molesta mucho ver una película y tener la revista “Life” con John Kennedy en portada en una mesa. Me están diciendo: “Estamos en 1962”. Cuando empecé con la película y contraté a mi equipo, les dije que debíamos buscar modos más sutiles de comunicar la época en la que estábamos. La primera vez que hablé con Ang, se nos ocurrió usar una paleta de colores menos saturada, más suave, para casi toda la película. Brokeback Mountain representa la libertad que Ennis y Jack no tienen habitualmente.

  Diana Ossana: Brokeback Mountain es un lugar mágico para Ennis y Jack, es donde se enamoran. Nunca vuelven, quizá no sean concientes del hecho. Fue su idilio y no quieren estropearlo. Ya lo dice Jack: “Sólo tenemos Brokeback Mountain”.

  Ang Lee: El núcleo dramático es encontrar Brokeback Mountain. Es impalpable y romántico, donde uno quiere regresar, pero probablemente nunca lo haga. Para Ennis y Jack es el lugar donde conocieron el amor.

  Judy Becker: Ang, Rodrigo y yo decidimos que los pueblos debían contrastar con la montaña, que debían tener poco color y poco espacio. No disponíamos de los recursos económicos necesarios para construir muchos decorados. El mayor reto fue encontrar decorados adecuados. Cuando encontramos una cafetería y un piso que con alguna transformación encajarían con la idea que Ang y yo teníamos, me sentí realmente bien. Investigué muchísimo. Por ejemplo, la secuencia del supermercado en 1967 fue todo un proceso. Investigué qué productos había entonces en los anaqueles, cómo eran las etiquetas, la publicidad, qué aspecto tenía el supermercado. Estudié muchas fotos de pueblos. Una de las cosas que me sorprendió, y Ang y yo lo hablamos, fue el hecho de que incluso en los sesenta y los setenta, los pueblos no habían cambiado mucho desde antes de la guerra. Investigamos sobre el terreno en Wyoming y Tejas, y descubrimos que incluso hoy en día quedan muchos detalles anteriores a la Segunda Guerra Mundial Los cambios son muy, muy lentos en los pueblos del Oeste.

  Jake Gyllenhaal: La película es una metáfora del gran Oeste, de cómo el viejo Oeste se convirtió en el nuevo Oeste. A Ang le gusta decir que Jack representa el nuevo Oeste y Ennis, el viejo Oeste. Dos personas, dos paisajes.

  Judy Becker: Encontramos fotos de los campamentos de los sesenta. No han cambiado mucho, más o menos siguen igual. También queríamos mostrar los cambios sociales y económicos de los personajes. Jack se convierte en un hombre acomodado, le gusta gastar dinero, incluso intenta impresionar a Ennis.

  Joy Ellison: Mucha gente cree que el acento de Wyoming es el mismo que en Tejas, pero son muy diferentes. Es verdad que la palabra “get” se pronuncia “git” en ambos estados, pero la gente de Wyoming habla con más ritmo, musicalidad. Es un acento más sutil. Al hablar, hacen extrañas pausas donde no las hay. Nunca se pronuncia la “g” final de los gerundios. Por ejemplo “walking” se convierte en “walkin”. El acento tejano es más pronunciado, acentúa mucho las vocales. Por cierto, el guión es maravilloso, está escrito con mucha perspicacia.

  Randy Quaid: He trabajado en unas cuantas películas de vaqueros y conozco bastantes ranchos y granjas.

  Diana Ossana: Larry y yo tuvimos la ocasión, hace unos años, de trabajar con Randy en la miniserie “Streets of Laredo”. Está perfecto en el papel de Joe Aguirre. Aporta una presencia realista que implica una velada amenaza.

  Randy Quaid: Aguirre es un tipo que vela por sus intereses. Para él, Jack y Ennis son desechables. Soy de Tejas, pero tuve que poner acento de Wyoming, lo que significa hablar con un ritmo algo más rápido que los tejanos.

  Michael Costigan: Marit Allen ya había trabajado con Ang. Se lo pasó muy bien investigando el tipo de ropa que llevaba la gente entonces y qué pinta tenían en Wyoming y Tejas.

  Diana Ossana: Marit me enseñó fotografías de Heath y Jake con el vestuario. Me parecieron tan reales, tan como los personajes que habíamos imaginado que tuve que salir un momento para calmarme. Estaba emocionadísima.

  Marit Allen: Siempre trabajo con los actores. Escogemos juntos el vestuario. Para Ennis, nos limitamos casi enteramente a tonos marrones. Heath estaba muy metido en el personaje. Trabajó con la ropa y la usó para comunicar la represión de Ennis: chaquetas abotonadas, sombreros vaqueros para esconderse. Para él y Jake, los sombreros se convirtieron en parte íntegra de sus personajes.

  Ang Lee: Los vaqueros son tímidos, no saben qué hacer con las manos. No hablan mucho, no se les puede sacar nada. En la primera escena, cuando Ennis y Jake llegan en busca de trabajo, no hay diálogos. Ensayamos su posición y usamos el espacio para que se viera que estaban cómodos juntos.

  Joy Ellison: No hablan mucho, lo que encaja perfectamente con los personajes y la ideal principal de la película acerca de personas que no saben comunicarse. A pesar de que era la época en que gran parte del país estaba viviendo una auténtica revolución sexual, ellos seguían sumergidos en una sociedad conservadora, reprimida y sin comunicación. Para ellos era muy difícil hablar de esas cosas. Ang tuvo mucho cuidado en mantener esta sensación.

  Ang Lee: La sensación de represión. Larry me había escrito acerca de la cultura del silencio del Oeste. Yo había dirigido Sentido y sensibilidad, una película acerca de una cultura muy verbal, pero esta nueva película, en algunos aspectos, era mucho más difícil. Si no dan voz a sus sentimientos y no se comunican, ¿cómo expresar sentimientos en una pantalla? Quedan los elementos del gran Oeste, el paisaje, el cielo, los animales, todo lo que alimenta esos sentimientos ocultos.

  Diana Ossana: Ennis y Jack son chicos pobres que han crecido en el campo. El hecho de que lo pasaran mal de pequeños hace que, de adultos, lo traduzcan todo a la supervivencia, tanto económica como física, la nieve, el viento, la lluvia, la naturaleza hostil. Brokeback Mountain está lejos del resto del mundo, de la sociedad. Es un lugar íntimo, nadie les molesta y están cómodos. Cuando bajan de la montaña y se reintegran en la vida de sus respectivos pueblos, se sienten encarcelados. Ennis y Jack se complementan. Jack está más abierto a las posibilidades que le ofrece la vida; es más aventurero, más cariñoso, va con la sonrisa por delante. Ennis es un hombre que apenas tiene acceso a sus propias emociones. Lo poco que sabemos de su vida es el incidente que presenció de niño cuando se lo cuenta a Jack, y que sus padres murieron en un accidente cuando era adolescente. Casi siempre ha estado solo. Su gran tragedia es que le aterra sentir algo. Ha construido un caparazón para esconder su vulnerabilidad.

  Heath Ledger: Creo que Ennis se autocastiga porque no puede controlar su necesidad de amor. El miedo se apoderó de él a una edad muy temprana y su modo de amar le repugna. Todo en él es contradictorio.

  Diana Ossana: Jack es la primera persona con la que Ennis conecta de verdad. Primero es una conexión emocional que se convierte en física. Es lo más intenso que Ennis ha vivido en su corta vida.

  Jake Gyllenhaal: Tal como Ang describió a Jack, y tal como se le describe en el guión, me dio la impresión de que era un hombre más abierto a las emociones y a las relaciones. Ennis es mucho más retraído. En mi opinión, Jack se esfuerza en mantener lo único que es real en su vida, su amor por Ennis. Tiene el valor suficiente para decir: “Intentémoslo, arriesguémonos, pero tienes que hacerlo conmigo, sólo no puedo”. En una relación, siempre llega el momento en que uno acaba por preguntar: “¿Estás dispuesto a hacer este sacrificio? Porque si no, buscaré a alguien que sí esté dispuesto”.

  Michael Costigan: Heath y Jake son dos actores extraordinarios. Fueron capaces de entender quiénes eran Ennis y Jack, qué emociones tenían y su deseo de amor, la base de la historia. El rodaje empezó en Alberta en mayo de 2004. Se rodó en las Montañas Rocosas canadienses, en Cowley, en Fort MacLeod y en Calgary. Los productores consultaron y fueron asesorados por miembros de la Asociación Gay de Rodeo de Calgary, que también trabajan en diversas secuencias de la película.

