LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL INFIERNO
(L'enfer)


Dirección: Danis Tanovic.
Países:
Francia, Italia, Bélgica y Japón.
Año: 2005.
Duración: 98 min.
Género: Drama.
Interpretación: Emmanuelle Béart (Sophie), Karin Viard (Céline), Marie Gillain (Anne), Guillaume Canet (Sébastien), Carole Bouquet (la madre), Jacques Gamblin (Pierre), Jacques Perrin (Frédéric), Miki Manojlovic (el padre), Maryam D'Abo (Julie), Gaëlle Bona (Joséphine), Dominique Reymond (Michelle), Jean Rochefort (Luis).
Guión: Krzysztof Piesiewicz; con la colaboración de Agnieszka Liepiec Wròblewska; basado en la trilogía "Paraíso, infierno, purgatorio" de Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz.
Producción: Cédomir Kolar y Marc Baschet.
Música: Danis Tanovic y Dusko Segvic.
Fotografía: Laurent Dailland.
Montaje: Francesca Calvelli.
Diseño de producción: Aline Bonetto.
Vestuario: Caroline de Vivaise.
Estreno en Francia: 30 Noviembre 2005.
Estreno en España: 4 Mayo 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

La sombra de Kieslowski

  Danis Tanovic rescata uno de los guiones que Krzysztof Kieslowski tenía escritos cuando la muerte le visitó en 1996. Se trataba de una nueva trilogía, después de la aclamada “Tres colores”, ahora en torno al Cielo –ya filmada por Tom Tykwer ("Heaven")–, el Purgatorio y el Infierno. Con esta inmejorable tarjeta de presentación, el director de la oscarizada "En tierra de nadie" y el magnífico plantel de actores quedan un tanto eclipsados por el autor de "No matarás". Quien conozca su obra, buscará entre los fotogramas de Tanovic ecos de “La doble vida de Verónica” o de “Azul”, deseoso de volver a dejarse impresionar por el misterio de la vida vislumbrado, a ser interpelado con honestidad y sin adoctrinamiento sobre cuestiones existenciales, a sentir emociones que nacen y mueren en el interior de cada uno. Valentía y admiración del bosnio, sabedor de la inevitable comparación con el polaco, que recurre al hombre de confianza de Kiesloswki, Krzysztof Piesiewicz, para terminar de perfilar el guión en su intento por captar el espíritu original y adaptarlo a su propio modo de hacer cine.

 

  En “Rojo”, guinda de “Tres colores”, quedaba claro que Kieslowski entendía la vida como un hermoso y paradójico misterio donde la libertad encuentra su sentido en el amor, a la vez que éste permite mantener la esperanza con que superar el escepticismo y la indiferencia. Por eso, resulta coherente y eficaz la idea de construir “El infierno” sobre el tormento afectivo vivido por tres hermanas, que siendo niñas vieron cómo se rompía su familia y cómo su padre se suicidaba al salir de la cárcel y ser rechazado por su mujer. Desde entonces, la soledad y la resignación han perseguido durante toda su vida a Céline, la hija mayor que cuida de su madre en una residencia. Por su parte, la infidelidad y los celos han arruinado la existencia de Sophie, vuelta orgullosamente sobre sí misma y sus hijos. Y la inocencia corrompida y el desencanto son los sentimientos y heridas de Anne, una adolescente que creyó en el idilio con su profesor casado. Junto a ellas, una madre que no puede hablar y que tampoco quiere perdonar, pero cuyos ojos no pueden ocultar el veneno cumulado de una vida malgastada en el rencor. Drama familiar con la indiferencia y la falta de comunicación por estandartes, reducto de una infelicidad y hondo dolor para tres mujeres, víctimas del miedo y de la falta de amor.

