LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


ALONE IN THE DARK


cartel
 
Dirección: Uwe Boll.
Países:
Canadá, Alemania y USA.
Año: 2005.
Duración: 96 min.
Género: Terror.
Interpretación: Christian Slater (Edward Carnby), Tara Reid (Aline Cedrac), Stephen Dorff (Comandante Richards), Will Sanderson (Agente Miles), Ed Anders (James Pinkerton), Robert Bruce (Crewman Barnes), Daniel Cudmore (Agente Barr), Mike Dopud (Turner), John Fallon (Agente Yoneck), Catherine Lough Haggquist (Krashinsky).
Guión: Elan Mastai, Michael Roesch y Peter Scheerer; basado en el videojuego.
Producción: Shawn Williamson.
Música: Bernd Wendlandt y Reinhard Besser.
Fotografía:
Mathias Neumann.
Montaje: Richard Schwadel.
Diseño de producción: Tink.
Dirección artística: Peter Stratford.
Vestuario: Maria Livingstone.
Estreno en España: 20 Enero 2006.

CRÍTICA por Joaquín R. Fernández

  Uwe Boll vuelve a la carga. No contento con dejarnos patidifusos con ese engendro llamado "House of the dead", este realizador ale-mán regresa con la intención de mancillar la reputación de otro vi-deojuego, en este caso una auténtica maravilla que en su día creó Infogrames y que supuso el comienzo de un género, el survival ho-rror, muy conocido actualmente gracias a la saga "Resident evil". Lo triste es que este individuo pretende seguir trasladando a la gran pantalla una serie de títulos que han triunfado en el mundo de las consolas o en el de los ordenadores, apañándoselas incluso para disponer de apetecibles presupuestos que, aunque lejos de los destinados por los grandes estudios a sus habituales superproduc-ciones estivales o navideñas, al menos le deberían servir para con-feccionar filmes que no se asemejaran a vulgares largometrajes de serie B.

 

  Sin embargo, la incapacidad de Boll para dirigir es tal que ese es precisa-mente el resultado que está obtenien-do con sus últimos trabajos, unos au-ténticos bodrios que, a pesar de fra-casar en la taquilla y, por tanto, de ser despreciados por el público, esta vez con todo merecimiento ("House of the dead" apenas recaudó diez millo-nes de dólares en el mercado estado-unidense, mientras que "Alone in the dark" se ha tenido que conformar con unos paupérrimos cinco millones), no nos van a librar de su presencia en las salas de cine durante los años ve-nideros (en "Bloodrayne", por ejemplo, se permite el lujo de contar con un reparto encabezado por Ben Kingsley, Kristanna Loken, Mi-chael Madsen, Michelle Rodriguez, Geraldine Chaplin, Billy Zane, Meat Loaf, Udo Kier y Michael Paré, algo que, desde luego, tampo-co dice mucho a favor de estos intérpretes).

  Centrándonos ya en la película que es objeto de esta crítica, lo primero sería abordar su argumento, que nada tiene que ver con el juego original y en el que no existe cohesión alguna. Los diálogos son risibles (raro es el personaje que pronuncia frases demasiado largas, no vaya a ser que su cerebro explote), mientras que la descripción de los protagonistas deviene en un auténtico dis-parate. Edward Carnby es un detective de hechos sobrenaturales marcado por un pasado que, por supuesto, le traumatiza. A su lado nos encontramos con una jovencita que, cosas de la vida, en la pri-mera escena en la que aparecen juntos le recibe con efusividad y sonrisas para, justo después, arrearle un puñetazo. El caso es que esta chica, que en principio parece que va a convertirse en el cere-brito del grupo, termina comportándose como la típica actriz de una cinta de Steven Seagal, esto es, se limita a seguir a Edward como si en realidad fuera su sombra. Por último, no falta un tipo medio tarado que quiere que unos cuantos demonios se apoderen de la humanidad y un militar que se lleva muy mal con Carnby pero que, cómo no, al final del relato se percata de que no le juzgó bien y co-laboran para evitar que la maldad reine en el mundo.

  Pero lo peor llega cuando todos es-tos elementos se fusionan con una realización abominable, de tal for-ma que contemplamos con desga-na unas cuantas escenas de ac-ción muy mal rodadas y en las que tan pronto se utiliza la cámara lenta como se aceleran las imágenes, por no hablar de que hay pasajes, princi-palmente durante los tiroteos, en los que uno es incapaz de enterarse de lo que está sucediendo ante nuestros ojos. Por otra parte, los que crean que van a encontrarse con un filme de terror no podrían pensar de manera más equivocada. Boll emplea recursos tan conocidos por el públi-co, como el manejo de la oscuridad o la aparición de zombis y unos bichejos digitales que pretenden asemejarse a los de la saga "Alien, el octavo pasajero", que uno termina cansado de tanta para-fernalia sin sustancia.

  Pero eso no es lo peor de todo; "Alone in the dark" es una pelí-cula aburridísima, y eso que su duración sobrepasa ligera-mente los noventa minutos. Los fotogramas se suceden entre los bostezos del espectador, a quien sólo le queda una alternativa si al menos desea pasar el rato durante la proyección: tomarse a recochineo todo lo que está viendo y empezar a soltar carcajadas con los desatinos que se suceden durante toda la cinta. Porque, efectivamente, este largometraje pertenece a esa clase de títulos que, al ser tan malos, al menos uno puede reírse con las propues-tas que nos presenta (y es que basta saber que cuatro composito-res colaboraron en la creación de la banda sonora como para co-menzar a desternillarse).

  Eso sí, algo que ha mejorado Uwe Boll con respecto a su anterior traba-jo, "House of the dead", es el reparto, en el sentido de que al menos ahora cuenta con algunos intérpretes reco-nocibles por el espectador. Christian Slater, Tara Reid y Stephen Dorff, cuyas carreras no se puede decir que estén precisamente en su punto más álgido, hacen lo que pueden con el li-breto que tienen entre manos. De he-cho, uno se pregunta, por ejemplo, si la desgana que se vislumbra en el rostro del primero forma parte de su actuación, otorgándole de este modo a Carnby un aspecto más abandonado, o por contra se debe en gran medida al desinterés del actor por lo que está haciendo. Poco importa, lo único cierto es que "Alone in the dark" es una de esas producciones que convierten en auténticos genios a directores co-mo Michael Bay o John Woo.

Calificación película:
Calificación banda sonora original:


Imágenes de "Alone in the dark" - Copyright © 2005 Lions Gate Films, Boll KG Productions, Herold Productions y Brightlight Pictures. Distribuida en España por New World Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Alone in the dark"
Añade "Alone in the dark" a tus películas favoritas
Opina sobre "Alone in the dark" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Alone in the dark" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Doom     Blood line     Blood rain     Boogeyman, la puerta del miedo (Boogeyman)     La tierra de los muertos vivientes (George A. Romero's Land of the dead)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................