  Tim Cyr: Nuestra asociación es la única asociación gay de rodeo de todo Canadá, pero forma parte de un enorme circuito en Estados Unidos. Nadie atrae a tanto público como nosotros; es genial ser parte de esto.

  Michael Costigan: Estábamos en territorio vaquero. Cuando la gente se presentaba como extras, tenían el aspecto que buscábamos. En esta película no hubo muchas caravanas de lujo, ni un súper catering o cosas de ese tipo. No fue una producción al estilo de Hollywood, pero conseguimos mucho. Creo que se ve en la pantalla gracias al equipo que teníamos.

  Diana Ossana: Uno de los vaqueros me dijo algo interesante acerca de Jake: “Aprende rápido. Basta con decírselo una vez para que se acuerde y lo haga exactamente igual”.

  Jake Gyllenhaal: Heath monta a caballo desde pequeño; ya ha rodado películas en las que tenía que montar. Yo no sabía nada de montar a caballo. Llegué un mes antes del rodaje y estuve entrenándome con los vaqueros. Lo de montar un toro no fue tan terrible. Sabía que los chicos escogerían uno de los más tranquilos. Aprendí a montar a caballo, a marcar ovejas, a hacer lo que hacen los vaqueros.

  Ang Lee: Heath también tuvo que aprender ciertas cosas. Era necesario que Jake y él se conocieran y se encontraran cómodos juntos. Además, Jake tenía que hacerse callos y ampollas en las manos partiendo leña, moviendo heno, instalando cercas.

  Michael Costigan: Ang, en cada película, realiza una ceremonia china de buena suerte para todos. Encendemos incienso y nos inclinamos hacia los cuatro puntos cardinales.

  Diana Ossana: En esta película, todo el mundo trabajó muy duro y casi nadie se quejó. El 80% del rodaje tuvo lugar en exteriores y el tiempo cambiaba a una velocidad tremenda. Las mañanas eran heladas y por la tarde hacía un calor tremendo.

  Ang Lee: No tuvimos suerte con el tiempo, hubo de todo, granizo, aguanieve y siempre hacía frío. No se controla a una montaña. Desde el punto de vista logístico, fue muy difícil, teníamos un presupuesto modesto. Es una película independiente y la de menor presupuesto que he realizado desde Comer, beber, amar, pero tenía bastante para convertir mi visión en realidad. Mientras rodaba BROKEBACK MOUNTAIN sentí que volvía a aprender a disfrutar haciendo cine, al tiempo que aprendía algo acerca de mí mismo y de mis relaciones.

  James Schamus: Probablemente sea la película con la que Ang y yo hayamos disfrutado más. La falta de dinero estaba más que compensada por la abundancia de energía del equipo y de los actores. Siempre escogíamos el camino más simple, no sólo por las limitaciones del presupuesto, sino porque, desde el punto de vista artístico, todo debía ser honrado, directo y claro, desde la brusquedad y vulnerabilidad de los actores hasta la presencia del entorno natural.

  Heath Ledger: El rodaje estaba muy enfocado. Todos queríamos contar esta historia de la mejor manera.

  Scott Ferguson: A todos los que trabajaban en la película les parecía tener suerte por estar allí. Trabajar con Ang Lee es un privilegio. Fueron muchas horas de trabajo duro; algunos exteriores estaban muy alejados y llevábamos una gran cantidad de equipo. Muchos vivimos en Los Ángeles o Nueva York, y no teníamos ni idea de lo que es la montaña a lo grande. Pero daba igual quién era canadiense o estadounidense, hacíamos una gran película.

  Heath Ledger: Nunca había trabajado con gente tan genial como el equipo de Calgary.

  Randy Quaid: No había estado en Calgary; sin embargo, creo que he rodado por todo Canadá. Me encantaron esas montañas, incluso me gustó el viento. Estupendos paisajes con cielos eternos.

  Ang Lee: Al colocar la cámara, me daba cuenta de que había que inclinarla un poco hacia arriba. El paisaje es inmenso, pero el cielo aún más. El rodaje de BROKEBACK MOUNTAIN acabó en agosto de 2004. La posproducción, en primavera de 2005. Después de 8 años de viaje, la película había llegado a puerto.

  Judy Becker: Veo BROKEBACK MOUNTAIN como una tragedia de Shakespeare porque expresa muchas cosas sobre la naturaleza humana, sobre la naturaleza del ser.

  Marit Allen: Para mí, BROKEBACK MOUNTAIN es un auténtico western. Son películas muy románticas que hablan de la soledad y del valor de unos hombres que simbolizan el trabajo duro y la integridad. Siempre esperamos que estos valores sigan vivos.

  Michael Costigan: La película muestra una vertiente de la vida estadounidense que no se ve muy a menudo y que no ha sido descrita con realismo en la pantalla, no en ese lugar ni en esa época.

  Ang Lee: Conocemos el Oeste de las películas, el romántico mundo de los pistoleros. Pero no creo que el resto del mundo conozca el auténtico Oeste. Para la gente como yo, me refiero a extranjeros, yo soy de Taiwán, Estados Unidos es Nueva York o la costa oeste. Pero existe una inmensidad rural que desconocemos. Esta película cuenta una historia de amor entre gente que vive allí. Me parece importante que se conozca ese lado de Estados Unidos. También tienen su corazón, pero no suelen hablar mucho. Hay que escarbar para encontrarlo, pero merece la pena.

  Diana Ossana: BROKEBACK MOUNTAIN no es realmente un western, más bien es una historia acerca del Oeste. Los medios y la industria cinematográfica se plantean si el western sigue de moda, pero creo que nunca ha pasado de moda porque es parte de la historia estadounidense, de nuestra herencia. Por eso seguimos identificándonos con el género. Y cuando son buenas, son historias desgarradoras, muy realistas, pobladas por personajes duros, llenos de defectos y muy humanos que se mueven en un entorno hostil que no perdona.

  Marit Allen: Espero que esta película ayude a entender mejor la naturaleza del amor. Hay tantas clases de amor como personas.

  Tim Cyr: Todos tenemos derecho a amar. Todos deberíamos ser amados. Si se unen dos chicos o dos chicas, no debería ser raro. Toda película en la que se describe gente así es otro empujón hacia la igualdad y la comprensión.

  Diana Ossana: Espero que esta película conmueva a los espectadores tanto como me conmovió el relato. Quiero que el público sienta lo mismo que sentí cuando lo leí. Para mí, el estreno de BROKEBACK MOUNTAIN es como cuando un hijo se va de casa; espero que tenga éxito, que sea aceptada y tratada con respeto.

  Shane Madden: Estoy felizmente casado con un hombre. Para mí lo es todo. Espero que esta película haga comprender a la gente que deben creer en sí mismos y respetar lo que son, no lo que los demás quieren que sean.

  Scott Ferguson: Algunos de los obstáculos que impiden que Ennis y Jack alcancen la felicidad, son reales, son productos de la sociedad, pero otros están en su interior. Espero que esta película sirva para que las personas aprendan a aceptarse a sí mismas, a arriesgarse a ser como son. Cuando rodamos la última escena, aproximadamente dos tercios del equipo estaba llorando. Nos afectó a todos y espero que pase lo mismo con los espectadores.

  Jake Gyllenhaal: Lo que realmente me duele es que Ennis y Jack habían encontrado el amor. Cuando se encuentra el amor, hay que defenderlo.

  Heath Ledger: BROKEBACK MOUNTAIN es una historia de amor para esta generación.

  Michael Costigan: Las grandes historias de amor no abundan. Espero que el público, después de ver la película, reflexione acerca de su vida y el camino que han escogido.

  Ang Lee: Quizá me haga ilusiones, pero si los sentimientos que describimos son reales, si los actores creen en lo que interpretan y si la emoción alcanza al público, es posible que nadie ponga el grito en el cielo. Quizá los prejuicios desaparezcan si se mira el corazón de las personas. Espero que así sea con esta historia de amor.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Brokeback Mountain: En terreno vedado" - Copyright © 2005 Focus Features y River Road Entertainment. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Brokeback Mountain"
Añade "Brokeback Mountain" a tus películas favoritas
Opina sobre "Brokeback Mountain" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Brokeback Mountain" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La vida secreta de las palabras (The secret life of words)     El jardinero fiel (The constant gardener)     Orgullo y prejuicio (Pride & prejudice)     Free zone     Yossi & Jagger

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................