  Desde el prólogo con el nacimiento a la vida de un pájaro hasta el desenlace con un auténtico “entierro del corazón”, toda la historia responde a planteamientos del propio Kieslowski. Pero parece como si su alma quedara sepultada bajo la máscara de formas e ideas, como si su aliento se hubiera congelado y perdido la pujanza interior. Hay abundantes metáforas, muchas de ellas idénticas a las de films del director de “Azul”: la abeja que intenta salir del vaso con licor, la planta reducida a su tallo tras arrancársele sus hojas en la desesperación, el teléfono como símbolo de incomunicación... Y también situaciones ya vistas en “Decálogo” o “Rojo”, como la clase universitaria en que se aprovecha para exponer un dilema moral, una anciana que arroja con dificultad una botella a un contenedor, la ruptura de una relación afectiva destruyendo fotos y objetos del pasado, decisiones u omisiones por miedo que acaban determinando la vida de terceros, o las miradas de un cruce de caminos desde la ventana superior de la propia casa. Pero nada de eso conserva el espíritu poético y sensible de Kieslowski, su sutil sugerencia y ambigüedad se transforman en exposiciones cerradas, el respeto al misterio de la vida deja paso a la explicación, y sus personajes se convierten en seres que reaccionan y sienten –sufren en este caso– por lo que les sucede en su mundo de relación pero sin mostrar lo que bulle por dentro ni guardarse nada para sí. No son errores de guión, ni de la puesta en escena o las interpretaciones, sino simplemente un cine distinto, más narrativo, más “exterior”, y también que no ha surgido de las propias inquietudes y experiencias de un director sino de ideas recogidas o reflexionadas..., y entre medias se ha perdido parte del aliento que vivificaba las realidades mostradas.

  El director bosnio mantiene el sentido metafórico y el valor concedido a las miradas y sonidos para expresar sentimientos, pero recurre a una estructura despiezada, que alterna trozos de vida de cada una de las tres hermanas, y del momento actual con un pasado doloroso que resulta clave para entender a las protagonistas. La historia está bien contada, con ritmo y claridad, con primeros planos llenos de fuerza, transiciones con una cuidada estética, y travellings circulares o planos cenitales con fuerte sentido expresivo y conceptual. También logra momentos emotivos y de tensión, aunque esa intensidad dramática provenga más bien de los acontecimientos que del interior de unos personajes a merced de ellos. Las interpretaciones de Emmanuelle Béart, Karin Viard o Marie Gillain son de indudable calidad, y sus rostros expresan el arrebato de la humillación, el afecto congelado por el trauma, o la pasión ingenua de sus respectivos personajes. Pero estos laberintos de fuego y sangre no son nada en comparación con el particular e insondable infierno de la madre –una Carole Bouquet no tan expresiva como sus hijas, y ni de lejos como la madre de Julie, en “Azul”– que vive su mudez con la obcecación y terquedad de “no arrepentirse de nada”.

  El homenaje a Kieslowski se completa con un tratamiento fotográfico diferenciado según la historia de cada mujer, con tonos azules fríos para Céline, rojos cálidos para Sophie, y blancos y verdes para la joven Anne. Tonalidades diversas para expresar distintos estado del alma, y elementos discursivos expuestos oportunamente en una clase del profesor-amante acerca de Dios, el destino y el azar, o de una universitaria que se examina sobre Medea, arquetipo literario de mujer celosa que sacrifica a sus hijos para vengarse de su infiel marido. Pero aquí no hay tragedia griega sino drama, según su director –y uno de los personajes porque la sociedad actual ha huido de Dios, se ha abandonado a la casualidad y el consumo, y por eso ya no cabe el destino ni la libertad.

  Material prestado para una película más que digna, pero sólo un reflejo de quien planteó interesantísimos dilemas morales en “Decálogo”, recogió con la cámara intuiciones y presentimientos de una chica que respondía al nombre de Verónica, o buscó la libertad y la igualdad hasta encontrar algo en otra realidad llamada “amor”. Por su parte, Tanovic se queda en un intenso drama de unas vidas sin amor ni esperanza, algo que nunca le perdonará aquel a quien dedica su película. Gustará a quien prefiera el cine de personajes y problemáticas intimistas, y sabrá a poco a quien vaya buscando un nuevo Kieslowski pues sólo encontrará su sombra.

Calificación:


Imágenes de "El infierno" - Copyright © 2005 Sintra Films, Man's Films Productions y Bitters End. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El infierno"
Añade "El infierno" a tus películas favoritas
Opina sobre "El infierno" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El infierno" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Después de la boda (After the wedding) (Efter brylluppet)     Mother of mine (Äideistä parhain)     Atlas de Geografía Humana     Nordeste     Mujeres en el parque

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad