LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


C.R.A.Z.Y.


Dirección: Jean-Marc Vallée.
País:
Canadá.
Año: 2005.
Duración: 125 min.
Género: Drama, comedia.
Interpretación: Michel Côté (Gervais Beaulieu), Marc-André Grondin (Zachary Beaulieu), Danielle Proulx (Laurianne Beaulieu), Émile Vallée (Zachary Beaulieu, niño), Maxime Tramblay (Christian Beaulieu), Pierre-Luc Brillant (Raymond Beaulieu), Alex Gravel (Antoine Beaulieu), Félix-Antoine Despatie (Yvan Beaulieu).
Guión: Jean-Marc Vallée y François Boulay.
Producción: Pierre Even.
Fotografía: Pierre Mignot.
Montaje: Paul Jutras.
Dirección artística: Patrice Bricault-Vermette.
Vestuario: Ginette Magny.
Estreno en Canadá: 27 Mayo 2005.
Estreno en España: 4 Agosto 2006.

CRÍTICA por Leandro Marques
Cobertura XXI Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Cuando una mirada deja lugar a varias

  El cine como lenguaje tiene un sinfín de maneras audiovisuales a través de las cuales un realizador puede expresar su mensaje, registrar su mirada, desarrollar un relato. Tan cierto como esto es mencionar que la fuerza de atracción de una historia cuando está bien contada y además si está sostenida por un guión ingenioso, puede resultar mágicamente irresistible. "C.R.A.Z.Y.", dirigida por Jean-Marc Vallée, es de este tipo de películas. Ambientada en los años 70, la cinta del realizador canadiense propone un relato sobre el amor, la religión y las relaciones humanas –principalmente familiares– que toma como ancla la mirada de un pequeño niño a medida que va creciendo, atravesando conflictos, conociéndose, buscando su identidad, amando, sufriendo, gozando...

 

  A partir de cuatro relaciones centrales, con su padre y su hermano mayor, principalmente, y con su madre y con el amor, el protagonista principal carga en su cuerpo con los disparadores de los temas primordiales de la película. En todos los casos, el tratamiento de ellos que se realiza desde el guión hasta la dirección es simple y está llevado con una sensibilidad que en algunos pasajes alcanza picos de gran emotividad. La cámara en general es fija, los ángulos no son rebuscados, los recuadros ortodoxos, los planos, ni muy cercanos ni distantes; pese a su sobriedad, casi como sin pretenderlo, logra capturar imágenes cargadas de intensidad, una mueca o una mirada en el momento justos, un silencio cargado de significado, un diálogo punzante y trascendente. El excelente criterio con que se utiliza la cámara constituye una de las mayores riquezas del film.

  El relato, como la vida del personaje central, es dinámico, movedizo, cambiante y emotivo. La película, entre otras cosas, refleja con ironía y humor cómo repercuten en las ideas y pensamientos que una persona tiene de grande, los sucesos que vivió de chico. El momento más delicioso de la trama muestra a Zac en la etapa de la adolescencia, pura confusión e incertidumbre, en plena década del 70. Su cuarto está pintado con el logo de la tapa de "Dark side of the moon", el mítico disco de Pink Floyd. Colgado en la puerta de la habitación, reluce un póster de David Bowie. La banda sonora es otro de los atractivos del film, y un ejemplo más de cómo una bella canción, bien utilizada, es capaz de enriquecer, de llevar a otra escala la intensidad de una secuencia.

  Zac no lo tiene fácil. Se lleva mal con su hermano mayor, que lo hostiga permanentemente acusándolo de ser homosexual. Su padre, conservador, egocéntrico, machista y algo desconcertado en relación fundamentalmente por la liberación y nuevas tendencias sexuales de la época, tiene serias dificultades para unirse y entender a su hijo, por lo que las intermitencias en la relación también descolocan al confundido Zac, que no sabe cómo hacer para llegarle, para hacer sentir orgulloso a su padre. Con su madre, lo vincula una conexión espiritual: ella piensa que su hijo posee el don de curar dolores y frenar hemorragias. Pero sobre todo, lo que los vincula es una suerte de unión trascendental, de energía que los reúne pese a la distancia, al tiempo y al espacio.

  La historia está plagada de detalles, de pequeños chistes que casi siempre funcionan, de constantes guiños al espectador. En este sentido, y además por la dedicada composición de los personaje, hace recordar al cine de Wes Anderson, en especial a su "Los Tenenbaums: Una familia de genios". Se recrea un mundo de otra época y otras costumbres, pero con conflictos y situaciones de fácil acceso, con los que resulta sencillo sentirse identificado. "C.R.A.Z.Y." es una película de amor sobre todas las cosas. Y de búsqueda. El camino hacia un lugar mejor, hacia el encuentro con lo que uno realmente es; un camino que puede durar toda la vida, por eso siempre el recorrido es lo que cuenta. El relato de la historia, justamente, ofrece un recorrido que se focaliza en los aspectos más difíciles de resolver, que a la vez se constituyen como los más maravillosos desafíos que se le pueden presentar a un hombre. La narración transcurre con fluidez, sin golpes bajos, con un tono en el que predomina el humor, pero que no está ajeno a ciertos pasajes que necesitan de una mirada más seria y hasta dramática. Aparte de entretener y generar risas, el film ofrece espacios para la reflexión y la discusión. No se trata de una película liviana en absoluto.

  Cuando está acompañada por un guión creativo, una narración puede abarcar y extenderse hacia más puntos de los que podría pensarse de antemano. La preocupación por construir personajes con vida propia, no sólo meras herramientas funcionales a la historia, o las distintas etapas, conflictos y situaciones que le toca vivir al protagonista, por ejemplo, pueden llevar a un espectador inquieto y curioso a plantearse nuevas preguntas para hacerse, o a descubrir nuevos temas sobre los que reflexionar. El film no impone ninguna línea de pensamiento ni ningún mensaje sobre los que no se pueda intercambiar opinión, y es que otro de los puntos fuertes de la película reside en su capacidad para expresar una mirada particular sin oprimir la posibilidad de otras miradas. "C.R.A.Z.Y.", que fonéticamente responde a “loco” en inglés, en el film puede remitir a la “locura” de algunos personajes, pero está relacionada también con una canción con ese nombre que suena con frecuencia, y también representa a la letra inicial de cada uno de los cinco hermanos protagonistas. Una palabra, varios sentidos posibles: la mejor metáfora para describir un film que, riqueza y colorido de la historia mediante, ofrece un espacio tanto para sentir, como disfrutar, pensar y discutir.

Calificación:


Imágenes de "C.R.A.Z.Y." - Copyright © 2005 Cirrus Communications y Crazy Films. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Página principa de "C.R.A.Z.Y."
Añade "C.R.A.Z.Y." a tus películas favoritas
Opina sobre "C.R.A.Z.Y." en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "C.R.A.Z.Y." a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El último día (Le dernier jour)     Tu vida en 65'     Delitos menores (House of D)     La educación de las hadas     Una historia de Brooklyn (The squid and the whale)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad